Share:

SP041 Cambios en las jóvenes durante la pubertad La pubertad comienza cuando el cerebro envía señales a ciertas partes del cuerpo para que comience a crecer y cambiar. Estas señales se llaman hormonas. Las hormonas son sustancias químicas que controlan las funciones del cuerpo. Durante la pubertad, las hormonas causan los siguientes cambios: • Aumentas de peso y de estatura. • Se ensanchan las caderas. • Crecen los senos. • Crece vello en las axilas y alrededor de la vulva. The American College of Obstetricians and Gynecologists WOMEN’S HEALTH CARE PHYSICIANS PATIENT EDUCATI N • El olor del cuerpo podría cambiar. • Podrías tener acné o espinillas. • Ocurre el primer período menstrual (que también se llama menstruación). Estos cambios no ocurren todos a la vez. Tampoco suceden en el mismo momento en todas las personas. Es normal que los cambios comiencen a una edad temprana, como a los 8 años, o tan tarde como a los 13 años. No te preocupes si tu cuerpo comienza a desarrollarse antes—o después—que la mayoría de tus amigas. Los cambios en tu cuerpo Especial para adolescentes • SP0 41 L a pubertad es un período donde ocurren cambios en el cuerpo, tanto por dentro como por fuera. Tu cuerpo comienza a verse más como el de un adulto. Tal vez tengas preguntas sobre los cambios que ocurren en tu cuerpo. Este folleto puede responder a algunas de esas preguntas. También les puedes preguntar a tus padres, un médico, un maestro u otro adulto de confianza. La pubertad también es un buen momento para aprender a mantenerte sana. Tener buena salud puede ayudarte a hacer todas las cosas que quieras, como practicar deportes, ir bien en la escuela y tener tiempo para divertirte. Este folleto explica • cómo cambia el cuerpo • por qué cambia el cuerpo • cómo mantenerte sana No hay una buena manera de determinar cuándo una joven comenzará a tener períodos menstruales. La menstruación casi siempre ocurre aproximadamente a los 2–3 años después de que los senos se comienzan a desarrollar. La mayoría de las jóvenes en Estados Unidos comienzan a menstruar entre los 12 años y 14 años de edad, aunque algunas pueden comenzar antes o después. Los períodos generalmente duran entre 2 días y 7 días. Normalmente ocurren cada 21–45 días. Al principio no siempre son regulares. Es posible que no tengas un período. Hay veces que podrías tener dos períodos en un mismo mes. Esto es normal. Puede que transcurran 6 años después del primer período antes de que el cuerpo tenga un ciclo regular. Ten en cuenta que si has tenido relaciones sexuales, el hecho de no tener un período puede ser una señal de que estás embarazada. Cómo llevar un registro Es útil usar un calendario para dar seguimiento a los períodos menstruales. Marca con una “X” en el calendario el día que comienza el período y todos los días de sangrado que le sigan. Cuenta la primera “X” como el día 1. Sigue contando los días hasta que tengas el siguiente período. Si haces esto todos los meses, es posible que observes un patrón. De esta manera será más fácil determinar cuándo ocurrirá el próximo período menstrual. Cómo estar preparada Es mejor estar preparada para el comienzo de tu período, aun si no ha comenzado todavía. Ten disponibles en la casa toallas sanitarias y tampones y llévalos cuando vayas a la escuela (consulta el cuadro en la próxima página). Las toallas sanitarias se adhieren al interior de la ropa interior. Estas absorben la sangre a medida que sale de la vagina. Los tampones se introducen en la Cambios en los senos Quizás notes primero el cambio en los senos. A medida que comienzan a cambiar, el área más oscura alrededor de los pezones (que se llama areola) luce hinchada. Los senos también se vuelven más redondos y llenos. Es posible que el tamaño de un seno se vea mayor que el otro. También en ocasiones se podrían sentir sensibles al tacto. Todo esto es normal. El período menstrual Otro cambio que ocurre es que comienzas a menstruar. Todos los meses, el cuerpo de una mujer se prepara para un posible embarazo. Las hormonas les indican a los ovarios que liberen un óvulo cada mes. El óvulo se traslada a una de las trompas de Falopio. A la misma vez, el revestimiento del útero empieza a crecer y se vuelve más grueso. Si el espermatozoide del hombre no fertiliza al óvulo, no ocurre un embarazo. El revestimiento entonces se descompone y fluye hacia afuera del cuerpo por medio de la vagina. Esto se llama menstruación, el período menstrual o simplemente el “período”. La menstruación es una parte normal y saludable del desarrollo. Quiere decir que es posible que ocurra un embarazo. A medida que pasas por la pubertad, los senos crecen en etapas. La Etapa 1 ilustra a los senos antes de la pubertad. La Etapa 5 ilustra a los senos completamente desarrollados. 1 2 3 4 5 Cómo crecen los senos Trompas de Falopio Ovario Vagina Útero Ovario Sistema reproductor femenino vagina. Estos atrapan la sangre antes de que salga del cuerpo. Si no puedes decidir si debes usar una toalla sanitaria o un tampón, habla con tu madre, la enfermera de la escuela o un médico. Debes cambiar la toalla sanitaria o el tampón por lo menos cada 4 a 8 horas. El primer día del período, es posible que los tengas que cambiar más a menudo ya que el flujo de sangre es más intenso. El uso de tampones se ha asociado con una enfermedad que se llama síndrome de shock tóxico. El síndrome de shock tóxico ocurre raras veces, pero todavía debes tomar medidas para prevenirlo. Lee todas las instrucciones que vienen con los tampones. Usa tampones con el menor grado de absorción necesario para absorber el flujo de sangre y no los uses cuando no tengas el período menstrual. Cómo lidiar con las molestias Debes poder ir a la escuela y participar en la mayoría de las actividades cuando tienes el período menstrual. Algunas jóvenes tienen cólicos (opresión y dolor) en la parte inferior del abdomen y la espalda cuando comienzan los períodos menstruales. A algunas jóvenes les dan dolores de cabeza o se sienten mareadas. Otras tienen diarrea. Si estos problemas no se alivian o si son intensos, debes hablar con un médico. Para aliviar estos cólicos, puedes hacer lo siguiente: • Tomar ibuprofeno o naproxeno sódico (si no eres alérgica a la aspirina ni tienes asma grave). • Hacer ejercicio. • Colocar una almohadilla caliente sobre el abdomen o la parte inferior de la espalda. Habla con tu médico Habla con tu médico o tus padres sobre tus períodos menstruales por cualquiera de las siguientes razones: • Si tienes 15 años y todavía no han comenzado los períodos menstruales. • Los períodos eran regulares todos los meses y después dejaron de serlo. • Los períodos ocurren más a menudo que cada 21 días o con menos frecuencia que cada 45 días. • Los períodos ocurren con una diferencia de 90 días entre ellos (aun si esto ocurre una vez). • Los períodos duran más de 7 días. • Los períodos son tan intensos que te tienes que cambiar las toallas sanitarias o los tampones a menudo (más de una vez cada 1–2 horas). • Tienes cólicos que te impiden hacer las actividades regulares y no se alivian con medicamentos para el dolor. Hazte cargo de tu salud Ahora que estás creciendo, es un buen momento para aprender a cuidar de tu propia salud. Algunos hábitos sencillos, como alimentarte bien y mantenerte activa, pueden ayudar a mantenerte sana y fuerte. Tener buena salud te permitirá desempeñarte bien en los deportes y en la escuela. Comenzar buenos hábitos de salud ahora también puede ayudarte a tener buena salud cuando seas mayor. Otra manera de hacerte cargo de tu propia salud es acudir a un obstetra–ginecólogo. Las mujeres jóvenes deben tener la primara consulta ginecológica entre los 13 años y 15 años. La primera consulta puede consistir solo en una conversación entre tu médico y tú. También te enterarás de lo que puedes esperar durante las consultas futuras y obtener información sobre cómo mantenerte sana. Puedes hacer preguntas sobre tu cuerpo, el crecimiento y las relaciones sexuales. Aliméntate bien Para crecer bien, el cuerpo necesita nutrientes. Por lo tanto, es importante llevar una dieta equilibrada. La “dieta” es simplemente lo que comes. Una dieta equilibrada incluye una combinación de alimentos. Las frutas, las verduras y los granos integrales tienen muchas vitaminas y minerales. Los alimentos con proteínas, como la carne, el pescado, los huevos o los frijoles (habichuelas), te ayudan a crecer. La vitamina D y el calcio se usan para crear huesos fuertes. El calcio y la vitamina D se encuentran en los productos lácteos, como la leche y el queso. El calcio también se agrega a muchos alimentos, como a los cereales y al jugo de naranja. Para llevar una dieta equilibrada, sigue estos consejos: • Come un buen desayuno todos los días. El desayuno debe incluir proteínas, frutas y granos integrales. La proteína y los granos integrales te dan energía y te ayudan a mantenerte bien despierta durante el día. • Evita consumir muchos alimentos de restaurantes de comida rápida. Estos alimentos están llenos Cómo llevar un registro del período menstrual Da seguimiento a los períodos menstruales. Marca con una “X” en un calendario los días que tengas el período. de calorías, grasa y azúcar. Come alimentos de restaurantes de comida rápida de vez en cuando y solo para darte un gusto especial. Cuando vayas a estos restaurantes, elige opciones saludables. Pide una hamburguesa regular o pollo a la parrilla y una ensalada. Toma leche baja en grasa o sin grasa, o agua, en lugar de bebidas gaseosas. • Consume distintos tipos de alimentos. De esa manera, es más probable que recibas todas las vitaminas y los minerales que necesitas. Mantén tu peso dentro de un límite saludable Mantener un peso saludable es más fácil si llevas una dieta equilibrada y estás activa. Tener sobrepeso conlleva riesgos a la salud. Estar demasiado delgada también presenta riesgos. El peso ideal para ti cambiará a medida que creces. El límite bajo y alto de peso depende de tu estatura y edad, no del peso de las demás jóvenes. Para determinar cuál es el peso saludable para ti, necesitas saber tu número de índice de masa corporal (IMC). El IMC es un número que se basa en la estatura y el peso. Para encontrar tu IMC, visita http://apps. nccd.cdc.gov/dnpabmi. Si tu peso no es saludable, habla con tus padres o un médico sobre lo que puedes hacer para lograrlo. Mantente activa Para estar saludable, debes estar activa. Hacer ejercicios con regularidad puede fortalecer los músculos y huesos y darte más energía. También puede aliviar los cólicos menstruales. Debes tratar de hacer algún tipo de actividad física por lo menos 60 minutos casi todos los días, o idealmente, todos los días de la semana. Esta actividad no tiene que hacerse al mismo tiempo. El ejercicio es divertido si encuentras algo que te guste hacer. Prueba practicando un deporte, como fútbol o baloncesto, o montar en bicicleta, bailar, caminar o correr. Duerme suficiente tiempo Dormir suficiente es importante para las preadolescentes y las adolescentes. Cuando duermes, el cuerpo y el cerebro se recargan. Necesitas por lo menos 9 horas de sueño todas las noches para mantenerte en las mejores condiciones posibles. Sin embargo, solo 2 de cada 10 adolescentes duermen esta cantidad de tiempo durante las noches escolares. Los fines de semana, las adolescentes se quedan despiertas hasta tarde por la noche y se levantan tarde. Esto puede hacer difícil volver a la rutina regular durante la semana. Para asegurarte de dormir suficiente, es posible que necesites hacer algunos cambios en tu vida. Sigue estos consejos para que logres tener un sueño saludable: • Determina una buena hora para acostarte y levantarte, y sigue siempre esa rutina. Los fines de semana, trata de acostarte y levantarte a esa hora lo más que puedas. • Trata de relajarte gradualmente por unas horas antes de acostarte. Evita ciertas cosas, como el café y las bebidas gaseosas tarde en el día. Mantente alejada de la computadora, el televisor o el celular durante unas horas antes de irte a dormir. No hagas ejercicios inmediatamente antes de acostarte. • Crea tu propia rutina de la noche. Tal vez te guste escuchar música relajante, leer o darte un baño tibio. Si haces las mismas cosas todas las noches antes de acostarte, el cuerpo comenzará a asociarlas con la hora de dormir. Cómo lidiar con el acné El acné se produce debido a la actividad excesiva de ciertas glándulas en la piel. Estas glándulas producen un aceite natural que se llama sebo. Durante la pubertad, estas glándulas producen más sebo, lo cual puede bloquear los poros de la piel. Lávate la cara a menudo con agua y un limpiador facial suave para eliminar el exceso de sebo. Esto ayuda a reducir las espinillas y el acné. Evita productos que sequen o irriten la piel. No te frotes ni manosees la piel. Si te incomodan el acné o las espinillas, hay medicamentos que pueden ayudar. Habla con tu médico si hay algo que te preocupa. ¿Cuándo comenzaré a tener el período? La mayoría de las jóvenes comienzan a menstruar al cabo de 2–3 años de que los senos empiezan a crecer. Si los senos comienzan a desarrollarse temprano, es posible que los períodos se tarden en comenzar. Esto es normal. ¿Puedo nadar cuando tengo el período menstrual? Sí. Puedes nadar con seguridad si usas un tampón. ¿Qué debo hacer si mi período empieza en la escuela? Prepárate teniendo a la mano tampones o toallas sanitarias. Si no estás preparada, habla con una maestra o la enfermera de la escuela. Ellas te pueden conseguir lo que necesitas. Tengo uno de los senos más grande que el otro. ¿Esto es normal? Sí. Cuando los senos comienzan a crecer, a menudo uno es más grande que el otro. Esta desigualdad es normal. Al igual que ocurre en otras partes del cuerpo, es posible que el tamaño de un lado no sea igual al del otro. Con el tiempo, en muchas jóvenes, el tamaño de ambos senos se vuelve casi igual. Sin embargo, en tanto como en una de cada cuatro jóvenes, esta diferencia en tamaño no cambia. Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica. Derechos de autor abril de 2012 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor. ISSN 1074-8601 Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923. Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en sales.acog.org. The American College of Obstetricians and Gynecologists 409 12th Street, SW PO Box 96920 Washington, DC 20090-6920 Glosario Espermatozoide: Célula masculina que se produce en los testículos y puede fertilizar al óvulo femenino. Hormonas: Sustancias que produce el cuerpo para regular las funciones de diversos órganos. Menstruación: La sangre y el tejido que proviene del útero todos los meses cuando un óvulo no se fertiliza (también se llama el período menstrual). Obstetra–ginecólogo: Médico con capacitación, destrezas y educación especiales sobre la salud de la mujer. Ovarios: Dos glándulas ubicadas a ambos lados del útero que contienen los óvulos liberados en la ovulación y que producen hormonas. Óvulo: Célula reproductiva femenina que se produce en los ovarios y se libera desde allí. Pubertad: Etapa de la vida cuando los órganos reproductores comienzan a funcionar y se desarrollan otras características sexuales. Relaciones sexuales: Acto de penetración del pene masculino en la vagina de la mujer (también se denomina “tener relaciones sexuales” o “hacer el amor”). Síndrome de shock tóxico: Enfermedad grave producida por una infección de bacterias. Trompas de Falopio: Conductos a través de los cuales viaja un óvulo desde el ovario hasta el útero. Útero: Órgano muscular ubicado en la pelvis de la mujer que contiene al feto en desarrollo y lo nutre durante el embarazo. Vagina: Estructura tubular rodeada por músculos y ubicada desde el útero hasta la parte externa del cuerpo. Vulva: Área genital externa de la mujer. Por último... Lidiar con cambios es una parte normal del crecimiento. Es el comienzo de la siguiente etapa emocionante de tu vida. Cuando tengas preguntas, habla con un adulto de confianza. Este adulto pueden ser tus padres, un médico, un maestro o el consejero de la escuela. Recuerda que todas las mujeres que conoces han tenido estos cambios. También puedes encontrar información en libros o en Internet. Un buen sitio en Internet que puedes visitar es www.girlshealth.gov.