Share:

SP050 Vías urinarias de la mujer Las vías urinarias consisten en las siguientes partes: • Dos riñones, que producen orina • Dos conductos denominados uréteres que trasladan la orina de los riñones a la vejiga • La vejiga, donde se almacena la orina • La uretra, que transporta la orina desde la vejiga hacia fuera del cuerpo Las vías urinarias tienen una porción inferior y una porción superior. Las vías inferiores están compuestas por la uretra y la vejiga. La porción superior de las vías urinarias consisten en los uréteres y los riñones. Tipos de infecciones de las vías urinarias La mayoría de las infecciones de las vías urinarias comienzan en la porción inferior. Las bacterias pueden entrar por la uretra y trasladarse hacia arriba hasta llegar a la vejiga. Al hacerlo se produce cistitis, una infección de la vejiga. En algunos casos ocurre a la misma vez uretriris, una infección en la uretra. Las bacterias que han infectado la vejiga pueden trasladarse hacia arriba por los uréteres hasta llegar a los riñones. Al hacerlo pueden causar pielonefritis, una infección de los riñones. Las infecciones de las vías superiores pueden producir una enfermedad más graves que las infecciones de las vías inferiores. Las mujeres tienden a presentar infecciones de las vías urinarias más a menudo que los hombres debido a que la uretra es más corta en la mujer que en el hombre. Esto quiere decir que las bacterias pueden llegar a la vejiga más fácilmente. The American College of Obstetricians and Gynecologists WOMEN’S HEALTH CARE PHYSICIANS PATIENT EDUCATI N Problemas Ginecológicos • SP050 Infecciones de las vías urinarias M uchas mujeres sufren de infecciones de las vías urinarias en algún momento en la vida. Algunas de ellas presentan estas infecciones varias veces y les ocurren a menudo. La mayoría de las infecciones de las vías urinarias no son graves y pueden tratarse fácilmente con antibióticos para aliviar rápido los síntomas. Este folleto explica • las causas de las infecciones de las vías urinarias • los síntomas y el tratamiento • cómo se pueden evitar las infecciones de las vías urinarias Causas Hay muchos motivos que causan infecciones de las vías urinarias en la mujer. La mayoría de las causas se deben a bacterias en el recto y la vagina, a tener relaciones sexuales o a problemas con las vías urinarias. Bacterias Las bacterias en los intestinos viven en la piel cerca del ano o en la vagina. Estas bacterias se pueden propagar y entrar en las vías urinarias por medio de la uretra. Si se trasladan hacia arriba por la uretra, pueden producir infecciones en la vejiga y, a veces, en otras partes de las vías urinarias. Relaciones sexuales La anatomía de la mujer la hace más vulnerable a contraer infecciones de las vías urinarias después de tener relaciones sexuales. La abertura de la uretra se encuentra delante de la vagina (consulte la figura). Durante las relaciones sexuales, las bacterias cerca de la vagina pueden entrar en la uretra debido al contacto con el pene, los dedos o algunos aparatos. Las infecciones de las vías urinarias también tienden a ocurrir en las mujeres que comienzan a tener relaciones sexuales o que las tienen con más frecuencia. El uso de espermicidas o diafragmas también pueden causar infecciones de las vías urinarias más a menudo. Problemas en las vías urinarias También pueden ocurrir infecciones cuando la vejiga no se vacía completamente. Este problema médico puede ocurrir debido a • una obstrucción (un cálculo o una piedra) en los uréteres, los riñones o la vejiga que impide el flujo de orina por las vías urinarias • un conducto angosto (o pliegue) en las vías urinarias • problemas con los músculos o células nerviosas de la pelvis Otras causas Hay ciertos factores que aumentan la probabilidad de contraer infecciones de las vías urinarias. Su propensión para contraer una infección es mayor si • ha tenido una infección de las vías urinarias anteriormente • ha tenido varios hijos • tiene diabetes mellitus • es obesa Infecciones de las vías urinarias pueden ocurrir durante la menopausia y el embarazo. Si está embarazada y cree que tiene una infección de las vías urinarias, asegúrese de decírselo lo más pronto posible a su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica. Si no se trata, esta infección puede causarle problemas a usted y su feto. Síntomas Los síntomas de las infecciones de las vías urinarias pueden aparecer rápidamente. Un indicio es un fuerte deseo de orinar que no puede posponer (necesidad urgente). A medida que fluye la orina, siente un dolor o ardor intenso en la uretra denominado disuria. El deseo fuerte de orinar regresa al cabo de unos minutos (frecuencia). Es posible que sienta dolor en la porción inferior del abdomen, en la espalda o en los costados. Hay otros indicios que pueden aparecer en la orina. Puede • tener un olor intenso • tener un aspecto turbio • a veces estar teñida con sangre Aunque una infección de las vías urinarias puede producir sangre en la orina, también puede ocurrir debido Ano Abertura de la uretra Clítoris Abertura de la vagina La vulva Vías urinarias de la mujer Uréter Riñones Uréter Vejiga Uretra a otros problemas. Dígale lo más pronto posible a su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica si observa sangre en la orina. Si las bacterias entran en los uréteres y se propagan a los riñones, los síntomas pueden ser • dolor de espalda • escalofríos • fiebre • náuseas • vómito Si presenta alguno de estos síntomas, dígaselo de inmediato a su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica. Las infecciones en los riñones son peligrosas y necesitan tratamiento immediato. Los síntomas asociados con una infección de las vías urinarias, como el dolor al orinar, pueden producirse debido a otros problemas (como una infección en la vagina o vulva). Es posible que sea necesario emplear algunos exámenes para confirmar el diagnóstico. Asegúrese de decirle a su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica si presenta cualquiera de estos síntomas. Diagnóstico El diagnóstico de una infección de las vías urinarias a menudo se basa en los síntomas, como dolor al orinar y necesidad frecuente de orinar. Su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica podría hacer primero una prueba sencilla, que se llama urianálisis, para determinar si tiene una infección de las vías urinarias. Para esta prueba deberá proveer una muestra de orina. Esta muestra se estudia en un laboratorio para detectar la presencia de glóbulos blancos, glóbulos rojos y bacterias. Es posible que se le haga un cultivo (una sustancia que promueve la proliferación de bacterias) de la muestra de orina para identificar las bacterias presentes. Cuando no es posible tratar eficazmente una infección con tratamiento, ha tenido varias infecciones de las vías urinarias o presenta dolor, fiebre y escalofríos, su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica examinará más a fondo las vías urinarias para determinar si existe un problema más grave. Él o ella podría ordenar un examen por ecografía (ultrasonido) o una tomografía computarizada (TAC) de las vías superiores urinarias. Tratamiento Se usan antibióticos para tratar las infecciones de las vías urinarias. El objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas. Las infecciones simples de las vías urinarias rara vez dan lugar a una infección de las vías superiores urinarias. El tipo, la dosis y la duración del tratamiento de antibiótico dependen del tipo de bacteria que causa la infección y su historial médico. En la mayoría de los casos, el tratamiento dura unos días y es muy eficaz. Muchos de los síntomas desaparecen en 1–2 días. Asegúrese de tomar todo el medicamento aun si deja de presentar síntomas antes de que termine la receta. Si suspende el tratamiento antes de tiempo, es posible que la infección todavía esté presente o que vuelva a tenerla al poco tiempo. Para las infecciones más graves, como las del riñón, es posible que necesite hospitalizarse. El tratamiento de estas infecciones toma más tiempo y tal vez usted reciba medicamentos por vía intravenosa (por un tubo en una vena). Infecciones recurrentes Si presenta tres o más infecciones de las vías urinarias en 1 año, tiene entonces una infección recurrente. El primer paso del tratamiento es determinar la causa. Los factores que aumentan el riesgo de presentar infecciones recurrentes son • relaciones sexuales frecuentes • edad temprana durante la primera infección de las vías urinarias • uso de espermicidas • uso de diafragmas • una nueva pareja sexual Las infecciones recurrentes se tratan con antibióticos. Al cabo de 1 o 2 semanas de haber terminado su tratamiento, se puede hacer un examen de orina para determinar si se ha curado la infección. Es posible que se recomiende cambiar de método anticonceptivo. Si tiene infecciones de las vías urinarias a menudo debido a la actividad sexual, le podrían dar un antibiótico para tomarlo en pequeñas dosis después de tener relaciones sexuales. Cómo dar una muestra de orina Para el urinálisis, es importante dar una muestra limpia de orina. Su médico o enfermera le explicará cómo hacerlo. Abra el recipiente estéril y colóquelo al alcance de la mano (invierta la tapa para que el fondo quede hacia arriba). Separe los labios vaginales con una mano y con la otra limpie el área genital con un papel higiénico especial. Asegúrese de limpiar de adelante hacia atrás y de no tocar ni limpiar el recto. Mientras separa los labios vaginales, sostenga el recipiente con la otra mano. Orine un poco en el inodoro y eche el resto en el recipiente. No toque el interior de la tapa ni del recipiente en ningún momento. De esta manera se asegura de que las bacterias en otras áreas y en las manos no caigan en la muestra. Si esto sucede, los resultados podrían verse afectados. Prevención Hay varias maneras de prevenir las infecciones de las vías urinarias: • Lave la piel de alrededor del ano y área genital. • Beba mucho líquido (incluso agua) para eliminar las bacterias del sistema urinario. • Vacíe la vejiga en cuanto tenga deseos de orinar o aproximadamente cada 2–3 horas. El jugo sin azucar agregado de arándano y las píldoras de arándano pueden reducir el riesgo de contraer infecciones de las vías urinarias. La cantidad exacta de jugo o de píldoras que debe consumir y el tiempo necesario que debe tomarlos para evitar una infección está bajo estudio. Se está investigando el tratamiento con una crema o píldoras de estrógeno como un método para prevenir las infecciones de las vías urinarias en las mujeres menopáusicas. Por último... Las infecciones de las vías urinarias son comunes y pueden ser dolorosas. El tratamiento puede reducir los síntomas de dolor. Si presenta varias infecciones de las vías urinarias al año, es importante que hable con su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica. Con la administración oportuna y adecuada de tratamiento es posible tratar eficazmente estas infecciones. Esta información se ha creado para usarse como un documento educativo para asistir a las pacientes, y presenta actualizaciones y opiniones en materias relacionadas con la salud de la mujer. Su objetivo no es expresar declaraciones sobre las pautas generales de atención médica, ni abarca todos los tratamientos o métodos médicos adecuados. Tampoco pretende reemplazar el juicio profesional independiente del profesional que trata a una paciente. Consulte www.acog.org para asegurarse de obtener información actualizada y precisa. Derechos de autor abril del 2019 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. ISSN 1074-8601 Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en sales.acog.org.. American College of Obstetricians and Gynecologists 409 12th Street, SW PO Box 96920 Washington, DC 20090-6920 Glosario Ano: Abertura del aparato digestivo a través de la cual salen las evacuaciones intestinales del cuerpo. Antibióticos: Medicamentos que tratan ciertos tipos de infecciones. Diabetes mellitus: Una condición médica en el que los niveles de azúcar en la sangre son demasiado altos. Disuria: Dolor al orinar. Espermicidas: Sustancias químicas (cremas, geles, espumas) que desactivan los espermatozoides. Estrógeno: Hormona femenina que se produce en los ovarios. Examen por ecografía (ultrasonido): Examen en el que se usan ondas sonoras para examinar las partes internas del cuerpo. Durante el embarazo, la ecografía se puede usar para examinar al feto. Feto: Etapa del desarrollo humano que comienza a partir de ocho semanas completas después de la fertilización. Infección recurrente: Infección que ocurre más de una vez. Labios vaginales: Pliegues de piel a cada lado de la abertura de la vagina. Menopausia: Etapa en que cesan permanentemente los períodos menstruales de una mujer. La menopausia se confirma después de un año sin períodos menstruales. Obstetra–ginecólogo: Médico con capacitación y educación especiales en la salud de la mujer. Recto: La última parte del aparato digestivo. Riñones: Órganos que filtran la sangre para extraer los desechos que se convierten en orina. Tomografía computarizada (TAC): Tipo de radiografía que revela los órganos y las estructuras internas en un plano transversal. Uréteres: Dos conductos, cada uno de ellos conecta a los riñones con la vejiga. Uretra: Estructura tubular. La orina fluye a través de este conducto cuando sale del cuerpo. Vagina: Estructura tubular rodeada por músculos. La vagina se origina en el útero y sale hacia afuera del cuerpo. Vejiga: Órgano hueco y muscular donde se almacena la orina. Vulva: Área genital externa de la mujer.

American College of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street SW, Washington, DC  20024-2188
Mailing Address: PO Box 96920, Washington, DC 20024-9998