Share:

SP191 Cómo ocurre una infección del VPH Hay más de 100 tipos del VPH. Alrededor de 40 tipos infectan el área genital de los hombres y las mujeres y se transmiten mediante el contacto con la piel durante el sexo vaginal, anal u oral. La infección genital del VPH puede ocurrir incluso si no tiene coito. Al igual que con muchas otras infecciones de transmisión sexual, a menudo no hay señales ni síntomas de la infección genital del VPH. Por ello, la persona infectada generalmente no sabe que ha contraído la infección y puede transmitirla sin darse cuenta a otras personas. Vacunación contra el virus del papiloma humano The American College of Obstetricians and Gynecologists WOMEN’S HEALTH CARE PHYSICIANS PATIENT EDUCATI N La Salud De La Mujer • SP191 El VPH es un virus. Al igual que todos los virus, la infección del VPH se produce cuando el virus entra en las células. Una vez que se encuentra dentro de una célula, el VPH se apodera de la maquinaria interna de la célula y la usa para hacer copias de sí mismo. Estas copias pueden infectar a otras células cercanas. Las células infectadas se pueden volver anormales o alterarse. La infección del VPH es un proceso lento. En la mayoría de las personas, el sistema inmunitario elimina este virus del cuerpo antes de que produzca una enfermedad. L a infección del virus del papiloma humano (VPH) es una de las infecciones de transmisión sexual más comunes en Estados Unidos. Algunos tipos de este virus causan verrugas genitales. Otros pueden causar cáncer del cuello uterino y otros tipos de cáncer. Casi todas las personas sexualmente activas contraerán la infección del VPH en algún momento en la vida. La vacunación contra el VPH es una manera segura y eficaz de protegerse y de proteger a sus parejas sexuales contra las enfermedades relacionadas con el virus del papiloma humano. Este folleto explica • cómo ocurre una infección del VPH • el VPH y las verrugas genitales • el VPH y el cáncer • quién debe vacunarse contra el VPH • los posibles efectos secundarios Quién debe vacunarse contra el VPH Las niñas pueden recibir cualquiera de las vacunas contra el VPH. Los niños varones pueden recibir la vacuna de Gardasil o la de Gardasil 9. Las vacunas se administran por medio de una inyección en la parte superior del brazo. Para recibir la máxima protección, debe recibir las tres dosis de la vacuna durante un período de 6 meses. La vacuna funciona mejor cuando se administra antes de que una persona sea sexualmente activa y se exponga al VPH, pero aún se puede reducir el riesgo de contraer este virus si se le administra a una persona después de que esté sexualmente activa. La edad ideal para recibir estas vacunas es a los 11 años o 12 años, aunque se puede administrar a partir de los 9 años hasta los 26 años. Si no recibe las tres dosis en un período de 6 meses, no tiene que volver a “comenzar de nuevo”. Puede recibir la próxima dosis que le toca aunque el transcurso de tiempo entre cada dosis sea mayor de lo recomendado. Si comenzó a recibir la serie de vacunas con Cervarix o la de Gardasil, puede terminar de recibir la dosis recomendada con la vacuna de Gardasil 9. Eficacia de las vacunas contra el VPH Los estudios han revelado que recibir las tres dosis de la vacuna contra el VPH antes de que sea sexualmente activa puede reducir su riesgo de contraer ciertos tipos de este virus relacionados con el cáncer en hasta un 99%. Si ya ha tenido relaciones sexuales, es posible que ya esté infectada con uno o más tipos de este virus, pero aún puede recibir la vacuna si tiene menos de 26 años. La vacuna puede protegerla contra los otros tipos del VPH con los que no está infectada y que se encuentran en la vacuna. Si terminó de recibir la serie de vacunas con Cervarix o Gardasil, no tiene que volver a vacunarse con Gardasil 9. Efectos secundarios Millones de personas han sido vacunadas contra el VPH desde que se produjo la vacuna. No se han notificado efectos secundarios graves ni reacciones adversas a causa de la vacuna. El efecto secundario más común de la vacuna contra el VPH es una sensación de dolor y enrojecimiento en el área donde se administró la vacuna. La vacuna de Gardasil 9 puede causar una mayor sensación de dolor que las otras vacunas contra el VPH. Prueba de detección de cáncer del cuello uterino La vacunación contra el VPH ayuda a evitar contraer una infección de este virus. La vacuna no es una cura para una infección del VPH si esta ya ha ocurrido. Las mujeres que se han vacunado aún se deben hacer la prueba de detección de cáncer del cuello uterino regularmente según lo que se recomiende de acuerdo a su edad e historial médico. La prueba de detección de cáncer del cuello uterino consiste en una prueba de Papanicolaou en la que El VPH y las verrugas genitales Hay aproximadamente 12 tipos del VPH que causan verrugas genitales. A estos se les llaman “tipos de bajo riesgo”. La mayoría de los casos de verrugas genitales se deben a solo dos tipos de bajo riesgo: 1) el tipo 6 y 2) el tipo 11. Las verrugas genitales son masas de tejido que pueden aparecer en la parte exterior o interior de la vagina o del pene y pueden propagarse a la piel que se encuentra cerca de estos órganos. Las verrugas genitales también pueden crecer alrededor del ano, en la vulva o en el cuello uterino. Pueden causar picazón (comezón) o dolor, o no producir ningún síntoma. Las verrugas genitales no son ni se vuelven cancerosas. Además, se pueden extraer con medicamentos o cirugía. El VPH y el cáncer Hay por lo menos 13 tipos del VPH asociados con el cáncer del cuello uterino, ano, vagina, pene, boca y garganta. Los tipos del VPH que pueden causar cáncer se llaman “tipos de alto riesgo”. La mayoría de los casos de cáncer relacionados con el VPH se deben solo a dos tipos del VPH de alto riesgo: 1) el tipo 16 y 2) el tipo 18. El sistema inmunitario combate la mayoría de las infecciones de alto riesgo y bajo riesgo del VPH y las elimina del cuerpo. Las infecciones que el cuerpo no elimina se llaman infecciones persistentes. Una infección persistente con un tipo del VPH de alto riesgo puede hacer que las células se vuelvan anormales y dar lugar a un problema médico que se llama precáncer. Generalmente esto ocurre al cabo de varios años. La prueba de detección de cáncer del cuello uterino puede detectar las señales de alteraciones anormales en las células del cuello uterino y permitir que el tratamiento se proporcione en las primeras etapas para que no se convierta en cáncer (consulte “Prueba de detección de cáncer del cuello uterino”). Vacunas contra el VPH Hay tres vacunas disponibles que protegen contra las infecciones del VPH. Todas ellas protegen contra los dos tipos del VPH (el 16 y 18) que causan cáncer y precáncer con mayor frecuencia. No obstante, las vacunas difieren en la protección que confieren, contra los otros tipos del VPH: • Cervarix: Esta vacuna protege contra los tipos 16 y 18. • Gardasil: Además de los tipos 16 y 18, esta vacuna también protege contra los tipos 6 y 11, que son los responsables de la mayoría de los casos de verrugas vaginales. • Gardasil 9: Esta vacuna protege contra los cuatro tipos del VPH en la vacuna de Gardasil, más cinco otros tipos del VPH de alto riesgo. se extraen células del cuello uterino y la vagina para examinarlas bajo un microscopio. Esta prueba puede detectar alteraciones anormales en las células del cuello uterino. Si otros exámenes indican un estado de precáncer, se puede administrar tratamiento antes de que las alteraciones se vuelvan cancerosas. Debe hacerse la primera prueba de Papanicolaou a partir de los 21 años. Un tipo de prueba del VPH forma parte de la prueba de detección de cáncer del cuello uterino en algunas mujeres. Esta prueba se puede hacer junto con la prueba de Papanicolaou en las mujeres de 30 años en adelante. Esto se denomina pruebas conjuntas. También se puede usar como prueba de seguimiento en las mujeres de 21 años en adelante cuyos resultados en las pruebas de Papanicolaou hayan revelado resultados anormales o no definitivos. La prueba del VPH puede identificar la mayoría de los tipos de este virus que causan cáncer aun antes de que ocurran cambios visibles en las células cervicales. En la actualidad no hay pruebas aprobadas para detectar el VPH en los hombres. Manténgase sana Aunque haya recibido la vacuna contra el VPH, todavía es importante tomar otras medidas para protegerse contra este virus y otras infecciones de transmisión sexual: • Limite el número de compañeros sexuales. Cuantos más compañeros tenga durante el transcurso de la vida, mayor será el riesgo de contraer la infección. • Use condones (preservativos) masculinos o femeninos para reducir el riesgo de infección cuando tenga relaciones sexuales vaginales, anales u orales. No obstante, tenga en cuenta que los condones solo cubren un porcentaje pequeño de la piel y no protegen totalmente contra la transmisión del VPH. El VPH se puede transmitir de una persona a otra tocando las áreas infectadas que no están cubiertas por el condón. Estas áreas pueden ser la piel de las áreas genitales o anales. Por último… La vacuna contra el VPH puede ayudarla a protegerse contra una infección con algunos de los tipos de este virus. Si tiene 26 años o menos, hable con su ginecó- logo u otro profesional de atención médica sobre vacunarse contra este virus. Usar condones y limitar el número de compañeros sexuales también puede reducir su riesgo de contraer una infección del VPH. Aunque se haya vacunado contra el VPH, asegúrese de hacerse pruebas de detección de cáncer del cuello uterino regularmente y seguir usando condones para protegerse contra otras infecciones de transmisión sexual. Glosario Ano: Abertura del aparato digestivo a través de la cual salen las evacuaciones intestinales del cuerpo. Células: Las unidades más pequeñas en las estructuras del cuerpo; los componentes básicos de todas las partes del cuerpo. Coito: Acto de penetración del pene masculino en la vagina de la mujer (también se denomina “tener relaciones sexuales” o “hacer el amor”). Cuello uterino: El extremo inferior y más estrecho del útero ubicado encima de la vagina. Infección de transmisión sexual: Infección que se propaga mediante el contacto sexual, por ejemplo: clamidia, gonorrea, verrugas genitales, herpes, sífilis e infección del virus de inmunodeficiencia humana (VIH, la causa del síndrome de inmunodeficiencia adquirida [SIDA]). Pene: Órgano sexual externo masculino. Prueba de Papanicolaou: Prueba en la que se toman células del cuello uterino y la vagina para examinarlas bajo un microscopio. Sistema inmunitario: Sistema de defensa natural del cuerpo contra sustancias extrañas y organismos invasores, como las bacterias que causan enfermedades. Vagina: Estructura tubular rodeada por músculos y ubicada desde el útero hasta la parte externa del cuerpo. Virus: Agente que causa ciertos tipos de infecciones. Virus del papiloma humano (VPH): Nombre de un grupo de virus relacionados, algunos de los cuales causan verrugas genitales y otros que están asociados con cáncer del cuello uterino, la vulva, la vagina, el pene, el ano y la garganta. Vulva: Área genital externa de la mujer. Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica. Derechos de autor enero de 2016 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor. ISSN 1074-8601 Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923. Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en sales.acog.org. The American College of Obstetricians and Gynecologists 409 12th Street, SW PO Box 96920 Washington, DC 20090-6920

American Congress of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street SW, Washington, DC  20024-2188 | Mailing Address: PO Box 70620, Washington, DC 20024-9998