Share:

SP146 Tipos de defectos congénitos Se han identificado más de 4,000 defectos congénitos que varían de leves a graves. Algunos defectos congénitos se pueden observar inmediatamente después de que nace el bebé, como el pie zambo o dedos de más en las manos o en los pies. Puede ser necesario realizar exámenes especiales para detectar otros, como los defectos del corazón o la pérdida auditiva. Algunos defectos congénitos no se detectan hasta más tarde en la vida. Causas de los defectos congénitos Algunos defectos congénitos se producen a causa de genes que se pasan de los padres a los hijos. Otros La reducción de los riesgos de defectos congénitos The American College of Obstetricians and Gynecologists WOMEN’S HEALTH CARE PHYSICIANS PATIENT EDUCATI N El Embarazo • SP146 se deben a un problema con los cromosomas. Un pequeño número de defectos congénitos se originan debido la exposición durante el embarazo a ciertos medicamentos, infecciones y sustancias químicas. Solo se han identificado algunos de estos agentes y a menudo no se entiende del todo cómo estos causan defectos congénitos. Cómo reducir su riesgo La mayoría de los defectos congénitos no se pueden prevenir ya que se desconoce qué los produce. En algunos, puede disminuir su riesgo tomando ciertas medidas (consulte el cuadro “Lista de verificación para reducir el riesgo de defectos congénitos”). L a mayoría de los bebés nacen sanos. En Estados Unidos, aproximadamente 1 de cada 33 bebés nace con un defecto congénito cada año. Un defecto congénito es un problema médico que está presente al nacer. La mayoría de los bebés con defectos congénitos nacen de parejas que no presentan factores de riesgo especiales. En algunos defectos congénitos, se pueden tomar medidas antes y durante el embarazo para reducir el riesgo de tener un bebé afectado. Este folleto explica • los tipos de defectos congénitos • las causas de los defectos congénitos • las medidas que puede tomar para reducir su riesgo y minerales que necesitará durante el embarazo, como vitaminas A, C y D; ácido fólico, y minerales como hierro. El ácido fólico, que también se denomina folato, es una vitamina B que es de suma importancia antes y durante el embarazo. Tomar 400 microgramos de ácido fólico al día durante por lo menos un mes antes del embarazo y durante el embarazo contribuye a prevenir algunos defectos congénitos graves en el cerebro y la columna vertebral del bebé, que se llaman defectos del tubo neural. La mayoría de los suplementos multivitamínicos prenatales y los identificados como “fórmula para la mujer” contienen de 400–800 microgramos de ácido fólico. Si tuvo anteriormente un bebé afectado por un defecto del tubo neural, se recomienda que tome una dosis mayor diaria de ácido fólico (4 mg) como un suplemento separado, 1 mes antes de quedar embarazada y durante los 3 primeros meses del embarazo. Si toma un medicamento para evitar que ocurran convulsiones, su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica también podría recomendarle tomar esta dosis más alta de ácido fólico antes y durante el embarazo. Sea precavida con los medicamentos Ciertos medicamentos se han asociado con defectos congénitos. Infórmeles a quienes les receten medicamentos que está embarazada o planea quedar embarazada. Entre estos están los médicos que visite para problemas que no estén relacionados con el embarazo, los proveedores de salud mental y el dentista. No suspenda ningún medicamento que le hayan recetado sin antes hablar con un profesional de atención médica. Además, consulte con su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica antes de tomar cualquier medicamento de venta sin receta, como para el dolor, laxantes, remedios para resfriados o alergias, vitaminas, hierbas medicinales y tratamientos para la piel. Una buena fuente de información sobre la seguridad o el riesgo de medicamentos específicos durante el embarazo así como muchos otros agentes, es la página en Internet de la Organización de Especialistas en Información Teratológica, o en inglés Organization of Teratology Information Specialists, en www.mothertobaby. org. Mantenga un peso ideal La obesidad se define como un índice de masa corporal (IMC) de 30 o mayor. Las mujeres que están obesas cuando quedan embarazadas corren un riesgo mayor de tener bebés con ciertos defectos congénitos. Los defectos congénitos más comunes que se asocian a la obesidad son los defectos del tubo neural, los defectos del corazón y el paladar hendido. También puede ser más difícil diagnosticar ciertos problemas durante un examen por ecografía (ultrasonido) cuando la madre es obesa. Además del riesgo de defectos congénitos, la obesidad está asociada con muchos problemas durante el embarazo, como diabetes gestacional, preeclampsia y parto prematuro. Acuda a un profesional de atención médica antes de quedar embarazada Si está considerando quedar embarazada, acuda a su obstetra–ginecólogo o a otro profesional de atención médica. Además de recibir consejos sobre la dieta y el ejercicio, puede hablar sobre el riesgo que corre de tener un hijo con un defecto congénito. Ese es el mejor momento para enterarse de los factores en su vida que pueden afectar su embarazo. Conozca sus factores de riesgo Algunas personas tienen factores de riesgo que contribuyen a que tengan un bebé con un defecto congénito. El riesgo de tener un bebé con un defecto congénito puede aumentar si usted • es mayor • tiene un historial familiar o personal de defectos congénitos • ha tenido un hijo con un defecto congénito • usó ciertos medicamentos alrededor de la fecha en que quedó embarazada • ha tenido problemas médicos como diabetes mellitus u obesidad • usa drogas recreativas o bebe alcohol durante el embarazo Si tiene un historial personal o familiar de defectos congénitos, se le podría recomendar recibir asesoramiento genético y hacerse pruebas genéticas. Tome una multivitamina diariamente antes de quedar embarazada y durante el embarazo Es buena idea comenzar a tomar un suplemento vitamínico prenatal antes de embarazarse. Estos suplementos contienen las cantidades recomendadas de vitaminas Lista de verificación para reducir el riesgo de defectos congénitos Acuda a su médico antes de quedar —— embarazada. —— Conozca sus factores de riesgo. Tome una multivitamina todos los días —— antes y durante el embarazo. —— Mantenga un peso saludable. —— Sea precavida con los medicamentos. —— Atienda sus problemas de salud antes —— de quedar embarazada. No consuma alcohol, marihuana, drogas ilegales ni medicamentos recetados sin motivos médicos. —— Evite contraer infecciones. Evite los agentes identificados como —— dañinos. —— A pesar de estos riesgos, puede tener un embarazo saludable y un bebé sano aun si es obesa. Puede colaborar con su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica para dar seguimiento a su peso, recibir atención prenatal regular y tomar medidas para lograr el mejor estado de salud posible durante su embarazo, que incluye alimentarse bien y hacer ejercicio regularmente. Si está planeando quedar embarazada, la mejor manera de evitar los problemas que causa la obesidad es adelgazar antes de quedar embarazada. Muchas mujeres logran adelgazar cambiando la alimentación y haciendo ejercicios regularmente. Los medicamentos para adelgazar o la cirugía bariátrica se pueden recomendar según su peso y si tiene problemas de la salud a causa de la obesidad. Debe posponer quedar embarazada de 12–24 meses después de tener la cirugía bariátrica. Atienda sus problemas médicos antes de quedar embarazada Algunos problemas médicos—como la diabetes, la presión arterial alta y los trastornos convulsivos—pueden aumentar el riesgo de tener un bebé con ciertos defectos congénitos. En parte, este mayor riesgo se debe al trastorno en sí y en parte se debe a los medicamentos que se usan para tratarlo. Si tiene un problema médico y planifica quedar embarazada, acuda a su obstetra– ginecólogo u otro profesional de atención médica antes de quedar embarazada. Juntos, podrán dialogar acerca de los cambios que necesita hacer en la dieta, los medicamentos u otras áreas para controlar su problema médico antes de que trate de quedar embarazada. No consuma tabaco, alcohol ni drogas Cuando una mujer fuma cigarrillos durante el embarazo, el feto se expone a muchas sustancias químicas perjudiciales. La nicotina es solo una entre 4,000 sustancias químicas tóxicas que se pueden transferir de una mujer embarazada al feto. La nicotina hace que los vasos sanguíneos se estrechen, por lo tanto, llega menos oxígeno y nutrientes al feto. La nicotina también es perjudicial para el cerebro y los pulmones del feto. Este daño es permanente. Cuando una mujer fuma en el embarazo, es más probable que ocurran varios problemas. Uno de ellos podría ser tener un parto prematuro. Es posible que los bebés que nacen antes de tiempo no hayan terminado de desarrollarse. Podrían ser más pequeños que los bebés que nacen de mujeres que no fuman y corren un mayor riesgo de presentar el síndrome de muerte súbita del lactante. También es más probable que presenten asma y obesidad en la niñez. Hay otras de fumar que también son perjudiciales para el feto. La exposición pasiva al humo—el humo que se inhala de otras personas—aumenta el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante. Los cigarrillos electrónicos no queman tabaco, pero no son alternativas seguras para los cigarrillos y no se deben usar durante el embarazo. El tabaco masticable también se debe evitar durante el embarazo. Si fumaba cuando se enteró de que estaba embarazada, debe dejar de hacerlo. La Asociación Americana del Pulmón ofrece información sobre cómo dejar de fumar en su página Web: www.lung.org. También puede llamar al 1-800-QUIT-NOW, una red nacional que puede ponerla en contacto con un consejero en su estado. El alcohol puede interferir en el desarrollo normal del feto y causar defectos congénitos. Cuando una mujer bebe durante el embarazo, el feto puede desarrollar discapacidades físicas, intelectuales, de la conducta y del aprendizaje que pueden durar el resto de la vida. Lo mejor es no beber absolutamente nada durante el embarazo. Si le resulta difícil dejar de beber, hable con el obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica o comuníquese con Alcohólicos Anónimos en su página Web: www.aa.org. El consumo de sustancias—como heroína, cocaína, metanfetaminas y medicamentos con receta que se usan sin un motivo médico—es un problema generalizado en Estados Unidos. El consumo de drogas ilegales en el embarazo puede causar defectos congénitos y un aborto natural. En las últimas semanas del embarazo, el consumo de drogas ilegales puede interferir en el desarrollo del feto, y provocar un parto prematuro y muerte fetal. Los bebés que nacen de mujeres que consumieron drogas ilegales durante el embarazo pueden necesitar atención especializada cuando nacen. Si necesita ayuda para dejar de consumir drogas ilegales, encontrará recursos en la página Web de Narcóticos Anónimos: www.na.org. Aunque es legal en algunos estados, no se debe usar marihuana en ninguna forma durante el embarazo. El consumo de marihuana en el embarazo está asociado con problemas de atención y de la conducta en los niños. La marihuana puede aumentar el riesgo de que ocurra el nacimiento de un niño muerto y de tener bebés más pequeños que el de bebés que no están expuestos a la marihuana antes de nacer. Algunas mujeres consumen marihuana medicinal con la receta de un profesional de atención médica. Obeso IMC > 30 Bajo peso IMC < 18.5 Altura(pies y pulgadas) Exceso de peso IMC 25−29.9 Normal IMC 18.5−24.9 Peso (libras) Índice de masa corporal (IMC) El IMC se basa en su peso y estatura. El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists) ecomienda que las mujeres embarazadas y las que planeen quedar embarazadas dejen de usar marihuana medicinal. Usted y el obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica deben hablar sobre tratamientos alternativos que sean más seguros para el feto. Los opioides—que también se llaman narcóticos— son un tipo de medicamentos que alivian el dolor. Los médicos pueden recetar opioides a las personas que han tenido una cirugía, procedimientos dentales o una lesión. Los opioides recetados consisten en la oxicodona, hidromorfona, hidrocodona y codeína. Cuando se usan bajo los cuidados de un médico, los opioides son seguros para usted y el feto. Es importante que tome el medicamento únicamente de la manera indicada. Aunque la mayoría de la gente que usa un medicamento opioide no tiene dificultad para dejar de usarlo, en algunas personas se crea una adicción. Las personas que se vuelven adictas pueden buscar otras maneras para obtener el medicamento cuando se les agota la receta. Podrían ir de un médico a otro para obtener nuevas recetas y surtir estos medicamentos. Algunas personas usan el mercado de drogas ilegales para surtirse de opioides. El uso indebido de opioides durante el embarazo puede aumentar el riesgo de que ocurran complicaciones graves, como parto prematuro, nacimiento de un niño muerto y problemas con la placenta y de desarrollo fetal. Si necesita ayuda con una adicción a opioides, encontrará recursos en la página Web de la Administración para el Abuso de Sustancias y de Salud Mental (SAMHSA): www.samhsa.gov. SAMHSA también tiene una línea para remisiones de tratamiento las 24 horas: 800-662-HELP (4357). Evite contraer infecciones La rubéola (o sarampión alemán) es una infección viral que generalmente causa un sarpullido leve y un poco de fiebre. Sin embargo, contraer rubéola durante el embarazo puede causar un aborto natural u ocasionar sordera, discapacidad intelectual, defectos del corazón y ceguera en su recién nacido. Hay una vacuna contra la rubéola, pero no se recomienda en las mujeres embarazadas. Si todavía no ha tenido esta enfermedad ni ha sido vacunada, debe recibir la vacuna contra la rubéola y esperar por lo menos 1 mes antes de quedar embarazada. Si no está segura de haber tenido la enfermedad o si ha sido vacunada, se puede hacer una prueba para determinar si es inmune al virus. La toxoplasmosis es una enfermedad que la produce un parásito que vive en la tierra. Puede contraer la infección si consume carnes crudas o a medio cocer, vegetales sin lavar o al tener contacto con heces de animales, especialmente de gatos que salen fuera de la casa. Si se infecta por primera vez mientras está embarazada, puede transmitir la enfermedad a su feto. La toxoplasmosis puede causar defectos congénitos, como pérdida auditiva, problemas de la vista y discapacidad intelectual. Para protegerse contra la toxoplasmosis, asegúrese de comer carnes bien cocidas y usar guantes cuando trabaje en el jardín o toque verduras sin lavar. Si tiene un gato que sale de la casa y usa una caja de arena para hacer sus necesidades, pídale a otra persona que la vacíe. Si usted debe limpiar la caja, use guantes y lávese bien las manos después de que lo haga. Las infecciones de transmisión sexual pueden causar defectos congénitos graves. Por ejemplo, las infecciones de sífilis y herpes pueden causar problemas graves en los bebés, como ceguera y la muerte. Se le hará un examen para detectar algunas infecciones de transmisión sexual durante la primera visita prenatal. Su historial de salud y el de su pareja determinarán si es necesario repetir el examen más adelante durante el embarazo. Tratar las infecciones de transmisión sexual —idealmente antes de quedar embarazada—puede prevenir o reducir el peligro que corre el feto. El citomegalovirus (CMV) es la infección viral más común en bebés recién nacidos. La mayoría de las infecciones del CMV no causan problemas mayores, pero en casos más graves, la infección puede causar una discapacidad intelectual, pérdida auditiva y problemas de la vista. El riesgo de que el feto contraiga la infección es mayor si la mujer se infecta por primera vez cuando está embarazada. Los niños pequeños son quienes corren el mayor riesgo de contraer una infección por el citomegalovirus. Este virus se puede transmitir al entrar en contacto con la orina o los demás líquidos corporales de un niño infectado. Las mujeres embarazadas que trabajan con niños pequeños, como en centros de cuidado de niños (guarderías) o en los servicios de atención médica, deben tomar medidas para no contraer la infección, como usar guantes al cambiar pañales. Las mujeres embarazadas con hijos pequeños en casa también corren el riesgo de infectarse y deben tomar estas medidas. También es recomendable lavarse las manos con frecuencia. Si una mujer embarazada ha estado expuesta al virus, se puede hacer una prueba para determinar si está infectada. Limite su exposición a agentes dañinos La exposición prenatal a agentes tóxicos, como el plomo o el mercurio, está asociada con un mayor riesgo de que ocurran defectos congénitos. También puede estar expuesta a estos agentes en la casa o en el trabajo. Solo una pequeña cantidad de mujeres están expuestas a niveles elevados de agentes tóxicos que se han identificado como causantes de defectos congénitos. Algunas de las precauciones que se recomiendan a todas las mujeres embarazadas son, entre otras, las siguientes: • El pescado y los mariscos son alimentos nutritivos con nutrientes vitales para la mujer embarazada y el feto. Debe consumir de 8–12 onzas de pescado y mariscos cada semana, pero asegúrese de que sean bajos en mercurio. El mercurio es una sustancia que se puede acumular en ciertos tipos de pescado. Si se ingiere en grandes cantidades, puede ser perjudicial para la mujer y el feto. Para limitar su exposición al mercurio y aún recibir los beneficios saludables de consumir pescado, siga algunas pautas sencillas. Consuma una variedad de pescado con niveles reducidos de mercurio, como camarones, salmón, tilapia y pez carbonero. No consuma tiburón, pez espada, caballa gigante ni lofolátilo. Limite el atún blanco a solo 6 onzas a la semana. También debe mantenerse atenta a las advertencias sobre el pescado proveniente de aguas locales. • La exposición al plomo durante el embarazo puede ser perjudicial para la mujer embarazada y su feto. El plomo se puede encontrar en pinturas viejas, materiales de construcción, remedios alternativos y artículos que provienen de países en el extranjero, como joyas y cerámica. Se puede inhalar en el polvo, absorber a través de la piel o ingerir. Su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica podría hacerle preguntas para determinar si está expuesta al plomo. Si corre el riesgo de estar expuesta al mismo, se podría hacer una prueba de sangre para medir la cantidad de plomo en la sangre. • Niveles muy elevados de vitamina A han sido asociados con defectos congénitos graves. Debe consumir un máximo de 10,000 unidades internacionales de vitamina A al día. Lea detenidamente las etiquetas de todos los medicamentos y los suplementos vitamínicos. Por último... Aunque no es posible prevenir algunos defectos congénitos, hay medidas que puede tomar para reducir el riesgo de tener un bebé con ciertos defectos congénitos. Muchas de estas medidas implican hacer ciertos cambios, como en el estilo de vida, antes de quedar embarazada. Podría recibir algunas recomendaciones específicas para reducir su riesgo sobre la base de su historial personal o familiar. Glosario Ácido fólico: Vitamina que se ha demostrado que reduce el riesgo de que ocurran ciertos defectos congénitos cuando se toman cantidades suficientes de ella antes y durante el embarazo. Cirugía bariátrica: Procedimientos quirúrgicos que causan la pérdida de peso para el tratamiento de la obesidad. Citomegalovirus (CMV): Virus que se puede transmitir al feto si una mujer contrae esta infección durante el embarazo. Puede causar pérdida auditiva, discapacidad intelectual y problemas de la vista en los bebés infectados. Cromosomas: Estructuras ubicadas dentro de cada célula del cuerpo que contienen los genes que determinan la constitución física de la persona. Defectos del tubo neural: Defectos congénitos que se producen debido al desarrollo incompleto del cerebro, la médula espinal o los recubrimientos de estos órganos. Diabetes gestacional: Diabetes que ocurre durante el embarazo. Diabetes mellitus: Problema médico en el que los niveles de azúcar en la sangre son demasiado altos. Examen por ecografía (ultrasonido): Examen que usa ondas sonoras para examinar estructuras internas. Durante el embarazo, puede usarse para examinar al feto. Feto: Etapa del desarrollo prenatal que comienza a las 8 semanas después de la fertilización y dura hasta el final del embarazo. Genes: Segmentos del ADN que contienen las instrucciones para el desarrollo de los rasgos de una persona y para controlar los procesos del cuerpo. Los genes son las unidades básicas de la herencia y se pueden transmitir de los padres a sus hijos. Índice de masa corporal (IMC): Número que se calcula a partir de la estatura y el peso y que se usa para determinar si el peso de una persona se encuentra por debajo de lo normal, si es normal o si la persona tiene sobrepeso o es obesa. Infecciones de transmisión sexual: Infecciones que se propagan por medio del contacto sexual, por ejemplo: clamidia, gonorrea, el virus del papiloma humano (VPH), herpes, sífilis y el virus de inmunodeficiencia humana (VIH, la causa del síndrome de inmunodeficiencia adquirida [SIDA]). Obesidad: Problema médico que se caracteriza por un exceso de grasa corporal. Obstetra–ginecólogo: Médico con capacitación, destrezas y educación especiales en la salud de la mujer. Pie zambo: Defecto congénito en el que el pie está deforme y torcido fuera de la posición normal. Preeclampsia: Trastorno que puede presentarse durante el embarazo o después del parto donde ocurre presión arterial alta y otras señales de lesión a los órganos, como una cantidad anormal de proteína en la orina, una cifra reducida de plaquetas, funcionamiento anormal de los riñones o el hígado, dolor en la parte superior del abdomen, líquido en los pulmones, dolor de cabeza intenso o alteraciones de la vista. Prematuro: Que nace antes de las 37 semanas del embarazo. Rubéola: Virus que se puede transmitir al feto si una mujer lo contrae durante el embarazo y que puede causar un aborto natural o defectos congénitos graves. Toxoplasmosis: Infección que provoca el Toxoplasma gondii, un organismo que puede estar presente en la carne cruda, la tierra del jardín y las heces de los gatos, y que puede ser perjudicial para el feto. Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica. Derechos de autor marzo del 2018 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor. ISSN 1074-8601 Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923. Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en sales.acog.org. American College of Obstetricians and Gynecologists 409 12th Street, SW PO Box 96920 Washington, DC 20090-6920

American College of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street SW, Washington, DC  20024-2188 | Mailing Address: PO Box 70620, Washington, DC 20024-9998