Share:

SP096 Datos sobre el cáncer Las células normales del organismo crecen, se reproducen y reemplazan rutinariamente. A veces, las células se reproducen anormalmente y comienzan a crecer fuera de control. Estas células pueden formar masas o tumores. Los tumores pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos). Los tumores benignos no se diseminan a otros tejidos del cuerpo. Los tumores malignos El cáncer ovárico The American College of Obstetricians and Gynecologists WOMEN’S HEALTH CARE PHYSICIANS PATIENT EDUCATI N Problemas Ginecológicos • SP096 pueden invadir y destruir los tejidos y órganos cercanos a estos. Las células cancerosas se pueden diseminar a otras partes del organismo y formar nuevas áreas cancerosas. El cáncer se define con un grado y una fase. El grado se refiere al aspecto de las células cancerosas anormales bajo un microscopio. La fase se refiere al tamaño del tumor y si las células cancerosas se han diseminado a otras partes del cuerpo. E l cáncer ovárico es un cáncer que afecta a uno o ambos ovarios. El cáncer ovárico no es común. Alrededor de 1 de cada 55 mujeres (1.8%) se verá afectada con cáncer ovárico en el transcurso de su vida. Debido a que el cáncer ovárico a menudo no se detecta hasta que se encuentra en una etapa avanzada, es la causa principal de muerte por cáncer ginecológico en los Estados Unidos. Aprender a reconocer los primeros signos y síntomas de este tipo de cáncer, y enterarse de si tiene factores de riesgo para el mismo, puede ayudar a diagnosticarlo y tratarlo en las primeras etapas. Este folleto explica • qué es cáncer • los tipos de cáncer ovárico • los factores de riesgo y las pruebas de detección • los síntomas • el diagnóstico, tratamiento y cómo reducir los riesgos Una indicación de que el tratamiento de una mujer está funcionando es cuando baja el nivel de CA 125. Un aumento en este nivel podría indicar que el cáncer ha regresado. Los investigadores examinaron si se podrían usar también las medidas de los niveles de CA 125 como prueba de detección en todas las mujeres, pero estos niveles pueden subir por muchos motivos no relacionados con el cáncer ovárico. Por lo tanto, no es útil medir el nivel de CA 125 en las mujeres sin factores de riesgo para esta enfermedad. Hay pruebas dirigidas a consumidores para la detección del cáncer ovárico. Estas pruebas no son precisas ni confiables para la detección en mujeres que no presentan síntomas de cáncer ovárico. Tampoco han sido aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. y se deben evitar. Síntomas Debido a que no hay una prueba de detección de cán-cer ovárico, todas las mujeres deben estar conscientes de los síntomas más comunes. Si presenta alguno de los siguientes síntomas, especialmente si los tiene por más de 12 días al mes, comuníquese con su obstetra–ginecólogo o con otro profesional de atención médica: • Hinchazón abdominal o aumento en el tamaño del abdomen • Dolor pélvico o abdominal • Dificultad para comer o sensación de llenura rápida • Síntomas urinarios (frecuencia y urgencia) Otros síntomas pueden consistir en sangrado vaginal, especialmente después de la menopausia, y cambios en los hábitos de las evacuaciones intestinales. El hecho de presentar estos síntomas no quiere decir que tenga cáncer ovárico, pero es buena idea determinar la causa de los mismos. Diagnóstico Si presenta síntomas frecuentes o persistentes de cáncer ovárico, posiblemente se le hará un examen físico incluido un examen pélvico. También se podrían tomar imágenes de los ovarios, como por medio de una ecografía (ultrasonido) transvaginal. Si se detecta un tumor en un ovario, se pueden medir los niveles de CA 125 o de otros marcadores en la sangre. Los resultados de estas pruebas se usan para evaluar la probabilidad de que el tumor sea canceroso. Los resultados de estas pruebas determinarán los próximos pasos de la evaluación. Su edad y síntomas determinarán si se tendrán que hacer otros exámenes, como una colonoscopia, tomografía computarizada (TAC), imagen por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inlgés) y radiografía del pecho. Estos exámenes pueden revelar si hay cáncer en otras áreas del cuerpo. A veces se detecta un tumor en un examen pélvico de rutina y entonces se hace un examen por ecografía (ultrasonido) para obtener más información. Tipos de cáncer ovárico El cáncer ovárico se puede formar en la superficie del ovario o en otros tejidos adentro del ovario. Hay tres tipos principales. El tipo que se forma en la superficie del ovario, o cáncer ovárico epitelial, es el más común. Alrededor de un 90% de los casos de cáncer ovárico consisten en tumores epiteliales. Este folleto trata sobre el cáncer ovárico epitelial. El cáncer ovárico consta de cuatro fases. La Fase I es la fase inicial. La fase IV es la más avanzada. Los tumores ováricos se clasifican de grado bajo o grado alto. Los tumores de grado bajo son los más parecidos al tejido ovárico normal. Los tumores de grado alto son los menos parecidos al tejido ovárico normal. La fase y el grado de cáncer ovárico ayudan a guiar las decisiones de tratamiento. Factores de riesgo Ciertos factores de riesgo están asociados con el cáncer ovárico epitelial. Los siguientes factores han revelado aumentar el riesgo de una mujer de presentar este tipo de cáncer: • Edad de 55 años o más • Historial familiar de cáncer del seno, cáncer ovárico, cáncer del colon o cáncer endometrial (cáncer del revestimiento del útero) • Historial personal de cáncer del seno • Mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2 • No haber tenido hijos nunca • Infertilidad • Endometriosis • Síndrome de Lynch El cáncer ovárico puede ocurrir a cualquier edad, pero el riesgo aumenta con la edad. La mayoría de los casos de cáncer ovárico ocurren después de la menopausia en las mujeres de 55–64 años. El cáncer ovárico es mucho menos común en las mujeres premenopáusicas. Otro factor de riesgo es un historial familiar de cáncer ovárico y del seno. El síndrome de cáncer del seno y ovárico hereditario es un riesgo heredado para el cáncer del seno, cáncer ovárico y otros tipos de cáncer. Este síndrome se asocia con mayor frecuencia a mutaciones en dos genes que se llaman BRCA1 y BRCA2. Casi del 10–15% de todos los casos de cáncer ovárico se deben a mutaciones en BRCA1 y BRCA2. Detección Una prueba de detección es una prueba que se hace cuando no hay síntomas presentes. Algunos ejemplos de pruebas de detección son la colonoscopia para el cáncer colorrectal y la prueba de Papanicolaou para el cáncer cervical. Actualmente, no hay una prueba de detección para el cáncer ovárico. Una manera de dar seguimiento al tratamiento de las mujeres con cáncer ovárico es hacer un análisis de sangre que detecta una proteína que se llama CA 125. Fases del cáncer ovárico Fase I Fase III Fase IV No hay cáncer presente Se detecta cáncer en uno o ambos ovarios El cáncer se ha diseminado a algunas áreas del abdomen El cáncer se ha diseminado más allá del abdomen a otras partes del cuerpo, como a los pulmones Trompa de Falopio Ovario Útero Vagina Epiplón (capa de tejido graso que recubre los intestinos) Intestino delgado Intestino grueso Fase II Se detecta cáncer en la región pélvica Si el tumor no tiene el aspecto de cáncer y usted no tiene síntomas, la probabilidad de que tenga cáncer es mínima. Se podrían recomendar exámenes por ecografía periódicos para ver si ocurren cambios en el tamaño o aspecto del tumor. A menudo, los tumores benignos en los ovarios desaparecen por sí solos. Hay otros dos tipos de cáncer que se parecen y actúan como el cáncer ovárico: 1) el cáncer de la trompa de Falopio y 2) el cáncer primario peritoneal (cáncer del recubrimiento del abdomen). Si se detecta uno de estos tipos de cáncer, se tratará de la misma manera que el cáncer ovárico. Tratamiento Si los primeros exámenes indican la presencia de cáncer, su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica podría recomendar hacer una cirugía exploratoria. Si es posible, es mejor que un médico especialmente capacitado o con experiencia en cáncer, como un ginecólogo oncólogo, practique la cirugía. Esta cirugía generalmente se hace a través de una incisión en el abdomen. En algunos casos, se puede hacer por medio de un procedimiento mínimamente invasivo que se llama laparoscopia. En la cirugía exploratoria, se extrae tejido e inmedia-tamente se analiza para detectar cáncer. Si este análisis revela la presencia de cáncer, por lo general el cirujano extrae el útero, los ovarios y las trompas de Falopio. También se podrían extraer ganglios linfáticos y ciertos tejidos en la pelvis y el abdomen para examinarlos y determinar si hay cáncer en ellos. En algunos casos, se podría extraer solamente el ovario con cáncer. En la mayoría de los casos de cáncer ovárico se recomienda tratar con quimioterapia después de la cirugía. La quimioterapia es el uso de medicamentos que destruyen las células cancerosas. En algunos casos, se podría recomendar tratar con quimioterapia antes de la cirugía. Seguimiento después del tratamiento Las mujeres que reciben tratamiento de cáncer ovárico necesitan hacerse exámenes médicos regularmente para evaluar su estado de salud en general y asegurarse de que el cáncer no haya regresado. Este examen médico que se hace después del tratamiento de cáncer por lo general consiste en una revisión de los síntomas y un examen físico. El examen médico también podría incluir una prueba de sangre de detección de CA 125. Aunque rutinariamente no se hacen exámenes por imágenes, se podrían recomendar estos exámenes. Estos pueden consistir en ecografía (ultrasonido), radiografía del pecho, resonancia magnética o tomografía computarizada. Medidas para reducir los riesgos Debido a que no hay una prueba de detección para el cáncer ovárico, los expertos están investigando maneras de reducir el riesgo de que este cáncer ocurra. Las píldoras anticonceptivas hormonales combinadas (aquellas que contienen estrógeno y progestina) pueden reducir el riesgo de cáncer ovárico. Cuanto más tiempo tome la mujer esta píldora, más se reducirá el riesgo, es decir, por cada 5 años en la píldora, la mujer reducirá su riesgo en alrededor de un 20%. Este beneficio se debe tomar en cuenta junto con los riesgos de usar la píldora. La mayoría de las mujeres pueden tomar la píldora con seguridad, aunque dicha píldora está asociada con un riesgo levemente mayor de trombosis venosa profunda, ataque cardíaco y derrame cerebral. Su obstetra– ginecólogo u otro profesional de atención médica puede ayudarla a entender cómo considerar los beneficios y los riesgos de usar la píldora. Las teorías actuales indican que algunos tipos de cáncer ovárico pueden comenzar en las trompas de Falopio. Si se tuviera que extraer el útero o si ha elegido la esterilización como un método anticonceptivo permanente, es buena idea preguntarle a su obstetra–ginecólogo o a otro profesional de atención médica sobre extraer las trompas de Falopio. Esta operación se llama salpingectomía. En este procedimiento solo se extraen las trompas de Falopio. Los ovarios permanecen en su sitio. La salpingectomía puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer ovárico en el futuro. La ovariosalpingectomía destinada a reducir el riesgo es la extracción de las trompas de Falopio y los ovarios en una mujer que no tiene cáncer. Se recomienda en las mujeres con mutaciones en BRCA1 o BRCA2 hasta los 40 años de edad o cuando han terminado de procrear. También se podría recomendar en las mujeres con el síndrome de Lynch. Esta operación reduce el riesgo de cáncer ovárico. Cuando se hace antes de la menopausia, también reduce el riesgo de desarrollar cáncer del seno. Cuando la cirugía se hace antes de la menopausia, causa síntomas inmediatos de la menopausia, que a menudo son más graves que cuando la menopausia ocurre naturalmente. Los síntomas se pueden tratar con una variedad de medicamentos hormonales y no hormonales, además de cambios en el estilo de vida. También, una vez que se hayan extraído ambos ovarios, la mujer no podrá quedar embarazada usando sus propios óvulos. En las mujeres con un alto riesgo de padecer de cáncer ovárico, como las mujeres con las mutaciones BRCA1 o BRCA2, se podrían recomendar pruebas periódicas para detectar cáncer ovárico. Entre estas pruebas se encuentra la ecografía (ultrasonido) transvaginal, que detecta cambios en los ovarios, así como medidas de niveles de CA 125. En las mujeres con un riesgo promedio no se recomienda realizar rutinariamente exámenes. Por último... Las mujeres deben estar conscientes de su riesgo de presentar cáncer ovárico. Manténgase al tanto de los cambios en su cuerpo y hable sobre ellos con su obstetra–ginecólogo o con otro profesional de atención médica. Cuanto más pronto se diagnostique el cáncer ovárico, mayor será la probabilidad de que el tratamiento sea eficaz. Glosario BRCA1 y BRCA2: Genes que regulan el crecimiento de las células. Ciertas alteraciones en estos genes se han asociado con un riesgo mayor de cáncer del seno y cáncer ovárico. CA 125: Sustancia en la sangre que aumenta en la presencia de algunos tumores cancerosos. Cáncer ovárico: Cáncer que afecta uno o ambos ovarios. Colonoscopia: Examen de todo el colon que emplea un instrumento pequeño y alumbrado. Ecografía (ultrasonido) transvaginal: Tipo de ecografía que usa un instrumento especialmente diseñado para colocarlo en la vagina. Endometriosis: Problema médico en el que el tejido que recubre el útero se encuentra fuera del mismo, por lo general en los ovarios, las trompas de Falopio y otras estructuras pélvicas. Examen pélvico: Examen físico de los órganos reproductores de la mujer. Ganglios linfáticos: Pequeñas agrupaciones de tejido especial que se encuentran en el cuerpo y filtran la linfa, un líquido casi transparente que baña las células del cuerpo. Los ganglios linfáticos están conectados entre sí por los vasos linfáticos. Juntas, estas estructuras componen el sistema linfático. Genes: Segmentos del ADN que contienen las instrucciones para el desarrollo de los rasgos físicos de una persona y controlan los procesos del cuerpo. Los genes son las unidades básicas de la herencia y se pueden transmitir de los padres a sus hijos. Imagen por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés): Método para examinar los órganos y las estructuras internas empleando un campo magnético potente y ondas sonoras. Laparoscopia: Procedimiento quirúrgico mediante el cual se introduce un instrumento que se llama laparoscopio en la cavidad pélvica a través de una incisión pequeña. El laparoscopio se usa para ver los órganos pélvicos. Se podrían usar otros instrumentos para realizar cirugías. Menopausia: Período en la vida de la mujer cuando cesa la menstruación; se define como la ausencia de períodos menstruales durante 1 año. Mutaciones: Alteraciones permanentes en un gen que se pueden transmitir de los padres a los hijos. Obstetra–ginecólogo: Médico con capacitación, destrezas y educación especiales en la salud de la mujer. Ovarios: Par de órganos del sistema reproductor de la mujer que contienen los óvulos que se liberan en la ovulación y que producen hormonas. Ovariosalpingectomía destinada a reducir el riesgo: Extracción quirúrgica de las trompas de Falopio y ovarios saludables. Progestina: Forma sintética de la progesterona semejante a la hormona que el cuerpo produce naturalmente. Prueba de Papanicolaou: Prueba en la que se toman células del cuello uterino y la vagina para examinarlas bajo un microscopio. Quimioterapia: Tratamiento del cáncer con medicamentos. Salpingectomía: Extracción de una o ambas trompas de Falopio. Síndrome de cáncer del seno y ovárico hereditario: Susceptibilidad heredada para desarrollar cáncer del seno, cáncer ovárico y otros tipos de cáncer. Sus características consisten en varios miembros de la familia con cáncer del seno, cáncer ovárico o ambos; presencia de cáncer del seno y cáncer ovárico en una sola persona, y comienzo de cáncer del seno a temprana edad. Síndrome de Lynch: Problema médico genético que aumenta el riesgo de una persona de presentar varios tipos de cáncer, como cáncer de colon, cáncer ovárico y cáncer endometrial. Tomografía computarizada (TAC): Tipo de radiografía que revela los órganos y las estructuras internas en un plano transversal. Trombosis venosa profunda: Problema médico en el que se forma un coágulo de sangre en las venas de las piernas u otras partes del cuerpo. Trompa de Falopio: Conducto por el cual se traslada el óvulo del ovario al útero. Útero: Órgano muscular ubicado en la pelvis de la mujer que contiene al feto en desarrollo y lo nutre durante el embarazo. Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica. Derechos de autor noviembre del 2017 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor. ISSN 1074-8601 Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923. Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en sales.acog.org. The American College of Obstetricians and Gynecologists 409 12th Street, SW PO Box 96920 Washington, DC 20090-6920

American Congress of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street SW, Washington, DC  20024-2188 | Mailing Address: PO Box 70620, Washington, DC 20024-9998