SP169, February 2008


ACOG publications are protected by copyright and all rights are reserved. ACOG publications may not be reproduced in any form or by any means without written permission from the copyright owner. This includes the posting of electronic files on the Internet, transferring electronic files to other persons, distributing printed output, and photocopying. Requests for authorization to make photocopies should be directed to: Copyright Clearing Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923 (978) 750-8400.

Trastornos de la piel durante el embarazo

Trastornos de la piel durante el embarazoDurante el embarazo cambia el cuerpo de la mujer de muchas maneras. Además del cambio de peso, uno de los cambios más notorios ocurre en la piel, el cabello, el vello y las uñas. Es posible que muchos de estos cambios causen ansiedad porque pueden afectar su aspecto. Sin embargo, la mayoría de ellos no son perjudiciales y a menudo desaparecen después de dar a luz.

Cuando comience a observar cambios en la piel o las uñas, hable con su médico. El médico puede indicarle las mejores maneras de tratar esos trastornos.

Este folleto explica:

  • Los cambios comunes en la piel, el cabello, el vello y las uñas que pueden ocurrir durante el embarazo
  • Los tratamientos, si los hubiera, que pueden aliviar estos cambios

Durante el embarazo, el cuerpo atraviesa por muchos cambios, incluidos los que ocurren en la piel, las uñas, el cabello y el vello. En la mayoría de los casos, estos cambios son normales.

La piel y el embarazo

La mayoría de las mujeres saben que habrá ciertos cambios, como dolor de espalda y estrías en la piel, durante el embarazo. Los cambios que a menudo sorprenden a las mujeres embarazadas son los que afectan la piel, así como al cabello, el vello y las uñas.

Son muchas las causas que pueden provocar cambios en la piel. Algunas están asociadas con los cambios hormonales que ocurren sólo durante el embarazo. Es posible que otros problemas de la piel hayan estado presentes por un tiempo antes de quedar embarazada y después cambian durante el embarazo. Sin embargo, en lo que respecta a la mayoría de los cambios en la piel, los médicos no saben con certeza la causa de los mismos.

Manchas oscuras

Durante el embarazo, muchas mujeres observan manchas oscuras en los senos, pezones o en la parte de los muslos que se encuentra entre las piernas. Estas áreas oscuras se producen debido a un aumento en la melanina del cuerpo. Esta sustancia natural imparte color a la piel y al cabello. Más de un 90 por ciento de las mujeres embarazadas tendrán estas áreas oscuras. Las mujeres con tonos más oscuros de piel las notarán más aún.

Las manchas color café o morenas que aparecen alrededor de los ojos, nariz y mejillas, se denominan cloasma o la "máscara del embarazo". Hasta un 70 por ciento de las mujeres embarazadas presentarán cloasma. La exposición al sol hace que las manchas se oscurezcan aún más. Para reducir la probabilidad de desarrollar cloasma, evite pasar tiempo bajo el sol. Cuando esté afuera, protéjase la piel con un bloqueador solar con SPF (siglas en inglés de factor de protección solar) de por lo menos 15 y use un sombrero con ala ancha.

Estas áreas oscuras no son dañinas y por lo general se desvanecen al cabo de unos meses de haber dado a luz. Sin embargo, es probable que no desaparezcan del todo. Si observa alguna mancha oscura nueva o una que cambia rápidamente (o "lunar"), muéstresela a su médico de inmediato.

Algunas mujeres también notan una línea ligeramente oscura que va desde el ombligo hasta el vello púbico. Esto se llama línea negra. Esta línea siempre está presente pero antes de quedar embarazada tiene el mismo color de la piel que la rodea.

Para cubrir las manchas oscuras, como las de cloasma, intente usar maquillaje. Los correctores de color amarillo con base blanca pueden aplicarse debajo del maquillaje e impartir un tono más uniforme y natural a la piel.

Estrías en la piel

A medida que crecen el vientre y los senos durante el embarazo, éstos pueden resultar estirados y marcados con líneas rojizas. Estas marcas ocurren cuando la piel se estira rápidamente para apoyar al feto en desarrollo. Para el tercer trimestre, casi todas las mujeres embarazadas tendrán estrías en la piel del abdomen, los glúteos, los senos o los muslos. Es muy poco lo que puede hacer para evitar que aparezcan o desaparezcan.

A pesar de que hay muchas cremas, lociones y aceites que dicen evitar la formación de estrías, no hay pruebas de que estos tratamientos funcionen. El uso de un humectante potente puede ayudarle a mantener suave la piel, aunque no ayuda a eliminar las manchas de las estrías. La aplicación de una loción bronceadora sin exposición al sol puede ayudar a disimular estas estrías. Aunque la mayoría de ellas se desvanecen gradualmente después del nacimiento del bebé, algunas pueden permanecer en la piel.

Cambios en el cabello y el vello

Los cambios hormonales en el embarazo hacen que aumente el crecimiento del cabello o vello. Muchas mujeres embarazadas notan que el cabello se vuelve más grueso. A veces, crece vello en áreas donde no existía normalmente, como en la cara, el pecho y los brazos. Este nuevo crecimiento de vello se denomina hirsutismo y se cree que los cambios hormonales del cuerpo son responsables del mismo. El estado del cabello o vello debe normalizarse al cabo de 6 meses de dar a luz.

Si observa una cantidad abundante de vello que crece rápidamente en la cara, el pecho y el abdomen, esto puede ser la señal de un problema. Hable con su médico si está preocupada.

Si acaso le molesta, este vello puede eliminarse extrayéndolo con pinzas, cera, o afeitándolo, incluso empleando una técnica de láser de extracción de vello. Todas estas técnicas son seguras para las mujeres embarazadas o las que lactan.

Al cabo de 3 meses de dar a luz, la mayoría de las mujeres comienzan a notar pérdida de cabello. Esto se debe a que las hormonas regresan a sus niveles normales lo que permite que el cabello regrese a su ciclo normal de crecimiento y caída.

Aunque no hay medicamentos para evitar la caída del cabello, tenga en cuenta que esta situación no es permanente. El cabello volverá a crecer completamente al cabo de 3 a 6 meses.

Cambios en las uñas

Las uñas, al igual que el cabello y el vello pueden cambiar durante el embarazo. Algunas mujeres observan que las uñas les crecen con mayor rapidez. Otras encuentran que las uñas tienden a partirse y quebrarse más fácilmente. Al igual que ocurre con los cambios en el cabello o vello, los cambios que afectan a las uñas se reducen después de dar a luz.

Arañas vasculares

La cantidad mayor de sangre en las venas durante el embarazo puede causar cambios en los vasos sanguíneos. Por consiguiente, pueden aparecer diminutas venas rojas en la piel, denominadas arañas vasculares. Las arañas vasculares son más comunes durante la primera mitad del embarazo. Casi dos terceras partes de mujeres embarazadas con piel más blanca y aproximadamente una tercera parte de las mujeres embarazadas con piel oscura las tendrán en la cara, el cuello y los brazos. Nuevamente, el enrojecimiento se desvanece después de dar a luz.

Venas varicosas

El peso y la presión en el útero pueden reducir el flujo de sangre hacia la parte inferior del cuerpo y hacer que las venas en las piernas se hinchen, vuelvan azuladas y duelan. Estas venas se denominan venas varicosas y pueden aparecer cerca de la vagina y el recto (por lo general se conocen como hemorroides). En la mayoría de los casos, las venas varicosas no causan problemas.

Es más probable que presente venas varicosas si alguien en su familia las ha tenido. Aunque no puede prevenirlas, hay ciertas medidas que puede tomar para reducir la hinchazón, aliviar el dolor y evitar que empeoren las venas varicosas.

  • Si tiene que estar sentada o de pie por mucho tiempo, asegúrese de moverse de vez en cuando.
  • No se siente con las piernas cruzadas.
  • Eleve las piernas en el escritorio, sofá, banquillo o una silla, tan a menudo como pueda.
  • Haga ejercicios regularmente, por ejemplo, caminar, nadar o correr en una bicicleta estacionaria.
  • Use medias de compresión.

Trastornos de la piel

Hay ciertos trastornos de la piel que pueden surgir durante el embarazo. éstos pueden causar molestias que a menudo pueden aliviarse con tratamiento.

Pápulas y placas urticarianas pruriginosas del embarazo

Las pápulas y placas urticarianas pruriginosas del embarazo (PUPPP por sus siglas en inglés) ocurren en 1 de cada 200 mujeres embarazadas. La formación de pequeñas protuberancias y ronchas rojas por lo general ocurre más tarde en el embarazo. Estas protuberancias pueden formar parches grandes y causar mucha picazón. A menudo comienzan en el abdomen y se propagan a los muslos, glúteos y senos.

Este trastorno desaparece después de dar a luz. Mientras tanto, su médico puede recetarle una crema que alivia la picazón o una crema de esteroides con este fin.

Prurigo del embarazo

Con el prurigo del embarazo aparecen diminutas protuberancias que causan picazón y parecen mordeduras de insectos en prácticamente cualquier parte del cuerpo. Este trastorno puede ocurrir en cualquier momento del embarazo y por lo general comienza con unas pocas protuberancias que aumentan cada día.

El prurigo puede durar varios meses e incluso continuar por un tiempo después del nacimiento del bebé. Por lo general puede tratarse con medicamentos.

Penfigoide gestacional

El penfigoide gestacional es una enfermedad infrecuente de la piel que por lo general comienza en el segundo y tercer trimestre o a veces inmediatamente después de haber dado a luz. Con este trastorno, aparecen ampollas en el abdomen y en casos graves, las ampollas pueden cubrir un área amplia del cuerpo. A veces, el trastorno regresa durante embarazos posteriores.

Si su médico le diagnostica penfigoide gestacional después de examinarle las ampollas, se les vigilará cuidadosamente a usted y a su bebé durante las últimas semanas de embarazo. Su médico puede también recetarle medicamentos para controlar el brote de ampollas y ayudarle a aliviar las molestias. Agregar avena al agua de baño y usar cremas para aliviar la picazón puede también ser útil.

Colestasis del embarazo

La colestasis es el trastorno más común del hígado que ocurre sólo durante el embarazo. El síntoma principal es picazón aguda en la palma de las manos y la planta de los pies que puede propagarse al tronco del cuerpo.

Los síntomas por lo general comienzan durante el tercer trimestre pero a menudo desaparecen al cabo de pocos días de dar a luz. La colestasis puede regresar, sin embargo, en embarazos posteriores.

Cómo hacerle frente a los cambios

Para los trastornos que causan picazón en la piel, el uso de una crema que alivia este síntoma puede ser útil. Otros consejos que ayudan a aliviar las molestias son:

  • Lávese con un jabón suave.
  • Evite sobrecalentarse ya que puede empeorar la picazón.
  • Evite usar telas y ropa que cause picazón.
  • Aplique siempre un humectante a la piel.

Si su médico le diagnostica este trastorno tras realizar análisis de sangre, se les vigilará cuidadosamente a usted y a su bebé durante el tercer trimestre. Esto se debe a que la colestasis puede aumentar el riesgo de un parto prematuro y otros problemas, como muerte fetal.

Su médico también puede recomendarle cremas que alivian la picazón y agregar almidón de maíz (maicena) al agua de baño para aliviar este síntoma y las molestias que produce. En algunos casos se recetan medicamentos.

Enfermedades preexistentes

Algunas mujeres con ciertas enfermedades de la piel antes del embarazo notarán que sus trastornos empeoran o mejoran mientras están embarazadas. Por ejemplo, la dermatitis atópica es una enfermedad crónica de la piel que causa llagas que pican en la piel y a menudo empeora durante el embarazo. Sin embargo, la psoriasis, que es otra enfermedad crónica de la piel que causa parches elevados de piel roja, puede mejorar. Si tiene algún tipo de enfermedad en la piel, infórmele a su médico si observa algún cambio en los síntomas mientras está embarazada.

Por último...

Los cambios que se producen en la piel, el cabello, el vello y las uñas durante el embarazo pueden causar molestias. Afortunadamente, la mayoría de ellos desaparece después de dar a luz. Mientras tanto, con la ayuda de su médico, hay muchas maneras de tratar estas molestias.

Glosario

Closasma: formación de áreas oscuras en la piel de la cara durante el embarazo.

Hirsutismo: presencia excesiva de vello en la cara, el abdomen y el pecho.

Línea negra: línea que va desde el ombligo hasta el vello púbico que se oscurece durante el embarazo.

Prematuro: que nace antes de las 37 semanas de embarazo.

Este folleto de educación de pacientes fue elaborado bajo dirección del Comité de educación de pacientes del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado como instrumento de ayuda para los pacientes, el mismo presenta información y opiniones actuales relacionadas con la salud femenina. El nivel promedio de dificultad de lectura de esta serie, basado en la fórmula de Fry, es de 6to a 8vo grado escolar. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de los Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) clasifica la calidad de los folletos como "superior". Para garantizar que la información esté al día y sea precisa, los folletos se revisan cada 18 meses. La información de este folleto no especifica ningún curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse y no debe interpretarse que la misma excluye otros métodos de práctica aceptables. Las variaciones que tomen en cuenta las necesidades individuales de la paciente, sus recursos y las limitaciones particulares de la institución o el tipo de práctica pueden estar indicadas.

Derechos de autor © febrero de 2008 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos. Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en la Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otra índole, sin obtener previamente un permiso por escrito de la editorial.

ISSN 1074-8601

Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923.

Para pedir folletos de educación de pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o haga su pedido en línea en sales.acog.org.

The American College of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street, SW
PO Box 96920
Washington, DC 20090-6920

12345/10987