Share:

SP012 Prolapso de los órganos pélvicos Los órganos pélvicos consisten, entre otros, en la vagina, el útero, la vejiga, la uretra y el recto. Estos órganos se mantienen en su sitio debido a los músculos del piso pélvico. También los apoyan varias capas de tejido conectivo. El prolapso de los órganos pélvicos ocurre cuando el tejido y los músculos dejan de apoyar dichos órganos. Los músculos se podrían desgarrar o estirar. La causa principal de este prolapso es el embarazo y el parto vaginal. Otras causas que producen problemas de apoyo pélvico son la menopausia, envejecer y el levantar cargas pesadas repetidamente. Algunas situaciones Problemas de apoyo pélvico The American College of Obstetricians and Gynecologists WOMEN’S HEALTH CARE PHYSICIANS PATIENT EDUCATI N Problemas Ginecológicos • SP012 que crean presión sobre el abdomen y causar el prolapso de los órganos pélvicos son las siguientes: • Tener sobrepeso o ser obesa • Tener estreñimiento y evacuar los intestinos con esfuerzo • Tener tos crónica a causa de fumar, asma u otro problema médico El prolapso de los órganos pélvicos puede ser hereditario, lo que quiere decir que puede predominar en las familias. Algunas mujeres nacen con músculos del piso pélvico más débiles. Esto las expone más a presentar un prolapso. Las mujeres con traumatismos pélvicos A lrededor de la mitad de las mujeres que han dado a luz presentan con el tiempo prolapso de los órganos pélvicos en un cierto grado. El prolapso de los órganos pélvicos también puede ocurrir en las mujeres que nunca han tenido hijos. Este problema se desarrolla debido a la debilidad de los músculos y tejidos que apoyan los órganos en la pelvis. Cuando los músculos se debilitan, puede ocurrir un prolapso (o descenso) de ciertos órganos, como la vagina o el útero. La mayoría de las mujeres con estos problemas presentan síntomas leves o no tienen síntomas. En las mujeres con síntomas, diagnosticar correctamente este problema y tratarlo puede brindar alivio. Este folleto explica • el prolapso de los órganos pélvicos y los síntomas • los tipos de problemas de apoyo pélvico • el diagnóstico y tratamiento Tipos de problemas de apoyo pélvico Hay varios tipos de prolapso que llevan nombres distintos según la parte del cuerpo que ha descendido: • Cistocele: De la vejiga • Enterocele: Del intestino delgado • Rectocele: Del recto • Prolapso uterino: Del útero • Prolapso de la cúpula vaginal: De la parte superior de la vagina Cistocele Un cistocele ocurre cuando el tejido entre la vejiga y la vagina se debilita y estira. Al hacerlo, la vejiga desciende de su lugar habitual hacia adentro de la vagina. En este caso, puede salir orina accidentalmente cuando la mujer camina, se ríe, levanta algo o estornuda. La pérdida de orina puede consistir en solo unas gotas o una cantidad suficiente que requiera usar toallas sanitarias. A veces un cistocele puede torcer una parte de la uretra. Si esto ocurre, la mujer podría tener que forzar la salida de la orina o empujar la vejiga hacia arriba a través de la vagina para poder orinar. Los cistoceles pequeños son más comunes, generalmente no producen problemas urinarios y no hay que operarlos. Los cistoceles grandes pueden impedir que se vacíe completamente la vejiga. Enterocele Un enterocele es un tipo de problema de apoyo que se forma cuando una parte del intestino delgado sobresale en la vagina. Los enteroceles a menudo ocurren con un prolapso de la cúpula vaginal. Rectocele Un rectocele ocurre cuando el tejido entre el recto y la vagina se debilita y estira. Al hacerlo, parte del recto sobresale en la vagina. Cuando el rectocele es grande, puede causar dificultades para tener evacuaciones intestinales. Algunas mujeres tienen que introducir un dedo en la vagina para empujar la masa o bulto que sobresale y poder evacuar. Prolapso uterino Cuando el útero desciende en la vagina, se dice que ha ocurrido prolapso uterino. La distancia a la que des-ciende el útero puede variar. Los prolapsos de menor grado son comunes. Estos prolapsos a menudo no producen síntomas y generalmente no requieren recurrir a una cirugía. Sin embargo, las mujeres con prolapsos uterinos de mayor grado a menudo sienten presión sobre la zona pélvica o una sensación de estiramiento en la vagina o en la parte baja de la espalda. El cuello uterino podría sobresalir fuera de la vagina. Al hacerlo, pueden ocurrir llagas y sangrado debido a que el cuello uterino frota contra la ropa interior. repetidos, como las paracaidistas, también pueden presentar un prolapso de los órganos pélvicos. Aunque el prolapso puede ocurrir a cualquier edad, la mayoría de las mujeres que presentan síntomas lo hacen después de la menopausia. A medida que la población envejece, cada vez más mujeres presentarán este problema médico y otros trastornos de los intestinos y la vejiga. Síntomas Lo síntomas pueden aparecer gradualmente, por lo que es posible que no los note al principio. Muchas mujeres no presentan síntomas y no saben que tienen un prolapso. Un obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica puede descubrir el prolapso durante un examen físico. Los casos leves de prolapso de los órganos pélvicos son aquellos en que los órganos solo han descendido una corta distancia. A veces, es posible sentir una masa o bulto dentro de la vagina. Es posible que un prolapso leve no empeore ni requiera tratamiento. En casos más graves de prolapso de los órganos pélvicos, los órganos pueden sobresalir por la entrada de la vagina. Las mujeres con síntomas pueden presentar lo siguiente: • Sensación de presión o de llenura en la zona pélvica • Masa o bulto en la vagina • Órganos que sobresalen fuera de la vagina • Pérdida accidental de orina (incontinencia urinaria) • Dificultad para vaciar completamente la vejiga • Dificultades para tener evacuaciones intestinales • Dolor en la parte baja de la espalda • Problemas para introducirse tampones o aplicadores Los músculos y el tejido conectivo mantienen en su sitio a los órganos pélvicos. Ovario Útero Uretra Vagina Vejiga Trompa de Falopio Ano Recto Músculo Cuello uterino Intestino delgado Anatomía normal de la mujer Prolapso de la cúpula vaginal Cuando la parte superior de la vagina pierde su apoyo y desciende, se llama prolapso de la cúpula vaginal. Este problema ocurre más a menudo en las mujeres a las que se les ha extraído el útero (histerectomía). El grado del prolapso varía. En las mujeres con prolapso de la cúpula vaginal pueden ocurrir cambios en el funcionamiento sexual, de la vejiga y los intestinos. Diagnóstico La clave para tratar los problemas de apoyo pélvico es diagnosticarlos adecuadamente. El obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica le hará preguntas sobre su historial médico y le hará exámenes vaginales y rectales. Es posible que la examinen acostada o de pie. Se le podría pedir hacer algún esfuerzo o toser durante el examen para determinar si sale orina accidentalmente. El obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica también podría querer examinar la medida en que vacía la vejiga. Tratamiento Muchas mujeres no necesitan tratamiento. Durante los exámenes médicos regulares, el obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica dará seguimiento al problema. Si los síntomas comienzan a causar molestias, es posible que se deban tratar. Las decisiones sobre el tratamiento se basan en los siguientes factores: • Edad • Deseo de tener hijos en el futuro • Actividad sexual • Gravedad de los síntomas • Grado del prolapso • Otros problemas médicos Aunque ningún tipo de tratamiento puede garantizar que se resolverá el problema, las probabilidades de obtener algún grado de alivio son buenas. Si se recomienda tratamiento, la podrían remitir a un médico que se especializa en el tratamiento de apoyo pélvico y problemas urinarios. Alivio de los síntomas Hacer cambios en la dieta y el estilo de vida puede ser útil para aliviar algunos síntomas. Si la incontinencia es un problema, limitar el consumo excesivo de líquidos y alterar los tipos de líquido que consume (por ejemplo, disminuir las bebidas alcohólicas y las que contienen cafeína), puede ser útil. El acondicion-amiento del esfínter vesical (es decir, vaciar la vejiga durante momentos específicos) también puede ser útil para mujeres con incontinencia. A las mujeres con problemas para evacuar los intestinos, el aumentar la cantidad de fibra en la dieta puede ayudarles a prevenir el estreñimiento y los problemas de esfuerzo excesivo durante las eva- cuaciones intestinales. A veces se receta un medicamento para ablandar las heces. Si la mujer tiene sobrepeso o es obesa, adelgazar puede mejorar su salud general y posiblemente los síntomas de prolapso. Ejercicios especiales Los ejercicios del piso pélvico, que también se llaman ejercicios de Kegel, se usan para fortalecer los músculos que envuelven las aberturas de la uretra, la vagina y el recto (consulte el cuadro “Ejercicios de Kegel”). Hacer estos ejercicios regularmente puede mejorar la incontinencia y retardar el progreso del prolapso de los órganos pélvicos. Un profesional de atención médica o terapeuta físico puede ayudarla para asegurarse de que haga estos ejercicios correctamente. También hay aplicaciones móviles que ayudan a las mujeres a entender cómo hacer los ejercicios del piso pélvico y ofrecen recordatorios diarios para hacer los ejercicios. Pesarios Un pesario es un dispositivo que se introduce en la vagina para apoyar los órganos pélvicos. A más del 90% de las mujeres se les puede adaptar adecuadamente un pesario. Muchas mujeres sienten alivio inmediato de sus síntomas con el uso de un pesario. Prolapso de la cúpula vaginal con enterocele Cistocele Problemas de apoyo pélvico Rectocele Prolapso uterino Los pesarios están disponibles en muchas formas y tamaños. Se pueden usar como tratamiento a corto o largo plazo. La opción de usar un pesario se basa en los síntomas de la mujer y el tipo de prolapso. Muchas mujeres que eligen usar pesarios lo hacen porque desean evitar una cirugía o planean tener embarazos futuros. El obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica puede encontrar un pesario que se adapte cómodamente. También puede mostrarle cómo cuidar del pesario. La mayoría de los pesarios se han diseñado para que la persona que lo usa pueda extraerlos, limpiarlos y volverlos a introducir. Si no puede cuidar del pesario usted misma, debe acudir al obstetra–ginecólogo o a otro profesional de atención médica aproximadamente cada 3 meses. Cirugía Las cirugías pueden ser una opción para las mujeres que no obtienen alivio con tratamientos no quirúrgicos. Cada año se hacen aproximadamente 300,000 cirugías para el prolapso de órganos pélvicos en los Estados Unidos. Las cirugías pueden aliviar algunos, pero no todos los síntomas. En general, hay dos tipos de cirugía: 1) la cirugía de reparación del piso pélvico y 2) la cirugía para acortar, estrechar o cerrar la entrada de la vagina. La cirugía de reparación del piso pélvico, que se llama cirugía de reconstrucción, ayuda a restablecer lo mejor posible la posición original de los órganos. Algunos tipos de cirugía se hacen a través de la entrada natural de la vagina. Otras se realizan por medio de una incisión en el abdomen o por laparoscopia. La cirugía que acorta o cierra la entrada de la vagina, que se llama cirugía de obliteración, crea apoyo para los órganos prolapsados. No es posible tener coito vaginal después de este procedimiento. Las mujeres que eligen este tipo de cirugía generalmente tienen otros problemas médicos graves y no desean tener relaciones sexuales en el futuro. La cirugía para el prolapso conlleva ciertos riesgos de complicaciones, como sangrado, infección, problemas al orinar y dolor durante las relaciones sexuales. Además, conlleva el riesgo de que el prolapso vuelva a ocurrir después de la cirugía. Los factores de riesgo de prolapsos repetidos son, entre otros, tener menos de 60 años, tener sobrepeso y tener formas más avanzadas de prolapso antes de la primera cirugía. Ejercicios de Kegel Los ejercicios de Kegel mejoran el tono muscular del piso pélvico. Fortalecen además los músculos que envuelven las aberturas de la uretra, la vagina y el recto. Aquí le indicamos cómo hacerlos: • Contraiga los músculos que usa para detener el flujo de orina. Esta contracción desplaza hacia arriba y atrás la vagina y el recto. • Sostenga esta contracción por 3 segundos, luego relájese por 3 segundos. • Haga 10 contracciones tres veces al día. • Aumente el tiempo de la contracción en 1 segundo cada semana. Siga aumentándolo hasta que lo haga por 10 segundos. Asegúrese de no contraer los músculos del estómago, los muslos ni los glúteos. También debe respirar normalmente. No aguante la respiración cuando haga estos ejercicios. Pesario con perilla Pesario en forma de anillo Pesario en forma de anillo con balón Los pesarios son dispositivos que se introducen en la vagina para apoyar los órganos pélvicos. Estos dispositivos están disponibles en muchas formas y tamaños. Distintos tipos de pesarios Por último... Muchas mujeres tienen algún grado de prolapso de los órganos pélvicos, pero no todas las mujeres con este problema presentan síntomas. Si no tiene síntomas, no es necesario recibir tratamiento. Si presenta síntomas molestos, hable con el obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica. El diagnóstico correcto y el tratamiento adecuado pueden aliviar los síntomas. Pesario: Dispositivo que se introduce en la vagina para apoyar los órganos que han descendido (prolapsados) o para ayudar a controlar la pérdida accidental de orina. Piso pélvico: Región muscular en la base del abdomen adherida a la pelvis. Prolapso de la cúpula vaginal: Protuberancia de la parte superior de la vagina en la parte inferior de la vagina o fuera de la entrada de la misma después de extraer el útero. Prolapso de los órganos pélvicos: Problema médico en el cual descienden los órganos pélvicos, como el útero, la vejiga o el recto. Se desarrolla debido a la debilidad de los músculos y los tejidos que apoyan estos órganos. Prolapso uterino: Problema médico en el que el útero desciende en la vagina o fuera de este órgano. Recto: La última parte del aparato digestivo. Rectocele: Parte del recto que sobresale en la pared vaginal. Uretra: Estructura tubular a través de la cual fluye la orina desde la vejiga hacia el exterior del cuerpo. Útero: Órgano muscular ubicado en la pelvis de la mujer que contiene al feto en desarrollo y lo nutre durante el embarazo. Vagina: Estructura tubular rodeada por músculos y ubicada desde el útero hasta la parte externa del cuerpo. Vejiga: Órgano muscular donde se almacena la orina. Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica. Derechos de autor diciembre del 2017 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor. ISSN 1074-8601 Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923. Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en sales.acog.org. The American College of Obstetricians and Gynecologists 409 12th Street, SW PO Box 96920 Washington, DC 20090-6920 Glosario Cistocele: Parte de la vejiga que sobresale en la vagina. Cuello uterino: El extremo inferior y más estrecho del útero ubicado encima de la vagina. Enterocele: Parte del intestino que sobresale en la parte superior de la vagina. Histerectomía: Extracción del útero. Incontinencia: Pérdida involuntaria de orina, heces o gases. Laparoscopia: Procedimiento quirúrgico mediante el cual se introduce un instrumento que se llama laparoscopio en la cavidad pélvica a través de una incisión pequeña. El laparoscopio se usa para ver los órganos pélvicos. Se podrían usar otros instrumentos para realizar cirugías. Obstetra–ginecólogo: Médico con capacitación, destrezas y educación especiales en la salud de la mujer.

American College of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street SW, Washington, DC  20024-2188 | Mailing Address: PO Box 70620, Washington, DC 20024-9998