Share:

SP071 Infecciones de transmisión sexual Hay muchas infecciones de transmisión sexual. Este folleto trata sobre la gonorrea, la clamidia y la sífilis. Estas infecciones de transmisión sexual pueden causar problemas médicos a largo plazo y durante el embarazo (consulte el cuadro “Problemas durante el embarazo”). Tener una infección de transmisión sexual también hace que aumente el riesgo de contraer el virus de inmuno-deficiencia humana (VIH) si se expone al mismo. La gonorrea, clamidia y sífilis The American College of Obstetricians and Gynecologists WOMEN’S HEALTH CARE PHYSICIANS PATIENT EDUCATI N Problemas Ginecológicos • SP071 Gonorrea y clamidia La gonorrea y clamidia a menudo ocurren juntas. Ambas las produce una bacteria. La bacteria se transmite de una persona a otra mediante el sexo vaginal, anal u oral. Las infecciones de gonorrea y clamidia pueden ocurrir en la boca, los órganos reproductores, la uretra y el recto. En las mujeres, el lugar más común donde ocurre es en el cuello uterino (la abertura del útero). Aunque la gonorrea y clamidia pueden ocurrir a cualquier edad, las mujeres de 25 años y más jóvenes corren un mayor riesgo de presentar estas infecciones. L a gonorrea y clamidia son dos de las infecciones de transmisión sexual más comunes. La sífilis, otra de estas infecciones, ocurría con poca frecuencia hasta el 2001 cuando comenzaron a aumentar los casos. Estas tres infecciones de transmisión sexual pueden causar problemas graves a largo plazo si no se tratan, especialmente en las adolescentes y las mujeres jóvenes. Es importante aprender a reconocer las señales y los síntomas de estas infecciones y tomar medidas para prevenirlas. Este folleto explica • los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento de estas infecciones de transmisión sexual • las complicaciones y los riesgos para la salud • las medidas de prevención Complicaciones La gonorrea y la clamidia pueden causar problemas graves: • La enfermedad inflamatoria pélvica es una infección que ocurre cuando las bacterias de la vagina y el cuello uterino se trasladan hacia arriba donde se encuentra el útero, los ovarios o las trompas de Falopio. Una vez que una mujer se infecta con gonorrea o clamidia, si no recibe tratamiento, puede presentar una enfermedad inflamatoria pélvica al cabo de unos días a unas semanas. La enfermedad inflamatoria pélvica puede causar problemas a largo plazo, como infertilidad, si esta no se trata. Los síntomas son, entre otros, escalofríos, fiebre y dolor pélvico. Es posible que algunas mujeres no presenten síntomas de la enfermedad inflamatoria pélvica sino hasta después de que esta haya estado presente por un tiempo. • Puede ocurrir un embarazo ectópico a causa del tejido cicatrizante en las trompas de Falopio que ocurre por la enfermedad inflamatoria pélvica. Si no se trata oportunamente un embarazo ectópico, las trompas de Falopio se podrían romper o reventar, lo cual puede dar lugar a una emergencia potencialmente mortal que causa dolor y sangrado intensos. Si presenta estos síntomas o está embarazada, comuníquese de inmediato con un profesional de atención médica. • La enfermedad inflamatoria pélvica puede causar dolor pélvico crónico (que dura mucho tiempo) aun cuando esta se trata. Tratamiento Si tiene gonorrea, es probable que también reciba tratamiento para la clamidia. La clamidia se trata con antibióticos en pastillas. La gonorrea generalmente se trata con un antibiótico que se administra por inyección seguido por una sola dosis de antibiótico en pastilla. Las personas con gonorrea a menudo la vuelven a presentar otra vez. Se debe repetir la prueba de gonorrea al cabo de 3 meses después del tratamiento. Es importante tomarse todo el medicamento. Además, todas las parejas sexuales que haya tenido en los últimos 60 días también deben recibir tratamiento. Si su pareja de sexo masculino no puede acudir a su propio médico, es posible que el médico que la atiende le dé pastillas a usted para él. Todo depende de las leyes de su estado. Aunque esté recibiendo tratamiento, puede transmitirle gonorrea y clamidia a su pareja. Si padece cualquiera de estas infecciones, evite tener contacto sexual hasta que su tratamiento y el de su pareja hayan terminado. Sífilis La sífilis también ocurre a causa de una bacteria. Es diferente a la gonorrea y a la clamidia ya que ocurre en etapas. En algunas etapas se transmite más fácilmente que en otras. Síntomas Las mujeres con gonorrea o clamidia a menudo no presentan síntomas. Cuando ocurren síntomas de alguna de estas dos infecciones, pueden aparecer al cabo de 2 días a 3 semanas después de contraer la infección. Como los síntomas pueden ser muy leves, se pueden confundir con una infección de las vías urinarias o una infección vaginal. Los síntomas más comunes en las mujeres son los siguientes: • Secreción vaginal amarillenta • Dolor al orinar o necesidad frecuente de orinar • Sangrado vaginal entre los períodos menstruales • Sangrado, secreción o dolor rectal (en el recto) En los hombres, los síntomas más comunes son los siguientes: • Secreción del pene • Dolor o ardor al orinar • Sangrado, secreción o dolor rectal (en el recto) Diagnóstico Para determinar si tiene gonorrea o clamidia, su profesional de atención médica puede tomar una muestra de células de la garganta, el cuello uterino, la uretra o el recto donde puede ocurrir la infección. La gonorrea y clamidia también se pueden detectar mediante una prueba de orina. Problemas durante el embarazo Durante el embarazo, puede transmitirse gonorrea, clamidia y sífilis de la madre al bebé y causar las siguientes complicaciones: • Parto prematuro (nacimiento antes de la semana 37 del embarazo) • Ruptura prematura de membranas (cuando el saco que rodea al bebé se rompe antes de que comience el trabajo de parto) • Bajo peso al nacer (de menos de 5 libras) • Pérdida prematura del embarazo • Infección en los ojos del bebé, que se llama conjuntivitis, y que puede causar ceguera • Pulmonía • Defectos congénitos • Muerte del bebé Debido a estos riesgos, se hace una prueba de sífilis y clamidia a las mujeres embarazadas. También se hacen pruebas de detección de gonorrea a las mujeres embarazadas con factores de riesgo y a todas las adolescentes embarazadas. Si la madre está infectada, puede recibir tratamiento durante el embarazo. La bacteria que causa la sífilis entra en el cuerpo a través de una cortadura en la piel o por el contacto con una llaga de sífilis que lleva el nombre de chancro. Dado que esta llaga ocurre comúnmente en la vulva, la vagina, el ano o el pene, la sífilis se transmite con mayor frecuencia mediante el contacto sexual. También puede transmitirse tocando el sarpullido, las verrugas o la sangre infectados durante la segunda etapa de la infección. Síntomas Los síntomas de la sífilis varían según la etapa: • Etapa primaria: La sífilis aparece primero como un chancro que no causa dolor. Esta llaga desaparece sin tratamiento en unas 3–6 semanas. • Etapa secundaria: Si no se trata la sífilis, la próxima etapa comienza a medida que sana el chancro o al cabo de varias semanas después de que este haya desaparecido. Es entonces que puede aparecer el sarpullido. El sarpullido generalmente ocurre en la planta de los pies y la palma de las manos. También pueden ocurrir verrugas planas en la vulva. En esta etapa, se pueden presentar síntomas semejantes a la gripe. Esta etapa es sumamente contagiosa. • Etapa latente y tardía: El sarpullido y los demás síntomas desaparecen en unas semanas o meses, pero eso no quiere decir que la infección se ha curado. Por el contrario, aún está presente en el cuerpo. Esta etapa se llama el período latente. Si no se trata, la infección puede volver a aparecer en su forma más grave al cabo de varios años. Diagnóstico En las primeras etapas, se examina la secreción de las llagas abiertas para detectar la presencia de la bacteria de sífilis. En las etapas tardías, se puede hacer también una prueba de sangre para comprobar el efecto de los anticuerpos contra la bacteria. Cómo usar un condón El uso constante y correcto de condones de látex masculinos puede reducir el riesgo de contraer o transmitir una infección de transmisión sexual. Los condones femeninos también son una opción. Debido a que los condones femeninos son más recientes que los masculinos, no se han hecho tantos estudios de eficacia como en los condones masculinos. Sin embargo, la experiencia indica que el uso constante y correcto de condones femeninos puede ayudar a reducir el riesgo de contraer una infección de transmisión sexual. Para usar el condón masculino, coloque el condón enrollado sobre la punta del pene erecto. Sujete la punta del condón de manera que quede un pequeño espacio en la punta. Desenrolle entonces el condón sobre el pene. Inmediatamente después de la eyaculación, sujete el condón en la base del pene. Retire el pene. Tire el condón a la basura. No vuelva a usarlo nunca. Para usar un condón femenino, apriete el anillo interior entre los dedos e introdúzcalo en la vagina. Empuje el anillo interior hacia arriba hasta que quede detrás del hueso púbico. Debe quedar una pulgada del extremo abierto fuera del cuerpo. Inmediatamente después de la eyaculación, apriete y tuerza el anillo exterior. Extraiga suavemente el saco. Tire el condón a la basura. No vuelva a usarlo nunca. Cuando use un condón masculino o femenino, es importante que use un lubricante. Los condones de látex solo se deben usar con lubricantes a base de agua. Los lubricantes a base de aceite, como los que se usan en el aceite de bebé, los humectantes para las manos y la vaselina, pueden debilitar el látex y aumentar el riesgo de que se rompa el condón. Puede comprar condones que ya tienen un lubricante a base de agua. Lea detenidamente la etiqueta. Si corre un mayor riesgo de contraer una infección de transmisión sexual, asegúrese de que el lubricante no contenga un espermicida. El nonoxinol-9 se encuentra en la mayoría de los espermicidas de venta en los Estados Unidos. El uso frecuente de nonox- inol-9 puede causar cambios en el revestimiento de la vagina y aumentar el riesgo de contraer el VIH de una pareja infectada. Condón masculino Condón femenino Complicaciones La sífilis en etapa tardía es una enfermedad grave. Pueden ocurrir problemas del corazón y neurológicos, además de tumores, que dan lugar a daño cerebral, ceguera, parálisis e incluso provocar la muerte. Las llagas genitales que causa la sífilis pueden también exponer más a la persona a contraer y transmitir el VIH. Si la sífilis se trata en sus primeras etapas, el daño será menor. Tratamiento La sífilis se trata con antibióticos. Si se detecta y trata en las primeras etapas, es posible evitar los problemas a largo plazo. La duración del tratamiento depende de cuánto tiempo la persona haya estado contagiada con la infección. Una persona que haya tenido sífilis por menos de 1 año necesitará un ciclo de tratamiento. Si la sífilis ha estado presente por más tiempo es necesario administrar más tratamientos. Se debe evitar tener contacto sexual durante el tratamiento. Las parejas sexuales también necesitan recibir tratamiento. Medidas de prevención Puede tomar medidas para evitar contraer gonorrea, clamidia o sífilis. Estos métodos de protección también ayudan a protegerla contra otras infecciones de transmisión sexual: • Use un condón (profiláctico). Los condones masculinos y femeninos se venden sin receta en las farmacias y ayudan a proteger contra las infecciones de transmisión sexual (consulte el cuadro “Cómo usar un condón”). • Limite el número de parejas sexuales. Mientras más parejas sexuales tenga en la vida, mayor será su riesgo de contraer una infección de transmisión sexual. • Conozca a su pareja. Pregúntele a su pareja sobre su historial sexual. Pregúntele además si ha tenido infecciones de transmisión sexual. Aunque su pareja no presente síntomas, puede estar infectada. • Evite tener contacto directo con llagas en los genitales. Se recomienda que las adolescentes y las mujeres de 25 años y menores sexualmente activas, y las mujeres mayores de 25 años con ciertos factores de riesgo, se sometan a pruebas anuales de detección de clamidia y gonorrea (consulte el cuadro “¿Quién corre peligro?”). Las adolescentes y las mujeres también deben hacerse pruebas de detección de sífilis si tienen un mayor riesgo de contraer esta infección de transmisión sexual. Si su profesional de atención médica no le ofrece esta prueba de detección, solicítela. Estas pruebas son una parte importante de la atención médica de la mujer. Por último… Si cree que podría correr el riesgo de contraer gonorrea, clamidia o sífilis, solicite una prueba de detección. Estas infecciones son menos perjudiciales cuando se detectan en sus primeras etapas. Recibir tratamiento oportunamente y protegerse contra una infección de transmisión sexual son las mejores maneras de cuidar de su salud. Glosario Antibiótico: Medicamento que trata ciertos tipos de infecciones. Anticuerpos: Proteínas en la sangre que se producen debido a la reacción que ocurre ante una sustancia extraña, como bacterias o virus que causan infecciones. Chancro: Llaga que causa la sífilis y que aparece en el lugar de la infección. Cuello uterino: El extremo inferior y más estrecho del útero ubicado encima de la vagina. Embarazo ectópico: Embarazo en el que el óvulo fertilizado comienza a desarrollarse en un lugar fuera del útero, por lo general en las trompas de Falopio. Enfermedad inflamatoria pélvica: Infección del útero, las trompas de Falopio y las estructuras pélvicas circundantes. Espermicida: Sustancia química (crema, gel, espuma) que desactiva los espermatozoides. Infecciones de transmisión sexual: Infecciones que se propagan mediante el contacto sexual, por ejemplo: clamidia, gonorrea, virus del papiloma humano, herpes, sífilis y del virus de inmunodeficiencia humana (VIH, la causa del síndrome de inmunodeficiencia adquirida [SIDA]). Infertilidad: Problema médico en el que una mujer no puede quedar embarazada tras 12 meses consecutivos sin usar ningún tipo de anticonceptivo. Ovarios: Par de órganos del sistema reproductor de la mujer que contienen los óvulos que se liberan en la ovulación y que producen hormonas. ¿Quién corre peligro? Cualquier persona que haya tenido relaciones sexuales puede contraer una infección de transmisión sexual. No obstante, el riesgo es mayor en aquellas que • tienen o han tenido más de una pareja sexual • tienen una pareja que ha tenido o tiene más de una pareja sexual • han tenido relaciones sexuales con una persona que padece de una infección de transmisión sexual • tienen un historial de infecciones de transmisión sexual • tienen una discapacidad del desarrollo Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica. Derechos de autor mayo de 2016 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor. ISSN 1074-8601 Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923. Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en sales.acog.org. The American College of Obstetricians and Gynecologists 409 12th Street, SW PO Box 96920 Washington, DC 20090-6920 Pérdida prematura del embarazo: Pérdida de un embarazo que ocurre en las primeras 13 semanas del embarazo; también se denomina aborto natural. Trompas de Falopio: Conductos a través de los cuales se desplaza un óvulo desde el ovario hasta el útero. Uretra: Estructura tubular a través de la cual fluye la orina desde la vejiga hacia el exterior del cuerpo. Útero: Órgano muscular ubicado en la pelvis de la mujer que contiene al feto en desarrollo y lo nutre durante el embarazo. Virus de inmunodeficiencia humana (VIH): Virus que ataca ciertas células del sistema inmunitario y causa el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Vulva: Área genital externa de la mujer.

American Congress of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street SW, Washington, DC  20024-2188 | Mailing Address: PO Box 70620, Washington, DC 20024-9998