Share:

SP091 La depresión después del parto The American College of Obstetricians and Gynecologists WOMEN’S HEALTH CARE PHYSICIANS PATIENT EDUCATI N La Atención Durante el Trabajo de Parto, el Parto y el Postparto • SP091 L a depresión en el período de postparto—que también se denomina depresión después del parto—es más común de lo que muchos se imaginan. Aproximadamente un 10–15% de las mujeres tendrán depresión después del parto. Esta afección es más que solo una sensación de tristeza o melancolía por unos días. Es una enfermedad grave que puede afectar en gran medida a la mujer, su bebé y su familia. Algunas mujeres no se dan cuenta de que tienen depresión después del parto. Los familiares o amistades pueden ser los que se percaten que algo anda mal. Una vez que se diagnostica, la depresión después del parto se puede tratar con medicamentos y psicoterapia. Este folleto explica • la diferencia entre la melancolía después del parto y la depresión después del parto • los motivos que causan la depresión después del parto • las señales y los síntomas • el tratamiento y la prevención pueden provocar cambios en el estado de ánimo y tensión antes de los períodos menstruales. Algunas mujeres reaccionan a estos cambios mientras que otras no. Las mujeres con un historial del síndrome premenstrual o el trastorno disfórico premenstrual tienen una mayor probabilidad de presentar depresión después del parto que las mujeres que no sufren de estos trastornos. Las enfermedades de la tiroides pueden estar asociadas con algunos casos de depresión después del parto. La glándula tiroidea se encuentra en el cuello. Esta glándula libera hormonas que regulan muchos procesos en el cuerpo. Algunas mujeres desarrollan problemas con la tiroides después de tener un bebé. Algunos síntomas son ansiedad, dificultad para dormir y pérdida de peso que comienza en los primeros meses después del alumbramiento. El aumento de peso y la depresión pueden ocurrir en meses posteriores. Historial de depresión Las mujeres que han tenido depresión en algún momento—antes, durante o después del embarazo—o que reciben tratamiento para la depresión corren un mayor riesgo de presentar depresión después del parto. Casi una de cada 10 mujeres tiene algún tipo de depresión. La incidencia es mayor en las mujeres en edad reproductora (entre los 25 años y 44 años). La depresión durante el embarazo es más común de lo que creen muchas personas. Se calcula que casi dos de cada 10 mujeres embarazadas tienen señales y síntomas que corresponden con el diagnóstico de depresión. Aspectos emocionales Los factores emocionales pueden afectar la autoestima de la mujer y la manera en que afronta las tensiones durante el embarazo y el período después del parto. Esto factores pueden contribuir a la depresión después del parto. Por ejemplo, es común tener sentimientos de duda durante el embarazo. Si el embarazo no estaba previsto o no es deseado, esto puede afectar a la manera en que se siente una mujer sobre su embarazo y el bebé. Aunque se haya planeado el embarazo, puede que aún le resulte difícil a la pareja adaptarse a la idea de tener un nuevo bebé. Los padres de bebés que nacen mucho antes de lo previsto o con una enfermedad grave o un defecto congénito pueden tener dificultades para adaptarse. Estas situaciones pueden hacer que cambien las rutinas del trabajo y del hogar que los padres no esperaban. Los padres también se pueden culpar a sí mismos por la enfermedad del bebé. Tener un bebé que debe estar hospitalizado después del parto puede causar enojo, tristeza y sentimientos de culpa. La mujer y su pareja podrían cuestionar por qué no pudieron tener el bebé “perfecto” o sentirse culpables y pensar que la mujer hizo algo malo durante el embarazo. Es muy común sentirse triste cuando se llega al hogar sin el bebé. Esta tristeza puede ser intensa. La melancolía después del parto y la depresión después del parto Algunas mujeres comienzan a sentirse deprimidas, ansiosas y angustiadas a los 2–3 días después de dar a luz. Pueden sentirse enojadas con el nuevo bebé, sus parejas o con sus otros hijos. También pueden • llorar sin ningún motivo obvio • tener dificultad para dormir, comer y tomar decisiones • cuestionar si pueden cuidar de un bebé Estos sentimientos, que a menudo se llaman melancolía después del parto, pueden ir y venir durante los primeros días después del parto. La melancolía después del parto generalmente mejora al cabo de unos días o de 1–2 semanas sin ningún tratamiento. Si no mejora o si se intensifica, podría ser señal de una enfermedad más grave que se llama depresión después del parto. Las mujeres con depresión después del parto tienen sentimientos intensos de tristeza, ansiedad o desesperación que les impiden realizar las tareas diarias. La depresión después del parto puede ocurrir hasta después de 1 año del nacimiento del bebé, aunque comienza con mayor frecuencia al cabo de más o menos 1–3 semanas después del parto. Unas cuantas madres de recién nacidos sufren de una enfermedad mental más grave que se denomina psicosis después del parto. Esta enfermedad ocurre en raras ocasiones. Las mujeres tienen una mayor tendencia a presentar esta enfermedad si ellas mismas o sus familiares tienen un historial de una enfermedad mental. Otra enfermedad mental que puede aparecer por primera vez después del parto es el trastorno bipolar. Las mujeres con este trastorno tienen cambios en el estado de ánimo, el nivel de energía y en la capacidad para funcionar. Motivos que causan la depresión después del parto La depresión después del parto probablemente ocurre debido a una combinación de factores corporales, mentales y del estilo de vida. No hay dos mujeres con la misma constitución física ni con las mismas experiencias en la vida. Estas diferencias pueden ser el motivo por el cual algunas mujeres presentan depresión después del parto y otras no. Cambios hormonales El período después del parto es una etapa en la que ocurren muchos cambios en el cuerpo. Estos cambios pueden afectar el estado de ánimo y el comportamiento de la mujer durante días, semanas o meses. Los cambios en las hormonas pueden influir en la depresión después del parto. Los niveles de las hormonas estrógeno y progesterona disminuyen abruptamente en las horas posteriores al parto. Este cambios pueden provocar depresión de la misma manera que los cambios más pequeños en los niveles hormonales Agotamiento El agotamiento (sentirse muy cansada) es un factor importante en la depresión después del parto. Muchas mujeres se sienten muy cansadas después de dar a luz y es posible que transcurran varias semanas antes de que recuperen la fortaleza y energía. Las mujeres que han tenido sus bebés en un parto por cesárea pueden tardarse aún más. Además, las madres de recién nacidos raras veces descansan el tiempo que necesitan. En el hospital, los visitantes, la rutina del hospital y las alimentaciones del bebé interrumpen el sueño. En la casa, las alimentaciones y el cuidado del bebé ocurren de día y de noche, junto con las tareas domésticas y posiblemente cuidar de otros niños. El ciclo de agotamiento y la falta de sueño pueden durar varios meses. Factores del estilo de vida Un factor importante de la depresión después del parto es la falta de apoyo por parte de otras personas. El apoyo constante de la pareja de la madre del recién nacido, los demás familiares o de las amistades es reconfortante durante el embarazo y después del parto. Es un gran alivio cuando otras personas pueden realizar las tareas domésticas y compartir el cuidado de un niño. Si la mujer vive sola o lejos de su familia, es posible que no cuente con este apoyo. Incluso cuando la familia y las amistades están presentes, la madre puede aún sentirse abrumada o aislada. Es posible que no pueda recibir la ayuda que necesita. Los sucesos estresantes de la vida pueden aumentar considerablemente el riesgo de que presenten depresión después del parto. Algunos de estos sucesos son la muerte reciente de un ser querido, una enfermedad en la familia o trasladarse a una nueva ciudad. En las mujeres que acaban de dar a luz, estos sucesos estresantes pueden causar aún más tensión y ansiedad y provocar depresión. Diagnóstico y tratamiento Si presenta alguna señal y síntomas de depresión después del parto, o si su pareja o sus familiares creen que sea así, es importante que acuda a su proveedor de atención médica tan pronto como sea posible. No espere hasta la próxima consulta posterior al parto. La depresión es una enfermedad que le afecta tanto a usted como a su bebé. Esta enfermedad puede interferir en su propia salud y en su capacidad para crear un vínculo con el bebé y cuidar de él. Mientras más pronto obtenga ayuda, más pronto se sentirá mejor y podrá disfrutar de su nueva familia. Su proveedor de atención médica probablemente le hará preguntas para determinar si sus señales y síntomas corresponden a los que ocurren con la depresión después del parto (consulte el cuadro). Si su proveedor de atención médica la diagnostica con depresión después del parto, deberá colaborar con él para determinar las mejores opciones de tratamiento destinadas a aliviar sus síntomas. La depresión se puede tratar con medicamentos que se llaman antidepresivos. También se usa la psicoterapia para tratar la depresión, a menudo junto con el uso de medicamentos. Antidepresivos Los antidepresivos son medicamentos que actúan para mantener en equilibrio las sustancias químicas en el cerebro que regulan el estado de ánimo. Hay muchos tipos de antidepresivos. Si un tipo no le da resultado, su proveedor de atención médica puede recetarle otro. A veces, cuando es necesario, se combinan medicamentos para obtener mejores resultados. Es posible que transcurran de 3–4 semanas antes de que pueda empezar a sentirse mejor. Aunque los antidepresivos pueden causar efectos secundarios, la mayoría son temporales y desaparecen después de un tiempo breve. Si presenta efectos secundarios intensos o poco comunes que le impiden llevar a cabo sus hábitos normales diarios, infórmeselo a su proveedor de atención médica. Es posible que necesite probar otro tipo de antidepresivo. Si su depresión empeora al poco tiempo de comenzar a tomarse un medicamento, o si tiene ideas de hacerse daño a sí misma o hacerles daño a otras personas, comuníquese con su proveedor de atención médica o con un servicio médico de emergencia de inmediato. Es importante que se siga tomando los antidepresivos durante todo el tiempo que se los recete el proveedor de atención médica, aun si se siente mejor. No deje de tomarse los medicamentos abruptamente ya que puede presentar síntomas de abstinencia o causar que vuelvan a surgir los síntomas de depresión. Algunos medicamentos se deben dejar de usar gradualmente para permitir que el cuerpo se adapte. Los antidepresivos se encuentran en la leche materna y se pueden transmitir a los bebés al amamantarlos. Los niveles que se encuentran en la leche materna generalmente son mínimos. La lactancia ofrece muchos beneficios para usted y su bebé. Decidir tomar un antidepresivo durante la lactancia conlleva tomar en cuenta estos beneficios y compararlos con los posibles riesgos al bebé debido a la exposición del medicamento en la leche materna. Es buena idea dialogar sobre esta decisión con su proveedor de atención médica. Una vez que nace el bebé, asegúrese de decirle al proveedor de atención médica del bebé que toma medicamentos antidepresivos mientras lo amamanta. Psicoterapia En la psicoterapia (o terapia psicológica), usted y un profesional de salud mental conversarán sobre sus sentimientos y cómo lidiar con ellos. A veces, la psicoterapia es necesaria durante solo unas semanas, pero puede ser necesaria durante meses o por más tiempo. Aunque las estrategias pueden diferir, el objetivo de la psicoterapia en la depresión después del parto es aprender a identificar lo que le resulta útil para aliviar sus síntomas. Hay distintos tipos de psicoterapia para la depresión después del parto. Podría tener terapia personal (solo usted y el psicoterapeuta) o terapia en grupo donde se reúne con un psicoterapeuta y otras personas con problemas semejantes a los suyos. Otra opción es la psicoterapia familiar o de parejas, donde usted y los miembros de su familia o su pareja se reunirían con un psicoterapeuta. Medidas de prevención Si tiene un historial de depresión en cualquier momento de su vida o si está tomando un antidepresivo, dígaselo a su proveedor de atención médica en las primeras consultas de atención prenatal. Preferiblemente, debe decírselo a su proveedor de atención médica antes de quedar embarazada. Su proveedor de atención médica puede recomendarle comenzar a recibir tratamiento inmediatamente después del alumbramiento para evitar que sufra de depresión después del parto. Si tomaba antidepresivos antes del embarazo, su proveedor de atención médica puede evaluar su situación individual y decidir si debe seguir tomando el medicamento durante el embarazo. Si tomaba más de un medicamento, se podría cambiar el tratamiento a un solo medicamento. No deje de tomarse los medicamentos sin hablar con su proveedor de atención médica. Suspender el uso del medicamento puede hacer que tenga recaídas de su enfermedad. Después de tener el bebé, manténgase atenta a sus propias señales y síntomas de depresión y comuníquese con su proveedor de atención médica de inmediato si presenta alguno de ellos. A veces, la gente con depresión no se da cuenta que está deprimida. Es buena idea pedirle a una persona confiable que la observe para ver si usted presenta señales y síntomas y que la ayude a obtener la atención médica que necesita si estos ocurren. Aun si no tiene un historial de depresión, su proveedor de atención médica podría hacerle preguntas específicas para evaluar su riesgo de esta enfermedad en las primeras consultas de atención prenatal. Muchas de las señales y de los síntomas de depresión coinciden con los de depresión y es fácil pasarlos por alto. Cómo lidiar con la depresión después del parto Para mejorarse, las mujeres con depresión después del parto necesitan metas realistas y apoyo. Podría tener que aprender a atender sus propias necesidades y las de su familia también. Pida ayuda con el cuidado del niño o con las tareas domésticas. Es importante que aparte tiempo para usted siempre que sea posible para que pueda recuperar la energía. Pedirle a una amiga o familiar que cuide al bebé para que pueda salir de la casa por lo menos una vez al día—aun si es solo para una dar una caminata breve—puede ser útil. Compartir sus experiencias con otras mujeres que enfrentan depresión después del parto puede ayudarle a sentirse mejor y menos sola. Puede encontrar grupos de apoyo en los hospitales locales, en clínicas de planificación familiar o centros comunitarios. El hospital donde dio a luz o su proveedor de atención médica puede ayudarle a encontrar un grupo de apoyo. También puede encontrar información útil sobre la depresión después del parto en las siguientes páginas de Internet: • National Women’s Health Information Center (sobre la salud de la mujer) http://www.womenshealth. gov/mental-health/illnesses/postpartumdepression. html • Postpartum Support International (grupo de apoyo internacional)www.postpartumsupport.net • Medline Plus http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ postpartumdepression.html Por último... Muchas madres de recién nacidos se sienten tristes, temerosas, enojadas y ansiosas después de tener el bebé. Estos sentimientos, que se llaman melancolía después del parto, son comunes. Si los sentimientos de melancolía no mejoran o si empeoran los síntomas, es posible que tenga depresión después del parto. La depresión después del parto es una enfermedad que se puede tratar eficazmente con medicamentos y psicoterapia. Reconocer las señales y los síntomas y comunicarse de inmediato con su proveedor de atención médica son esenciales para obtener el tratamiento que necesita y comenzar a sentirse mejor. En los últimos 7 días (no solo en el día de hoy) 1. He podido reírme y ver el lado divertido de la vida. o 0 Igual que siempre o 1 Ahora no tanto como antes o 2 Definitivamente ahora no tanto como antes o 3 Para nada 2. He esperado con entusiasmo las cosas. o 0 Tanto como siempre lo he hecho o 1 Un poco menos que antes o 2 Definitivamente un poco menos que antes o 3 Casi nada 3. Me he culpado innecesariamente cuando las cosas han salido mal. o 3 Sí, casi siempre o 2 Sí, algunas veces o 1 No muy a menudo o 0 No, nunca 4. Me he sentido ansiosa o preocupada sin ningún motivo obvio. o 0 No, para nada o 1 Casi nunca o 2 Sí, a veces o 3 Sí, muy a menudo 5. Me he sentido temerosa o aterrada sin ningún motivo obvio. o 3 Sí, con mucha frecuencia o 2 Sí, a veces o 1 No, no mucho o 0 No, para nada 6. Me he sentido abrumada. o 3 Sí, casi nunca he podido enfrentar la vida o 2 Sí, a veces no he podido enfrentar la vida como antes lo hacía o 1 No, casi siempre he podido enfrentar bastante bien la vida o 0 No, he podido enfrentar la vida tan bien como siempre 7. Me he sentido tan infeliz que he tenido dificultad para dormir. o 3 Sí, casi siempre o 2 Sí, muy a menudo o 1 No muy a menudo o 0 No, para nada 8. Me he sentido triste o miserable. o 3 Sí, casi siempre o 2 Sí, muy a menudo o 1 No muy a menudo o 0 No, para nada 9. Me he sentido tan infeliz que me la he pasado llorando. o 3 Sí, casi siempre o 2 Sí, muy a menudo o 1 Solo ocasionalmente o 0 No, nunca 10. He pensado en hacerme daño. o 3 Sí, muy a menudo o 2 A veces o 1 Casi nunca o 0 Nunca Prueba de detección para la depresión después del parto El siguiente cuestionario se llama la Escala de Depresión Posnatal de Edinburgh. Este cuestionario le ayudará a determinar si tiene señales y síntomas que ocurren comúnmente en las mujeres que tienen depresión después del parto o depresión durante el embarazo. El objeto del mismo no es diagnosticar la depresión después del parto. Solo un proveedor de atención médica puede hacerlo. Se recomienda encarecidamente que responda a estas preguntas junto con un profesional de atención médica. NOTA: Si ha considerado hacerse daño, es importante obtener ayuda de inmediato. Comuníquese con su proveedor de atención médica o los servicios médicos de emergencia. Puntuación: Sume los números al lado de las afirmaciones que haya seleccionado. Una puntuación de 10 o más quiere decir que debe consultar con su proveedor de atención médica para hablar sobre sus señales y síntomas. Cox J, Holden J, Sagovsky R. (1987) Detection of postnatal depression: development of the 10-item Edinburgh postnatal depression scale. Brit J Psychiatry 1987;150:782–86. Desarrollado como la Escala de Depresión Posnatal de Edinburgh y validada para usarse en el embarazo y en el período posnatal a fin de evaluar la posible presencia de depresión y ansiedad. Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica. Derechos de autor diciembre de 2013 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor. ISSN 1074-8601 Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923. Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en sales.acog.org. The American College of Obstetricians and Gynecologists 409 12th Street, SW PO Box 96920 Washington, DC 20090-6920 Glosario Antidepresivos: Medicamentos que se usan para tratar la depresión. Depresión después del parto: Sentimientos intensos de tristeza, ansiedad o desesperación después del parto que interfieren en la capacidad de la madre para funcionar y que no desaparecen después de dos semanas. Estrógeno: Hormona femenina que se produce en los ovarios. Hormonas: Sustancias que elaboran las células o los órganos del cuerpo que regulan las funciones de las células o los órganos. Un ejemplo es el estrógeno el cual se encarga de controlar la función de los órganos reproductores femeninos. Melancolía después del parto: Sentimientos de tristeza, miedo, enojo o ansiedad que ocurren aproximadamente a los 3 días del alumbramiento y por lo general desaparecen al cabo de 1 a 2 semanas. Parto por cesárea: Parto de un bebé a través de incisiones quirúrgicas en el abdomen y útero de la madre. Progesterona: Hormona femenina que se produce en los ovarios y prepara el revestimiento del útero para el embarazo. Psicosis después del parto: Enfermedad mental poco común y grave que ocurre en el período posterior al parto. La mujer con este trastorno puede ver u oír cosas que no están presentes (alucinaciones) o tener pensamientos o sentimientos que no se basan en la realidad. Síndrome premenstrual: Término que se usa para describir un grupo de cambios físicos y del comportamiento que presentan algunas mujeres todos los meses antes de los períodos menstruales. Trastorno disfórico premenstrual: Término que se usa para describir un grupo de cambios físicos y del comportamiento que comienzan la semana antes del período menstrual y terminan al cabo de unos días del comienzo de dicho período. Estos cambios pueden interferir en la vida cotidiana de la mujer.