SP038, November 2008


ACOG publications are protected by copyright and all rights are reserved. ACOG publications may not be reproduced in any form or by any means without written permission from the copyright owner. This includes the posting of electronic files on the Internet, transferring electronic files to other persons, distributing printed output, and photocopying. Requests for authorization to make photocopies should be directed to: Copyright Clearing Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923 (978) 750-8400

Sangrado durante el embarazo

Sangrado durante el embarazoHay varias causas que pueden producir sangrado vaginal durante el embarazo. Algunas son graves y otras no. El sangrado vaginal puede ocurrir en las primeras o últimas etapas del embarazo. A menudo cuando el sangrado es leve cesa por su cuenta. A veces, el sangrado puede poner en peligro a usted o al feto. Usted debe llamar a su médico o consultar a un profesional de la salud siempre que se presente sangrado vaginal.

Este folleto explicará

  • las causas del sangrado
  • las señales cuando existen problemas
  • las medidas que se pueden tomar

Infórmele a su médico si presenta sangrado en cualquier etapa de su embarazo, ya sea en las primeras o en las últimas semanas. Su salud y la de su bebé dependen de si recibe tratamiento inmediato.

Sangrado durante las primeras etapas del embarazo

Muchas mujeres presentan manchas de sangre o sangrado en las 12 primeras semanas del embarazo. El cuello uterino puede sangrar al tener relaciones sexuales. Cuando ocurren infecciones en el cuello uterino también puede ocurrir sangrado.

Si sangra en las primeras etapas del embarazo, es posible que su médico le haga un examen pélvico. Le preguntarán la cantidad de sangre que ha perdido y la frecuencia con que ha ocurrido el sangrado. El médico también le preguntará si ha tenido dolor, y de ser así, la ubicación e intensidad del mismo.

Se le realizará un análisis de sangre para medir el nivel de gonadotropina coriónica humana (hCG por sus siglas en inglés). Esta sustancia la produce su organismo durante el embarazo. Dado que los niveles de esta hormona aumentan durante el embarazo es posible que sea necesario repetir este análisis. También se verificará su grupo sanguíneo para determinar si necesita tratamiento de sensibilización de Rh. Aunque se puede emplear una ecografía para determinar la causa del sangrado, a veces no es posible determinarla.

Si sangra durante el embarazo, podría necesitar cuidados especiales. Esto se debe a que la probabilidad es mayor de que comience el trabajo de parto antes de lo anticipado (parto prematuro), tener un bebé demasiado pequeño o un aborto natural.

Aborto natural

Cuando hay un problema con el embarazo puede producirse un aborto natural. Sangrar no siempre significa que ocurrirá un aborto natural. Aproximadamente la mitad de las mujeres embarazadas que sangran no tienen abortos naturales.

El aborto natural es un suceso que puede ocurrir en cualquier momento durante la primera mitad del embarazo. La mayoría de las veces ocurre en las 13 primeras semanas y sucede en aproximadamente un 15 a 20% de los embarazos.

Las siguientes señales y síntomas pueden indicar un aborto natural:

  • Sangrado vaginal
  • Dolor (cólicos) en la parte inferior del abdomen (a menudo más fuerte que los dolores menstruales)
  • Tejido que se expulsa por la vagina

Muchas mujeres con sangrado vaginal sienten poco o ningún dolor. A veces el sangrado cesa y el embarazo continúa. Otras veces, el sangrado y el dolor se intensifican y se produce un aborto natural.

Si cree que ha expulsado tejido fetal, llévelo al consultorio del médico. Es posible que el médico lo envíe a un laboratorio para su examen.

Si permanece algo de tejido en el útero, el sangrado muchas veces continúa. Su médico podría recomendar una o más opciones de tratamiento. Los medicamentos se usan para ayudar a expulsar el tejido. El tejido podría extraerse mediante dilatación y raspado. También puede extraerse usando un dispositivo de aspiración. Esto se denomina aspiración con raspado. A veces es necesario emplear varias opciones.

No es posible prevenir la mayoría de los abortos naturales. Muchas veces es la manera en que el organismo enfrenta un embarazo que no era normal. No hay pruebas de que el ejercicio o las relaciones sexuales provoquen abortos naturales. Tampoco hay pruebas de que las tensiones o el trabajo los causen. Tener un aborto natural no quiere decir que no tendrá más hijos. No significa tampoco que algo anda mal con su salud. Si tiene dos consecutivos, su médico le recomendará ciertos estudios para determinar la causa.

Embarazo ectópico

Sangrado durante el embarazoUn embarazo ectópico ocurre cuando el óvulo fertilizado no se implanta en el útero. En lugar de ello, se establece en otro lugar, a menudo en una de las trompas de Falopio. Los embarazos ectópicos producen dolor y sangrado en las primeras etapas del embarazo.

Un riesgo grave con este tipo de embarazo ocurre si se rompe la trompa de Falopio. Esta situación requiere atención de inmediato ya que es posible que ocurra hemorragia interna. La pérdida de sangre puede provocar debilidad, desmayo, dolor, choque o la muerte.

Los embarazos ectópicos son mucho menos comunes que los abortos naturales. Este tipo de embarazo ocurre en 1 de cada 60 embarazos. Las mujeres corren un riesgo mayor si han tenido

  • una infección en las trompas de Falopio (como una enfermedad inflamatoria pélvica)
  • un embarazo ectópico previo
  • cirugía de las trompas

Sangrado vaginal durante las últimas etapas del embarazo

Las causas de sangrado en la segunda mitad del embarazo son distintas a aquellas de la primera mitad. Los problemas comunes que causan sangrado leve incluyen inflamación o tumores en el cuello uterino. éstos pueden tratarse con medicamentos.

La presencia de sangrado intenso por lo general implica que existe un problema con la placenta. Las dos causas más comunes en esta etapa son abrupción placentaria y placenta previa. La presentación de parto prematuro puede también provocar este tipo de sangrado.

Cuando el sangrado ocurre en las últimas etapas la salud de la mujer o la del feto corre peligro. Es posible que sea necesario administrar tratamiento en un hospital o dar a luz.

Abrupción placentaria

La placenta está adherida a la pared uterina pero puede desprenderse de dicho lugar antes o durante el trabajo de parto. Al hacerlo, puede causar sangrado vaginal. Generalmente la mujer siente dolor aun si el sangrado es leve o no se percibe.

Cuando la placenta se desprende el bebé recibe menos oxígeno. Esto puede ser peligroso.

Sólo el 1% de las mujeres embarazadas presenta abrupción placentaria. Generalmente, ocurre en las últimas 12 semanas antes del nacimiento. Las mujeres que corren mayor riesgo son

  • las que ya han tenido hijos
  • las que tienen más de 35 años
  • las que han tenido abrupción anteriormente
  • las que padecen anemia de células falciformes

La abrupción placentaria ha estado asociada con

  • presión arterial alta
  • lesiones al abdomen
  • el uso de cocaína
  • el uso de tabaco

La abrupción placentaria es un problema médico grave. Tanto la mujer como el feto corren peligro. Es necesario obtener atención médica de inmediato.

Placenta previa

Cuando la placenta se encuentra en la parte inferior del útero, es posible que cubra el cuello uterino. Esto significa que se podría obstruir parcial o completamente la abertura del cuello uterino. Este problema médico se denomina placenta previa. La placenta previa puede causar sangrado vaginal. Este tipo de sangrado a menudo ocurre sin dolor.

1 de cada 200 mujeres tiene placenta previa. Es más común en aquéllas que

  • han tenido varios hijos
  • han tenido un parto por cesárea
  • han tenido una cirugía en el útero
  • están embarazadas con gemelos o trillizos

Al igual que la abrupción placentaria, la placenta previa es un problema médico grave que necesita tratamiento inmediato.

Trabajo de parto

Sangrado durante el embarazo En las últimas etapas del embarazo, la presencia de sangrado vaginal puede ser un indicio de trabajo de parto. La abertura del útero está cubierta por un tapón mucoso que se expulsa inmediatamente antes del trabajo de parto o cuando éste comienza. Durante este proceso, se expulsa una pequeña cantidad de mucosidad y sangre proveniente del cuello uterino. Esto se denomina “desecho con sangre”. Este desprendimiento es común y no presenta problemas si sucede dentro de un plazo de 3 semanas de la fecha prevista del parto. Si sucede antes, es posible que sea un indicio de parto prematuro. Comuníquese con su médico de inmediato.

Otras señales de parto prematuro son

  • secreción vaginal
  • cambio en el tipo de secreción (acuosa, con mucosidad o hemorrágica)
  • aumento en la cantidad de secreción
  • presión en la pelvis o la parte inferior del abdomen
  • dolor sordo en la parte inferior de la espalda
  • cólicos, con o sin diarrea
  • contracciones regulares o constricción uterina

Medidas a tomar

Llame a su médico de inmediato si sangra en las últimas etapas del embarazo. Puede que sea necesario hospitalizarla para determinar la causa. Se podría recomendar el uso de una ecografía para determinarla. Es posible que necesite permanecer hospitalizada durante varias semanas y recibir una transfusión de sangre.

Las afecciones médicas que producen sangrado en las últimas etapas del embarazo ponen en peligro tanto a la madre como al feto. Si el riesgo es grave, puede que sea necesario dar a luz prematuramente, a veces por cesárea.

Por último...

Para muchas mujeres, el sangrado vaginal que ocurre durante el embarazo no es más que una molestia y no requiere tratamiento. Para otras mujeres, el sangrado vaginal puede ser un indicio de un problema grave. Infórmele de inmediato a su médico si presenta sangrado vaginal en cualquier etapa de su embarazo, ya sea en las primeras o en las últimas semanas. Su salud y la de su bebé dependen de si recibe tratamiento de inmediato.

Glosario

Aborto natural: pérdida prematura del embarazo.

Cuello uterino: el extremo inferior y más estrecho del útero que sobresale en la vagina.

Dilatación y raspado: procedimiento mediante el cual se abre el cuello uterino para raspar o aspirar levemente el interior del útero.

Ecografía: examen que usa ondas sonoras para examinar estructuras internas. Durante el embarazo, puede usarse para examinar al feto.

Embarazo ectópico: embarazo donde el óvulo fertilizado comienza a desarrollarse en un lugar fuera del útero, por lo general, en las trompas de Falopio.

Gonadotropina coriónica humana (hCG): hormona que se produce durante el embarazo y su detección es la base de la mayoría de las pruebas de embarazo.

Parto por cesárea: parto de un bebé a través de una incisión en el abdomen y útero de la madre.

Placenta: tejido que brinda alimento al feto y elimina sus desechos.

Sensibilización de Rh: estado médico en donde una madre Rh negativa produce anticuerpos que atacan al factor Rh, una proteína en los glóbulos rojos.

Trompas de Falopio: conductos a través de los cuales viaja un óvulo desde el ovario hasta el útero.

Útero: órgano muscular ubicado en la pelvis de la mujer que contiene el feto en desarrollo y lo nutre durante el embarazo.

Este folleto de educación de pacientes fue elaborado bajo dirección del Comité de educación de pacientes del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado como instrumento de ayuda para los pacientes, el mismo presenta información y opiniones actuales relacionadas con la salud femenina. El nivel promedio de dificultad de lectura de esta serie, basado en la fórmula de Fry, es de 6to a 8vo grado escolar. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de los Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) clasifica la calidad de los folletos como “superior”. Para garantizar que la información esté al día y sea precisa, los folletos se revisan cada 18 meses. La información de este folleto no especifica ningún curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse y no debe interpretarse que la misma excluye otros métodos de práctica aceptables. Las variaciones que tomen en cuenta las necesidades individuales de la paciente, sus recursos y las limitaciones particulares de la institución o el tipo de práctica pueden estar indicadas.

Derechos de autor © noviembre de 2008 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos. Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en la Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otra índole, sin obtener previamente un permiso por escrito de la editorial.

ISSN 1074-8601

Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923.

Para pedir folletos de educación de pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o haga su pedido en línea en sales.acog.org.

The American College of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street, SW
PO Box 96920
Washington, DC 20090-6920

12345/21098