Share:

SP155 Datos sobre el embarazo ectópico Casi todos los embarazos ectópicos ocurren en una trompa de Falopio. A medida que el embarazo avanza, puede ocurrir una ruptura (o desgarre) en la trompa. En tal caso, puede provocar una hemorragia interna extensa. Este estado médico puede ser potencialmente mortal y es necesario tratarlo por medio de cirugía. Algunas veces, si la trompa no se ha desgarrado, es posible dar tratamiento con medicamentos o reparar la trompa. Si una trompa se ha desgarrado, podría tener que extraerse por medio de cirugía. Esto quiere decir que la mujer tendrá que depender de la trompa restante para quedar embarazada. ¿Quién corre peligro? Toda mujer sexualmente activa en edad de procrear corre el riesgo de tener un embarazo ectópico. En las El embarazo ectópico The American College of Obstetricians and Gynecologists WOMEN’S HEALTH CARE PHYSICIANS PATIENT EDUCATI N El Embarazo • SP155 últimas dos o tres décadas, los embarazos ectópicos se han vuelto más comunes. Hoy en día, aproximadamente 1 de cada 50 embarazos es ectópico. Las mujeres con trompas de Falopio anormales corren un riesgo mayor de tener un embarazo ectópico. Las mujeres que han tenido los siguientes problemas médicos pueden tener trompas anormales: • Enfermedad inflamatoria pélvica (una infección del útero, las tropas de Falopio y las estructuras pélvicas circundantes) • Embarazo ectópico previo • Infertilidad • Cirugía pélvica o abdominal • Endometriosis • Infecciones de transmisión sexual • Cirugía tubárica previa (tal como esteralización tubárica) E n la mayoría de los casos, el espermatozoide del hombre fertiliza el óvulo de la mujer en las trompas de Falopio. El óvulo fertilizado se desplaza por la trompa al revestimiento del útero, donde se implanta y comienza a desarrollarse. Un embarazo ectópico ocurre cuando el óvulo fertilizado se desarrolla fuera del útero. Dado que se encuentra fuera del útero, el embarazo ectópico no se puede desarrollar debidamente y es necesario dar tratamiento. Este folleto explica • los síntomas del embarazo ectópico • cómo se diagnostica • cómo puede tratarse mas, acuda a su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica. Si el obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica sospecha que podría tener un embarazo ectópico, puede • realizar un examen pélvico • tomar la presión arterial (una lectura baja puede indicar una hemorragia interna) y el pulso • realizar una ecografía (un examen que usa ondas sonoras y crea una imagen) para ver si existen los primeros indicios de un embarazo • hacer un análisis de sangre para detectar la hormona gonadotrofina coriónica humana (hCG). Esta hormona se produce cuando una mujer está embarazada. Este análisis puede repetirse para medir los niveles de hCG. Si el nivel de hCG no aumenta como se espera, usted podría correr el peligro de tener un embarazo ectópico o aborto natural. Las pruebas que determinan la presencia de un embarazo ectópico requieren tiempo. Es posible que los resultados no sean claros inmediatamente y sea necesario repetirlos. Sin embargo, si su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica sospecha que tiene un embarazo ectópico y que una trompa se ha desgarrado, esto es una emergencia. En tal caso, necesitará someterse a una operación de inmediato. Si el embarazo se encuentra en las primeras etapas y la trompa no está en peligro de desgarrarse, se podrían usar medicamentos. Tratamiento Hay dos métodos que se emplean para tratar un embarazo ectópico: 1) medicamentos y 2) cirugía. Si su médico cree que tiene un embarazo ectópico, él o ella le hablará sobre el mejor tratamiento según su estado médico y sus planes futuros de embarazos. Es necesario dar seguimiento durante varias semanas independientemente del tipo de tratamiento que elija. Algunos de estos problemas médicos producen tejido cicatrizante en las trompas. Cuando eso sucede, se obstruye el paso del óvulo fertilizado hacia el útero. Otros factores que aumentan el riesgo de una mujer de tener un embarazo ectópico son • el hábito de fumar • edad avanzada • los tratamientos de infertilidad Síntomas y diagnóstico Los síntomas de un embarazo ectópico a veces consisten en los mismos síntomas de un embarazo, como senos sensibles o malestar estomacal. Algunas mujeres no presentan síntomas. Por ello, es posible que ni siquiera sepan que están embarazadas. Si se detecta el embarazo ectópico en sus primeras etapas, es posible tratarlo antes de que se desgarre la trompa. El embarazo ectópico puede causar los siguientes síntomas: • Sangrado vaginal anormal: El sangrado que ocurre fuera de la fecha del período menstrual normal se denomina sangrado vaginal anormal. Este sangrado puede ser leve o intenso. • Dolor abdominal o pélvico: Este dolor puede ocurrir repentinamente y ser agudo o aparece y desaparece. Además, se puede presentar en un solo lado. • Dolor en el hombro: La sangre de la trompa desgarrada puede acumularse debajo del diafragma (el área entre el tórax y el estómago). Esta acumulación puede producir dolor que se percibe en el hombro. • Debilidad, mareos o desmayo: Esto puede ocurrir a causa de la pérdida de sangre. Los síntomas se pueden presentar incluso antes de que sospeche que está embarazada. Si presenta estos sínto- Trompas de Falopio Ovarios Útero Cuello uterino Vagina Endometrio Embarazo ectópico Embarazo normal En un embarazo normal (izquierda), el óvulo fertilizado o feto se desarrolla en el útero. En un embarazo ectópico (derecha), el óvulo fertilizado o feto se desarrolla en una trompa de Falopio o en otro órgano abdominal. Medicamentos Si el embarazo es pequeño y no ha desgarrado la trompa, a veces se emplean medicamentos para tratar el embarazo ectópico. Los medicamentos detienen el desarrollo del embarazo y permiten que el cuerpo lo absorba con el tiempo. También le permiten a la mujer conservar la trompa de Falopio. El medicamento más común que se usa para tratar un embarazo ectópico es el metotrexato. Este medicamento detiene el crecimiento celular, por lo que pone fin al embarazo. El cuerpo entonces lo absorbe. Hay muchos factores que debe considerar a la hora de decidir si se debe usar metotrexato. Este medicamento no se debe usar en mujeres que lactan o que padecen ciertas afecciones. Administración de metotrexato. El metotrexato a menudo se administra en una sola dosis por medio de una inyección. En algunos casos, se podría administrar en muchas dosis durante varios días. Después del tratamiento, el embarazo se absorbe durante un período de aproximadamente 4–6 semanas. En este tratamiento, el médico toma una muestra de sangre antes del tratamiento. Las pruebas de sangre se hacen para medir el funcionamiento de ciertos órganos y el nivel de hCG. Después de recibir la inyección, los niveles de hCG probablemente aumentarán hasta el cuarto día y luego disminuirán. En el séptimo día, el médico determinará si los niveles de hCG han disminuido desde el cuarto día. Si los niveles no han disminuido lo suficiente, el médico podría recomendar una cirugía o administrar otra dosis de metotrexato para tratar el embarazo ectópico. Riesgos y efectos secundarios. Si recibe metotrexato, se le dará seguimiento estrecho. Esta atención estrecha de seguimiento es necesaria durante un tiempo (cerca de 30 días) hasta que ya no se detecten niveles de hCG en la sangre. Durante y después del tratamiento debe evitar • el alcohol • las vitaminas que contienen ácido fólico, incluidas las vitaminas prenatales • los medicamentos antiinflamatorios sin esteroides, como el ibuprofeno • las relaciones sexuales y el ejercicio vigoroso Hable con su médico para determinar cuándo puede volver a tener relaciones sexuales y usar estas sustancias. El tratamiento médico de un embarazo ectópico puede producir algunos efectos secundarios. Casi dos terceras partes de las pacientes presentan dolor abdominal. También puede ocurrir sangrado o manchas de sangre vaginales. Otros efectos secundarios del medicamento son • náuseas • vómito • diarrea • mareos El riesgo de desgarre de la trompa persiste aunque reciba metotrexato. Acuda a su médico de inmediato si presenta alguno de los siguientes síntomas: • Dolor abdominal intenso y repentino • Aumento considerable de dolor abdominal • Sangrado vaginal intenso • Mareos, desmayo o latidos acelerados del corazón Cirugía Si el embarazo es pequeño y la trompa no se ha desgarrado, en algunos casos es posible extraer el embarazo por medio de una pequeña incisión en la trompa durante una laparoscopia. En este procedimiento, se introduce un telescopio delgado que transmite una luz a través de una pequeña abertura en el abdomen. Este procedimiento se practica en un hospital con anestesia general. La laparoscopia le permite al médico ver dentro del cuerpo. Es posible que sea necesario hacer una incisión más grande en el abdomen si el embarazo es grande o se considera que puede perder demasiada sangre. Puede que haya que extraer una porción o toda la trompa de Falopio. Es importante extraer todo el embarazo de la trompa. Durante varias semanas se harán pruebas de sangre para medir el nivel de hCG y detectar el estado del embarazo. Si la trompa se desgarra, se producirá una hemorragia en el abdomen. Esta hemorragia puede ser extensa. Por ello, es necesario detenerla con prontitud y practicar una cirugía de emergencia. Si la trompa de Falopio no ha sufrido mucho daño, el médico puede tratar de repararla. En muchos casos, no obstante, es necesario extraer la trompa desgarrada. Si ha tenido una cirugía y no se ha extirpado ninguna de las trompas, hay una buena posibilidad de que pueda tener un embarazo normal en el futuro. Sin embargo, una vez que haya tenido un embarazo ectópico, el riesgo de tener otro es mayor. Después de un embarazo ectópico Después de un embarazo malogrado, la recuperación emocional es igual de vital que la física. El proceso de aflicción, puede ayudarla a lidiar mejor con esta pérdida. Puede ser útil para usted y su pareja recibir ayuda psicológica. Permita que transcurra el tiempo necesario para que se recupere física y emocionalmente antes de tratar de quedar embarazada otra vez. Su obstetra– ginecólogo u otro profesional de atención médica puede orientarla. Por último… Aunque un embarazo ectópico puede amenazar su salud y bienestar, es posible evitar complicaciones administrando tratamiento oportunamente y proporcionando atención de seguimiento. Si presenta alguno de los síntomas de un embarazo ectópico, acuda a su obstetra– ginecólogo u otro profesional de atención médica para recibir tratamiento. Es mejor detectar y tartar un embarazo ectópico en sus primeras etapas antes de que surjan problemas graves. Si queda embarazada otra vez después de un embarazo ectópico, acuda a su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica desde el principio para asegurarse de que el nuevo embarazo se esté desarrollando en el útero. Glosario Aborto natural: Pérdida del embarazo que ocurre en las primeras 13 semanas del embarazo. Anestesia general: Uso de medicamentos que producen un estado semejante a la somnolencia para evitar el dolor durante una cirugía. Endometriosis: Problema médico en el que el tejido que recubre el útero se encuentra fuera del mismo, por lo general en los ovarios, las trompas de Falopio y otras estructuras pélvicas. Esterilización tubárica: Método de esterilización en la mujer mediante el cual las trompas de Falopio se atan, se le colocan bandas o pinzas, se sellan con corriente eléctrica o se bloquean con tejido cicatrizante por medio de la colocación de pequeños implantes. Hormona: Sustancia que elaboran las células o los órganos del cuerpo y que controla las funciones de las células o los órganos. Infertilidad: Problema médico en el que una mujer no puede quedar embarazada tras 12 meses consecutivos sin usar ningún tipo de anticonceptivo. Obstetra–ginecólogo: Médico con capacitación, destrezas y educación especiales en la salud de la mujer. Trompas de Falopio: Conductos a través de los cuales se desplaza un óvulo desde el ovario hasta el útero. Útero: Órgano muscular ubicado en la pelvis de la mujer que contiene al feto en desarrollo y lo nutre durante el embarazo. Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica. Derechos de autor septiembre del 2017 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor. ISSN 1074-8601 Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923. Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en sales.acog.org. The American College of Obstetricians and Gynecologists 409 12th Street, SW PO Box 96920 Washington, DC 20090-6920

American Congress of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street SW, Washington, DC  20024-2188 | Mailing Address: PO Box 70620, Washington, DC 20024-9998