Share:

SP071 Infecciones de transmisión sexual Hay muchas infecciones de transmisión sexual. Este folleto trata sobre la clamidia, la gonorrea y la sífilis. Estas infecciones de transmisión sexual pueden causar problemas médicos a largo plazo y durante el embarazo (consulte el cuadro “Problemas durante el embarazo”). Tener una infección de transmisión sexual también hace que aumente el riesgo de contraer el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) si se expone al mismo. Clamidia La clamidia es la infección de transmisión sexual que se notifica con mayor frecuencia en Estados Unidos. Ocurre tanto en los hombres como en las mujeres, La clamidia, gonorrea y sífilis The American College of Obstetricians and Gynecologists WOMEN’S HEALTH CARE PHYSICIANS PATIENT EDUCATI N Problemas Ginecológicos • SP071 aunque es particularmente común entre las mujeres jóvenes. La clamidia la produce un tipo de bacteria. La bacteria se transmite de una persona a otra durante el sexo vaginal, el sexo oral o el sexo anal. Las infecciones se pueden presentar en la boca, los órganos reproductores, la uretra y el recto. En las mujeres, el lugar más común donde ocurre es en el cuello uterino (la abertura del útero). Si no se trata, puede causar una enfermedad inflamatoria pélvica (PID, por sus siglas en inglés). Esta enfermedad puede causar problemas de salud a largo plazo y afectar su capacidad para quedar embarazada (consulte el cuadro “La enfermedad inflamatoria pélvica”). Síntomas La clamidia es una enfermedad de transmisión sexual “silenciosa”. Esto se debe a que generalmente L a clamidia y la gonorrea son las dos infecciones de transmisión sexual más comunes. Los casos de sífilis, otra de estas infecciones, han estado aumentando durante los últimos 15 años. Estas tres infecciones de transmisión sexual pueden causar problemas graves a largo plazo si no se tratan, especialmente en las adolescentes y las mujeres jóvenes. Es importante aprender a reconocer las señales y los síntomas de estas infecciones y tomar medidas para prevenirlas. Este folleto explica • los síntomas, las pruebas y el tratamiento de estas infecciones de transmisión sexual • las complicaciones y los riesgos para la salud • las medidas de prevención • Dolor o ardor al orinar • Sangrado, secreción o dolor rectal (en el recto) Si presenta alguno de los síntomas anteriores, o si tiene una pareja sexual con síntomas, debe acudir a su obstetra–ginecólogo o a otro profesional de atención médica y abstenerse de tener relaciones sexuales hasta que lo haga. Pruebas La mayoría de las personas con clamidia no sabe que ha contraído esta infección. Se recomienda una prueba de detección anual de clamidia en las mujeres menores de 25 años y en las mujeres de 25 años en adelante con factores de riesgo para la clamidia. Los factores de riesgo son tener una nueva pareja sexual, tener más de una pareja sexual, tener una pareja sexual que tiene más de una pareja sexual, tener una pareja sexual con una infección de transmisión sexual, no usar condones con regularidad cuando no se encuentre en una relación mutuamente monógama, tener una infección de transmisión sexual actual o haberla tenido anteriormente, o tener relaciones sexuales a cambio de dinero o drogas. En los hombres, no se recomiendan pruebas de detección anuales. no produce síntomas. Cuando ocurren síntomas de clamidia, pueden aparecer al cabo de unos días a varias semanas después de contraer la infección. Como los síntomas pueden ser muy leves, se pueden confundir con una infección de las vías urinarias o una infección vaginal. Los síntomas más comunes en las mujeres son los siguientes: • Secreción amarillenta de la vagina o uretra • Dolor al orinar o necesidad frecuente de orinar • Sangrado vaginal entre los períodos menstruales • Sangrado, secreción o dolor rectal (en el recto) En los hombres, los síntomas más comunes son los siguientes: • Secreción del pene Problemas durante el embarazo La presencia de clamidia, gonorrea o sífilis durante el embarazo aumenta el riesgo de que ocurra un parto prematuro, ruptura prematura de membranas y el nacimiento de un niño muerto. Estas infecciones también se pueden transmitir de una mujer a su bebé: • Los bebés pueden contraer clamidia durante el nacimiento. La clamidia en un recién nacido puede provocar infecciones en los ojos que pueden ocasionar ceguera y pulmonía. • La gonorrea también se puede transmitir de una mujer infectada a su bebé durante el nacimiento del niño. En los bebés, la gonorrea por lo general causa infecciones en los ojos. • Si una mujer tiene sífilis durante el embarazo, puede transmitir esta enfermedad al feto a través de la placenta. Esto puede causar un estado congénito de sífilis en el bebé. La sífilis congénita afecta a muchos órganos del bebé, como los pulmones, el cerebro, la piel y los huesos. A los bebés que nacen de mujeres con estas infecciones, se les examina y se les hacen pruebas después del parto para determinar si están infectados. Se proporcionarán tratamiento y cuidados especiales si un bebé está infectado o, en algunos casos, como medida de precaución contra la infección. La mejor manera de evitar que los bebés contraigan una infección es con pruebas de detección de infecciones de transmisión sexual durante el embarazo. A todas las mujeres embarazadas se les hacen pruebas de detección de sífilis y clamidia. También se hacen pruebas de detección de gonorrea a las mujeres embarazadas con factores de riesgo y a todas las adolescentes embarazadas. El tratamiento durante el embarazo es seguro y eficaz. La enfermedad inflamatoria pélvica La enfermedad inflamatoria pélvica es una infección que ocurre cuando las bacterias de la vagina y el cuello uterino se trasladan hacia arriba donde se encuentra el útero y las trompas de Falopio. Si una mujer está infectada con clamidia o gonorrea y no recibe tratamiento, puede presentar una enfermedad inflamatoria pélvica. Los síntomas son, entre otros, escalofríos, fiebre y dolor pélvico. Es posible que algunas mujeres no presenten síntomas de la enfermedad inflamatoria pélvica sino hasta después de que esta haya estado presente por un tiempo. La enfermedad inflamatoria pélvica puede causar problemas a largo plazo si no se trata: • Puede ocurrir infertilidad a causa del tejido cicatrizante en las trompas de Falopio que ocurre por la enfermedad inflamatoria pélvica. • También puede ocurrir un embarazo ectópico a causa del tejido cicatrizante en las trompas de Falopio. Si no se trata oportunamente un embarazo ectópico, las trompas de Falopio se podrían romper o reventar, lo cual puede dar lugar a una emergencia potencialmente mortal que causa dolor intenso y sangrado abundante. Si presenta estos síntomas y está embarazada, comuníquese de inmediato con el obstetra–ginecólogo o con otro profesional de atención médica. • La enfermedad inflamatoria pélvica puede causar dolor pélvico crónico (que dura mucho tiempo) aun cuando se trata la enfermedad. En las mujeres, se puede hacer una prueba de clamidia en una muestra de orina o en muestras que se obtienen con un aplicador de algodón (o hisopo) de la vagina, la boca, la garganta, el recto o el área alrededor del cuello uterino. Usted misma puede hacerse esta prueba en la vagina o el recto en el consultorio de un obstetra–ginecólogo o de otro profesional de atención médica. No es necesario hacer un examen pélvico para que se haga esta prueba. Tratamiento La clamidia se trata con antibióticos en pastillas. Las parejas sexuales que haya tenido (cualquiera con quien haya tenido contacto sexual en los últimos 60 días o su última pareja sexual) también deben hacerse la prueba y deben recibir tratamiento. Notificación a las parejas La comunicación a las parejas sexuales de que tiene una infección de transmisión sexual para la cual está recibiendo tratamiento se conoce como notificación a las parejas. Este es un paso importante del tratamiento. Tratar a las parejas puede ayudar a reducir su riesgo de volver a contraer la infección de una pareja infectada. También puede disminuir la incidencia general de las infecciones de transmisión sexual. Puede decírselo a las parejas usted misma, o puede solicitar que el departamento de salud en su estado lo haga. Si decide hacerlo usted misma, el obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica puede darle información para sus parejas sobre la clamidia y cómo se trata. Puede traer a su principal pareja sexual a la cita de atención médica para que reciba tratamiento. Si desea que el departamento de salud se lo diga a sus parejas, su nombre no se mencionará cuando lo hagan. Algunos departamentos de salud cuentan con un servicio por Internet de notificación a las parejas. No todos los departamentos de salud ofrecen notificaciones a las parejas sobre la clamidia. Comuníquese con su departamento de salud estatal o local para obtener más información. En algunos estados, si las parejas sexuales no pueden acudir a un médico, usted podría obtener las pastillas o una receta de su obstetra–ginecólogo o de otro profesional de atención médica para dichas parejas. Sus parejas no tienen que venir para hacerse un examen o prueba. Solo deben tomar el medicamento. Reinfección y repetición de pruebas Asegúrese de tomarse todo el medicamento de la manera indicada. La clamidia se puede transmitir a las parejas sexuales incluso durante el tratamiento. Debe evitar tener contacto sexual hasta que haya terminado el tratamiento, y sus parejas sexuales deben hacer lo mismo. La prueba de detección de clamidia se debe repetir al cabo de 3 meses después del tratamiento. Esto se hace para determinar si se ha reinfectado de una pareja sexual nueva o actual. Las reinfecciones pueden aumentar el riesgo de presentar una enfermedad inflamatoria pélvica y otras complicaciones. Si no se puede repetir la prueba al cabo de 3 meses del tratamiento, esta se debe hacer en su próxima visita de atención médica dentro del siguiente año. Gonorrea La gonorrea es la segunda infección de transmisión sexual que se notifica con mayor frecuencia en Estados Unidos. La gonorrea y clamidia a menudo ocurren juntas. La gonorrea la produce una bacteria que se puede transmitir a una pareja durante el sexo vaginal, anal u oral. Si no se trata, puede causar las mismas complicaciones de salud a largo plazo de la clamidia, además de una infección gonocócica diseminada. Esta infección, que puede ser potencialmente mortal, ocurre cuando la bacteria de la gonorrea se desplaza a ciertas partes del cuerpo, especialmente a la piel y las articulaciones. Los síntomas consisten, entre otros, en fiebre, escalofríos, llagas en la piel y dolor en las muñecas, las rodillas y los dedos de las manos o los pies. Síntomas La gonorrea a menudo no produce síntomas o estos son muy leves. Los síntomas son, entre otros, los siguientes: • Secreción vaginal amarillenta • Dolor al orinar o necesidad frecuente de orinar • Sangrado vaginal entre los períodos menstruales • Sangrado, secreción o dolor rectal (en el recto) Las mujeres con gonorrea pueden creer que tienen una infección leve en la vagina o vejiga. A menudo, estos síntomas no aparecen hasta al cabo de varias semanas cuando ocurre una enfermedad inflamatoria pélvica. Los hombres tienen una mayor tendencia a presentar síntomas que los motiva a obtener tratamiento, como secreción del pene o dolor y ardor al orinar. Sin embargo, muchos hombres que tienen gonorrea tampoco presentan síntomas. Aparato reproductor superior Trompas de Falopio Ovarios Útero Cuello uterino Vagina Aparato reproductor inferior Bacterias de una infección de transmisión sexual entran en la vagina   Puede ocurrir una enfermedad inflamatoria pélvica si una bacteria que causa una infección de transmisión sexual entra en la vagina y el cuello uterino y se desplaza al aparato reproductor superior. Aunque es posible que esta enfermedad no produzca síntomas, puede causar infertilidad o un embarazo ectópico. Pruebas La prueba de detección de gonorrea es semejante a la de clamidia. Se recomienda una prueba de detección anual en las mujeres menores de 25 años y en las mujeres de 25 años en adelante con factores de riesgo para la gonorrea. Los factores de riesgo son tener una nueva pareja sexual, tener más de una pareja sexual, tener una pareja sexual que tiene más de una pareja sexual, tener una pareja sexual con una infección de transmisión sexual, no usar condones con regularidad cuando no se encuentre en una relación mutuamente monógama, tener una infección de transmisión sexual actual o haberla tenido anteriormente, o tener relaciones sexuales a cambio de dinero o drogas. En las mujeres, se puede hacer una prueba de gonorrea en una muestra de orina o en muestras que se obtienen con un aplicador de algodón (o hisopo) de la vagina, la boca, la garganta, el recto o el área alrededor del cuello uterino. Tratamiento La gonorrea se trata con dos tipos de antibióticos. El tratamiento recomendado consiste en una inyección con uno de los antibióticos seguido por una sola pastilla del otro antibiótico. Si no se dispone de la inyección, puede tomar dos tipos de pastillas de antibiótico. Este tratamiento también es eficaz contra la clamidia. Sus parejas sexuales necesitan hacerse la prueba de detección de gonorrea y recibir tratamiento. Al igual que con la clamidia, puede decírselo usted misma a sus parejas o, en algunos estados, puede solicitar que el departamento de salud lo haga. La mayoría de los estados le permiten obtener pastillas de antibiótico o una receta para sus parejas sexuales de su obstetra–ginecólogo o de otro profesional de atención médica. La gonorrea se puede transmitir a las parejas sexuales incluso durante el tratamiento. Debe evitar tener contacto sexual hasta que haya terminado el tratamiento, y sus parejas sexuales deben hacerlo también. Se debe repetir la prueba de gonorrea al cabo de 3–12 meses después del tratamiento. Sífilis La sífilis ocurre a causa de una bacteria. Se presenta en etapas y se transmite más fácilmente en algunas etapas que en otras. La bacteria que causa la sífilis entra en el cuerpo a través de una cortada en la piel o por el contacto con una llaga de sífilis de una pareja. A esta llaga se le llama chancro. Dado que esta llaga ocurre comúnmente en la vulva, la vagina, el ano o el pene, la sífilis se transmite con mayor frecuencia por medio del contacto sexual. Las llagas de sífilis también pueden aparecer en la boca y los labios. Las llagas genitales que causa la sífilis pueden también exponer más a la persona a contraer y transmitir el VIH. La sífilis también se puede transmitir por medio del contacto con el sarpullido que aparece en las etapas más avanzadas de la enfermedad. Síntomas Los síntomas de la sífilis varían según la etapa: • Etapa primaria: La sífilis aparece primero como un chancro que no causa dolor. Esta llaga desaparece sin tratamiento en unas 3–6 semanas. • Etapa secundaria: Si no se trata la sífilis, la próxima etapa comienza a medida que sana el chancro o al cabo de varias semanas después de que este haya desaparecido. Es entonces que puede aparecer el sarpullido. El sarpullido generalmente ocurre en la planta de los pies y la palma de las manos. También pueden ocurrir verrugas planas en la vulva. En esta etapa, se pueden presentar síntomas semejantes a la gripe. • Infección latente: En algunas personas, el sarpullido y los demás síntomas desaparecen en unas semanas o meses, pero eso no quiere decir que la infección se ha curado. Por el contrario, aún está presente en el cuerpo. Esto se llama tener una infección latente. • Etapa tardía: Si no se trata, la sífilis puede volver a aparecer en su forma más grave al cabo de varios años. La sífilis en etapa tardía es una enfermedad grave. Pueden ocurrir problemas del corazón, un problema neurológico, además de tumores, que dan lugar a daño cerebral, ceguera, parálisis e incluso provocar la muerte. Si la sífilis se trata en sus primeras etapas, causará menos daño. Esta infección puede afectar el cerebro en cualquier etapa. Esto se denomina neurosífilis. La neurosífilis puede producir meningitis, problemas con la audición y la vista, y otros síntomas neurológicos. Pruebas A diferencia de las pruebas de detección de la clamidia y gonorrea, no se recomiendan pruebas rutinarias de detección para la sífilis en las mujeres que no están embarazadas. Se deben hacer pruebas de detección en todas las mujeres embarazadas en la primera visita prenatal, y repetir dicha prueba posteriormente en el embarazo y en el parto si el riesgo es alto. La sífilis por lo general se diagnostica con análisis de sangre. Casi siempre es necesario usar dos análisis de sangre para diagnosticar la sífilis. Tratamiento La sífilis se trata con antibióticos. Si se detecta y trata en las primeras etapas, es posible evitar los problemas a largo plazo. La duración del tratamiento depende de cuánto tiempo haya estado contagiada con la infección. Es posible que se hagan análisis de sangre periódicos para ver si el tratamiento está funcion- ando. Se debe evitar tener contacto sexual durante el tratamiento. Si la diagnostican con sífilis, también se debe hacer la prueba del VIH. Sus parejas sexuales deben recibir tratamiento para la sífilis. La mayoría de los departamentos de salud estatales y locales pueden ayudar a notificar a las parejas de una infección de sífilis (y también el VIH). Medidas de prevención Puede tomar medidas para evitar contraer clamidia, gonorrea y sífilis. Estos métodos de protección también ayudan a protegerla contra otras infecciones de transmisión sexual y también el VIH: • Use condones con regularidad. Los condones masculinos y femeninos se venden sin receta en las farmacias. El uso correcto de un condón masculino o femenino puede reducir el riesgo de contraer una infección de transmisión sexual. • Limite el número de parejas sexuales. Mientras más parejas sexuales tenga durante toda su vida, mayor será su riesgo de contraer una infección de transmisión sexual. • Conozca a su pareja. Pregúntele a su pareja sobre su historial sexual. Pregúntele además si ha tenido infecciones de transmisión sexual. Aunque su pareja no presente síntomas, todavía puede estar infectada. • Evite tener contacto directo con llagas en los genitales. • Solicite una prueba de detección de clamidia y gonorrea cada año si se recomendara para su edad. Si su obstetra–ginecólogo u otro profesional de atención médica no ofrece esta prueba de detección, solicite que se la hagan. Por último… Si cree que podría correr el riesgo de contraer clamidia, gonorrea o sífilis, solicite una prueba de detección. Estas infecciones son menos perjudiciales cuando se detectan en sus primeras etapas. Recibir tratamiento oportunamente y protegerse contra una infección de transmisión sexual son maneras importantes de cuidar de su salud. Glosario Antibiótico: Medicamento que trata ciertos tipos de infecciones. Chancro: Llaga que causa la sífilis y que aparece en el lugar de la infección. Clamidia: Infección de transmisión sexual que la produce una bacteria y puede causar una enfermedad inflamatoria pélvica e infertilidad. Congénito: Padecimiento que está presente desde que nace una persona. Cuello uterino: El extremo inferior y más estrecho del útero ubicado encima de la vagina. Embarazo ectópico: Embarazo en el que el óvulo fertilizado comienza a desarrollarse en un lugar fuera del útero, por lo general en las trompas de Falopio. Enfermedad inflamatoria pélvica (PID, por sus siglas en inglés): Infección del útero, las trompas de Falopio y las estructuras pélvicas circundantes. Examen pélvico: Examen físico de los órganos reproductores de la mujer. Gonorrea: Infección de transmisión sexual que puede causar una enfermedad inflamatoria pélvica, infertilidad y artritis. Infecciones de transmisión sexual: Infecciones que se propagan por medio del contacto sexual, por ejemplo, clamidia, gonorrea, el virus del papiloma humano, herpes, sífilis y el virus de inmunodeficiencia humana (VIH, la causa del síndrome de inmunodeficiencia adquirida [SIDA]). Infección gonocócica diseminada: Infección que puede ocurrir a causa de una infección de gonorrea sin tratar que puede ser potencialmente mortal. Los síntomas consisten, entre otros, en fiebre, escalofríos, llagas en la piel y dolor en las muñecas, las rodillas y los dedos de las manos o los pies. Infertilidad: Problema médico en el que una mujer no puede quedar embarazada tras 12 meses consecutivos sin usar ningún tipo de anticonceptivo. Meningitis: Inflamación de las membranas del cerebro o la médula espinal. Nacimiento de un niño muerto: Parto de un bebé muerto. Neurológico: Relacionado con el sistema nervioso. Notificación a las parejas: Identificación y notificación a las parejas sexuales de que usted tiene una infección de transmisión sexual para que se puedan hacer pruebas y, si fuera necesario, recibir tratamiento. Obstetra–ginecólogo: Médico con capacitación, destrezas y educación especiales en la salud de la mujer. Placenta: Tejido que sirve para alimentar al feto y eliminar sus desechos. Prematuro: Que nace antes de que terminen las 37 semanas del embarazo. Prueba de detección: Prueba cuyo fin es detectar los posibles signos de una enfermedad en personas que no presentan signos ni síntomas. Ruptura prematura de membranas: Problema médico en el que las membranas que contienen el líquido amniótico se rompen antes del parto. Sífilis: Infección de transmisión sexual que la produce un organismo denominado Treponema pallidum y puede causar problemas graves de salud o la muerte en sus etapas más avanzadas. Trompas de Falopio: Conductos a través de los cuales se desplaza un óvulo desde el ovario hasta el útero. Uretra: Estructura tubular a través de la cual fluye la orina desde la vejiga hacia el exterior del cuerpo. Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica. Derechos de autor enero del 2017 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor. ISSN 1074-8601 Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923. Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en sales.acog.org. The American College of Obstetricians and Gynecologists 409 12th Street, SW PO Box 96920 Washington, DC 20090-6920 Útero: Órgano muscular ubicado en la pelvis de la mujer que contiene al feto en desarrollo y lo nutre durante el embarazo. Virus de inmunodeficiencia humana (VIH): Virus que ataca ciertas células del sistema inmunitario y causa el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Vulva: Área genital externa de la mujer.

American Congress of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street SW, Washington, DC  20024-2188 | Mailing Address: PO Box 70620, Washington, DC 20024-9998