Share:

SB012 Antes del embarazo Si planea su embarazo, podrá tomar decisiones que sean beneficiosas para su feto. Además, al estar preparada, el cuerpo podrá adaptarse mejor al estrés del embarazo, el trabajo de parto y el parto. Muchas mujeres no se enteran de que están embarazadas hasta varias semanas después de que ocurre el embarazo. Las primeras 8 semanas del embarazo son un período durante el cual su feto crece rápidamente. Al final de las 8 semanas, casi todos los órganos principales y los sistemas del cuerpo se han comenzado a formar. No estar en buen estado de salud, fumar, beber alcohol y usar ciertos medicamentos pueden perjudicar el desarrollo normal. Un La planificación de su embarazo The American College of Obstetricians and Gynecologists WOMEN’S HEALTH CARE PHYSICIANS PATIENT EDUCATI N El Embarazo • SB012 cuerpo sano y un estilo de vida saludable contribuyen al crecimiento y desarrollo de su feto, por lo que es sumamente importante recibir atención médica adecuada incluso antes de comenzar a tratar de quedar embarazada. El examen médico antes del embarazo Si está planeando quedar embarazada, programe un examen médico antes del embarazo. Durante esta visita, su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica le preguntará sobre su historial médico y familiar, los medicamentos que usa, si ha tenido embarazos previos, y acerca de su alimentación y estilo de vida. Responda con franqueza ya que su honestidad H a decidido tener un bebé. ¡Felicidades! Bienvenida a la primera parte de un recorrido que transformará su vida. Al planificar y hacer los cambios necesarios antes de quedar embarazada, durante el período antes del embarazo, probablemente estará mejor preparada. Una parte importante de planear un embarazo es la atención que se recibe antes del embarazo. La atención antes del embarazo le brinda una oportunidad para concentrarse en un estilo de vida más saludable que pueda beneficiarla a usted y a su feto. También puede identificar problemas médicos, factores ambientales y ciertos estilos de vida que pueden ser perjudiciales para usted o su feto. La probabilidad de tener un bebé sano es más alta si está bien informada y toma medidas para lograr el mejor estado de salud posible. riesgo y el riesgo de su pareja de tener un hijo con un problema médico hereditario. El profesional de atención médica le preguntará si su familia y la de su pareja padecen de ciertos problemas médicos, como defectos congénitos, discapacidades del desarrollo, diabetes o trastornos convulsivos. También deberá informar sus antecedentes étnicos y los de su pareja y las complicaciones que haya tenido con un embarazo en el pasado (consulte el cuadro “Factores de riesgo para trastornos genéticos”). ayudará a su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica a decidir si debe recibir atención especial durante el embarazo. Este también es el momento adecuado para hacer preguntas. Puede pedir consejos o hablar sobre las inquietudes que pueda tener. Su equipo de atención médica está a su disposición para proporcionarle la información y orientación que necesita. Historial médico. Su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica le preguntará sobre las enfermedades que ha tenido en el pasado y los padecimientos crónicos (a largo plazo) que pueda tener actualmente. Algunos problemas médicos—como la diabetes mellitus, la presión arterial alta, la depresión, las enfermedades de la tiroides y los trastornos convulsivos—pueden causar problemas durante el embarazo. Algunos pueden aumentar el riesgo de que surjan problemas en el feto, como defectos congénitos. Otros pueden aumentar el riesgo de que usted presente problemas de salud. Tener uno de estos problemas médicos no quiere decir que no pueda tener un embarazo o un bebé saludable. Sin embargo, con el tratamiento adecuado antes del embarazo, se podrían reducir los riesgos relacionados con el embarazo. Si sufre de un padecimiento, su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica le hablará sobre los cambios que debe hacer para controlar el padecimiento antes de que trate de quedar embarazada. Por ejemplo, generalmente se les aconseja a las mujeres con diabetes que mantengan los niveles de glucosa dentro de un intervalo normal por un tiempo antes de quedar embarazada (si es que no se encuentran dentro de este nivel). Es importante tener niveles normales de glucosa en las primeras etapas del embarazo. Algunos defectos congénitos ocurren debido a niveles elevados de glucosa en las primeras 8 semanas del embarazo. Controlar los niveles de glucosa puede requerir cambiar de medicamentos o de alimentación y planes de ejercicio. Aun si un problema médico está bien controlado, las exigencias del embarazo pueden hacer que este empeore. Para mantenerlos bajo control, es posible que deba cambiar su estilo de vida, acudir a su obstetra–ginecólogo o a otro profesional de atención médica con más frecuencia o recibir otro tipo de atención especial durante el embarazo. Historial familiar. Algunos problemas médicos ocurren con mayor frecuencia en ciertas familias o grupos étnicos. Estos problemas médicos se llaman trastornos genéticos o hereditarios. Si un pariente cercano padece un problema médico específico, la probabilidad de que usted o su bebé lo padezca es mayor. El historial médico familiar ayuda a identificar su Factores de riesgo para trastornos genéticos Responda a las siguientes preguntas que tratan sobre factores de riesgo. Si responde de forma afirmativa a alguna de ellas, puede que tenga un riesgo mayor de tener un bebé con un trastorno genético: ___¿Tiene usted o el padre del bebé más de 35 años? ___¿Hay un historial familiar de defectos del tubo neural? ___¿Han tenido usted o el padre del feto un hijo con un defecto del tubo neural? ___¿Hay un historial familiar de defectos congénitos cardíacos? ___¿Hay un historial familiar del síndrome de Down? ___¿Ha tenido usted o el padre del feto un hijo con el síndrome de Down? ___Si usted o el padre del feto es descendiente de judíos del este de Europa, de francocanadienses o de cajún, ¿hay un historial familiar de la enfermedad de Tay–Sachs? ___Si usted o su pareja es descendiente de judíos del este de Europa, ¿hay un historial familiar de la enfermedad de Canavan o de otros trastornos genéticos? ___Si usted o su pareja es afroamericano, ¿hay un historial familiar de la enfermedad de células falciformes o el rasgo de células falciformes? ___Si usted o el padre del feto es descendiente de la región del Mediterráneo o de Asia, ¿tiene talasemia uno de ustedes o algún miembro de la familia? ___¿Hay un historial familiar de hemofilia? ___¿Hay un historial familiar de distrofia muscular? ___¿Hay un historial familiar de la enfermedad de Huntington? ___¿Tiene alguien en su familia o en la familia del padre del feto fibrosis quística? ___¿Tiene alguien en su familia o en la familia del padre del feto una discapacidad del desarrollo o intelectual? ___De ser así, ¿le han hecho pruebas a esa persona para detectar el síndrome del cromosoma X frágil? ___¿Tiene usted, el padre del feto, alguna persona en sus familias o alguno de sus hijos otras enfermedades genéticas, trastornos cromosómicos o defectos congénitos? ___¿Tiene usted algún trastorno metabólico, como diabetes mellitus o fenilcetonuria? ___¿Tiene un historial de problemas con embarazos (aborto natural o nacimiento de un niño muerto)? Un consejero especialista en genética es un profesional de atención médica especialmente capacitado para ayudar a las parejas a evaluar el riesgo de tener un bebé con un trastorno hereditario. El asesoramiento genético conlleva tomar un historial familiar detallado y a veces hacer un examen físico y pruebas de laboratorio. Para algunos trastornos, se disponen de pruebas de detección de portadores. Estas pruebas revelan si usted tiene un gen para un trastorno específico, incluso si no presenta signos de tener el trastorno en sí. El consejero especialista en genética puede ayudarla a decidir si debe hacerse ciertas pruebas y cuáles son. El período antes del embarazo es el momento ideal para enterarse de estos riesgos. El recibir asesoramiento genético antes del embarazo le permitirá disponer de una variedad más amplia de opciones y más tiempo para tomar decisiones. Si corre un riesgo mayor de transmitir un trastorno hereditario, podría decidir no tener hijos. También puede decidir adoptar o usar la fertilización en vitro (IVF, por sus siglas en inglés) con espermatozoides u óvulos de un donante. Otra opción es la prueba que se llama diagnóstico genético preimplantatorio que se podría usar si usted y su pareja optan por la fertilización in vitro. Medicamentos y suplementos Algunos medicamentos, incluidos los de venta sin receta y las hierbas medicinales, pueden ser perjudiciales para el feto y no los debe tomar mientras está embara-zada. Incluso los suplementos nutricionales ordinarios pueden ser perjudiciales. Por ejemplo, algunas multivitaminas contienen niveles elevados de vitamina A. Se ha demostrado que esta vitamina causa defectos congénitos graves si se toman altas dosis durante el embarazo. Es importante que le diga a su obstetra–ginecólogo o a otro profesional de atención médica todos los medicamentos que usa o toma. Lleve los envases al examen médico. Es posible que deba suspender ciertos medicamentos o cambiar a otros medicamentos antes de tratar de quedar embarazada. Pero no deje de usar ningún medicamento recetado hasta que haya hablado con su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica. Aunque algunos medicamentos pueden aumentar el riesgo de que ocurran defectos congénitos, los beneficios de seguir usando el medicamento durante el embarazo pueden ser mayores que los riesgos para su feto. Embarazos previos Durante el examen médico antes del embarazo, su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica le hará preguntas sobre sus embarazos previos y los problemas que pudo haber tenido. Algunos problemas pueden aumentar el riesgo de que surja el mismo problema en otros embarazos. Estos problemas son parto prematuro, presión arterial alta, preeclampsia y diabetes gestacional. Sin embargo, el hecho de que haya tenido uno de esos problemas en un embarazo previo no quiere decir que ocurrirá otra vez, especialmente si recibe atención médica adecuada antes y durante el embarazo. Las mujeres que han tenido un aborto natural o han dado a luz un niño muerto a menudo temen que estos sucesos vuelvan a ocurrir. La mayoría de las mujeres que tienen un aborto natural en una sola ocasión pueden tener embarazos normales y bebés sanos la próxima vez. Es importante dejar que transcurra el tiempo necesario para recuperarse física y emocionalmente antes de tratar de quedar embarazada otra vez. Su estilo de vida El período antes del embarazo es el momento ideal para mejorar su salud. Aprovechar el tiempo antes del embarazo para hacer cambios necesarios en su vida es una de las mejores medidas que puede tomar para asegurarse de tener un embarazo saludable y un bebé sano. Dieta Llevar una dieta balanceada es importante en todo momento de la vida, pero es vital durante el embarazo. Los alimentos que consume son la fuente principal de nutrientes y energía de su feto. A medida que el feto se desarrolla y aumentan las exigencias de su cuerpo, deberá consumir más calorías y nutrientes. Su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica querrá saber cómo es su dieta, por lo tanto, piense en las siguientes preguntas antes de acudir al examen médico: • ¿Es vegetariana? Si es así, ¿consume productos lácteos? • ¿Es alérgica a algunos alimentos? • ¿Tiene dificultad para digerir la leche y otros productos lácteos? • ¿Ayuna algunas veces? • ¿Tiene sobrepeso? • ¿Pesa menos de lo normal? • ¿Cree que pueda tener un trastorno de la alimentación, como anorexia nerviosa o bulimia? Cree una dieta saludable Una dieta equilibrada es vital para tener buena salud. El cuerpo necesita un suministro regular de nutrientes para crecer, reponer el tejido desgastado y disponer de energía. Puede recibir los nutrientes que necesita de los alimentos y de los suplementos alimenticios. Sin embargo, la mayoría de los nutrientes que necesita deben provenir de los alimentos que consume. Para asegurarse de que su dieta le proporciona una cantidad adecuada de nutrientes, necesita saber cuáles se encuentran en los alimentos que consume. La guía de planificación de alimentos del Departamento de Agricultura de EE. UU. que se llama MyPlate, o “Mi plato”, (www.choosemyplate.gov) puede ayudarla a seleccionar los alimentos más saludables. Esta guía toma en cuenta su edad, sexo y la cantidad de ejercicio que hace todos los días. También ilustra el número de porciones que debe consumir todos los días de cada uno de estos cinco grupos de alimentos: • Granos • Vegetales • Frutas • Alimentos con proteína • Productos lácteos MyPlate enumera una variedad de alimentos en cada grupo alimenticio y ofrece ejemplos de menús semanales para ayudarla a recibir la mayoría de los nutrientes de los alimentos que consume. Suplementos vitamínicos. Aunque la mayoría de los nutrientes deben provenir de los alimentos que consume, comience a tomar un suplemento vitamínico prenatal antes del embarazo. Estos suplementos vitamínicos están disponibles sin receta médica y contienen todas las vitaminas y los minerales recomendados diariamente que necesitará antes y durante el embarazo, como vitaminas A, C y D; ácido fólico; y minerales como zinc y cobre. Si queda embarazada, tomar vitaminas prenatales puede garantizar que reciba todos los nutrientes importantes, especialmente si está combatiendo síntomas de náuseas y le resulta difícil retener los alimentos que consume. Recuerde decirle a su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica que está tomando vitaminas prenatales. Traiga el envase consigo a la visita de atención médica antes del embarazo. También es importante que le diga a su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica si está tomando vitaminas ya que cantidades excesivas de algunas de ellas pueden ser perjudiciales. El ácido fólico: la vitamina esencial. El ácido fólico es una vitamina B que contribuye a prevenir defectos del tubo neural cuando se toma antes y durante el embarazo. Se recomienda que todas las mujeres (incluso las que no están tratando de quedar embarazadas) consuman 400 microgramos de ácido fólico al día. Tomar ácido fólico antes del embarazo garantiza que reciba la cantidad recomendada incluso si ocurre un embarazo imprevisto, o si no se percata de que está embarazada hasta que hayan transcurrido varias semanas. Si bien el ácido fólico se encuentra en muchos alimentos y se agrega como suplemento a panes, cereales y pastas, es difícil consumir una cantidad adecuada en estos alimentos para cumplir con la cantidad necesaria. Por este motivo, los obstetras–ginecólogos y otro profesionales de atención médica recomiendan que las mujeres tomen un suplemento vitamínico todos los días que contenga esta vitamina. La mayoría de las vitaminas prenatales contienen de 600−800 microgramos de ácido fólico. Si ha tenido un hijo anteriormente con un defecto del tubo neural, se recomienda que tome 4 mg de ácido fólico al día—10 veces la cantidad que se recomienda normalmente—por 1 mes antes de concebir y durante los 3 primeros meses de embarazo. Esta cantidad de ácido fólico se debe tomar como un suplemento separado, en lugar de como parte de una multivitamina. De esa manera, evitará recibir cantidades excesivas de otras vitaminas que se encuentran en las fórmulas de multivitaminas. Hierro. El cuerpo usa el hierro para producir una proteína en los glóbulos rojos que transporta el oxígeno a los órganos y los tejidos. Durante el embarazo, el cuerpo produce más sangre para suministrar oxígeno a su feto. Es mejor empezar el embarazo con suficiente hierro almacenado en el cuerpo para satisfacer esta necesidad adicional. No recibir suficiente hierro puede ser un problema para algunas mujeres. Antes del embarazo, trate de elegir alimentos que contengan un tipo de hierro específico que se llama hierro hemo. El hierro hemo se encuentra en los alimentos provenientes de animales, como en la carne roja, las aves y el pescado. El cuerpo absorbe este tipo de hierro más fácilmente. El hierro también se puede absorber mejor cuando se consumen alimentos con abundante hierro junto con alimentos con un alto contenido de vitamina C, como las frutas cítricas. Si una prueba de sangre revela que el nivel de hierro es bajo, le podrían recomendar tomar un suplemento con hierro. Si ya toma un suplemento vitamínico prenatal, debe tomar un suplemento adicional de hierro solamente si su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica lo recomienda. El exceso de hierro puede ser perjudicial. Peso Mantener su peso dentro de un nivel normal antes y durante el embarazo es bueno para su salud y la salud de su feto. Los problemas de fertilidad a menudo se resuelven cuando las mujeres con sobrepeso u obesas pierden el exceso de peso o las mujeres con peso por debajo de lo normal aumentan las libras necesarias. Si tiene sobrepeso o es obesa. La obesidad es un problema de salud grave en Estados Unidos. Casi una cuarta parte de las mujeres en edad reproductora son obesas, quiere decir que tienen un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más. El exceso de peso durante el embarazo está asociado con varias complicaciones durante el embarazo y el nacimiento, como presión arterial alta, preeclampsia, parto prematuro y diabetes gestacional. La obesidad durante el embarazo también está asociada con macrosomía así como con un mayor riesgo de que ocurra una lesión durante el parto y tener un parto por cesárea. También aumenta el riesgo de defectos congénitos, especialmente defectos del tubo neural. Tener exceso de grasa en el cuerpo puede dificultar que su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica dé seguimiento a su feto por ecografía (ultrasonido) y oír los latidos de su feto. Lo mejor es adelgazar antes de quedar embarazada si tiene sobrepeso o si es obesa (consulte el cuadro “Evalúe su peso”). Para adelgazar, debe gastar más calorías de las que consume. Para mantener un peso saludable, debe mantener un equilibrio entre el número de calorías que consume y el número de calorías que gasta en las actividades físicas. La mejor manera de adelgazar es hacer algunos cambios en su alimentación y aumentar la actividad física. También puede reducir el número de calorías que consume. Para adelgazar, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan hacer 150 minutos de una actividad física moderada todas las semanas (un poco más de 20 minutos al día) o 75 minutos de una actividad de intensidad vigorosa a la semana (más o menos 10 minutos al día). La mayoría de la gente que ha adelgazado y ha mantenido un buen peso hace de 60−90 minutos de una actividad física moderada casi todos los días de la semana. No es necesario hacer todo este ejercicio a la vez. Por ejemplo, puede hacer de 20−30 minutos de ejercicio tres veces al día. Su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica puede referirla a un especialista en nutrición quien le puede mostrar cómo consumir alimentos saludables para adelgazar. Si no puede adelgazar con dieta y ejercicio, y su IMC es mayor de 30 (o mayor de 27 y tiene problemas de salud a causa del peso), su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica podría recomendarle un medicamento para a yudarla adelgazar. Si su IMC es más de 40 o entre 35 y 39 y tiene problemas graves de salud debido al peso, la cirugía bariátrica (“de pérdida de peso”) podría ser una opción. La mayoría de las mujeres que han tenido una cirugía bariátrica anteriormente logran tener embarazos saludables. No obstante, es posible que deba tener en cuenta algunos asuntos especiales. Le podrían hacer pruebas de detección de deficiencias de vitaminas, especialmente si tiene dificultad para absorber los nutrientes después de la cirugía. Su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica podría darle seguimiento periódicamente para determinar si tiene anemia, náuseas y vómitos, además de dificultades para comer, durante el embarazo. Si está considerando someterse a una cirugía bariátrica o ya la ha tenido, debe posponer quedar embarazada por un período de 12−24 meses después de la cirugía, cuando la pérdida de peso es más acelerada. Si ha tenido ciertos problemas, como falta de ovulación o períodos menstruales irregulares antes de la cirugía, estos problemas se pueden resolver por su cuenta a medida que adelgaza rápidamente. Es importante tener en cuenta esta posibilidad ya que al aumentar la fertilidad puede ocurrir un embarazo involuntario. Además, es importante que sepa que si ha tenido una cirugía de derivación (o bypass) gástrica, dicha cirugía puede afectar la manera en que el cuerpo absorbe los medicamentos, como los anticonceptivos orales. Por ello, es posible que necesite cambiar de método anticonceptivo. Si su peso se encuentra por debajo del nivel normal. Cuando el peso de una mujer se encuentra por debajo de lo normal, puede aumentar la probabilidad de dar a luz a un bebé con bajo peso al nacer. Estos bebés corren el riesgo de tener problemas durante el parto y después de que nacen. Tener un peso por debajo de lo normal también aumenta el riesgo de tener un parto prematuro. Es buena idea tener un peso saludable antes de quedar embarazada. Su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica puede indicarle la mejor manera de aumentar de peso o referirla a un especialista en nutrición si fuera necesario. Ejercicio Tener buena salud en cualquier momento de la vida implica hacer suficiente ejercicio. El tipo y la cantidad que pueda hacer de manera segura durante el embarazo depende de su salud y del grado de actividad que hacía antes de quedar embarazada. Es mejor tener una rutina de ejercicio antes de quedar embarazada. Si está comenzando a hacer ejercicio, decida cuáles serán sus metas, es decir, ¿desea mejorar el funcionamiento del corazón y los pulmones, fortalecer los músculos o ambas cosas? Luego, seleccione los ejercicios que la ayuden a cumplir sus metas. Algunas buenas opciones de ejercicio para comenzar son aquellas que quizás haya hecho anteriormente, como caminar, nadar o andar en bicicleta. Si no está acostumbrada a hacer mucho ejercicio, hable de antemano con su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica sobre algunas medidas de seguridad que debe tomar y empiece a hacer ejercicio gradualmente. Uso de sustancias En el examen médico antes del embarazo, su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica le preguntará si usa tabaco, alcohol, marihuana, drogas ilegales o medicamentos con receta sin motivos médicos. Muchas mujeres no saben que están embarazadas hasta que se les ha pasado uno o incluso dos períodos menstruales, sin embargo, el momento en que el feto es más vulnerable a los efectos perjudiciales de las sustancias es durante el primer trimestre del embarazo. Evalúe su peso Para mantenerse sana, su peso debe estar dentro del mejor nivel correspondiente a su estatura. El índice de masa corporal (IMC) de una persona es un número que se calcula a partir de la estatura y el peso, y se usa para determinar si el peso de una persona se encuentra por debajo de lo normal, si es normal, o si la persona tiene sobrepeso o es obesa. Puede determinar su IMC usando una calculadora en línea en https://www.cdc.gov/healthyweight/assessing/bmi/adult_bmi/english_bmi_calculator/bmi_calculator.html. Los resultados significan lo siguiente: • Menos de 18.5 es peso por debajo de lo normal • 18.5–24.9 es normal • 25–29.9 es sobrepeso • 30 o más es obesidad Dejar de usar sustancias antes del embarazo puede reducir o incluso eliminar los riesgos de algunos defectos congénitos que ocurren en las primeras etapas del embarazo. También le puede dar tiempo para buscar ayuda si tiene problemas de consumo o dependencia de sustancias. Su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica también le preguntará si toma opioides con receta. Si le recetan un opioide antes o durante el embarazo, usted y su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica deben hablar sobre los riesgos y beneficios de este tratamiento. Cuando se usan bajo los cuidados de un médico, los opioides pueden ser seguros para usted y su feto. Sin embargo, es importante que tome el medicamento únicamente de la manera indicada. Su pareja también debe dejar de consumir sustancias perjudiciales. Una cantidad cada vez mayor de estudios indican que el consumo de sustancias puede reducir la fertilidad de su pareja de sexo masculino, afectar adversamente los espermatozoides y ser perjudicial para el feto. Como mínimo, vivir con una persona que fuma quiere decir que es probable que usted respire, de modo pasivo, cantidades dañinas de humo. A su vez, su feto se expone a sustancias químicas tóxicas. La exposición pasiva al humo también se ha asociado con un riesgo mayor de que ocurra el síndrome de muerte súbita del lactante. Si no puede dejar de usar tabaco, alcohol, drogas o marihuana por su cuenta, hay programas de tratamiento para ayudarla (consulte el cuadro “Cómo obtener ayuda”). Si está tomando opioides indebidamente, necesita recibir tratamiento médico. Buscar ayuda es el primer paso en la recuperación de una adicción a drogas y para lograr que usted y su familia vivan una vida mejor. El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists) cree que las mujeres que tienen un problema de consumo de sustancias deben recibir atención médica y servicios de asesoramiento psicológico, y no un castigo. Su ambiente Algunas sustancias que se encuentran en la casa o en el lugar de trabajo pueden dificultar la capacidad de una mujer para quedar embarazada o pueden perjudicar al feto. Si está planeando un embarazo, estudie cuidadosamente su ambiente en la casa y en el trabajo. Piense en las sustancias químicas que usa en la casa o en el jardín. Algunos pasatiempos, como trabajar con vitrales y los cuartos oscuros fotográficos, pueden exponerla a sustancias perjudiciales. Pregúntele a su empleador si es probable que esté expuesta a sustancias tóxicas en el trabajo, por ejem-plo, al plomo, mercurio, productos químicos como pesticidas o solventes, o radiación. Hable con su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica, con la oficina de salud de los empleados, la oficina de personal o el representante de síndicos, sobre su grado de exposición. Si entra en contacto regularmente con una sustancia que podría ser perjudicial, tome medidas para evitarla. La radiación, una forma de energía que se emite en ondas invisibles, se usa en ciertos trabajos médicos e industriales. También se usa para tomar radiografías dirigidas a diagnosticar enfermedades. La cantidad de radiación que se usa en una placa de radiografía o en una sola placa dental no afectará la fertilidad ni perjudicará al feto. No obstante, evite esta exposición Cómo obtener ayuda Ya sea que esté usando cigarrillos o tenga un trastorno de consumo de sustancias, hay ayuda disponible. Estas organizaciones pueden orientarla mejor: 1-800-QUIT-NOW Esta red nacional para dejar de fumar la conectará con consejeros en su estado. Estos consejeros pueden ofrecer recursos y consejos para abandonar el hábito. American Lung Association (Asociación Americana del Pulmón) Teléfono: 800-586-4872 Página Web: www.lung.org La Asociación Americana del Pulmón ofrece información en su página Web sobre cómo dejar de fumar. Alcoholics Anonymous (Alcohólicos Anónimos) Teléfono: 212-870-3400 Página Web: www.aa.org Para encontrar una reunión de AA, los números de teléfono de Alcohólicos Anónimos a menudo se encuentran en las guías de teléfono locales. También puede buscar en Internet “Alcoholics Anonymous” y el nombre de la ciudad o región donde reside para encontrar la página Web de un grupo local de AA. Narcotics Anonymous (Narcóticos Anónimos) Teléfono: 818-773-9999 Página Web: www.na.org Para encontrar una reunión de NA, los números de teléfono de Narcóticos Anónimos a menudo se encuentran en las guías de teléfono locales. También puede buscar en Internet “Narcotics Anonymous” y el nombre de la ciudad o región donde reside para encontrar la página Web de un grupo local de NA. Substance Abuse and Mental Health Services Administration (Administración para el Abuso de Sustancias y de Salud Mental, SAMHSA) Línea para remisiones de tratamiento las 24 horas: 800-662-HELP (4357) Página Web: www.samhsa.gov SAMHSA ofrece un servicio de búsqueda de médicos para el trastorno del consumo de sustancias. Podrá buscar por estado los médicos autorizados para tratar adicciones a los opioides. en toda la medida posible y use un delantal de protección abdominal si necesita hacerse una radiografía de rutina. Tal vez no piense en el ambiente de su hogar como un lugar perjudicial, pero si está expuesta a actos de violencia a manos de una pareja íntima, su hogar puede ser perjudicial tanto para usted como para sus hijos. Su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica podría preguntarle si se encuentra en una relación de abuso. Es importante obtener ayuda si se encuentra en esta situación. Su equipo de atención médica puede ayudarla a encontrar recursos en su estado que ofrecen ayuda. También puede llamar a la línea National Domestic Violence Hotline, una línea directa nacional de ayuda disponible las 24 horas, al 1-800-799-SAFE (7233) y 1-800-787-3224 (TDD). Infecciones Ciertas infecciones durante el embarazo pueden causar defectos congénitos o enfermedades graves después de que nace un bebé. Algunas de estas infecciones se pueden prevenir con las vacunas adecuadas. Debe recibir todas las vacunas recomendadas para su edad antes de que intente quedar embarazada (consulte el cuadro “¿Están al día sus vacunas?”). Algunas vacunas, que se conocen como “vacunas con organismos vivos” no son seguras durante el embarazo. Estas vacunas se elaboran con virus vivos que se han alterado de tal manera para que no causen una enfermedad. Las vacunas con organismos vivos son la vacuna contra el sarampión–paperas–rubéola, el rociador nasal de la vacuna contra la gripe (pero no la inyección de esta vacuna), y la vacuna contra la varicela. Si necesita esas vacunas, debe vacunarse por lo menos 1 mes antes de tratar de quedar embarazada. Durante este tiempo, siga usando un método anticonceptivo. Si está programando un viaje fuera del país donde podría entrar en contacto con enfermedades que no son comunes en Estados Unidos, es posible que necesite otras vacunas. Las vacunas que contienen virus inactivos (muertos) se pueden recibir con seguridad durante el embarazo. Es sumamente importante que las mujeres embara-zadas se vacunen contra la gripe. Una mujer embarazada que contrae la gripe corre un gran riesgo de sufrir complicaciones graves. Otras infecciones que pueden ser perjudiciales durante el embarazo son aquellas que se transmiten por medio del contacto sexual, es decir, las infecciones de transmisión sexual. Estas infecciones pueden afectar su capacidad para quedar embarazada, y pueden infectar y ser perjudiciales para su feto. Las siguientes son las infecciones de transmisión sexual más comunes: • Clamidia • Herpes genital • Gonorrea • Hepatitis B • Virus de inmunodeficiencia humana (VIH) • Virus del papiloma humano (VPH) • Sífilis • Tricomoniasis El virus del Zika también se puede transmitir por medio del contacto sexual (consulte el cuadro “El virus del Zika”). Use un condón masculino o femenino cada vez que tenga relaciones sexuales para reducir el riesgo de contraer una infección de transmisión sexual. Cuando una mujer no usa condones corre un riesgo mayor de contraer una infección de transmisión sexual si tiene relaciones sexuales con más de una pareja o si su pareja tiene relaciones sexuales con otra persona. Las infecciones de transmisión sexual como el herpes, el VIH ¿Están al día sus vacunas? Antes de quedar embarazada, asegúrese de haber recibido todas las vacunas recomendadas para adultos de acuerdo con su edad y sus factores de riesgo. Las vacunas con organismos vivos se deben administrar 1 mes o varios meses antes de tratar de concebir. Aunque se pueden recibir vacunas inactivadas de manera segura mientras está embarazada, es mejor recibir todas las vacunas antes de quedar embarazada. Estas vacunas se pueden administrar 1 mes antes del embarazo: • Vacuna contra la influenza con organismos vivos atenuados (el rociador nasal) • Vacuna contra el sarampión−paperas−rubéola (MMR, por sus siglas en inglés)* • Vacuna contra la varicela* Estas vacunas se pueden recibir de manera segura durante el embarazo: • Vacuna contra la Hepatitis A* • Vacuna contra la Hepatitis B* • Vacuna contra la influenza† • Vacuna meningocócica* • Vacuna antineumocócica* • Vacuna contra el tétanos, toxoide diftérico con concentración reducida y la tos ferina acelular (Tdap, por sus siglas en inglés)‡ * Estas vacunas se administran según los factores de riesgo. Si no sabe si las ha recibido, consulte con su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica. †Las vacunas contra la gripe (influenza) cambian todos los años. Si está embarazada cuando ocurre una nueva temporada de la gripe o influenza, debe recibir la vacuna contra esta enfermedad propia de esa temporada. ‡La vacuna contra el Tdap se debe administrar entre las 27 semanas y 36 semanas. y la hepatitis B no se pueden curar. En muchas de las infecciones de transmisión sexual no ocurren síntomas en las primeras etapas. Es buena idea hacerse una prueba de detección del VIH durante el examen médico antes del embarazo incluso si cree que no tiene este virus. Si sospecha que pudo haber estado expuesta a una infección de transmisión sexual, acuda su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica de inmediato para que le hagan pruebas y reciba tratamiento. Su pareja también debe recibir tratamiento. Ninguno de los dos debe tener relaciones sexuales hasta que haya terminado el tratamiento. Mientras más pronto se detecte y trate una infección de transmisión sexual, menor será el riesgo a largo plazo. Si tiene alguno de estos problemas médicos, se pueden tomar medidas durante el embarazo y el parto para reducir el riesgo de que su feto sufra a causa de la infección o que usted se la transmita. Tener un bebé después de los 35 años En los últimos 10 años, la edad en que las mujeres en Estados Unidos dan a luz por primera vez ha aumentado de manera constante. Los reportajes sobre celebridades que dan a luz después de los 40 años e incluso después de los 50 años dan la impresión de que quedar embarazada a una edad mayor es una posibilidad para todas las mujeres. No obstante, a medida que usted envejece, también envejecen sus ovarios y los óvulos dentro de ellos. Aunque no pueda ver ni sentir estos cambios, ocurren a un ritmo más acelerado de lo que las mujeres creen. Si desea tener un bebé después de los 35 años o en la década de los 40 años, es importante que esté enterada de cómo la edad puede afectar sus planes de embarazo. Complicaciones del embarazo Las mujeres que quedan embarazadas después de los 35 años o en la década de los 40 años corren un riesgo mayor de presentar complicaciones. Por ejemplo, las mujeres embarazadas mayores de 40 años corren un riesgo mayor de tener preeclampsia. Parte de este riesgo mayor se puede deber a que las mujeres mayores tienden a tener más problemas médicos antes de quedar embarazadas que las mujeres más jóvenes. Por ejemplo, la presión arterial alta, una enfermedad que es más común a medida que envejecemos, puede aumentar el riesgo de que ocurra preeclampsia. Los estudios también han revelado que las mujeres mayores que no tienen problemas médicos aún pueden tener embarazos complicados. Defectos congénitos Los riesgos de problemas en los cromosomas aumentan con la edad. El riesgo general de tener un bebé con una anomalía cromosómica es bajo. No obstante, a medida que la mujer envejece, aumenta el riesgo de tener un bebé con cromosomas de menos, de más o El virus del Zika La infección del virus del Zika generalmente no produce síntomas o solo síntomas leves, como fiebre, sarpullido, dolor en las articulaciones y ojos enrojecidos con picazón (comezón). Los bebés que nacen de mujeres infectadas con este virus corren el riesgo de presentar defectos congénitos graves, como microcefalia y otras anomalías del cerebro. La microcefalia puede dar lugar a problemas crónicos, como convulsiones, problemas de alimentación, pérdida de audición, problemas de la vista y dificultades de aprendizaje. El virus se transmite a los seres humanos de varias maneras: • A través de picaduras de un mosquito infectado • De una mujer embarazada al feto durante el embarazo o alrededor del momento del parto • Durante las relaciones sexuales (o coito) Actualmente no hay un tratamiento para la infección del virus del Zika ni una vacuna para prevenirla. Si está tratando de quedar embarazada, tome las siguientes medidas para reducir la probabilidad de contagiarse: • Evite viajar a zonas de transmisión del virus del Zika. • Tome medidas rigurosas para evitar las picaduras de mosquitos: —Use blusas de manga larga y pantalones largos. —Aplique permetrina a la ropa y otras prendas de vestir o compre artículos de vestir tratados con permetrina. —Elimine todas las fuentes de agua estancada que puedan ser criaderos de mosquitos. —Manténgase tanto como sea posible en áreas con aire acondicionado y en lugares que tengan mosquiteros en las ventanas. —Use repelentes de insectos en rociador certificados por la EPA [Agencia de Protección Ambiental] que contengan DEET, picaridina, IR3535, aceite de eucalipto con limón o paramentano-diol. Cuando se usan de la forma indicada, todas las mujeres, incluso las mujeres embarazas y las que amamantan, pueden usar estos rociadores con seguridad. Si su pareja sexual vive o viaja a las zonas de transmisión del virus del Zika, debe usar un condón cada vez que tenga relaciones sexuales, o evite tener relaciones sexuales mientras trate de quedar embarazada y se encuentre embarazada. Para ver una lista actualizada de áreas con brotes de Zika, así como otras zonas que pueden ser peligrosas para mujeres embarazadas, visite wwwnc.cdc.gov/travel/notices/. alterados. El síndrome de Down es el problema cromosómico más común que ocurre al procrear más tarde en la vida. El riesgo de tener un bebé con el síndrome de Down es de • 1 en 1,480 a los 20 años • 1 en 940 a los 30 años • 1 en 353 a los 35 años • 1 en 85 a los 40 años • 1 en 35 a los 45 años Si le preocupan los defectos congénitos, se disponen de pruebas prenatales que pueden detectar trastornos genéticos en un feto. Las pruebas de detección prenatales evalúan el riesgo que tiene un bebé de nacer con un defecto congénito o trastorno genético específico. Las pruebas de diagnóstico prenatales pueden detectar si un feto tiene un defecto congénito o un trastorno genético específico. Todas las mujeres deben conversar sobre las opciones de pruebas disponibles con su obstetra–ginecólogo o con otro profesional de atención médica para que puedan tomar una decisión bien fundamentada. Otros problemas El riesgo de que ocurra un aborto natural o el nacimiento de un niño muerto también es mayor en las mujeres mayores de 35 años. Además, los embarazos múltiples ocurren con mayor frecuencia en las mujeres mayores que en las más jóvenes. A medida que envejecen los ovarios, las probabilidades de liberar más de un óvulo al mes son mayores. Además, algunos tratamientos de fertilidad aumentan las probabilidades de que ocurra un embarazo múltiple. Aunque los embarazos múltiples pueden ser saludables, estos embarazos conllevan un mayor riesgo de que ocurra un parto prematuro. La planificación de la atención médica durante su embarazo Elegir un profesional de atención médica para su embarazo es una de las decisiones más importantes que tomará (consulte el cuadro “Preguntas que puede hacer cuando entreviste a profesionales de atención médica”). Los tipos de profesionales de atención médica que ofrecen cuidados médicos durante el embarazo y el parto son los siguientes: • Obstetras–ginecólogos: Los obstetras-ginecólogos son médicos que se especializan en la atención reproductora de la mujer. Después de concluir los estudios en un colegio de medicina, estos médicos cursan 4 años de capacitación especializada en obstetricia y ginecología. Para recibir la certificación, el médico debe pasar ciertos exámenes escritos y orales para demostrar que ha obtenido los conocimientos y las destrezas necesarias para brindar atención médica y quirúrgica a la mujer. El obstetra–ginecólogo certificado puede entonces convertirse en Miembro del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos. Para permanecer certificado también debe mantener dicha certificación. Esto implica tomar cursos de educación continua y evaluaciones de su profesión. • Subespecialistas en medicina materno–infantil: Estos médicos, que también se llaman perinatólogos, han recibido 4 años de capacitación en obstetricia y ginecología y posteriormente 2−3 años de capacitación en obstetricia de alto riesgo. Los subespecialistas en medicina materno-infantil deben pasar exámenes escritos y orales para recibir la certificación. Las mujeres con embarazos de alto riesgo podrían ser referidas a un subespecialista en medicina materno-infantil para recibir atención médica. • Médicos de cabecera: Los médicos de cabecera brindan atención general para la mayoría de las condiciones médicas, entre otras, los embarazos. Después de cursar estudios en una escuela de Preguntas que puede hacer cuando entreviste a profesionales de atención médica Antes de que decida quién le prestará los cuidados durante su embarazo, visite a diferentes profesionales de atención médica hasta que encuentre uno con el que se sienta cómoda y en quien confíe. Llame al consultorio con anticipación para enterarse de la ubicación, el horario de atención e información sobre seguros médicos antes de reunirse con el profesional de atención médica. Durante la entrevista, siéntase en libertad de mencionar todo lo que le preocupe a usted o a su pareja. Algunas preguntas que puede considerar hacer son: • ¿Cuál es la distancia entre el consultorio y su hogar o trabajo? • ¿Acepta el consultorio su plan de seguro médico? • ¿Cuáles son los cargos del profesional de atención médica y cómo se tramitan los pagos? • ¿Dónde tiene privilegios hospitalarios el profesional de atención médica? • ¿Cómo se atienden las preguntas urgentes o las emergencias? • ¿Cuáles son las creencias del profesional de atención médica sobre el alivio del dolor durante el parto, la monitorización fetal, la episiotomía, el parto por cesárea, la lactancia materna y otros temas que le interesen a usted? • ¿Es probable que el profesional de atención médica sea quien atienda el parto del bebé? • ¿Cuál es la tasa de partos por cesárea del profesional de atención médica y cómo se compara con la tasa de partos por cesárea del hospital? medicina, los médicos de cabecera cursan 3 años de capacitación avanzada en medicina familiar (que incluye obstetricia) y obtienen la certificación con la aprobación de un examen. Están capacitados para atender embarazos y partos normales. • Enfermeras–parteras certificadas (o enfermeras–comadronas certificadas): Las enfermeras–parteras certificadas han recibido capacitación especial para atender a las mujeres con embarazos de bajo riesgo y a sus bebés, desde las primeras etapas del embarazo, hasta el trabajo de parto, el parto y por varias semanas después del parto. Estas profesionales han participado en un programa certificado de enfermería y poseen un título de posgrado en partería. Para obtener la certificación, deben aprobar un examen escrito nacional que administra la Junta Americana de Certificación de Partería (American Midwifery Certification Board) y mantener una licencia activa en enfermería. • Comadronas certificadas: Las comadronas certificadas han obtenido sus títulos en un programa de educación en partería acreditado por la División de Acreditación del Colegio de Enfermeras Parteras (American College of Nurse–Midwives Division of Accreditation). Deben satisfacer los mismos requisitos, aprobar el mismo examen nacional de certificación de la Junta Americana de Certificación de Partería y se rigen por las mismas normas profesionales que se rigen las enfermeras parteras certificadas. Ambos tipos de parteras generalmente trabajan con un médico calificado que proporciona ayuda de apoyo. Tipos de consultorios Otro factor que debe considerar es si el profesional de atención médica prenatal trabaja en un consultorio en grupo, en un consultorio interdisciplinario o por su cuenta. En un consultorio en grupo, dos o más profesionales de atención médica proporcionan cobertura constante. Aunque puede tener un profesional primario de atención médica, recibe cuidados médicos de otros miembros del grupo de vez en cuando. Cuando el profesional trabaja por su cuenta, dicho profesional trabaja solo pero es posible que cuente con la ayuda de otros profesionales de atención médica para atender los partos. Un consultorio interdisciplinario reúne a un equipo de profesionales de atención médica, como enfermeras, enfermeras parteras certificadas o comadronas certificadas, médicos laboristas (un profesional de atención médica que ofrece cuidados médicos a las mujeres durante el trabajo de parto y el parto), enfermeras especializadas, auxiliares médicos y educadoras de parto, con distintos conocimientos y destrezas. Las contribuciones de cada miembro son de vital importancia para la atención médica de la paciente. Dónde dará a luz Muchos hospitales ofrecen una variedad de entornos. En otros, las opciones podrían ser limitadas. También hay centros de parto independientes ubicados fuera de un hospital. Se considera que el lugar más seguro para dar a luz es un hospital, un centro de parto dentro de un hospital que cumpla con las normas estipuladas conjuntamente por la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) y el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, o un centro de parto independiente acreditado que cumpla con las normas de la Asociación de Acreditación para la Atención Médica Ambulatoria (Accreditation Association for Ambulatory Health Care), la Comisión Conjunta (Joint Commission) o la Asociación Americana de Centros de Parto (American Association of Birth Centers). Las siguientes opciones pueden estar disponibles en el hospital según el lugar donde resida: • Trabajo de parto y parto: El trabajo de parto ocurre en una sala y el parto en otra. La trasladarán a una Evaluación de los centros de parto Cuando visite una instalación, asegúrese de llevar una lista de preguntas sobre ciertas políticas. Algunas preguntas que puede hacer son las siguientes: • ¿Quién puede estar presente en el parto? • La colocarían en una sala tradicional si las habitaciones para el parto están ocupadas? • ¿Dispone el hospital de reglas específicas sobre el uso de procedimientos médicos (como el uso de monitorización fetal y vías intravenosas durante el trabajo de parto) o deja esas decisiones para que las tomen los profesionales de atención médica? • ¿Permiten que las mujeres en trabajo de parto se muevan libremente o se les exige permanecer acostadas? • ¿Qué tipo de atención especial (como una unidad neonatal de atención intensiva) puede ofrecer el hospital si el bebé nace con un problema médico? • ¿Permitirán que el bebé permanezca en la habitación con usted después de que nazca o deberá permanecer en la sala de recién nacidos? • ¿Emplea el hospital o el centro de partos una asesora en lactancia o proporciona otros servicios para ayudar a amamantar a las madres? • ¿Dispone el hospital de un anestesiólogo en todo momento? • ¿Ofrece el hospital o el centro de partos el tipo de anticonceptivo o de esterilización que usted desea después de que nazca el bebé? sala de recuperación y después a una habitación hospitalaria el resto de su estadía. • Trabajo de parto, parto, recuperación: El trabajo de parto, el parto y la recuperación ocurren en la misma sala, y entonces la trasladan a una habitación hospitalaria el resto de su estadía. • Trabajo de parto, parto, recuperación, período después del parto: Permanece en la misma habitación durante toda la estadía en el hospital. Su decisión dependerá de lo que ofrezca su localidad, dónde atienda los partos su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica y la cobertura que ofrezca su seguro médico. Puede visitar los hospitales y los centros de parto en su localidad para determinar cuál centro le agrada más (consulte el cuadro “Evaluación de los centros de parto”). ¿Qué sobre dar a luz en la casa? Aunque algunas mujeres eligen esta opción, debe saber que incluso en los embarazos más saludables pueden surgir complicaciones con muy poca o sin ninguna advertencia durante el trabajo de parto y el parto. Por este motivo, el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos considera que los hospitales y los centros de parto asociados con un hospital son los lugares más seguros para dar a luz. Capacidad para quedar embarazada Saber cómo ocurre un embarazo la ayudará a determinar cuándo está más fértil, es decir, cuándo es más probable que quede embarazada. Para aumentar la probabilidad de quedar embarazada, las relaciones sexuales deben ocurrir durante un período limitado de tiempo cerca de la ovulación. El ciclo menstrual Los cambios que ocurren durante la menstruación se deben a hormonas (consulte el cuadro “Las hormonas: protagonistas esenciales en la menstruación y el embarazo”). Todos los meses, las hormonas le indican al útero que debe producir un revestimiento de tejido con abundante sangre (el endometrio). Estas hormonas también envían una señal que promueve la maduración de un óvulo dentro de un folículo. Cuando el óvulo madura, se libera del ovario y se traslada a una trompa de Falopio. Este proceso se denomina ovulación. En promedio, el ciclo menstrual dura aproximadamente 28 días, si se cuenta desde el primer día de un período (día 1) hasta el primer día del próximo. Los ciclos que varían desde tan solo 23 días hasta un máximo de 34 días son normales. Su propio ciclo puede variar un poco de un mes a otro. Llenar un calendario menstrual durante unos meses le puede dar una idea de lo que es normal para usted (consulte la tabla “Use un calendario menstrual”). Cuando quede embarazada, el calendario le facilitará determinar la fecha prevista del nacimiento de su bebé. En un ciclo menstrual común de 28 días, la ovulación ocurre en el día 14. Después de que haya ovulado, el óvulo se traslada por una de las trompas de Falopio hacia el útero. Si no ocurre un embarazo, el cuerpo lo absorbe y disminuyen los niveles hormonales. Esta reducción es lo que causa la eliminación del revestimiento del útero. El desprendimiento que ocurre es el período menstrual mensual. Fertilización La fertilización es la unión de un óvulo y un espermatozoide en la trompa de Falopio. Cada uno de los espermatozoides y los óvulos contienen la mitad de la composición genética de un feto. Los espermatozoides son células que se producen en los testículos del hombre en la bolsa (escroto) que se encuentra debajo del pene. Cuando las células espermatozoides maduran, abandonan los testículos por los conductos deferentes. Los conductos deferentes transportan los espermatozoides a las vesículas seminales y la glándula de la próstata, las cuales son pequeños órganos ubicados cerca de la vejiga. Allí, los Las hormonas: protagonistas esenciales en la menstruación y el embarazo Cada paso que conduce a un embarazo—desde la menstruación a la ovulación hasta la implantación—va dirigido por estas hormonas: • Estrógeno y progesterona: Estas hormonas que se producen en los ovarios, promueven que aumente el grosor del revestimiento del útero durante cada ciclo menstrual y la eliminación de dicho revestimiento si no ocurre un embarazo. Después de la fertilización del óvulo, ocurre un aumento marcado en los niveles de estrógeno y progesterona que actúa para prevenir la ovulación. • Folitropina (FSH, por sus siglas en inglés) y lutropina (LH, por sus siglas en inglés): Estas hormonas las produce la glándula pituitaria (hipófisis), un órgano pequeño en la base del cerebro. La folitropina hace que los óvulos se maduren en los ovarios. La lutropina promueve la liberación de los óvulos. • Hormona liberadora de gonadotropina (GnRH, por sus siglas en inglés): Esta hormona, que también se produce en el cerebro, le indica a la glándula pituitaria cuándo debe producir las hormonas folitropina y lutropina. • Gonadotrofina coriónica humana (hCG, por sus siglas en inglés): Esta hormona, que la produce ciertas células del óvulo fertilizado a medida que se divide rápidamente, promueve la producción de estrógeno y progesterona durante el embarazo. Esta es la hormona que se trata de detectar en la prueba de embarazo. espermatozoides se combinan con el líquido seminal para formar el semen. Cuando un hombre tiene un orgasmo durante las relaciones sexuales, el semen sale del pene por un conducto que se llama uretra. Este proceso se denomina eyaculación. Durante la eyaculación, se depositan millones de espermatozoides en la vagina de la mujer. Después de la eyaculación, los espermatozoides “nadan” hacia arriba por el cuello uterino y se trasladan por el útero para luego salir por las trompas de Falopio. Los espermatozoides pueden vivir dentro del cuerpo de la mujer por 3 días y a veces hasta por 5 días. La duración de la vida de un óvulo es corta (de tan solo 12−24 horas). Por lo tanto, puede quedar embarazada si tiene relaciones sexuales en cualquier momento desde 5 días antes de la ovulación hasta 1 día después de la ovulación. Si un óvulo se encuentra en una trompa de Falopio cuando entran los espermatozoides, o si uno se libera en los próximos días, el óvulo y el espermatozoide se pueden unir. Al hacerlo, ocurre la fertilización. El óvulo y espermatozoide unidos forman una sola célula. Esta célula se divide y forma dos células. Estas células posteriormente se dividen para formar cuatro células, entonces ocho células y así sucesivamente. A la misma vez, estas células que se dividen se desplazan hacia abajo en la trompa de Falopio hasta el útero. Al cabo de aproximadamente 7 días de la fertilización, la bola de células que se dividen rápidamente entra en el útero. De ahí, se aloja muy adentro en el revestimiento uterino mediante un proceso que se denomina implantación. El óvulo fertilizado se llama embrión hasta el final de la octava semana del embarazo. A partir de la novena semana hasta el parto, se le llama feto. Detección de la ovulación No hay un método exacto para determinar si un ovario ha liberado un óvulo, pero hay varios métodos útiles. Uno de ellos es percibir los cambios en su cuerpo. Manténgase atenta a las señales reveladoras de la ovulación: cólicos, sensibilidad al tacto en los senos, moco cervical o mayor deseo de tener relaciones sexuales. Otros métodos—especialmente cuando se usan en combinación—pueden darle una idea bastante clara. Mantenga un registro de su ciclo menstrual. La manera más sencilla de identificar los días fértiles es examinar el calendario menstrual que ha llenado. En primer lugar, calcule el tiempo que tienden a durar sus ciclos menstruales. Si su ciclo dura entre 26 días y 32 días, desde el día 8 hasta el día 19 son los días en que es más probable que quede embarazada. • Examine el moco cervical. Al cabo de unos días después de que termina el período menstrual, aumentan los niveles de estrógeno lo cual hace que se produzca moco cervical. A medida que el cuerpo se prepara para liberar un óvulo, aumenta el volumen y el grosor del moco cervical. (Para examinar bien el moco cervical, limpie suavemente la abertura vaginal con un dedo limpio o con un pedazo de papel higiénico antes de orinar). Inmediatamente antes de la ovulación, el cuerpo produce más moco cervical. Su aspecto es entonces Endometrio más grueso Endometrio Útero Ovario Vagina Sangre menstrual Trompa de Falopio Endometrio El primer día del período menstrual se considera el primer día de su ciclo menstrual. El óvulo se libera del ovario y se traslada a una de las dos trompas de Falopio (ovulación). Después de la ovulación, los niveles de progesterona comienzan a aumentar, mientras que los niveles de estrógeno disminuyen. Los niveles de estrógeno comienzan a aumentar. El estrógeno aumenta el grosor y crecimiento del endometrio (el revestimiento del útero). Si el óvulo no se fertiliza, los niveles de progesterona disminuyen y el endometrio se desprende durante la menstruación. Día 1 Día 5 Día 14 Día 28 El ciclo menstrual Óvulo Óvulo • transparente, resbaladizo y con textura elástica. Se ve y se siente como si fuera una clara de huevo cruda. Este tipo de moco allana el camino para que el espermatozoide entre en el útero y se desplace hacia arriba donde se encuentran las trompas de Falopio. El período fértil comienza con las primeras señales de moco resbaladizo y continúa durante el día que ovula. Después de la ovulación, el moco cervical cambia a escaso y denso a causa de un aumento en progesterona. Esto dificulta la capacidad del espermatozoide para desplazarse a través del cuello uterino. Lleve un registro de su temperatura. La temperatura corporal basal de la mayoría de las mujeres aumenta ligeramente—aproximadamente medio grado— después de que ovulan. Para usar este método, debe tomarse la temperatura a la misma hora todas las mañanas, antes de levantarse de la cama. Use un termómetro que mida la temperatura en décimas de grados. Anote la temperatura en una gráfica que también muestre los días en que tiene la menstruación. Después de que haya hecho esto por unos meses, comenzará a identificar un patrón que la ayudará a pronosticar cuándo ovulará. Su temperatura aumentará entre las 24 y 48 horas después de ovular. Use un kit para predecir la ovulación. Estos contienen pruebas que se hacen en el hogar y que puede comprar sin receta médica. Las pruebas miden el nivel de la hormona lutropina en la orina. Cuando aumentan los niveles, quiere decir que uno de los ovarios está a punto de liberar un óvulo. Cese del uso de anticonceptivos Puede comenzar a tratar de quedar embarazada inmediatamente después de dejar de usar los anticonceptivos hormonales. El riesgo de que ocurran problemas en el embarazo no es mayor si queda embarazada al poco tiempo de haber dejado de usar estos métodos. Con la mayoría de los métodos anticonceptivos hormonales, como las píldoras anticonceptivas, el parche, el anillo vaginal, el implante y el dispositivo intrauterino (IUD, por sus siglas en inglés), la ovulación puede ocurrir dentro de un plazo de 2 semanas de haber dejado de usar el método. Este es el caso también con el dispositivo intrauterino de cobre. Sin embargo, si usa la inyección anticonceptiva, la ovulación normal puede tardar hasta 10 meses en reanudarse. En muchas mujeres, este período puede ser mucho más largo. Algunos profesionales de atención médica recomiendan que las mujeres esperen hasta que hayan tenido por lo menos un período menstrual normal después de dejar de usar los métodos anticonceptivos hormonales antes de tratar de quedar embarazadas. Una vez que se establecen los ciclos menstruales normales es más fácil dar seguimiento a los períodos de fertilidad. Si queda embarazada, saber la fecha del último período menstrual facilita calcular la fecha prevista del parto. Si queda embarazada mientras usa un método anticonceptivo que contiene hormonas, no se preocupe. Use un calendario menstrual Si está considera ndo quedar embarazada, lleve un registro de su ciclo menstrual. Al anotar los períodos menstruales en un calendario por varios meses, podrá ver patrones (cuántos días duran los períodos, por ejemplo, y cuántos días transcurren entre cada período). También podrá determinar los días en que es más fértil. Para usar el calendario, simplemente haga un círculo alrededor de los días del ciclo menstrual todos los meses. Lleve un registro de su ciclo por unos meses y lleve el calendario cuando acuda al examen médico antes del embarazo. Ene. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 Feb. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 Mar. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 Abr. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 Mayo 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 Jun. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 Jul. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 Ago. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 Sep. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 Oct. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 Nov. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 Dic. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 • Este hecho no aumenta el riesgo de que ocurran defectos congénitos como se creía anteriormente. Sin embargo, una vez que sepa que está embarazada, debe dejar de usar inmediatamente el método que usa. Rara vez ocurre un embarazo con el uso de un dispositivo intrauterino. Si queda embarazada, y desea continuar con el embarazo, se debe extraer el dispositivo intrauterino si es posible hacerlo sin recurrir a una cirugía. Fertilidad ¿Cuánto tiempo se tardará en quedar embarazada? Eso depende de varios factores: su edad, estado de salud y la frecuencia con que tiene relaciones sexuales, por ejemplo, La mayoría de las parejas pueden quedar embarazadas dentro de un plazo de 6 meses de haber tenido relaciones sexuales regularmente sin un anticonceptivo. Casi todas (85 de 100) quedan embarazadas dentro de 1 año. El resto enfrenta problemas de fertilidad, esto significa que han tratado de quedar embarazadas pero no han podido. Debe considerar una evaluación de infertilidad si alguno de los siguientes se aplica en su caso: • Incapacidad para quedar embarazada después de 1 año de tener coito (relaciones sexuales) regularmente sin el uso de anticonceptivos. • Tiene más de 35 años y no ha quedado embarazada después de haberlo intentado durante 6 meses sin usar anticonceptivos. • Tiene más de 40 años y no ha quedado embarazada antes de que transcurran 6 meses después de haberlo intentado sin usar anticonceptivos. • Su ciclo menstrual no es regular. • Se ha determinado que usted o su pareja tienen problemas de fertilidad. Es importante que encuentre un médico con quien se sienta cómoda y pueda hablar con confianza. Su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica generalmente hará la primera evaluación. También puede acudir a un especialista. Los especialistas en infertilidad son obstetras–ginecólogos con capacitación especial para evaluar y tratar la infertilidad en hombres y mujeres. Estos especialistas se llaman endocrinólogos especialistas en reproducción. Los hombres podrían ser evaluados y tratados por un urólogo, un médico que se especializa en el tratamiento de problemas con el sistema reproductor del hombre. Algunos urólogos tienen capacitación especial en la infertilidad de los hombres. La evaluación de la fertilidad comienza con un historial médico y un examen físico general de la mujer y el hombre. El historial médico incluye preguntas sobre cirugías o enfermedades pélvicas previas, como apendicitis e infecciones de transmisión sexual, que pueden afectar adversamente los órganos reproductores. También se hacen preguntas sobre los hábitos sexuales de la pareja para determinar si la infertilidad está asociada con el momento en que se tienen relaciones sexuales o la frecuencia de las mismas. En tal caso, es posible que solo necesiten asesoramiento sobre sus prácticas sexuales. Además, se descartan posibles causas físicas de infertilidad, como diabetes, sobrepeso o peso por debajo de lo normal. Si los historiales médicos y los exámenes físicos no proporcionan información, es necesario hacer estudios más detallados para encontrar el origen del problema Pene Testículo Escroto Uretra Conductos deferentes Próstata Recto Vejiga Vesícula seminal El sistema reproductor del hombre Trompas de Falopio Ovario Vagina Útero 2 1 4 3 Ovario Cada mes, durante la ovulación, se libera un óvulo (1) que se traslada a una de las trompas de Falopio. Si una mujer tiene relaciones sexuales alrededor de esa fecha, y el óvulo y los espermatozoides se encuentran al mismo tiempo en la trompa de Falopio (2), los dos podrían unirse. Si se unen (3), el óvulo fertilizado entonces se traslada por la trompa de Falopio hasta llegar al útero donde se adhiere para su desarrollo durante el embarazo (4). Cómo ocurre un embarazo y determinar si se puede tratar. Un examen de infertilidad a menudo consiste en lo siguiente: • Análisis del semen: Se examina una muestra del semen del hombre bajo un microscopio. De esta manera se cuentan los espermatozoides y se examinan para ver si tienen la forma correcta y se mueven como deberían. • Evaluación hormonal: Se miden los niveles de las hormonas en la sangre y orina de la mujer que permiten que ocurra la ovulación y la implantación. • Evaluación de los órganos reproductores: Un obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica examina el útero, las trompas de Falopio o los ovarios por medio de radiografías, ecografía (ultrasonido) o un laparoscopio (un instrumento que se parece a un telescopio y que se introduce en el cuerpo para ver los órganos pélvicos o realizar cirugías). El objetivo es determinar si estos órganos son normales. En algunos casos, no se puede determinar el motivo de la infertilidad de la pareja. Si se encuentra la causa, a menudo se puede corregir el problema. Aun cuando no se determine el origen de la infertilidad, el tratamiento puede ayudar a que la pareja quede embarazada. Las opciones de tratamiento consisten en las siguientes: • Medicamentos para promover la ovulación • Inseminación intrauterina (mediante la cual se colocan espermatozoides en el útero con un tubo flexible) con espermatozoides de la pareja o de un donante • Fertilización in vitro • Cirugía para abrir las trompas de Falopio bloqueadas o corregir otros problemas Su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica puede proporcionarle más detalles sobre estos métodos y ayudarla a determinar cuáles de ellos valen la pena probar. Tenga en cuenta que el tratamiento de fertilidad puede requerir mucho tiempo, esfuerzo y dinero. Los próximos meses Al prepararse para el embarazo se asegurará de darle al bebé el mejor comienzo posible. La atención antes del embarazo consiste en alimentarse bien, mantenerse en buena forma, evitar las sustancias perjudiciales y crear un ambiente saludable para su embarazo. También querrá buscar un profesional de atención médica que atienda embarazos y explorar dónde quiere dar a luz a su bebé. Comenzar la jornada del embarazo bien preparada le permitirá concentrarse en el futuro y en las alegrías que se avecinan. Ejemplo de una gráfica de temperatura corporal basal Llevar un registro en una gráfica de la temperatura corporal basal por varios meses puede ayudarla a pronosticar cuándo ovulará. La temperatura del cuerpo comienza a aumentar desde las 24−48 horas después de la ovulación y permanece elevada durante por lo menos 3 días. Día del ciclo menstrual (el primer día del período menstrual es el día 1) 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 Temperatura (grados Fahrenheit) Ovulación 99 98.8 98.6 98.4 98.2 98 97.8 97.6 97.4 97.2 97 Período menstrual { Período menstrual { Glosario Aborto natural: Pérdida de un embarazo que se encuentra en el útero. Anemia: Niveles anormalmente bajos de glóbulos rojos en la sangre. En la mayoría de los casos se debe a una deficiencia de hierro (falta de hierro). Anorexia nerviosa: Trastorno de la alimentación que hace que una persona se prive extremadamente de alimentos para adelgazar. Las personas con este trastorno temen aumentar de peso y tienen una imagen distorsionada del cuerpo. Bulimia: Trastorno de la alimentación en el que la persona come excesivamente y luego induce el vómito o abusa de laxantes. Calorías: Unidades de calor que se usan para expresar el combustible o el valor de energía del alimento. Clamidia: Infección de transmisión sexual que produce una bacteria. Esta infección puede causar una enfermedad inflamatoria pélvica e infertilidad. Conductos deferentes: Uno de dos conductos pequeños que transportan los espermatozoides desde los testículos masculinos hasta la glándula de la próstata. Consejero especialista en genética: Profesional de atención médica con capacitación especializada en genética que puede ofrecer consejos profesionales sobre trastornos genéticos y pruebas prenatales. Cromosomas: Estructuras que se encuentran dentro de cada célula del cuerpo. Estas estructuras contienen los genes que determinan la composición física de una persona. Cuello uterino: El extremo inferior y más estrecho del útero ubicado encima de la vagina. Defecto del tubo neural: Defecto congénito que se produce debido a un problema con el desarrollo del cerebro, la médula espinal o los recubrimientos de estos órganos. Depresión: Sensación de tristeza durante períodos de por lo menos dos semanas. Diabetes gestacional: Diabetes que ocurre durante el embarazo. Diabetes mellitus: Problema médico en el que los niveles de azúcar en la sangre son demasiado altos. Diagnóstico genético preimplantatorio: Tipo de prueba genética que se realiza durante la fertilización in vitro. Las pruebas se hacen en el óvulo fertilizado antes de transferirlo al útero. Dispositivo intrauterino (IUD, por sus siglas en inglés): Dispositivo pequeño que se introduce y permanece dentro del útero para evitar embarazos. Ecografía (ultrasonido): Examen en el que se usan ondas sonoras para examinar las partes internas del cuerpo. Durante el embarazo, la ecografía se puede usar para examinar al feto. Embrión: Etapa del desarrollo que comienza en la fertilización (cuando se une un óvulo y un espermatozoide) y dura hasta 8 semanas. Endometrio: El revestimiento del útero. Episiotomía: Corte quirúrgico que se hace en la región entre la vagina y el ano a fin de ensanchar la entrada de la vagina para el parto. Escroto: Saco genital externo masculino que contiene los testículos. Estrógeno: Hormona femenina que se produce en los ovarios. Fertilización: Proceso de múltiples pasos durante el cual se unen el óvulo y el espermatozoide. Fertilización in vitro (IVF, por sus siglas en inglés): Procedimiento mediante el cual se extrae un óvulo del ovario de la mujer, se fertiliza en un laboratorio con espermatozoides del hombre, y posteriormente se transfiere al útero de la mujer para producir un embarazo. Feto: Etapa del desarrollo humano que comienza a partir de 8 semanas completas después de la fertilización. Folículo: Estructura en forma de saco donde se desarrollan los óvulos dentro del ovario. Folitropina (FSH, por sus siglas en inglés): Hormona que produce la glándula pituitaria en el cerebro y que promueve la maduración del óvulo. Gen: Segmentos del ADN que contienen las instrucciones para el desarrollo de los rasgos de una persona y para controlar los procesos del cuerpo. Los genes son las unidades básicas de la herencia y se pueden transmitir de los padres a sus hijos. Glándula de la próstata: Glándula en el hombre que produce la mayoría del líquido para la eyaculación. Glándula pituitaria: Glándula ubicada cerca del cerebro que controla el desarrollo y otros cambios corporales. Gonadotrofina coriónica humana (hCG, por sus siglas en inglés): Hormona que se produce durante el embarazo. La detección de esta hormona es la base de la mayoría de las pruebas de embarazo. Gonorrea: Infección de transmisión sexual que puede causar una enfermedad inflamatoria pélvica, infertilidad y artritis. Hepatitis B: Infección causada por un virus que se puede transmitir a través de la sangre, el semen u otros líquidos corporales infectados con el virus. Herpes genital: Infección de transmisión sexual causada por un virus. El herpes produce llagas dolorosas y sumamente contagiosas en la vulva y el pene o alrededor de estos órganos. Hormona liberadora de gonadotropina (GnRH, por sus siglas en inglés): Hormona que se produce en el cerebro y le indica a la glándula pituitaria cuándo debe producir las hormonas folitropina y lutropina. Hormonas: Sustancias que se elaboran en el cuerpo y regulan las funciones de las células o los órganos. Índice de masa corporal (IMC): Número que se calcula a partir de la estatura y el peso. El IMC se usa para determinar si el peso se encuentra por debajo de lo normal, si es normal o si la persona tiene sobrepeso o es obesa. Infecciones de transmisión sexual: Infecciones que se transmiten mediante el contacto sexual. Algunas de las infecciones incluyen clamidia, gonorrea, el virus del papiloma humano (VPH), herpes, sífilis y el virus de inmunodeficiencia humana (VIH, la causa del síndrome de inmunodeficiencia adquirida [SIDA]). Lutropina (LH, por sus siglas en inglés): Hormona que produce la glándula pituitaria y que promueve la liberación de un óvulo desde el ovario. Macrosomía: Problema médico en que el feto pesa 8 libras 8 onzas (4,000 gramos) o más. Menstruación: Desprendimiento mensual de sangre y tejido del útero que ocurre cuando una mujer no está embarazada. Microcefalia: Defecto congénito en el que la cabeza y el cerebro de un bebé son menores de lo normal. Los bebés con microcefalia pueden tener convulsiones, retrasos del desarrollo, discapacidad mental, problemas de la visión y la audición y problemas del equilibrio y el movimiento. Nacimiento de un niño muerto: Parto de un feto muerto. Nutrientes: Sustancias que nutren y que se encuentran en los alimentos, como las vitaminas y los minerales. Obstetra–ginecólogo: Médico con capacitación y educación especiales en la salud de la mujer. Ovarios: Órganos en la mujer que contienen los óvulos necesarios para quedar embarazada y producen hormonas importantes, como el estrógeno, la progesterona y la testosterona. Ovulación: Momento en que un ovario libera un óvulo. Parto por cesárea: Nacimiento de un feto por el útero a través de una incisión que se hace en el abdomen de una mujer. Preeclampsia: Trastorno que puede ocurrir durante el embarazo o después del nacimiento del bebé donde ocurre presión arterial alta y otras señales de lesión a los órganos. Estas señales consisten en cantidades anormales de proteína en la orina, cifras bajas de plaquetas, funcionamiento renal (del riñón) o hepático (del hígado) anormal, dolor en la parte superior del abdomen, líquido en los pulmones o dolor de cabeza intenso o alteraciones de la vista. Prematuro: Menos de 37 semanas de embarazo. Progesterona: Hormona femenina que se produce en los ovarios y prepara el revestimiento del útero para el embarazo. Prueba de detección de portadores: Prueba que se hace en una persona que no presenta signos ni síntomas para determinar si tiene un gen de un trastorno genético. Pruebas de detección: Pruebas que detectan posibles indicios de una enfermedad en personas que no presentan señales ni síntomas. Pruebas de diagnóstico: Pruebas que detectan una enfermedad o el origen de la misma. Semen: Líquido que producen las glándulas sexuales del hombre y que contiene los espermatozoides. Sífilis: Infección de transmisión sexual que causa un organismo que se llama Treponema pallidum. Esta infección puede dar lugar a problemas graves de salud o la muerte en sus etapas más avanzadas. Síndrome de Down: Trastorno genético en el que ocurren rasgos anormales en la cara y el cuerpo, problemas médicos como defectos del corazón y discapacidad intelectual. La mayoría de los casos de síndrome de Down se deben a un cromosoma 21 adicional (trisomía 21). Síndrome de muerte súbita del lactante: Fallecimiento inesperado de un bebé por una causa desconocida. Temperatura corporal basal: Temperatura del cuerpo en reposo. Trastorno genético: Trastorno que ocurre a causa de una alteración en los genes o cromosomas. Tricomoniasis: Tipo de infección vaginal causada por un parásito. Esta infección se transmite a través de las relaciones sexuales. Trompa de Falopio: Conducto por el cual se traslada el óvulo del ovario al útero. Uretra: Estructura tubular. La orina fluye a través de este conducto cuando sale del cuerpo. Útero: Órgano muscular en la pelvis de la mujer. Durante el embarazo, este órgano contiene y nutre al feto. Vagina: Estructura tubular rodeada por músculos. La vagina se origina en el útero y sale hacia afuera del cuerpo. Violencia a manos de una pareja íntima: Uso de amenazas o acciones físicas, sexuales o emocionales contra una pareja romántica actual o previa. Este tipo de violencia tiene el objetivo de controlar a la otra persona. Virus de inmunodeficiencia humana (VIH): Virus que ataca ciertas células del sistema inmunitario del cuerpo. Si no se trata, el VIH puede causar el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Virus del papiloma humano (VPH): Nombre de un grupo de virus relacionados, algunos de los cuales causan verrugas genitales y otros que están asociados con cáncer de cuello uterino, la vulva, la vagina, el pene, el ano y la garganta. Esta información se ha creado para usarse como un documento educativo para asistir a las pacientes, y presenta actualizaciones y opiniones en materias relacionadas con la salud de la mujer. Su objetivo no es expresar declaraciones sobre las pautas generales de atención médica, ni abarca todos los tratamientos o métodos médicos adecuados. Tampoco pretende reemplazar el juicio profesional independiente del profesional que trata a una paciente. Consulte www.acog.org para asegurarse de obtener información actualizada y precisa. Derechos de autor abril del 2019 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. ISSN 1074-8601 Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en sales.acog.org. American College of Obstetricians and Gynecologists 409 12th Street, SW PO Box 96920 Washington, DC 20090-6920

American College of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street SW, Washington, DC  20024-2188
Mailing Address: PO Box 96920, Washington, DC 20024-9998