Share:

SP126 Información sobre las náuseas y el vómito del embarazo Las náuseas y el vómito del embarazo generalmente comienzan antes de la novena semana del embarazo. En la mayoría de las mujeres, este malestar desaparece cuando comienza el segundo trimestre (en la semana 14 del embarazo). En algunas mujeres, dura varias semanas o meses. En otras, las náuseas y el vómito del embarazo duran durante todo el embarazo. Algunas mujeres tienen náuseas durante un tiempo breve todos los días y podrían vomitar una o dos veces. Generalmente esto se define como náuseas y vómito leves del embarazo. En los casos más graves, las náuseas duran varias horas cada día y ocurren vómitos con mayor Náuseas del embarazo: “náuseas matutinas” que ocurren en el embarazo The American College of Obstetricians and Gynecologists WOMEN’S HEALTH CARE PHYSICIANS PATIENT EDUCATI N El Embarazo • SP126 frecuencia. La decisión de recibir tratamiento depende del grado en que las náuseas y el vómito del embarazo interfieren en su vida y la medida en que se preocupa por ello, no en si su problema médico es “leve” o “grave”. La forma más grave de náuseas y vómito del embarazo, que se llama hiperémesis gravídica, ocurre en hasta un 3% de los embarazos. Este problema médico se puede diagnosticar cuando una mujer ha perdido el 5% de su peso antes del embarazo y presenta otros problemas relacionados con la deshidratación (pérdida de líquidos del cuerpo) [consulte el cuadro]. Las mujeres con hiperémesis gravídica necesitan tratamiento para que cese el vómito y se repongan los líquidos del cuerpo. A veces es necesario que se reciba el tratamiento en un hospital. L as náuseas y el vómito del embarazo son un problema médico muy común. Aunque a estas náuseas y vómito con frecuencia se les llaman “náuseas matutinas”, pueden ocurrir a cualquier hora del día. Las náuseas y el vómito del embarazo generalmente no perjudican al bebé en desarrollo, pero pueden afectar adversamente su vida, como su capacidad para trabajar o llevar a cabo las actividades habituales del día. Hay opciones seguras de tratamiento que la pueden hacer sentirse mejor y evitar que empeoren los síntomas. Este folleto explica • los factores de riesgo de las náuseas y el vómito del embarazo • los cambios en la alimentación y el estilo de vida • los tratamientos médicos • Tome una multivitamina: Los estudios indican que tomar un suplemento multivitamínico antes y durante el embarazo reduce el riesgo de tener náuseas y vómito grave del embarazo. • Tenga meriendas (bocadillos) cerca de la cama: Trate de comer pan tostado o galletas de soda antes de levantarse de la cama en la mañana para evitar moverse con el estómago vacío. • Beba líquidos: El cuerpo necesita más agua durante los primeros meses del embarazo, por lo tanto, trate de beber líquido a menudo durante el día. El no hacerlo puede causar deshidratación, lo que puede empeorar las náuseas. Si tiene dificultad para tomar agua porque tiene un mal sabor en la boca, pruebe masticar chicle o comer caramelos duros. • Evite los olores que la molestan: Las comidas o los olores que no solían molestarla pueden ahora provocarle náuseas. Trate de evitar, hasta donde pueda, exponerse a ellos. Use un ventilador cuando cocine. Pídale a otra persona que se encargue de la basura. • Consuma comidas pequeñas y frecuentes: En lugar de consumir tres comidas grandes, asegúrese de que nunca tenga el estómago vacío, consumiendo cinco o seis “minicomidas” cada día. Puede ser útil consumir bocados frecuentes de alimentos como nueces, frutas o galletas de soda. • Pruebe alimentos que no sean irritantes: Una dieta (BRATT, por sus siglas en inglés) para problemas estomacales (que incorpore plátanos o guineos, arroz, puré de manzana, pan tostado y té) es baja en grasa y fácil de digerir. Si no le apetecen estos alimentos, pruebe otros que lo hagan. El objetivo es encontrar alimentos que pueda comer y retener. Si puede, trate de agregar un alimento con proteína en cada comida. Algunas buenas fuentes de proteína, aparte de la carne, son los productos lácteos (leche, helado o nieve, yogur), nueces y semillas (incluida la mantequilla de almendra y la mantequilla de maní o cacahuate) y los polvos y las malteadas (batidos) de proteínas. Factores de riesgo Algunas mujeres tienden a presentar más náuseas y vómito del embarazo que otras. Si tiene alguno de los siguientes factores de riesgo, su riesgo de presentar náuseas y vómito del embarazo puede ser mayor: • Estar embarazada con más de un bebé (embarazo múltiple) • Embarazo previo con náuseas y vómito (ya sean leves o graves) • Su madre o hermana tuvieron náuseas y vómito del embarazo intensos • Historial de mareos o migrañas • Estar embarazada con un feto del sexo femenino ¿Se trata de náuseas y vómito del embarazo o de otra cosa? Algunos problemas médicos pueden causar náuseas y vómito durante el embarazo. Por ejemplo, las úlceras, las enfermedades relacionadas con los alimentos, las enfermedades de la tiroides o las enfermedades de la vesícula biliar. Su obstetra podría sospechar que tiene uno de estos problemas médicos si muestra señales o síntomas que no ocurren comúnmente con las náuseas y el vómito del embarazo. Algunas de estas señales y síntomas son los siguientes: • Náuseas y vómito que ocurren por primera vez después de la novena semana del embarazo • Dolor o sensibilidad abdominal • Fiebre • Dolor de cabeza • Glándula tiroidea agrandada (hinchazón en la parte anterior del cuello) Efectos sobre el embarazo Las náuseas y el vómito del embarazo generalmente no son perjudiciales para su salud ni para la salud de su bebé. Tampoco quiere decir que su bebé está enfermo. Sin embargo, pueden ser más problemáticos si no puede retener alimentos o líquidos y comienza a perder peso. Cuando esto ocurre, en ocasiones se podría afectar el peso del bebé al nacer. También podría desarrollar problemas con la tiroides, el hígado y el equilibrio de líquidos. Debido a que las formas graves de náuseas y vómito del embarazo son difíciles de tratar y pueden causar problemas de salud, muchos expertos recomiendan tratarlos desde un principio para que estos no empeoren. Cambios en la alimentación y el estilo de vida Aunque no es posible curar las náuseas y el vómito del embarazo, estos se pueden tratar. Es posible que se sienta mejor haciendo algunos cambios en su alimentación y estilo de vida. Quizás necesite probar algunas de estas sugerencias: Señales de deshidratación Las náuseas y el vómito pueden hacerle perder líquidos. Si los líquidos no se reponen, puede deshidratarse. Llame a su obstetra u otro profesional de atención médica si presenta las siguientes señales y síntomas de deshidratación: • Produce poca orina de color oscuro o no puede orinar. • No puede retener líquidos. • Se siente mareada o se desvanece cuando se pone de pie. • El corazón está acelerado o late con mucha fuerza. • Pruebe el jengibre: La gaseosa de jengibre, preparada con jengibre auténtico, el té de jengibre preparado con jengibre fresco rallado, las cápsulas de jengibre y los caramelos de jengibre, pueden ayudarla a aliviar el malestar estomacal. Si tiene mucho vómito, tenga en cuenta que esto puede desgastar el esmalte dental. Esto sucede porque el estómago contiene una gran cantidad de ácido. Enjuagarse la boca con una cucharadita de bicarbonato de soda disuelto en una taza de agua puede ayudar a neutralizar el ácido y proteger los dientes. Tratamiento médico Si los cambios en la alimentación y el estilo de vida no alivian sus síntomas, o si tiene náuseas y vómito intensos del embarazo, podría ser necesario recurrir a un tratamiento médico. Su obstetra u otro profesional de atención médica primero querrá saber si el origen de las náuseas y el vómito se debe al embarazo o si hay otro motivo médico que los causa. Si se descartan otras causas, se pueden usar ciertos medicamentos. La vitamina B6 es un tratamiento seguro de venta sin receta que se podría probar primero para las náuseas y el vómito del embarazo. La doxilamina, un medicamento que contienen las medicinas para dormir de venta sin receta, se puede agregar si la vitamina B6 sola no alivia los síntomas. Hay un medicamento recetado disponible que combina la vitamina B6 y la doxilamina. Se ha determinado que ambos medicamentos—ya sea que se tomen solos o juntos—son seguros durante el embarazo sin producir efectos perjudiciales al bebé. Si estos dos medicamentos no dan resultado, se podrían recetar medicamentos “antieméticos”. Estos medicamentos evitan los vómitos. Se ha demostrado la seguridad del uso de muchos medicamentos antieméticos durante el embarazo. En otros la información de seguridad ha sido contradictoria o limitada. Por ejemplo, un medicamento que se llama ondansetrón es sumamente eficaz para evitar las náuseas y el vómito. Algunos estudios han revelado una posible asociación entre el uso de este medicamento durante las primeras etapas del embarazo y defectos congénitos específicos, pero otros no. También se ha vinculado con problemas del ritmo cardíaco en las personas que toman el medicamento, especialmente en aquellas que tienen ciertos problemas médicos subyacentes. La decisión de usar ondansetrón y otros medicamentos con información semejante de seguridad durante el embarazo se basa en si los beneficios de estos medicamentos superan los posibles riesgos. Usted y su obstetra u otros miembros del equipo de atención médica pueden dialogar sobre todos estos factores para determinar el mejor tratamiento para su situación personal. Si las náuseas y el vómito son intensos o si tiene hiperémesis gravídica, podría tener que permanecer hospitalizada hasta que se controlen los síntomas. Se podrían hacer pruebas de laboratorio para evaluar el funcionamiento del hígado. Si está deshidratada debido a la pérdida de líquidos, podría tener que recibir líquidos y vitaminas por vía intravenosa. Si no es posible controlar el vómito, es posible que necesite otros medicamentos. Si sigue perdiendo peso, a veces se recomienda usar una sonda de alimentación para alimentarse y asegurarse de que usted y su bebé reciban suficientes nutrientes. Por último... Durante la primera etapa del embarazo ocurren comúnmente náuseas y vómito. Cuando estos son leves, a menudo se pueden tratar con cambios en la alimentación y el estilo de vida. Si estos cambios no alivian los síntomas o si las náuseas y el vómito del embarazo son intensos, dígaselo a su obstetra u otro profesional de atención médica. Generalmente se recomienda administrar tratamiento para asegurarse de que los síntomas no empeoren. Glosario Defectos congénitos: Problemas físicos que están presentes en el nacimiento. Deshidratación: Problema médico que se produce debido a la pérdida de agua del cuerpo. Feto: Organismo que se desarrolla en el útero desde la novena semana del embarazo hasta el final del embarazo. Glándula tiroidea: Glándula en forma de mariposa que se encuentra en la base del cuello frente a la tráquea. Esta glándula elabora, almacena y libera la hormona tiroidea y la hormona liberadora de la tiroides que controlan el ritmo en que funciona cada parte del cuerpo. Hiperémesis gravídica: Náuseas y vómito intensos durante el embarazo que pueden causar pérdida de peso y de líquidos corporales. Náuseas y vómito del embarazo: Problema médico que ocurre en las primeras etapas del embarazo, generalmente a partir de la novena semana. Nutrientes: Sustancias que nutren y que se obtienen de los alimentos, como vitaminas y minerales. Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica. Derechos de autor enero de 2016 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor. ISSN 1074-8601 Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923. Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en sales.acog.org. The American College of Obstetricians and Gynecologists 409 12th Street, SW PO Box 96920 Washington, DC 20090-6920

American Congress of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street SW, Washington, DC  20024-2188 | Mailing Address: PO Box 70620, Washington, DC 20024-9998