SP006, October 2011


ACOG publications are protected by copyright and all rights are reserved. ACOG publications may not be reproduced in any form or by any means without written permission from the copyright owner. This includes the posting of electronic files on the Internet, transferring electronic files to other persons, distributing printed output, and photocopying. Requests for authorization to make photocopies should be directed to: Copyright Clearing Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923 (978) 750-8400

Parto por cesarea

Parto por cesareaLa mayoría de los bebés llegan al mundo a través del canal de parto (la vagina). Sin embargo, en casi un tercio de los casos, los bebés nacen por cesárea. Esto quiere decir que se extrae al bebé mediante una incisión en el abdomen y útero de la madre.

Este folleto explica

  • por qué el parto por cesárea podría ser necesario
  • qué implica este procedimiento
  • qué sucede después de que nace el bebé

Motivos que hacen que sea necesario un parto por cesárea

Hay muchos motivos por los cuales es necesario efectuar un parto por cesárea para el nacimiento de su bebé. Puede ser la mejor opción para usted y su bebé. El parto por cesárea puede planearse con antelación cuando se ha determinado que existen ciertas condiciones. También pueden surgir problemas antes o durante el trabajo de parto que requieren un parto por cesárea. Muchos de los motivos se tratan a continuación, mientras que otros se señalan en el cuadro.

Algunas veces, la misma mujer solicita el parto por cesárea. ésta es una decisión compleja que se debe considerar detenidamente y hablar sobre ella con el médico.

Embarazos múltiples

Muchas mujeres embarazadas con gemelos pueden tener partos vaginales. Sin embargo, si los bebés están por nacer mucho antes de lo previsto, no se encuentran en una posición adecuada en el útero, o si existen otros problemas, podría ser necesario efectuar una cesárea. Cuando hay tres o más bebés, el parto casi siempre es por cesárea.

Parto por cesarea

Evolución deficiente del trabajo de parto

Cerca de un tercio de los partos por cesárea se efectúan debido a que el trabajo de parto se vuelve más lento o se detiene. En estos casos, las contracciones no abren suficientemente el cuello uterino para que el bebé se desplace hacia la vagina. El médico puede iniciar o acelerar el trabajo de parto con medicamentos si el proceso marcha lentamente. El trabajo de parto puede ser un proceso lento. Por lo tanto, pueden transcurrir varias horas antes de que el médico decida que es necesario practicar un parto por cesárea.

Preocupación por el bienestar del bebé

Durante el trabajo de parto, se pueden producir ciertos problemas que hacen que sea necesario el nacimiento del bebé por cesárea. Por ejemplo, el cordón umbilical podría estar pinchado o comprimido. Los dispositivos de monitorización fetal podrían detectar una anormalidad en la frecuencia cardíaca (ritmo del corazón). Si el problema persiste, puede ser necesario dar a luz por cesárea.

Problemas con la placenta

Placenta previa es un estado clínico donde la placenta se encuentra debajo del bebé y cubre todo o una porción del cuello uterino. Al hacerlo, bloquea la salida del bebé del útero. Otro problema que puede surgir es abrupción placentaria. En este caso, la placenta se separa del útero antes de que nazca el bebé y reduce el flujo de oxígeno al niño. En ambos casos, puede producirse hemorragia extensa y requerir una cirugía de cesárea.

Otros posibles motivos para un parto por cesárea

  • Bebé grande
  • Presentación de nalgas
  • Infecciones maternales (como la del virus de inmunodeficiencia humana o el herpes)
  • Estados clínicos maternales (como diabetes o presión arterial alta)

Partos previos por cesárea

Haber tenido un parto por cesárea anteriormente influye en la decisión de tener otro parto de esa manera. Las mujeres que han tenido un parto previo por cesárea pueden dar a luz vaginalmente. La decisión depende del tipo de incisión que se usó en el parto previo por cesárea, el número de partos anteriores por cesárea, si usted tiene algún problema médico que pueda hacer que el parto vaginal sea peligroso y el tipo de hospital en donde vaya a dar a luz a su bebé, así como otros factores también. Hable con su proveedor de atención médica sobre sus opciones.

A solicitud de la madre

Algunas mujeres piden un parto por cesárea incluso si disponen de la opción de parto vaginal. Los motivos que influyen en esta solicitud son temor al dolor del trabajo de parto y la preocupación de padecer incontinencia u otro problema pélvico en el futuro. Es de vital importancia considerar cuidadosamente esta decisión y llegar a un acuerdo con su médico. Al igual que con cualquier otra cirugía, es necesario tener en cuenta los riesgos y las complicaciones (consulte “Complicaciones”). Su estancia hospitalaria puede ser más prolongada que cuando el parto es vaginal. Además, cuantos más partos por cesárea tenga una mujer, mayor será el riesgo de que surjan algunos problemas médicos y problemas con futuros embarazos. Es posible que esta opción no sea la adecuada para las mujeres que desean tener más hijos.

Parto por cesarea

El procedimiento

En la mayoría de los hospitales, su pareja de apoyo puede permanecer con usted en la sala de operaciones durante el parto por cesárea. Sin embargo, esto dependerá de si usted está despierta durante la cirugía y la urgencia de dicha cirugía. En algunos casos, el parto por cesárea puede practicarse como una emergencia si no se dispone de tiempo para prepararse por adelantado.

Preparación

Antes de tener un parto por cesárea, una enfermera se encargará de prepararla para la operación. Es posible que reciba un medicamento que ayuda a reducir el ácido estomacal. De esta manera se evitará que entren los ácidos del estómago a los pulmones y causen problemas. Se lavará el área del abdomen y tal vez sea necesario recortar el vello púbico.

A continuación, se colocará un catéter (o sonda) en la uretra para drenar la vejiga. El mantener la vejiga vacía permite reducir la probabilidad de lesionarla durante la cirugía. Se colocará también un catéter intravenoso en una vena del brazo o la mano. A través de este catéter recibirá líquidos y medicamentos durante la cirugía.

Anestesia

Se administrará anestesia para que no sienta dolor durante la cirugía. Recibirá ya sea anestesia general, bloqueo epidural o bloqueo cefalorraquídeo. Si se usa anestesia general, no estará despierta durante el parto.

El bloqueo epidural adormece la parte inferior del cuerpo. El medicamento se inyecta en un espacio específico en la columna vertebral de la región inferior de la espalda. También se podría introducir un pequeño tubo en este espacio para permitir la administración adicional de medicamento posteriormente, si fuera necesario. De esta forma, no necesitará recibir otra inyección. El bloqueo cefalorraquídeo es semejante al epidural, ya que adormece la parte inferior del cuerpo. Aunque se administra de la misma manera, el medicamento se inyecta directamente en el líquido cefalorraquídeo.

El tipo de anestesia que se emplea depende de muchos factores, tales como su bienestar y el de su bebé. El médico hablará con usted sobre los distintos tipos de anestesia.

Parto

El médico hace una incisión a través de la piel en la pared abdominal. La incisión en la piel puede ser transversal (horizontal o de tipo “bikini”) o vertical, cerca del límite del vello púbico. Los músculos abdominales se separan y es posible que no sea necesario cortarlos. Se hace además otra incisión en la pared del útero. Esta incisión también es transversal o vertical.

Siempre que sea posible, es preferible hacer una incisión transversal en el útero, ya que se efectúa en la porción más baja y delgada del útero, lo cual produce una cantidad menor de sangrado. Además, cicatriza mejor. A veces, es necesario hacer una incisión vertical, por ejemplo, si el bebé es muy prematuro y la presentación de la cabeza del bebé no es de vértice (con la cabeza hacia abajo).

El bebé se extraerá a través de las incisiones, se procede a cortar el cordón umbilical y después se extrae la placenta. El útero se cierra con suturas que se disuelven en el cuerpo. Se pueden emplear suturas o grapas para cerrar la piel abdominal.

Complicaciones

Al igual que con las cirugías mayores, el parto por cesárea conlleva ciertos riesgos. Estos problemas ocurren en pocas mujeres y por lo general son fáciles de tratar:

  • El útero, los órganos pélvicos circundantes o la incisión en la piel pueden infectarse.
  • Puede perder sangre, a veces una cantidad suficiente como para requerir una transfusión.
  • Puede desarrollar coágulos de sangre en las piernas, los órganos pélvicos o los pulmones.
  • Se pueden lesionar los intestinos o la vejiga.
  • Puede sufrir una reacción debido a los medicamentos o los tipos de anestesia que se emplean.

Después del parto

Si está despierta durante la cirugía, probablemente podrá sostener inmediatamente a su bebé. La trasladarán entonces a una sala de recuperación o directamente a su habitación. Se examinará periódicamente su presión arterial, pulso, frecuencia respiratoria, la cantidad de sangrado y el abdomen.

Si planea lactar al bebé, asegúrese de decírselo a su médico. Tener una cesárea no quiere decir que será incapaz de darle el pecho a su bebé. Debe poder comenzar a amamantar al bebé de inmediato.

Es posible que necesite permanecer acostada por un tiempo. Las primeras veces que se levante de la cama, deberá disponer de la ayuda de una enfermera u otro adulto.

Al poco tiempo de la cirugía, le extraerán el catéter de la vejiga. Seguirá recibiendo líquidos intravenosos después del parto hasta que pueda comer y beber. La incisión abdominal permanecerá dolorosa durante los primeros días. Es posible que el médico le recete un medicamento para el dolor que deberá tomar una vez que se disipen los efectos de la anestesia. Tal vez le resulte útil usar una almohadilla térmica. Hay muchas maneras distintas de controlar el dolor. Hable con su médico sobre sus opciones.

La estancia hospitalaria después de un parto por cesárea por lo general es de 2 a 4 días. La duración de la estancia depende del motivo que propició el parto por cesárea y el tiempo que demore el cuerpo en recuperarse. Cuando regrese a casa, puede que necesite cuidados especiales y limitar sus actividades. Su médico o la enfermera le indicará lo que debe hacer.

Después de regresar a casa

El abdomen se cicatrizará por completo en unas semanas. Mientras se recupera, es posible que tenga:

  • Cólicos leves, especialmente si lacta al bebé
  • Sangrado o secreciones durante aproximadamente 4 a 6 semanas
  • Sangrado con coágulos y cólicos
  • Dolor en la incisión

Para evitar que ocurra una infección, no debe colocarse nada en la vagina y abstenerse de tener relaciones sexuales durante unas semanas después del parto por cesárea. Permita que transcurra un tiempo antes de realizar actividades vigorosas. Llame a su médico si tiene fiebre, sangrado profuso o si empeora el dolor.

Por último...

Hay muchos motivos por los cuales es necesario un parto por cesárea para el nacimiento de su bebé. Si tiene alguna pregunta o duda sobre el parto por cesárea, hable con su médico.

Glosario

Anestesia: alivio del dolor mediante la pérdida de la sensación.

Bloqueo epidural: tipo de anestesia que se administra a través de una sonda colocada en el espacio de la base de la columna vertebral.

Cordón umbilical: estructura en forma de cordón que contiene vasos sanguíneos y conecta al feto con la placenta.

Incontinencia: incapacidad para controlar las funciones fisiológicas del cuerpo, como la micción (expulsión de orina).

Monitorización fetal: procedimiento mediante el cual se usan instrumentos para registrar los latidos cardíacos del feto y las contracciones de la madre durante el trabajo de parto.

Placenta: tejido que proporciona la nutrición y extrae los productos de desecho del feto.

Presentación de nalgas: posición en la cual los pies o los glúteos del feto salen primero.

Útero: órgano muscular ubicado en la pelvis de la mujer que contiene al feto en desarrollo y lo nutre durante el embarazo.

Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica.

Derechos de autor octubre de 2011 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor.

ISSN 1074-8601

Requests for authorization to make photocopies should be directed to the Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923.

Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923. http://sales.acog.org.

The American College of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street, SW
PO Box 96920
Washington, DC 20090-6920

12345/54321