Share:

SP029 Los beneficios para su bebé y para usted La lactancia materna es lo mejor para su bebé por los siguientes motivos: • La leche materna contiene la cantidad correcta de grasa, azúcar, agua, proteínas y minerales necesarios La lactancia materna y su bebé The American College of Obstetricians and Gynecologists WOMEN’S HEALTH CARE PHYSICIANS PATIENT EDUCATI N La Atención Durante el Trabajo de Parto, el Parto y el Postparto • SP029 para el crecimiento y desarrollo de un bebé. A medida que el bebé se desarrolla, la leche materna cambia para adaptarse a las necesidades nutricionales del bebé. • La leche materna es más fácil de digerir que la fórmula infantil. Los bebés que se alimentan con C ada vez más mujeres deciden amamantar a sus bebés, y es porque las razones para hacerlo son buenas. La leche materna es el alimento perfecto para el bebé. Amamantar también es beneficioso para las mamás. Se recomienda amamantar exclusivamente durante los primeros 6 meses de vida del bebé. Esto quiere decir alimentar al bebé solamente con leche materna y sin ningún otro alimento o líquido a menos que se lo indique el médico del bebé. Debe seguir amamantando hasta que el bebé cumpla el primer año y se comiencen a introducir nuevos alimentos. Además, puede seguir amamantando todo el tiempo que usted y su bebé lo deseen. Este folleto explica • los beneficios de la lactancia materna • cómo es que se necesitan dos personas para amamantar • sugerencias para amamantar sin problemas y enfrentar los desafíos • cómo tener un estilo de vida saludable mientras amamanta • la selección de un método anticonceptivo mientras amamanta Comience con el contacto directo con la piel La mayoría de los recién nacidos sanos están listos para amamantar dentro de la primera hora después del parto. Sostener a su bebé de manera que tenga contacto directo con su piel inmediatamente después del parto ayuda a estimularlo para que comience a amamantar. El contacto directo con la piel también mantiene cálido al bebé y estabiliza su frecuencia cardíaca y respiratoria. Acople al bebé al seno Colocar al bebé en contacto directo con su piel provoca ciertos reflejos que ayudan al bebé a colocar la boca en el seno o “acoplarse” a este. Una enfermera o consultora en lactancia puede ayudarla a encontrar una buena posición (consulte el cuadro “Buenas posiciones para amamantar”). Sostenga el seno con la mano, de manera que pueda extenderlo y roce el pezón contra el labio inferior del bebé. El bebé abrirá bien la boca, como lo hace al bostezar. Acerque al bebé hacia su cuerpo y coloque el pezón en el paladar del niño. Recuerde llevar al bebé al seno, y no el seno al bebé. Verifique si el bebé se ha acoplado correctamente. Si siente alguna molestia u observa que la boca del bebé no está bien abierta, interrumpa suavemente la succión. Para interrumpir la succión, introduzca un dedo limpio entre el seno y las encías del bebé. Cuando oiga o sienta un ligero “pop”, sáquele el pezón de la boca al bebé. Amamante cuando lo pida el bebé Permítale al bebé establecer su propio horario. Cuando los bebés quieren comer, se ven bien despiertos, con los brazos doblados, los puños cerrados y se llevan los dedos a la boca. Ofrézcale el seno al bebé cuando este comience a llevarse los propios dedos a la boca. Llorar es una señal tardía de hambre, y cuando un bebé está descontento le resulta más difícil acoplarse al seno. Cuando está satisfecho, relaja los brazos y las piernas y cierra los ojos. El estómago del bebé es muy pequeño al principio (como del tamaño de una uva). Su capacidad es de solo un poco más de media onza cuando nace y se vacía rápidamente. Durante las primeras semanas de vida, la mayoría de los bebés se alimentan por lo menos de 8–12 veces en 24 horas, o por lo menos cada 2–3 horas (calculado desde el comienzo de una alimentación hasta el comienzo de la siguiente). Mire a su bebé, no al reloj Muchos bebés recién nacidos amamantan durante 10–15 minutos en cada seno. Sin embargo, también pueden amamantar por períodos mucho más largos (a veces de 60–120 minutos a la vez) o alimentarse con mucha frecuencia (cada 30 minutos, lo que se llaman “alimentaciones agrupadas”). Estos cambios en los patrones de alimentación con frecuencia ocurren durante la noche o en etapas de crecimiento rápido. Algunos bebés se alimentan de un solo seno cada vez que amamantan, mientras que otros maman de ambos leche materna tienden a tener menos gases, menos problemas para alimentarse y menos estreñimiento que los que se alimentan con fórmula infantil. • La leche materna contiene anticuerpos que pro-tegen a los bebés contra ciertas enfermedades, como infecciones de oídos, diarrea, enfermedades respiratorias y alergias. Mientras más tiempo amamante a su bebé, mayores serán los beneficios para la salud. • Los bebés que se amamantan corren un menor riesgo de presentar el síndrome de muerte súbita del lactante. Cualquier cantidad de leche materna ayuda a contribuir a reducir este riesgo. • Si su bebé es prematuro, la leche materna puede reducir el riesgo de que ocurran muchos problemas médicos a corto y largo plazo que enfrentan los bebés prematuros. La lactancia materna es beneficiosa para usted también: • Al amamantar se estimula la liberación de una hormona que se llama oxitocina la cual promueve la contracción del útero. Esto contribuye a que el tamaño del útero se normalice más rápidamente y reduce la cantidad de sangrado que tenga después de dar a luz. • La lactancia materna puede hacer que sea más fácil perder el peso que aumentó durante el embarazo. • La lactancia materna puede reducir el riesgo de cáncer del seno y cáncer ovárico. Usted y su bebé: Un dúo para amamantar Se necesitan dos personas para amamantar. La leche se produce continuamente y se almacena en los lóbulos mamarios del seno. Cuando su bebé comience a amamantar, los nervios en los pezones envían un mensaje al cerebro. El cerebro reacciona liberando hormonas que les indican a los lóbulos mamarios que se contraigan (encojan) y expulsen leche adentro de las glándulas mamarias. Estas glándulas transportan la leche a los pezones. Mientras más leche se extraiga de los senos, más leche se producirá. Si le ofrece al bebé otros alimentos, la producción de leche se puede reducir. Sugerencias para amamantar sin problemas El amamantar es un proceso natural, pero puede transcurrir un tiempo antes de que usted y su bebé aprendan a hacerlo. La mayoría de las mujeres pueden amamantar. Hay algunas que no pueden hacerlo debido a problemas médicos o otras situaciones. Hay mucha ayuda para amamantar, como de otras madres que amamantan, enfermeras, médicos y consultoras certificadas en lactancia, que pueden ayudarla a comenzar a lactar. También pueden darle consejos si acaso enfrenta desafíos. senos. Cuando el bebé suelte un seno, ofrézcale el otro. Si el bebé no está interesado, planifique comenzar a alimentarlo del otro seno la próxima vez. Tal vez desee colocarse un imperdible (seguro) del tirante del sostén para marcar el último lado donde amamantó al bebé. Cómo enfrentar los desafíos Es normal que surjan pequeños problemas en los primeros días y semanas al comenzar a amamantar. Con un poco de ayuda, casi todos los problemas se pueden resolver. Si persiste alguno de los siguientes problemas, llame a su obstetra o solicite ver a una consultora certificada en lactancia. Dolor en los pezones Es normal tener los pezones sensibles o sentir molestias cuando comience a amamantar. El dolor en los pezones se puede deber a que el bebé no tiene una suficiente parte de la aréola en su boca y está mamando mayormente del pezón. Verifique que la boca del bebé esté bien abierta y la aréola se encuentre tan adentro de la boca del bebé como sea posible. Asegúrese de que los hombros y el cuerpo del bebé estén orientados frente a usted mientras amamante. Si tiene los pezones adoloridos, extraerse un poco de leche materna en el pezón puede aligerar el proceso de recuperación. Colóquese una almohadilla o compresa tibia o gel después de amamantar. Pruebe distintas posiciones para amamantar para evitar las áreas adoloridas. Si tiene dolor intenso, pezones agrietados o que sangran, o el dolor dura más de 1 semana, comuníquese con su obstetra o consultora en lactancia. Acoplamiento correcto El bebé debe tener todo el pezón y una buena parte de la aréola (el anillo de piel más oscura alrededor del pezón) en la boca. La nariz del bebé debe estar tocando el seno. Los labios del bebé deben estar hacia afuera, rodeando el seno. El bebé debe estar mamando constante y uniformemente. Debe poder oírlo tragar. Es posible que sienta estirones leves en los senos. Congestión de los senos Durante los primeros días después del parto, los senos producen calostro inicialmente, un líquido espeso y amarillo que contiene muchos anticuerpos. Al cabo de 2–3 días del parto, los senos comienzan a producir una mayor cantidad de leche (que a veces se le llama “llegada de la leche”). Puede ocurrir congestión de los senos cuando esto sucede. Los senos congestionados se sienten llenos y sensibles. Tal vez tenga un grado leve de fiebre (menos de 100.4°F). Una vez que su cuerpo determine cuánta leche necesita el bebé, la congestión de los senos se debe aliviar. Esto puede tardar más o menos 1 semana. Mientras tanto, pruebe algunos de los siguientes consejos: • Amamante más a menudo para drenar los senos. • Antes de amamantar, masajéese suavemente los senos o extráigase un poco de leche con la mano o con una bomba para ablandarlos. • Entre cada alimentación, coloque compresas tibias en los senos o báñese con agua tibia para aliviar las molestias. • Inmediatamente después de amamantar, aplíquese compresas frías en los senos para aliviar las molestias y reducir la hinchazón. Glándula mamaria bloqueada Si se bloquea una glándula con leche sin usar, se podría formar una masa dura en ese seno. Para desbloquear la obstrucción, trate de amamantar por más tiempo y con mayor frecuencia con el seno bloqueado, o extráigase leche manualmente o con una bomba para que salga la leche. Aplique calor bañándose con agua tibia, con una almohadilla tibia o una botella de agua caliente antes de amamantar. Si no se drena el conducto bloqueado, puede ocurrir una infección en el seno que se llama mastitis. Los síntomas de mastitis son semejantes a los de gripe, es decir, fiebre, dolor en el cuerpo y agotamiento. El seno también estará hinchado y adolorido en un lugar específico, por lo que podría estar enrojecido o muy cálido al tacto. Puede aún amamantar con seguridad a su bebé si tiene mastitis. De hecho, amamantar ayudará a aligerar su recuperación. Si presenta estos síntomas, llame a su obstetra u a otro miembro de su equipo de atención médica. Es posible que primero le recomienden las medidas de amamantar con frecuencia y masajearse para drenar la glándula afectada. Le podrían recetar un antibiótico que puede tomarlo con seguridad durante el tiempo que amamante para tratar la infección. Suministro bajo de leche Algunas mujeres tienen dificultad para producir suficiente leche y satisfacer las necesidades del bebé. La causa más común es no extraerse suficiente leche. Los bebés que nacen antes de tiempo tienen una mayor tendencia a tener dificultad para acoplarse al seno. Los bebés prematuros se pueden cansar más fácilmente, por lo que no se extrae suficiente leche para mantener Posición de cuna cruzada. Al igual que en la posición de cuna, coloque al bebé de manera que su barriga toque la suya. Sosténgalo en el brazo opuesto al lado que usará para amamantarlo. Por ejemplo, si amamanta al bebé con el seno derecho, sostenga al bebé con el brazo izquierdo. El trasero del bebé debe quedar en el pliegue del codo del brazo izquierdo mientras su mano izquierda sostiene la cabeza y el cuello del niño. Esta posición le permite controlar mejor la cabeza del bebé. Es posible que necesite usar almohadas para sostener la cabeza del bebé. Esta es una buena posición para un recién nacido que está aprendiendo a amamantar. Buenas posiciones para amamantar Posición de cuna. Siéntese con la espalda erguida y sostenga al bebé acostado en sus brazos. El cuerpo del bebé deberá estar orientado de frente a usted, y su barriga debe tocar la suya. Sostenga la cabeza del bebé en el pliegue del codo de manera que su cara quede de frente al seno. Posición de lado. Acuéstese de lado y acerque al bebé junto a usted. Colóquese los dedos debajo del seno y levántelo para ayudar a que el bebé alcance el pezón. Esta posición es buena para amamantar de noche. También es adecuada en las mujeres que dan a luz por cesárea ya que el peso del bebé estará alejado de la incisión. Coloque la parte inferior de su brazo hacia adelante de manera que sostenga su cabeza y coloque una almohada entre las rodillas para evitar que dé vuelta el cuerpo. También puede ser útil colocar una almohada debajo de su cabeza. Posición de balón de fútbol. Coloque al bebé debajo de su brazo como una pelota de fútbol. Siente al bebé a su lado, a la altura de su cintura, de manera que quede frente a usted. Apoye la espalda del bebé con su antebrazo y sujétele la cabeza al nivel de su seno. Esta posición es buena para amamantar mellizos y para las mujeres que hayan dado a luz por cesárea. una producción continua. Si se extrae leche con una bomba sacaleches, asegúrese de bombear lo suficiente como para mantener su suministro de leche. Un profesional de atención médica con experiencia en lactancia materna o una consultora certificada en lactancia pueden identificar estas posibilidades y ayudarla a encontrar una solución para usted y su bebé. Un estilo de vida saludable durante la lactancia Por el bien de su salud y la salud de su bebé, es importante que mantenga los hábitos saludables del estilo de vida que adoptó durante el embarazo. Eso quiere decir alimentarse bien y evitar el uso de sustancias perjudiciales. La alimentación saludable Cuando está embarazada, su cuerpo almacena nutrientes y grasa adicionales para prepararla para amamantar. Los siguientes consejos la ayudarán a cumplir con los objetivos de alimentación necesarios para amamantar: • Su cuerpo necesita aproximadamente 450–500 cal-orías adicionales al día para producir leche materna para su bebé. Si su peso se encuentra dentro del límite normal, necesita un total de aproximadamente 2,500 calorías al día. • Consuma pescado y mariscos 2–3 veces a la semana. El pescado es una gran fuente de ácidos grasos omega-3, que puede contribuir al crecimiento y desarrollo del cerebro del bebé. Algunos tipos de pescado tienen niveles más elevados que otros de un metal que se llama mercurio. El mercurio puede ser perjudicial para los bebés y los niños pequeños. Para evitar consumir niveles elevados de mercurio, no consuma tiburón, pez espada, caballa gigante (king mackerel) ni lofolátilo (tilefish), y limite el consumo de atún tipo albacora a 6 onzas a la semana. Si consume pescado proveniente de aguas locales, consulte las advertencias sobre el mercurio u otros contaminantes. Si no tiene información, limite el consumo de esos pescados a 6 onzas a la semana y no consuma ningún otro tipo de pescado esa semana. • El profesional de atención médica podría aconsejarle seguir tomando los suplementos multivitamínicos prenatales mientras esté lactando. • Tome mucho líquido y beba más líquido si su orina es de color amarillo oscuro. Es buena idea beber un vaso de agua cada vez que amamante. • Tomar una cantidad moderada de cafeína (300 mg al día) es poco probable que le afecte a su bebé. Los recién nacidos y los bebés prematuros son más sensibles a los efectos de la cafeína. Verifique el contenido de cafeína del café que consume ya que puede variar mucho entre las diferentes marcas. La cafeína también se encuentre en el té, el chocolate y en otros alimentos. Es buena idea consumir una cantidad menor de cafeína en los primeros días después del nacimiento del bebé o si su bebé es prematuro. • Si desea consumir una bebida alcohólica ocasiona-lmente, espere por lo menos 2 horas después de beber para amamantar al bebé. El alcohol se elimina de la leche a la misma vez que se elimina de la sangre. Por lo tanto, no es necesario extraerse y desechar la leche. Beber más de dos bebidas alcohólicas al día regularmente puede ser perjudicial para su bebé y podría causar somnolencia, debilidad y aumento anormal de peso. Suplementos con vitamina D Ya sea que amamante al bebé con leche humana o fórmula infantil, todos los bebés necesitan recibir 400 unidades internacionales de vitamina D al día para garantizar que los huesos se desarrollen adecuadamente. La vitamina D está disponible en forma líquida. Uso de medicamentos La mayoría de los medicamentos se pueden usar o tomar con seguridad mientras amamanta. Aunque es posible transferir medicamentos al bebé en la leche materna, los niveles en la leche generalmente son mucho más bajos que los niveles en la sangre de la madre. Puede encontrar la información más actualizada sobre los medicamentos y sus efectos sobre los bebés que amamantan en LactMed, una base de datos con información científica, en www.toxnet.nlm.nih.gov/newtoxnet/lactmed.htm. Si está amamantando y necesita tomar o usar un medicamento con receta para tratar un problema médico, hable sobre este asunto con su equipo de atención médica y el profesional de atención médica que atiende a su bebé. Usted y su equipo de atención médica pueden examinar los riesgos y beneficios de tomar o usar el medicamento tomando en cuenta los beneficios de seguir amamantando a su bebé. Evite fumar y consumir drogas La exposición al humo del cigarrillo es perjudicial para los bebés y los niños. Esta exposición aumenta los riesgos de alergias, asma y del síndrome de muerte súbita del lactante. Si fuma, amamantar es aún mejor para su bebé que la fórmula infantil, pero fumar puede reducir su suministro de leche y dificultar que aumente de peso el bebé. Asegúrese de no fumar alrededor del bebé. El uso de drogas ilegales, como cocaína, heroína y metanfetamina, y los medicamentos con receta que se usan sin motivos médicos, pueden ser perjudiciales para su bebé si los usa mientras amamanta. Además, aunque actualmente se ha legalizado en varios estados, no se recomienda el uso de marihuana mientras amamanta. Si necesita ayuda para dejar de consumir drogas, hable con su obstetra, consultora en lactancia o con otro profesional de atención médica. También puede llamar a la línea directa nacional para el abuso de sustancias que está disponible las 24 horas del día, los 365 días del año, al 1-800-662-HELP (4357). Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica. Derechos de autor abril de 2016 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor. ISSN 1074-8601 Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923. Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en sales.acog.org. The American College of Obstetricians and Gynecologists 409 12th Street, SW PO Box 96920 Washington, DC 20090-6920 Glosario Amamantar exclusivamente: Alimentar al bebé solamente con leche materna y sin ningún otro alimento o líquido a menos que se lo indique el profesional de atención médica de su bebé. Antibiótico: Medicamento que trata ciertos tipos de infecciones. Los anticonceptivos y la lactancia materna Usar anticonceptivos permite que el cuerpo tenga tiempo para recuperarse antes de tener otro bebé. El momento ideal para seleccionar el método anticonceptivo que usará después del embarazo es mientras todavía está embarazada. Aunque amamantar exclusivamente puede prevenir un embarazo por hasta 6 meses, debe seguir ciertas pautas estrictas y amamantar todo el tiempo. Hay muchos métodos anticonceptivos disponibles que se pueden usar mientras amamante, incluidos los métodos sin hormonas (el dispositivo intrauterino de cobre, los condones y los diafragmas) y los métodos hormonales. Se teme que los métodos anticonceptivos hormonales pueden afectar el suministro de leche, especialmente cuando comienza a amamantar. Si comienza a usar un método hormonal y disminuye su suministro de leche, hable con su obstetra u otro miembro del equipo de atención médica sobre otras opciones para evitar embarazos. Por último… La lactancia materna es la forma más saludable de alimentar a su bebé. Antes de dar a luz, dígale a su profesional de atención médica que desea amamantar y entérese de los recursos para amamantar en su comunidad. Tenga en cuenta que muchas nuevas mamás tienen dificultad para amamantar al principio. Asegúrese de pedir ayuda si la necesita. Anticuerpos: Proteínas en la sangre que se producen debido a la reacción que ocurre ante una sustancia extraña, como bacterias o virus que causan infecciones. Aréola: La piel más oscura que rodea el pezón. Calostro: Líquido que secretan los senos cuando comienza la producción de leche. Dispositivo intrauterino: Dispositivo pequeño que se introduce y permanece dentro del útero para evitar embarazos. Glándulas mamarias: Pequeños conductos por donde pasa la leche de los lóbulos mamarios al pezón. Hormona: Sustancia que elaboran las células o los órganos del cuerpo y que controla las funciones de las células o los órganos. Un ejemplo es el estrógeno que controla el funcionamiento de los órganos reproductores femeninos. Lóbulos mamarios: Pequeñas estructuras dentro de las partes del seno que producen leche y la almacenan durante la lactancia. Mastitis: Infección en el tejido del seno que puede ocurrir al amamantar. Oxitocina: Hormona que se elabora en una parte del cerebro que se llama el hipotálamo y que hace que el útero se contraiga y se libere leche en las glándulas mamarias de los senos durante la lactancia. Una forma sintética de la oxitocina se puede administrar como medicamento para provocar las contracciones del parto o intensificarlas. Prematuro: Que nace antes de las 37 semanas del embarazo. Síndrome de muerte súbita del lactante: Fallecimiento inesperado de un bebé por una causa desconocida. Útero: Órgano muscular ubicado en la pelvis de la mujer que contiene al feto en desarrollo y lo nutre durante el embarazo.

American Congress of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street SW, Washington, DC  20024-2188 | Mailing Address: PO Box 70620, Washington, DC 20024-9998