Share:

SP170 Consumo de tabaco Cuando una mujer fuma cigarrillos durante el embarazo, el feto se expone a muchas sustancias químicas perjudiciales. La nicotina es solo una entre 4,000 sustancias químicas tóxicas que se pueden transferir de una mujer embarazada al feto. La nicotina hace que los vasos sanguíneos se estrechen, por lo tanto, llegan menos oxígeno y nutrientes al feto. La nicotina El tabaco, el alcohol, las drogas y el embarazo The American College of Obstetricians and Gynecologists WOMEN’S HEALTH CARE PHYSICIANS PATIENT EDUCATI N El Embarazo • SP170 también es perjudicial para el cerebro y los pulmones del feto. Este daño es permanente. Cuando una mujer fuma en el embarazo, es más probable que ocurran varios problemas. Estos problemas pueden consistir en parto prematuro, que es cuando el parto ocurre antes de las 37 semanas del embarazo. El desarrollo de los bebés que nacen antes de tiempo podría estar incompleto. Por ello, podrían nacer con problemas graves de salud. Algunos problemas D urante el embarazo, las mujeres no deben consumir tabaco, alcohol, marihuana o drogas ilegales ni tampoco usar indebidamente medicamentos recetados. Evitar estas sustancias y recibir atención prenatal periódicamente, son importantes para tener un embarazo saludable y un bebé sano. Si usa estas sustancias, puede recibir consejos para cambiar esta conducta. Si tiene dificultad para dejar de consumir tabaco, alcohol, marihuana o drogas ilegales, hay tratamiento disponible. También se dispone de tratamiento si usa indebidamente medicamentos con receta. Esta ayuda a menudo se obtiene con tan solo una llamada o con un clic del ratón de su computadora. Este folleto explica • cómo el tabaco, el alcohol y otras sustancias pueden afectar el embarazo • los efectos del consumo de opioides en el embarazo • el uso seguro de medicamentos con y sin receta médica • los signos de que podría tener un trastorno de consumo de sustancias Los bebés que nacen de mujeres que fumaron durante el embarazo corren el peligro de presentar otros problemas de salud también, como los siguientes: • Bajo peso al nacer • Defectos congénitos, como labio leporino (una separación en el labio superior) • Mayor incidencia de cólicos (llanto e irritabilidad incontrolados) • Mayor riesgo de morir a causa del síndrome de muerte súbita del lactante • Mayor riesgo de presentar asma y obesidad en la niñez Es preferible que deje de fumar antes del embarazo. Si fumaba cuando se enteró de que estaba embarazada, debe dejar de hacerlo. Dejar de fumar durante el embarazo es mejor que no dejar de hacerlo en lo absoluto. Lo mejor para usted y el feto es abandonar por completo el hábito. Así, usted y su familia gozarán de mejor salud. Hay recursos disponibles que pueden ayudarla a dejar de fumar (consulte el cuadro “Cómo obtener ayuda”). La exposición al humo de segunda mano—el humo que se inhala de otras personas—también es perjudicial. Inhalar este humo durante el embarazo aumenta en hasta un 20% el riesgo de tener un bebé con bajo peso al nacer. El riesgo de un bebé de presentar el síndrome de muerte súbita del lactante es mayor si ha estado expuesto al humo de segunda mano. Estos bebés tienen una mayor tendencia a tener ataques de asma e infecciones de oído. Si vive o trabaja alrededor de fumadores, tome medidas para evitar la exposición al humo de segunda mano. Algunas personas usan cigarrillos electrónicos como alternativa a los cigarrillos tradicionales. Los cigarrillos electrónicos operan con batería. Contienen también un dispositivo térmico y un cartucho que retiene líquido. Este líquido se calienta y se convierte en vapor cuando el usuario inhala el cigarrillo. Esto se llama “vapear”. Los cigarrillos electrónicos no queman tabaco, por lo que se comercializan como “más seguros” que los cigarrillos. No obstante, los cigarrillos electrónicos contienen nicotina la cual es perjudicial, además de sustancias que agregan sabor y un propulsor que probablemente no son seguros para el feto. Los cigarrillos electrónicos no son alternativas seguras para los cigarrillos y no se deben usar durante el embarazo. Algunas personas prefieren masticar tabaco en lugar de fumarlo. Los productos que se usan se llaman tabaco sin humo. Estos también se deben evitar durante el embarazo. Consumo de alcohol El alcohol puede interferir en el desarrollo normal del feto y causar defectos congénitos. Cuando una mujer bebe durante el embarazo, el feto puede desarrollar discapacidades físicas, intelectuales, de la conducta y del aprendizaje que pueden durar el resto de la vida. de salud, como la parálisis cerebral, pueden durar toda la vida. Otros problemas, como los de aprendizaje, pueden aparecer posteriormente en la niñez o incluso en la adultez. Cómo obtener ayuda Ya sea que esté usando cigarrillos o tenga un trastorno de consumo de sustancias, hay ayuda disponible. Estas organizaciones pueden orientarla mejor: 1-800-QUIT-NOW Esta red nacional para dejar de fumar la conectará con consejeros en su estado. Estos consejeros pueden ofrecer recursos y consejos para abandonar el hábito. American Lung Association (Asociación Americana del Pulmón) Teléfono: 800-586-4872 Página Web: www.lung.org La Asociación Americana del Pulmón ofrece información en su página Web sobre cómo dejar de fumar. Alcoholics Anonymous (Alcohólicos Anónimos) Teléfono: 212-870-3400 Página Web: www.aa.org Para encontrar una reunión de AA, los números de teléfono de Alcohólicos Anónimos a menudo se encuentran en las guías de teléfono locales. También puede buscar en el internet “Alcoholics Anonymous” y el nombre de la ciudad o región donde reside para encontrar la página Web de un grupo local de AA. Narcotics Anonymous (Narcóticos Anónimos) Teléfono: 818-773-9999 Página Web: www.na.org Para encontrar una reunión de NA, los números de teléfono de Narcóticos Anónimos a menudo se encuentran en las guías de teléfono locales. También puede buscar en el internet “Narcotics Anonymous” y el nombre de la ciudad o región donde reside para encontrar la página Web de un grupo local de NA. Substance Abuse and Mental Health Services Administration (Administración para el Abuso de Sustancias y de Salud Mental, SAMHSA) Línea para remisiones de tratamiento las 24 horas: 800-662-HELP (4357) Página Web: www.samhsa.gov SAMHSA ofrece un servicio de búsqueda de médicos para el trastorno del consumo de sustancias. Podrá buscar por estado los médicos autorizados para tratar adicciones a los opioides. El trastorno más grave es el síndrome de alcoholismo fetal. Este síndrome puede causar lo siguiente: • Problemas de desarrollo • Discapacidad intelectual • Problemas de conducta • Facciones anormales del rostro El síndrome de alcoholismo fetal es más probable que ocurra en los bebés de madres que bebieron mucho durante el embarazo. No obstante, incluso cuando se consumen menores cantidades de alcohol, pueden ocurrir problemas relacionados con su consumo. Es mejor no beber nada mientras esté embarazada. Si le resulta difícil dejar de beber, hay ayuda disponible. Hable con el obstetra o un profesional de atención médica sobre sus hábitos con la bebida. Si depende del alcohol, es posible que necesite recibir asesoramiento y atención médica especializados (consulte “Signos de un trastorno del consumo de sustancias”). Consumo de drogas y marihuana El consumo de sustancias—como heroína, cocaína, metanfetaminas y medicamentos con receta que se usan sin un motivo médico—es un problema generalizado en Estados Unidos. Alrededor de 1 de cada 20 mujeres consumen drogas ilegales (que a menudo se llaman “drogas callejeras”) durante el embarazo. Distintos tipos de drogas pueden afectar al feto de maneras diferentes. La primera etapa del embarazo es el momento cuando las principales partes del cuerpo del feto se forman. El consumo de drogas ilegales durante ese período puede causar defectos congénitos y un aborto natural. En las últimas semanas del embarazo, el consumo de drogas ilegales puede interferir en el desarrollo del feto, y provocar un parto prematuro y muerte fetal. Los bebés que nacen de mujeres que consumieron drogas ilegales durante el embarazo pueden necesitar atención especializada cuando nacen. Estos bebés corren un mayor riesgo de tener problemas médicos y de la conducta a largo plazo. Cuando se consumen drogas después de que nace el bebé, la droga se puede pasar al bebé a través de la leche materna (consulte el cuadro “El tabaco, el alcohol, las drogas y la lactancia materna”). El obstetra u otro profesional de atención médica puede preguntarle sobre su consumo de todo tipo de drogas y medicamentos durante su embarazo. También podría preguntarle si usa marihuana. Aunque es legal en algunos estados, el consumo de marihuana durante el embarazo está asociado con problemas de atención y de la conducta en los niños. Algunos estudios indican que la marihuana puede aumentar el riesgo de que ocurra el nacimiento de un niño muerto, y que el tamaño y peso de los bebés sean menores que el de los bebés que no están expuestos a la marihuana antes de nacer. Por estos motivos, no debe consumir marihuana en ninguna forma durante el embarazo. Algunas mujeres consumen marihuana medicinal con la receta de un profesional de atención médica. El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos recomienda que las mujeres embarazadas y las que planeen quedar embarazadas dejen de usar marihuana medicinal. Usted y el profesional de atención médica deben hablar sobre los tratamientos alternativos que serían más seguros para el feto. Consumo de opioides Los opioides—que también se llaman narcóticos— son un tipo de medicamentos que alivian el dolor. Los médicos pueden recetar opioides a las personas que han tenido una cirugía, procedimientos dentales o una lesión. Los opioides recetados consisten en la oxicodona, hidromorfona, hidrocodona y codeína. Estos medicamentos reducen la percepción del dolor. También liberan sustancias químicas en el cerebro que producen efectos calmantes. Si le recetan un opioide antes o durante el emba-razo, usted y el profesional de atención médica deben hablar sobre los riesgos y beneficios de este tratamiento. Cuando se usan bajo los cuidados de un médico, los opioides son seguros para usted y el feto. Es importante que tome el medicamento únicamente de la manera indicada. El tabaco, el alcohol, las drogas y la lactancia materna Amamantar a su bebé lo protege contra ciertas enfermedades, como infecciones de oídos, diarrea, enfermedades respiratorias y alergias. La leche materna contiene la cantidad correcta de grasa, azúcar, agua, proteínas y minerales necesarios para el crecimiento y desarrollo de un bebé. El tabaco puede reducir su suministro de leche y dificultar que aumente de peso el bebé. Si dejó de consumir tabaco (cigarrillos, cigarrillos electrónicos o tabaco masticable) durante el emba-razo, trate de evitar estas sustancias después de que nazca el bebé. Además, aunque actualmente se ha legalizado la marihuana en algunos estados, la marihuana no se debe usar en ninguna forma mientras esté amamantando. El alcohol puede llegar al bebé a través de la leche materna. Si consume una bebida alcohólica, debe esperar por lo menos 3–4 horas antes de amamantar. Después de ese tiempo, la exposición del bebé al alcohol será mínima. Las drogas ilegales y los medicamentos con receta también pueden llegar al bebé a través de la leche materna. Consumirlos sin motivos médicos puede ser perjudicial al bebé. Si necesita ayuda con el consumo de drogas ilegales o por el uso indebido de medicamentos recetados, consulte el cuadro “Cómo obtener ayuda”. Aunque la mayoría de la gente que usa un medicamento opioide no tiene dificultad para dejar de usarlo, en algunas personas se crea una adicción. Las personas que se vuelven adictas pueden buscar otras maneras para obtener el medicamento cuando se les agota la receta. Podrían ir de un médico a otro para obtener nuevas recetas y surtir estos medicamentos. Algunas personas usan el mercado de drogas ilegales para surtirse de opioides. El uso indebido de opioides durante el embarazo puede aumentar el riesgo de que ocurran complicaciones graves, como las siguientes: • Abrupción placentaria • Problemas de desarrollo fetal • Parto prematuro • Nacimiento de un niño muerto Si está embarazada y tiene una adicción a los opioides, o está usando grandes cantidades de opioides recetados, no debe suspender abruptamente estos medicamentos sin supervisión médica. La abstinencia del medica- mento, especialmente cuando se hace de manera abrupta, a menudo causa una recaída que puede ser perjudicial para usted y el feto. El mejor tratamiento para la adicción a los opioides durante el embarazo es la terapia asistida con medicamentos. Los medicamentos que se administran son opioides de larga duración. Esto quiere decir que se mantienen activos en el cuerpo por un tiempo prolongado. Estos opioides, que se llaman metadona y buprenorfina, reducen el deseo de consumirlos pero no producen la sensación placentera característica de los demás opioides. Además de medicamentos, el tratamiento incorpora terapia psicológica. El tratamiento con metadona o buprenorfina mejora la probabilidad de que el feto se desarrolle normalmente y no nazca antes de tiempo. Tras muchos años de investigación, ninguno de los dos medicamentos ha revelado que causa defectos congénitos. Algunos bebés que nacen de mujeres que consumen opioides, incluso metadona o buprenorfina como tratamiento para la adicción, pueden presentar síntomas temporales de abstinencia. Esto se llama síndrome de abstinencia neonatal. Los síntomas son, entre otros, los siguientes: • Temblores • Alimentación deficiente o mala succión • Llanto • Fiebre • Diarrea • Vómito • Problemas con el sueño No todos los bebés presentan síntomas de abstinencia. Aquellos que lo hacen y tienen el síndrome de abstinencia neonatal, se pueden beneficiar al envol- verlos cómodamente en una manta, amamantarlos, hacer que tengan contacto directo con su piel y aveces se pueden usar medicamentos para hacerles sentir mejor a los bebés con síntomas de abstienencia. Si un bebé se trata con medicamentos, se reducirá la dosis gradualmente con el tiempo hasta que cesen los síntomas. El bebé podría tener que permanecer en el hospital unos días o semanas mientras recibe el medicamento. No se ha documentado que el síndrome de abstinencia neonatal cause problemas físicos o intelectuales en los bebés. Medicamentos de venta con y sin receta médica Todos los medicamentos y suplementos—incluidos los que se venden con receta, sin receta y las hierbas medicinales—pueden potencialmente afectar al feto. Eso no quiere decir que debe dejar de usar todos los medicamentos cuando esté embarazada. Al seguir algunas recomendaciones podrá usar con seguridad algunos medicamentos durante el embarazo y evitar otros que pueden conllevar ciertos riesgos. Medicamentos con receta médica Algunos medicamentos con receta se pueden usar sin riesgo e incluso son importantes durante el embarazo. Otros conllevan riesgos ya comprobados. Con muchos otros medicamentos, se desconoce el riesgo en el feto. Dígale al profesional de atención médica todos los medicamentos que usa o toma. No suspenda un medicamento recetado para usted sin antes hablar con el profesional de atención médica. Si un medicamento que está usando conlleva algún riesgo durante el embarazo, el profesional de atención médica podría recomendarle otro más seguro mientras esté embara-zada o ajustar la dosis del medicamento. Medicamentos de venta sin receta Algunos medicamentos de venta sin receta, incluidas las hierbas medicinales y las vitaminas, pueden causar problemas durante el embarazo. Algunos medicamentos para aliviar el dolor, como el ibuprofeno, pueden ser perjudiciales al feto. Consulte con el profesional de atención médica antes de usar cualquier tipo de medicamento de venta sin receta. Dicho profesional puede aconsejarle sobre los medicamentos que pueden usar sin riesgo las mujeres embarazadas. Signos de un trastorno de consumo de sustancias Muchas personas consumen alcohol o drogas sin que se cree una adicción. No obstante, algunas presentan un trastorno de consumo de sustancias. La persona que tiene un trastorno de consumo de sustancias tiene problemas repetidos relacionados con el uso de alcohol o drogas. Estos son, entre otros, los siguientes: • Problemas en el trabajo, las relaciones personales y la familia • Arrestos por conducir embriagada, consumir drogas ilegales o por otras actividades ilegales • Actividades arriesgadas, como relaciones sexuales sin protección • Problemas médicos a causa de la sustancia El trastorno por el consumo de sustancias puede dar lugar a una adicción. Generalmente, la gente adicta a una sustancia no puede dejar el hábito sin ayuda. Por lo tanto, es necesario recibir tratamiento para controlar la adicción. En las mujeres embarazadas adictas a ciertas drogas, como a medicamentos para el dolor y narcóticos, recibir tratamiento es de vital importancia. Los programas de tratamiento para la adicción ayudan a las personas a determinar los motivos que les incitan a usar sustancias, a saber que no están solas y a buscar nuevas maneras de enfrentar las situaciones. La recuperación puede durar mucho tiempo. Puede haber recaídas durante el proceso. Superar este problema depende de encontrar el programa adecuado y comprometerse a adoptarlo (consulte el cuadro “Cómo obtener ayuda”). Por último... Cuidarse durante el embarazo quiere decir que también estará cuidando al feto. Manténgase sana evitando consumir tabaco, alcohol, drogas ilegales, marihuana o el uso indebido de medicamentos recetados. Si no puede hacerlo sola, hay programas de tratamiento para ayudarla. Tomar decisiones por el bien de su salud ahora contribuirá a que su bebé comience a vivir con buena salud y la ayudará a mantenerse sana en el futuro. Glosario Aborto natural: Pérdida del embarazo que ocurre en las primeras 13 semanas del embarazo. Abrupción placentaria: Problema médico en el que la placenta se ha comenzado a separar de las paredes internas del útero antes del nacimiento del bebé. Atención prenatal: Programa de atención médica para una mujer embarazada antes del nacimiento del bebé. Defectos congénitos: Problemas físicos que están presentes en el nacimiento. Feto: Etapa del desarrollo prenatal que comienza a las 8 semanas después de la fertilización y dura hasta el final del embarazo. Nacimiento de un niño muerto: Parto de un bebé muerto. Nutrientes: Sustancias que nutren y que se obtienen de los alimentos, como vitaminas y minerales. Obstetra: Médico que se especializa en los cuidados de las mujeres durante el embarazo, el trabajo de parto y en el período de posparto. Opioides: Medicamentos que mitigan cómo percibe el dolor y su respuesta emocional ante el dolor. Oxígeno: Gas necesario para poder vivir. Parálisis cerebral: Discapacidad a largo plazo del sistema nervioso que afecta a los niños pequeños donde el control de los movimientos o la postura es anormal y no se produce a causa de una enfermedad reconocida. Síndrome de alcoholismo fetal: El trastorno más grave que ocurre a causa del consumo de alcohol durante el embarazo. Puede causar anormalidades en el desarrollo del cerebro, en el crecimiento físico y las facciones. Síndrome de muerte súbita del lactante: Fallecimiento inesperado de un bebé por una causa desconocida. Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica. Derechos de autor noviembre del 2017 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor. ISSN 1074-8601 Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923. Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en sales.acog.org. The American College of Obstetricians and Gynecologists 409 12th Street, SW PO Box 96920 Washington, DC 20090-6920

American College of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street SW, Washington, DC  20024-2188 | Mailing Address: PO Box 70620, Washington, DC 20024-9998