SP177 Cómo se desarrolla la diabetes gestacional El cuerpo produce una hormona llamada insulina que mantiene los niveles de azúcar en la sangre dentro de un límite normal. Durante el embarazo, los niveles más altos de las hormonas del embarazo pueden interferir en la actividad de la insulina. Generalmente el cuerpo puede elaborar más insulina durante el embarazo para mantener normalizado el azúcar en la La diabetes gestacional The American College of Obstetricians and Gynecologists WOMEN’S HEALTH CARE PHYSICIANS PATIENT EDUCATI N El Embarazo • SP177 sangre. Sin embargo, en algunas mujeres, el cuerpo no puede producir suficiente insulina durante el embarazo, por lo que sube el azúcar en la sangre. Esto da lugar a la diabetes gestacional. Aunque la mujer deja de tener diabetes gestacional después del parto, aquellas que han tenido este problema corren un mayor riesgo de padecer de diabetes posteriormente en la vida. Algunas mujeres que presentan diabetes gestacional podrían haber tenido L a diabetes mellitus (que también se llama “diabetes”) es una enfermedad en la que permanece una cantidad excesiva de glucosa (azúcar) en la sangre en lugar de usarse para energía. Cuando el azúcar en la sangre es demasiado elevado pueden ocurrir problemas de salud. Algunas mujeres desarrollan diabetes por primera vez durante el embarazo. Este problema de salud se llama diabetes gestacional. Las mujeres con diabetes gestacional necesitan recibir cuidados especiales tanto durante como después del embarazo. Este folleto explica • cómo se desarrolla la diabetes gestacional • los factores de riesgo • cómo la diabetes gestacional afecta a las mujeres • cómo la diabetes gestacional afecta al bebé • las pruebas y el tratamiento • el parto y los cuidados después del embarazo al recibir un nivel alto de azúcar, puede aumentar mucho de peso. Los fetos grandes (que pesan 9 libras o más) pueden causar complicaciones en la mujer, como dificultades en el parto, parto por cesárea y sangrado intenso después del parto. En las mujeres que dan a luz por vía vaginal, el parto de un feto grande puede causar desgarros considerables en la vagina y en el área entre la vagina y el ano. Cuando una mujer tiene diabetes gestacional, también podría tener otros problemas médicos que pueden causar problemas durante el embarazo. Por ejemplo, las mujeres con diabetes gestacional tienen presión arterial alta con mayor frecuencia. La presión arterial alta durante el embarazo puede ejercer más presión sobre el corazón y los riñones. La incidencia de preeclampsia también es más común en las mujeres con diabetes gestacional. La preeclampsia es un problema médico que ocurre durante el embarazo o justo después del parto. Una mujer tiene preeclampsia cuando tiene presión arterial alta además de otras señales de que los órganos no están funcion-ando normalmente. Si ocurre preeclampsia durante el embarazo, podría ser necesario dar a luz al feto de inmediato incluso si no se ha desarrollado completamente. Las mujeres que tienen presión arterial alta o preeclampsia durante el embarazo corren un mayor riesgo de tener una enfermedad cardíaca y derrame cerebral posteriormente en la vida. Si tuvo presión arterial alta o preeclampsia durante un embarazo previo, dígaselo al obstetra–ginecólogo o a otro profesional de atención médica para que le examine el corazón y los vasos sanguíneos durante toda su vida. Cómo la diabetes gestacional afecta al bebé Los bebés que nacen de mujeres con diabetes gesta-cional pueden tener problemas para respirar e ictericia. Estos bebés pueden nacer con un nivel bajo de azúcar en la sangre. También corren un mayor riesgo de obesidad en la niñez y de diabetes cuando sean adultos. Los bebés más grandes tienen una mayor tendencia a sufrir un traumatismo al nacer, como daño a los hombros durante un parto vaginal. Los bebés grandes pueden necesitar cuidados especiales en una unidad neonatal de atención intensiva (NICU). Además, con la diabetes gestacional aumenta el riesgo de que ocurra el nacimiento de un niño muerto. Pruebas para la diabetes gestacional A todas las mujeres embarazadas se les debe hacer una evaluación de detección de diabetes gestacional. El obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica le hará preguntas sobre su historial médico para determinar si tiene factores de riesgo para la diabetes gestacional. Si tiene factores de riesgo, le examin-arán el azúcar en la sangre a principios del embarazo. Si no presenta factores de riesgo o si las pruebas no revelan que tiene diabetes gestacional a principios del embarazo, le medirán el azúcar en la sangre entre la semana 24 y semana 28 del embarazo. diabetes antes del embarazo sin saberlo. En esas mujeres, la diabetes no desaparece después del embarazo y puede pasar a ser una enfermedad crónica. Factores de riesgo Hay varios factores de riesgo asociados con la diabetes gestacional. Aunque también puede ocurrir en las mujeres sin factores de riesgo, es más probable que ocurra en aquellas que • tienen sobrepeso o son obesas • están físicamente inactivas • han tenido diabetes gestacional en un embarazo previo • tuvieron un bebé muy grande (de 9 libras o más) en un embarazo previo • tienen presión arterial alta • tienen un historial de enfermedades cardíacas • tienen el síndrome de ovario poliquístico (SOP) • tienen antecedentes afroamericanos, asiático-americanos, hispanos, indígenas norteamericanos o de una isla del Pacífico Cómo la diabetes gestacional afecta a las mujeres Cuando una mujer tiene diabetes gestacional, el cuerpo transfiere al feto más azúcar de la que necesita. El feto, La diabetes durante el embarazo Cuando una mujer tiene niveles elevados de azúcar en la sangre durante el embarazo, el cuerpo transfiere al feto más azúcar de lo que necesita. El exceso de azúcar puede hacer que el feto crezca demasiado grande. Niveles altos de azúcar en la sangre en la madreExceso de azúcar en la sangre del feto El tratamiento de la diabetes gestacional Si tiene diabetes gestacional, tendrá visitas de atención prenatal con mayor frecuencia para controlar su salud y la del feto. Deberá llevar un registro de mediciones de azúcar en la sangre y tomar medidas para mantenerla bajo control. Al hacerlo, reducirá su riesgo y el del feto. Para muchas mujeres, llevar una dieta saludable y hacer ejercicio regularmente controla el azúcar en la sangre. Algunas mujeres deben usar medicamentos para ayudar a normalizar dichos niveles, además de cambios en la dieta y ejercicio. Las mujeres podrían acudir a un educador en diabetes o un dietista. Un educador en diabetes es un profesional de atención médica que ayuda a las mujeres a crear un plan para mantenerse sanas y les brinda los recursos para controlar la diabetes. Un dietista es un experto en nutrición y planificación de comidas que ayuda a las mujeres a seleccionar mejores opciones de alimentación. Más adelante en el embarazo, se pueden hacer exámenes especiales del bienestar del feto. Es más probable que se hagan estos exámenes si la diabetes gestacional no se ha controlado, si necesita usar medicamentos para controlar los niveles de azúcar en la sangre o si presenta problemas de salud durante el embarazo. Registro de mediciones de niveles de azúcar en la sangre Para medir los niveles de azúcar en la sangre se usa un medidor de glucosa. Este aparato mide el azúcar con una pequeña gota de sangre. Comprobar el nivel de azúcar en la sangre es un recurso importante para controlar la diabetes gestacional. Para obtener los mejores resultados, siga el plan que le indique el obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica. Escriba en un registro los niveles de azúcar en la sangre y lleve el registro a cada visita prenatal. Los registros de azúcar en la sangre también se pueden llenar en línea, guardarlos en aplicaciones de teléfono y enviarlos por correo electrónico al obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica. Este registro ayudará al obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica a proporcionar la mejor atención médica durante su embarazo. La alimentación saludable Llevar una dieta saludable es una parte importante de todo embarazo. El feto depende de los alimentos que usted consume para su crecimiento y nutrición. Cuando una mujer tiene diabetes gestacional, seleccionar buenas opciones de alimentos es incluso más importante para evitar que el azúcar suba demasiado. Un dietista puede ayudarla a asegurarse de que está recibiendo las cantidades recomendadas de nutrientes mientras controla el azúcar en la sangre. Si tiene diabetes gestacional, debe consumir comidas regularmente durante el día. Es posible que deba comer meriendas (bocadillos) también, especialmente por la noche. Consumir alimentos regularmente evita los altibajos en los niveles de azúcar en la sangre. A menudo, se recomiendan tres comidas y dos a tres meriendas al día. Los carbohidratos son una parte importante de una dieta saludable. Hay dos tipos: 1) carbohidratos simples y 2) carbohidratos complejos. Los carbohidratos simples proporcionan un estímulo rápido de energía ya que se digieren y absorben rápidamente. Se encuentran en los alimentos naturalmente dulces, como las frutas así como también en la miel, el jarabe de arce, las bebidas con azúcar y los alimentos con azúcar agregada. Los carbohidratos complejos contienen fibra dietética y almidones. Dado que el cuerpo tarda más en procesarlos, los carbohidratos complejos proporcionan energía durante más tiempo que los carbohidratos simples. Los carbohidratos complejos se encuentran en el pan, el arroz y la pasta de trigo integral, y en algunas frutas y vegetales con almidones, como las papas y el maíz. Si tiene diabetes gestacional, preste atención al tipo de carbohidratos en las comidas. Los carbohidratos complejos son una mejor opción que los carbohidratos simples. El 40% del total de calorías debe consistir en carbohidratos. El resto debe estar compuesto de proteínas (20%) y grasa (40%). La cantidad de calorías que necesita diariamente durante el embarazo depende de su peso antes del embarazo, la etapa del embarazo en que se encuentra y el nivel de actividad que realiza. Es importante aumentar una cantidad adecuada de peso durante el embarazo. Hable con el obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica para enterarse de cuánto peso debe aumentar durante el embarazo. En las mujeres con diabetes gestacional, un aumento excesivo o demasiado rápido de peso puede hacer que se dificulte mantener bajo control los niveles de azúcar en la sangre. Ejercicio El ejercicio ayuda a mantener los niveles de azúcar dentro del límite normal. Usted y el obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica podrán decidir cuánto y qué tipo de ejercicio es el mejor en su caso. En general, se recomienda 30 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada por lo menos cinco veces a la semana (o un mínimo de 150 minutos a la semana). Una actividad aeróbica es aquella que activa los músculos grandes del cuerpo (como los de las piernas y los brazos) de una manera rítmica. Intensidad moderada quiere decir que el movimiento es tal que sube la frecuencia cardíaca (el ritmo del corazón) y comienza a sudar. Aunque aún puede hablar normalmente, no podrá cantar durante un ejercicio de intensidad moderada. Un ejemplo son las caminatas vigorosas. Si nunca antes se ha ejercitado, hable con el obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica antes de comenzar un programa de ejercicio. Caminar es un ejercicio excelente para todas las mujeres embarazadas. Además del ejercicio aeróbico semanal, es buena idea agregar una caminata de 10–15 minutos después de cada comida. De esta manera podría llevar un mejor control del azúcar en la sangre. Medicamentos Algunas mujeres podrían necesitar medicamentos para controlar la diabetes gestacional. La insulina es el medicamento recomendado durante el embarazo para ayudar a las mujeres a controlar el azúcar en la sangre. Ya que no atraviesa la placenta, la insulina no afecta al feto. El obstetra–ginecólogo o educador en diabetes le enseñará a administrarse usted misma las inyecciones de insulina con una pequeña aguja. En algunos casos, el obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica podría recetar un medicamento diferente por vía oral. Si le recetan un medicamento, seguirá midiéndose los niveles de azúcar en la sangre de la manera indicada. El obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica examinará su registro de glucosa para asegurarse de que el medicamento esté funcionando. Es posible que se hagan cambios en los medicamentos durante el embarazo para ayudar a mantener el azúcar en la sangre dentro del límite normal. Pruebas especiales Cuando una mujer tiene diabetes gestacional, es posible que deba hacerse pruebas especiales para comprobar el bienestar del feto. Estas pruebas le permiten al obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica detectar posibles problemas y tomar medidas para tratarlos. Estas pruebas son las siguientes: • Recuento de movimientos fetales (“recuento de patadas”): Este es un registro que indica la frecuencia con que siente los movimientos del feto. Un feto sano tiende a moverse la misma cantidad todos los días. Es posible que le pidan llevar un registro de estos movimientos en las últimas etapas del embarazo. Comuníquese con el obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica si percibe una diferencia en la actividad del feto. • Examen en reposo: Este examen mide los cambios en la frecuencia cardíaca del feto cuando este se mueve. El término “en reposo” quiere decir que no se hace nada para alterar al feto. En el examen, se coloca un cinturón con un sensor alrededor del abdomen de la mujer y una máquina registra la frecuencia cardíaca fetal detectada por el sensor. • Perfil biofísico: En este examen se lleva un control de la frecuencia cardíaca del feto (del mismo modo que se hace en el examen en reposo) y se hace un examen por ecografía (ultrasonido). Este examen examina la frecuencia cardíaca del feto y calcula la cantidad de líquido amniótico. También se examina la respiración, el movimiento y el tono muscular del feto. Un examen modificado de perfil biofísico mide solo la frecuencia cardíaca del feto y el nivel de líquido amniótico. Parto La mayoría de las mujeres con diabetes gestacional controlada pueden tener un embarazo a término. No obstante, si hay complicaciones con su salud o la del feto, se podría inducir el trabajo de parto (provocarlo con medicamentos u otros métodos) antes de la fecha prevista del parto. Aunque la mayoría de las mujeres con diabetes gestacional pueden tener un parto vaginal, es más probable que tengan un parto por cesárea que las mujeres que no tienen diabetes gestacional. Si el obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica considera que el feto es demasiado grande como para que nazca con seguridad por vía vaginal, debería hablar con dicho médico sobre los beneficios y los riesgos de un parto por cesárea programado. Cuidados después del embarazo La diabetes gestacional aumenta en gran medida el riesgo de presentar diabetes en el próximo embarazo y en el futuro cuando ya no esté embarazada. Un tercio de las mujeres que han tenido diabetes gestacional padecerán de diabetes, o una forma más leve de azúcar elevado en la sangre, al poco tiempo de dar a luz. Entre el 15% y el 70% de las mujeres con diabetes gestacional tendrán diabetes posteriormente en la vida. Si tuvo diabetes gestacional, se debe hacer una prueba 4–12 semanas después de dar a luz. Si el nivel de azúcar en la sangre es normal, deberá hacerse pruebas de detección de diabetes cada 1–3 años. La diabetes gestacional también aumenta el riesgo de presentar una enfermedad cardíaca en el futuro. Si tuvo diabetes gestacional en un embarazo previo, dígaselo al obstetra–ginecólogo o a otro profesional de atención médica para que le examine periódicamente la salud del corazón. Alimentarse bien, limitar el consumo de alcohol, mantener un peso saludable, no fumar y hacer ejercicio diariamente pueden ayudarla a mantener un corazón saludable. Una dieta que promueve la salud del corazón Examen en reposo En las mujeres con diabetes gestacional se pueden hacer pruebas para comprobar el bienestar del feto. Durante un examen en reposo, se coloca un cinturón con un sensor alrededor del abdomen de la mujer que mide el ritmo cardíaco fetal. El ritmo cardíaco fetal se registra en una máquina. Glosario Diabetes gestacional: Diabetes que ocurre durante el embarazo. Diabetes mellitus: Problema médico en el que los niveles de azúcar en la sangre son demasiado altos. Examen por ecografía (ultrasonido): Examen que usa ondas sonoras para examinar estructuras internas. Durante el embarazo, se puede usar para examinar al feto. Feto: Etapa del desarrollo prenatal que comienza a las 8 semanas después de la fertilización y dura hasta el final del embarazo. Glucosa: Azúcar que está presente en la sangre y representa la fuente principal de combustible del cuerpo. Hormona: Sustancia que elaboran las células o los órganos del cuerpo y que controla las funciones de las células o los órganos. Un ejemplo es el estrógeno que controla el funcionamiento de los órganos reproductores femeninos. Ictericia: Acumulación de bilirrubina que produce un aspecto amarillento. Insulina: Hormona que reduce los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre. Líquido amniótico: Agua en el saco que rodea al feto dentro del útero de la madre. Nacimiento de un niño muerto: Parto de un bebé muerto. Obstetra–ginecólogo: Médico con capacitación, destrezas y educación especiales en la salud de la mujer. Parto por cesárea: Parto de un bebé a través de incisiones quirúrgicas en el abdomen y útero de la madre. Placenta: Tejido que sirve para alimentar al feto y eliminar sus desechos. Preeclampsia: Trastorno que puede presentarse durante el embarazo o después del nacimiento del bebé donde ocurre presión arterial alta y otras señales de lesión a los órganos, como una cantidad anormal de proteína en la orina, una cifra reducida de plaquetas, funcionamiento anormal de los riñones o el hígado, dolor en la parte superior del abdomen, líquido en los pulmones, dolor de cabeza intenso o alteraciones de la vista. Síndrome de ovario poliquístico (SOP): Problema médico que se caracteriza por dos de los siguientes tres criterios: la presencia de pequeños sacos llenos de líquido en los ovarios, períodos menstruales irregulares y un aumento en los niveles de ciertas hormonas. Unidad neonatal de atención intensiva (NICU): Área especializada de un hospital donde los recién nacidos enfermos reciben atención médica compleja. • enfatiza los vegetales, las frutas, los frijoles (o habichuelas) y los productos lácteos bajos en grasa. • incorpora pescado y aves • limita las carnes rojas, el sodio, y los alimentos y bebidas endulzadas Los hijos de las mujeres que han tenido diabetes gestacional pueden corren el riesgo de tener sobrepeso o ser obesos durante la niñez. Estos hijos también tienen un riesgo mayor de desarrollar diabetes. Asegúrese de decirle al médico del bebé que tuvo diabetes gestacional para que lo examinen periódicamente. A medida que el bebé se desarrolla, también se le deben medir los niveles de azúcar en la sangre durante la niñez. Por último… La diabetes gestacional puede aumentar el riesgo de que surjan problemas durante el embarazo. Controlar el azúcar en la sangre, alimentarse bien, hacer ejercicio y usar medicamentos (si fueran necesarios) pueden reducir estos riesgos. Las mujeres con diabetes gestacional deben hacerse pruebas de seguimiento para la diabetes después de 4–12 semanas de dar a luz, y cada 1–3 años de ahí en adelante. Puede mejorar su salud futura perdiendo el peso que adquirió durante el embarazo, consumiendo alimentos saludables y haciendo ejercicio regularmente. Estas medidas reducirán su riesgo de presentar diabetes en el futuro. Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica. Derechos de autor diciembre del 2017 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor. ISSN 1074-8601 Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923. Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en sales.acog.org. The American College of Obstetricians and Gynecologists 409 12th Street, SW PO Box 96920 Washington, DC 20090-6920

American College of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street SW, Washington, DC  20024-2188