Share:

SP120 Problemas comunes digestivos La mayoría de los problemas comunes digestivos duran poco tiempo y se pueden controlar fácilmente con cambios en el estilo de vida y, a veces, con medicamentos. Si los síntomas persisten o empeoran, acuda a su proveedor de atención médica. En algunos casos, estos problemas pueden indicar la presencia de otros problemas médicos más graves. Problemas del sistema digestivo The American College of Obstetricians and Gynecologists WOMEN’S HEALTH CARE PHYSICIANS PATIENT EDUCATI N La Salud de la Mujer • S P120 Estreñimiento El estreñimiento implica tener menos de tres evacuaciones intestinales a la semana. Las heces pueden ser firmes o difíciles de expulsar. El abdomen puede estar hinchado o lleno de gases. El estreñimiento ocurre casi siempre cuando las heces se desplazan demasiado lento por el intestino grueso o cuando los intestinos absorben demasiada os problemas del sistema digestivo afectan a gente de todas las edades. Algunos problemas digestivos ocurren con más frecuencia en las mujeres que en los hombres. Los que ocurren en las mujeres a veces están asociados con problemas ginecológicos. La endometriosis, por ejemplo, puede afectar el sistema digestivo. Los cambios en las hormonas que ocurren durante el ciclo menstrual o en el embarazo pueden causar problemas digestivos. La mayoría de los problemas digestivos ocurren por poco tiempo y se pueden tratar fácilmente. Muchos de ellos se pueden controlar con cambios en la alimentación y en el estilo de vida. Otros requieren medicamentos o cirugía Este folleto explica • problemas comunes digestivo • trastornos comunes digestivos • factores de riesgo y exámenes de detección para el cáncer colorrectal L agua. Por consiguiente, las heces se endurecen y resecan. Algunas causas comunes de estreñimiento son el consumo insuficiente de fibra (consulte el cuadro), no beber suficiente agua, ciertos medicamentos y cambios en la rutina (como al viajar). Durante el embarazo puede ocurrir estreñimiento. Los niveles más altos de hormonas en el embarazo pueden demorar el ritmo con que actúa el sistema digestivo. Aunque el estreñimiento produce incomodidad, tener estreñimiento ocasionalmente por lo general no indica la presencia de un problema grave. Puede evitar tener estreñimiento haciendo lo siguiente • bebiendo mucho líquido • consumiendo por lo menos 25 gramos de fibra al día • haciendo ejercicios • no reteniendo las heces, es decir, yendo al baño cuando sienta la necesidad de tener una evacuación intestinal Si sigue teniendo estreñimiento, su proveedor de atención médica podría recomendar un laxante. Casi todos estos productos se obtienen sin receta médica. Distintos tipos de laxantes actúan de maneras diferentes: • Los laxantes formadores de masa absorben el agua y se expanden aumentando así la humedad en las heces lo que facilita evacuarlas (estos son los laxantes más seguros). • Los productos que ablandan las heces agregan líquido a las heces para ablandarlas. • Los estimulantes usan sustancias químicas para aumentar la actividad de los intestinos permitiendo que las heces se trasladen a través de ellos. Los laxantes, especialmente los estimulantes, se deben usar con precaución. Suspenda el uso de estos productos una vez que comience a evacuar regularmente otra vez. El uso excesivo de estimulantes puede hacer que los intestinos se vuelvan dependientes a ellos. Diarrea La diarrea consiste en tres o más evacuaciones intestinales blandas al día. También puede causar cólicos intestinales. Son varios los factores que causan diarrea: • Contraer una infección con bacterias o virus perjudiciales que ocurre al comer alimentos contaminados o beber agua contaminada • Beber agua o comer alimentos que contienen gérmenes que el cuerpo no suele tener (por ejemplo, al viajar a países en el extranjero) Consuma mucha fibra todos los días La fibra se encuentra en muchos alimentos provenientes de plantas. Es la parte de la planta que el cuerpo no puede digerir. La fibra pasa relativamente intacta a través del sistema digestivo. Puede ayudar a prevenir el estreñimiento agregando masa a las heces y facilitando así el paso de las heces. Una dieta que incorpora abundante fibra puede ayudar a reducir los niveles de colesterol y permitirle mantener un peso saludable. Actualmente las pautas recomiendan que las mujeres consuman 25 gramos de fibra al día. La mayoría de los estadounidenses solo recibe 15 gramos al día. Algunas fuentes adecuadas de fibra son las frutas, las verduras, los frijoles, los granos integrales y el salvado. Los granos integrales son aquellos que no han sido procesados y que contienen el grano entero. Algunos ejemplos son la avena cortada a máquina (avena irlandesa), el arroz integral, la cebada y el maíz (incluidas las palomitas de maíz o “popcorn”). El salvado es la cáscara que recubre a ciertos granos como el maíz y el trigo. Se usa como ingrediente con mucha fibra en los cereales y en otros alimentos. El alimento entra al cuerpo por la boca donde los dientes y la saliva lo descomponen en pedazos pequeños. El alimento entonces se traga y se desplaza hacia abajo por el esófago hasta llegar al estómago. En el estómago, los líquidos digestivos descomponen aún más el alimento. El alimento entonces se traslada al intestino delgado. La descomposición del alimento finaliza con la ayuda de líquidos del hígado y el páncreas. La sangre entonces absorbe los nutrientes y el resto del alimento pasa al intestino grueso (colon). En el intestino grueso el agua se extrae y se incorporan los productos de desecho para formar las heces (el material fecal). Durante una evacuación intestinal, las heces salen del cuerpo a través del recto y el ano. El si stema dige stivo Esófago Hígado Estómago Intestino delgado Recto Intestino g rueso (colon) Páncreas Ano El sistema digestivo • Consumir productos lácteos (si es intolerante a la lactosa), cafeína, endulzantes artificiales o ciertos aditivos • Tomar medicamentos, especialmente antibióticos • Tener enfermedades digestivas, como el síndrome del colon irritable La diarrea puede causar deshidratación (pérdida de líquidos del cuerpo). Si tiene diarrea, beba mucho líquido para reponer lo que ha perdido. Si la diarrea no mejora al cabo de unas horas, beba líquidos y alimentos líquidos que contengan sal, como bebidas deportivas o caldo. Evite beber productos lácteos, refrescos y jugos. Estos productos contienen lactosa, cafeína o azúcar y pueden empeorar la diarrea. Aunque puede ser útil tomar medicamentos contra la diarrea estos no se deben tomar si tiene fiebre alta o diarrea con sangre, los cuales pueden ser señales de una infección bacteriana. Si la diarrea dura más de 2 días, acuda a su proveedor de atención médica. Además, consulte a su proveedor de atención médica si observa sangre o pus en las heces o si tiene fiebre, dolor abdominal grave o indicios de deshidratación (sed, piel reseca, agotamiento, mareos, necesidad menos frecuente de orinar u orina de color oscuro). Es posible que deba hacerse algunas pruebas para determinar la causa de la diarrea y pueda recibir así el tratamiento adecuado. Si usa píldoras anticonceptivas, la eficacia de las píldoras puede disminuir cuando se tiene diarrea o vómito. Llame a su proveedor de atención médica para saber lo que puede hacer si tiene vómito o diarrea que dura 48 horas o más después de tomar una píldora anticonceptiva combinada o que dura más de 3 horas después de tomar una píldora con solo progestina. Reflujo gástrico Al reflujo gastroesofágico también se le conoce como reflujo gástrico. Este ocurre cuando el músculo en el esófago que se abre y cierra cuando traga no actúa adecuadamente. El músculo se podría abrir cuando no hay alimento para tragar o es posible que no se cierre bien cuando haya alimento en el estómago. Cuando esto ocurre, el alimento y los líquidos digestivos, que contienen ácido, regresan al esófago. El reflujo gástrico puede causar una sensación de ardor en el pecho y la garganta, que a veces se llama acidez. El reflujo gástrico es común y generalmente no es un problema grave. Es posible que lo note con mayor frecuencia cuando consume alcohol o cafeína o cuando come ciertos alimentos, como frutas cítricas, tomates o alimentos preparados con tomates, o con alimentos fritos. Puede ocurrir más a menudo cuando está acostada. También ocurre con más frecuencia durante el embarazo y en las personas obesas o que fuman. Puede controlar o incluso prevenir el reflujo gástrico tomando estas medidas: • Eleve la cabecera de la cama. • Consuma comidas pequeñas y más frecuentes. • Deje de fumar. • Evite las comidas y las bebidas que empeoran sus síntomas. • Evite acostarse boca arriba después de comer. Hay varios medicamentos de venta sin receta disponibles que pueden ayudarle con los síntomas. Los antiácidos reducen el contenido de ácido en el estómago. Otros medicamentos no permiten que el sistema digestivo produzca demasiado ácido. Algunos de estos medicamentos están disponibles sin receta médica. Si el reflujo gástrico ocurre más de dos veces a la semana, o si ha estado tomando medicamentos sin receta por más de 2 semanas sin ningún alivio, es posible que tenga un problema médico que se llama enfermedad de reflujo gastroesofágico. El tratamiento de esta enfermedad consiste en cambios en el estilo de vida y medicamentos. También se usa la cirugía para tratar el reflujo gastroesofágico en algunos casos. Si el reflujo gastroesofágico no se trata, puede causar complicaciones como úlceras en el esófago, estrechamiento del esófago y una enfermedad precancerosa que se llama esófago de Barrett. Si tiene reflujo gastroesofágico, es importante que acuda regularmente a su proveedor de atención médica para tratamiento y seguimiento. Hemorroides Las hemorroides son vasos sanguíneos hinchados en el ano y el recto inferior o alrededor de estos órganos. Estos vasos se estiran bajo presión. Al hacerlo, producen dolor, picazón e irritación. Esto puede ocurrir si tiene que forzar las evacuaciones intestinales. Cuando pasan las heces estas pueden lastimar las hemorroides y hacerles sangrar. Las hemorroides se pueden producir por varios factores: • Tener sobrepeso • Estar embarazada • Mantenerse de pie o sentada por períodos prolongados • Hacer mucho esfuerzo físico durante el trabajo de parto • Tener estreñimiento Agregar fibra y líquidos a su dieta puede ayudarle a prevenir las hemorroides. Los síntomas de hemorroides se pueden aliviar con compresas heladas para reducir la hinchazón. Sentarse en un baño de agua tibia puede aliviar los síntomas. También puede usar cremas o supositorios para tratarlas. Si el problema persiste, comuníquese con su proveedor de atención médica. En algunos casos se usa cirugía para extraer las hemorroides. Trastornos comunes digestivos Los trastornos digestivos pueden durar durante períodos prolongados, aunque los síntomas pueden aparecer y desaparecer. Los trastornos digestivos comunes que afectan más a las mujeres que a los hombres son el síndrome del colon irritable y la enfermedad celíaca. una prueba de sangre. Este examen examina la presencia de ciertos anticuerpos que indican que el sistema inmunitario está reaccionando al gluten. Se usa una biopsia del intestino para determinar si ha ocurrido daño y confirmar el diagnóstico. El tratamiento consiste en evitar el gluten en la dieta. Los investigadores también están estudiando algunos medicamentos que reducen la toxicidad del gluten en el intestino delgado. Cáncer colorrectal El cáncer colorrectal es cáncer del recto y el colon. Es la segunda causa principal de muertes por cáncer entre las mujeres en Estados Unidos. En casi todos los casos, el cáncer colorrectal se desarrolla lentamente con el tiempo. Este tipo de cáncer a menudo comienza con un pólipo (desarrollo de tejido en el colon o el recto). Es posible ayudar a prevenir el cáncer del colon con exámenes de detección rutinarios. De esta manera los pólipos se detectan y se extraen fácilmente antes de que se vuelvan cancerosos. El momento en que se deben comenzar con los exámenes de detección rutinarios y la frecuencia con que se deben realizar dependen de sus factores de riesgo. Si tiene un nivel promedio de riesgo de padecer de cáncer del colon, el método preferido de detección es una colonoscopia que se realiza cada 10 años a partir de los 50 años de edad. Una colonoscopia es un examen del colon entero que usa un instrumento pequeño e iluminado, el colonoscopio. Otros métodos de detección son los siguientes: • Prueba de sangre oculta en las heces o prueba inmunoquímica fecal anual––En esta prueba se obtienen en la casa varias muestras de heces y se envían a un laboratorio. Las muestras se examinan para detectar la presencia de sangre, la cual puede ser una indicación de cáncer del colon o recto. • Sigmoidoscopia flexible cada 5 años––En ese examen se introduce un dispositivo delgado en el recto y la parte inferior del colon para detectar cáncer. • Enema de bario de doble contraste cada 5 años––En este examen se introduce una sustancia opaca y blancuzca en el colon a través del ano para que se puedan tomar radiografías. • Tomografía computarizada cada 5 años––Este examen de imágenes, que a veces se denomina “colonoscopia virtual” permite visualizar el colon sin un colonoscopio ni bario. • Prueba fecal de ADN––ADN quiere decir “ácido de desoxirribonucleico”. El ADN es la sustancia de la que están compuestos los genes. Las células cancerosas del colon contienen ADN anormal que se puede detectar mediante una prueba especial. El tipo de examen de detección que se haga se basa en sus riesgos, beneficios, disponibilidad y su preferencia. Si decide hacerse uno de los otros exámenes de detección y tienen un resultado anormal, generalmente se hace una colonoscopia de seguimiento. Síndrome del colon irritable El síndrome del colon irritable afecta principalmente a las mujeres entre los 30 años y 50 años. En algunas personas, estos síntomas causan molestias leves. En otras, los síntomas pueden ser intensos. No se sabe con exactitud qué causa el síndrome del colon irritable. Algunos síntomas son los siguientes: • Cólicos estomacales • Gases • Hinchazón abdominal a causa de gases • Cambios en los hábitos de evacuación (estreñimiento, diarrea o ambos) • Necesidad de tener una evacuación intestinal que no sucede • Heces con mucosidad El estrés, consumir comidas grandes o viajar puede provocar estos síntomas. Ciertos medicamentos o alimentos también pueden hacer que los síntomas empeoren. La cafeína, los productos lácteos y consumir grandes cantidades de alcohol pueden causar problemas también. Las mujeres pueden presentar más síntomas durante el período menstrual. No hay una prueba específica para detectar esta enfermedad. Se podrían hacer pruebas para descartar otras enfermedades primero. El síndrome del colon irritable no se puede curar, pero se puede controlar para reducir los síntomas. Su proveedor de atención médica o un nutricionista puede recomendarle hacer cambios en la dieta para tratar esta enfermedad. Consumir comidas pequeñas y frecuentes, en lugar de dos o tres comidas grandes al día, puede ser útil. En algunos casos, agregar fibra a la dieta también puede ser beneficioso. Su proveedor de atención médica también puede recomendarle medicamentos para aliviar los síntomas. Enfermedad celíaca La gente que padece de la enfermedad celíaca no puede tolerar el gluten, una proteína que se encuentra naturalmente en el trigo, el centeno y la cebada. También se agrega a ciertos alimentos. Cuando se consume gluten, el sistema inmunitario reacciona lesionando el revestimiento del intestino delgado. Debido a este daño, no se absorben bien los nutrientes. Los síntomas de la enfermedad celíaca varían. Algunas personas no presentan síntomas. Otras pueden tener diarrea, estreñimiento, agotamiento o dolor e hinchazón abdominal. Antes se creía que esta enfermedad era relativamente rara. Ahora se sabe que es uno de los trastornos digestivos más comunes ya que afecta aproximadamente a una de cada 133 personas. En la actualidad, más mujeres que hombres padecen de enfermedad celíaca. Si no se trata, puede aumentar el riesgo de que ocurran problemas graves de salud, como osteoporosis, anemia y cáncer. Si su proveedor de atención médica sospecha que tiene la enfermedad celíaca, el primer paso es hacerse Glossary Anemia: Niveles anormalmente bajos de sangre o glóbulos rojos en la sangre. En la mayoría de los casos se debe a una deficiencia o falta de hierro. Ano: Abertura del aparato digestivo a través de la cual salen las evacuaciones intestinales del cuerpo. Anticuerpos: Proteínas en la sangre que se producen debido a la reacción que ocurre ante una sustancia extraña, como bacterias o virus que causan infecciones. Biopsia: Procedimiento quirúrgico menor en el que se extrae una pequeña porción de tejido para posteriormente examinarlo bajo un microscopio en un laboratorio. Colesterol: Sustancia natural que actúa como uno de los componentes básicos de las células y hormonas que ayuda a transportar la grasa por los vasos sanguíneos para usarse o almacenarse en otras partes del cuerpo. Colonoscopia: Examen de todo el colon que emplea un instrumento pequeño y alumbrado. Endometriosis: Enfermedad donde el tejido que cubre el útero se encuentra fuera del mismo, por lo general en los ovarios, las trompas de Falopio y otras estructuras pélvicas. Esófago: Conducto que conecta la boca con el estómago. Genes: Segmentos del ADN que contienen las instrucciones para el desarrollo de los rasgos de una persona y para controlar los procesos del cuerpo. Los genes son las unidades básicas de la herencia que se pueden transmitir de los padres a sus hijos. Se recomienda que si tiene más de 75 años se deje de hacer las colonoscopias de detección. El examen de detección de cáncer del colon es diferente para personas de alto riesgo. Su riesgo de padecer de cáncer del colon es alto si • tiene un pariente de primer grado menor de 60 años con cáncer colorrectal o pólipos en el colon • tiene dos o más parientes de primer grado de cualquier edad con cáncer colorrectal o pólipos en el colon • ha tenido cáncer colorrectal • ha tenido pólipos en el colon • tiene un historial de poliposis adenomatosa familiar o cáncer de colon hereditario no poliposo Los exámenes de detección por colonoscopia en las personas de alto riesgo deben comenzar a los 40 años, o en términos de edad, 10 años antes de que el pariente afectado más cercano recibiera el diagnóstico. Además, debido a que el cáncer del colon se diagnostica en los afroamericanos a una edad más temprana que la de los demás grupos étnicos, el Colegio Americano de Gastroenterología recomienda que los afroamericanos comiencen a hacerse exámenes de detección a los 45 años. El estilo de vida puede influir en su riesgo de padecer de cáncer colorrectal. Los siguientes factores pueden aumentar su riesgo: • Consumir una dieta baja en fibra y alta en grasa • No hacer ejercicio regularmente • Tener sobrepeso • Fumar cigarrillos o beber grandes cantidades de alcohol El cáncer colorrectal por lo general no presenta síntomas en las primeras etapas de la enfermedad. En las etapas más avanzadas, los indicios y síntomas son los siguientes: • Cambios en los hábitos de evacuación • Sangrado del recto • Sangre en las heces • Heces más estrechas de lo habitual • Incomodidad abdominal (estómago lleno de gases, cólicos o dolores frecuentes por gases) • Necesidad de tener una evacuación intestinal (que persiste aun después de haber tenido una evacuación) • Falta de apetito • Debilidad o sensación de cansancio Tener estos síntomas no quiere decir que tiene cáncer. Los mismos síntomas pueden ser a causa de otros problemas digestivos. Hable con su proveedor de atención médica si tiene cualquiera de estos síntomas. Por último... Muchas mujeres tienen problemas digestivos. Puede hacer ciertos cambios en su estilo de vida para reducir el riesgo de tener estos problemas. Consuma alimentos con abundante fibra y bajos en grasa, y beba mucho líquido. Evite las comidas que empeoran sus síntomas. Hacer ejercicio regularmente puede también ser beneficioso. Para ayudar a prevenir el cáncer colorrectal, obtenga toda la información que pueda sobre su historial médico familiar. Un componente importante de la prevención del cáncer colorrectal es hacerse exámenes de detección regularmente. Hable con su proveedor de atención médica sobre cuándo debe comenzar a hacerse exámenes de detección de cáncer colorrectal. Hormona: Sustancia que elaboran las células o los órganos en el cuerpo y que controla las funciones de las células y los órganos. Un ejemplo es el estrógeno el cual se encarga de controlar la función de los órganos reproductores femeninos. Intolerancia a la lactosa: Incapacidad para digerir la lactosa, un azúcar que se encuentra en muchos productos lácteos. Laxante: Producto que se usa para evacuar el contenido de los intestinos. Nutrientes: Sustancias que nutren y que se obtienen de los alimentos a través de vitaminas y minerales. Prueba de sangre oculta en las heces: Prueba que emplea una muestra de heces fecales para detectar la presencia de sangre, la cual puede ser una señal de cáncer de colon o r Osteoporosis: Enfermedad en que los huesos se vuelven tan frágiles que se fracturan con mayor facilidad. ecto. Recto: La parte final del aparato digestivo. Sigmoidoscopia: Examen en el cual se introduce un instrumento delgado en el recto y la porción inferior del colon para detectar cáncer. Sistema inmunitario: Sistema de defensa natural del cuerpo contra sustancias extrañas y organismos invasores, como las bacterias que causan enfermedades. Tomografía computarizada: Tipo de radiografía que revela los órganos y las estructuras internas en un plano transversal. Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica. Derechos de autor enero de 2013 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor. ISSN 1074-8601 Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923. Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en sales.acog.org. The American College of Obstetricians and Gynecologists 409 12th Street, SW PO Box 96920 Washington, DC 20090-6920