Share:

SP032 Convertirse en padre Los padres puede representar un importante papel en el embarazo de su pareja. Su trabajo como padre comienza mucho antes de que nazca el bebé. Las investigaciones han indicado que las mujeres con parejas que les brindan su apoyo tienen menos problemas médicos en el embarazo y sentimientos más positivos acerca de los cambios que ocurren en su cuerpo. Guía del padre para el embarazo The American College of Obstetricians and Gynecologists WOMEN’S HEALTH CARE PHYSICIANS PATIENT EDUCATI N El Embarazo • SP032 Los aspectos físicos y emocionales del embarazo El embarazo dura aproximadamente 40 semanas, lo que es igual a 9 meses. Los 9 meses de embarazo se dividen en tres períodos de 3 meses llamados trimestres. La “fecha prevista del parto” que le da el proveedor de atención médica de su pareja es solamente un cálculo aproximado de la fecha cuando nacerá el bebé. La mayoría de los bebés nacen 2 semanas antes o después de la fecha prevista del parto. La fecha S i usted es como la mayoría de los padres que esperan un bebé, debe sentirse tanto emocionado como ansioso sobre este importante paso en las vidas de usted y de su pareja. Usted puede ayudar a su pareja entendiendo los cambios por los que está pasando y siendo un futuro padre bien preparado y dándole todo su apoyo. Este folleto explica • por qué es importante el papel del padre para tener un embarazo sano • los cambios físicos y emocionales que experimentará su pareja durante el embarazo • las relaciones sexuales durante y después del embarazo • lo que sucede durante las consultas de atención médica prenatal • cómo ayudar durante el trabajo de parto y el parto mismo • lo que pueden hacer los padres después de que nace el bebé Últimas etapas del embarazo: El tercer trimestre En el tercer trimestre del embarazo (de la semana 28 a la 40), su pareja podría sentir alguna incomodidad conforme el bebé crece y el cuerpo de ella se prepara para el nacimiento. Puede tener problemas para dormir, caminar con rapidez y para hacer las tareas de rutina. Es normal que ustedes dos se sientan emocionados y nerviosos mientras se preguntan cuándo comenzará el trabajo de parto. El embarazo y las relaciones sexuales Muchas parejas se preocupan sobre si es seguro tener relaciones sexuales durante el embarazo. A menos que el proveedor de atención médica de su pareja le haya dicho otra cosa, ustedes pueden tener relaciones sexuales durante todos los 9 meses. Las relaciones sexuales no son perjudiciales porque el bebé está protegido dentro del útero y acojinado con líquido. Podría haber ocasiones cuando su pareja no se sienta suficientemente cómoda como para tener relaciones sexuales. Ustedes pueden experimentar para encontrar las posiciónes que sean más fáciles para ella. Si el proveedor de atención médica les dice que no deben tener relaciones sexuales, hay otras maneras de tener intimidad durante el embarazo. Abrazarse, besarse, acariciarse, masturbarse mutuamente y el sexo oral puede sustituir la falta hasta que puedan tener relaciones sexuales de nuevo. Cambios en el estilo de vida Es importante que su pareja tenga un estilo de vida sano mientras esté embarazada. Ustedes dos pueden cambiar sus hábitos cotidianos de manera que incluya una dieta bien balanceada, suficiente descanso y ejercicio. Mientras esté embarazada y amamantando, su pareja no debe fumar ni consumir bebidas alcohólicas. En el caso suyo y de otros familiares y amigos que pueden pasar tiempo con su pareja, es importante no fumar alrededor de ella ya que las sustancias químicas en el humo de segunda mano del cigarrillo puede perjudicar a su bebé por nacer. El humo de segunda mano es también perjudicial después de que nace el bebé. Los bebés expuestos al humo de segunda mano del cigarrillo, tienen un mayor riesgo de sufrir asma y síndrome de muerte repentina del infante. Riesgos La mayoría de los embarazos transcurren normalmente, sin problemas. Sin embargo, en ocasiones los problemas de salud de la madre pueden aumentar los riesgos de complicaciones tanto para la madre como para el bebé. Por ejemplo, las mujeres embarazadas que tienen diabetes tienen un riesgo más alto de tener un aborto natural, defectos de nacimiento y un bebé muy grande. La presión arterial alta durante el emba- razo puede afectar el crecimiento del bebé. Además, algunas mujeres padecen presión arterial alta o diabetes por primera vez mientras están embarazadas. Se vigilará el estado de su pareja durante todo el embarazo para detectar estos padecimientos. prevista del parto se basa en el día en el que empezó el último período menstrual de la madre. Varios sitios de Internet ofrecen “calculadoras de la fecha prevista del parto” que puede usar, o pruebe esta sencilla fórmula: tome la fecha del primer día del último período menstrual y réstele 3 meses. Después sume 7 días para obtener la fecha prevista del alumbramiento No se sorprenda si la fecha cambia. La mayoría de las mujeres reciben un examen de ecografía (ultrasonido) a las 18 a 20 semanas de embarazo. Este examen ofrece un cálculo de la edad real del feto. Por lo tanto la fecha prevista de alumbramiento puede cambiar después del examen. Primeras etapas del embarazo: El primer trimestre Las primeras 14 semanas del embarazo de su pareja se llaman el primer trimestre. Durante ese tiempo, la mayoría de las mujeres necesitan descansar más. En las primeras etapas de embarazo, las mujeres también pueden tener síntomas de náuseas y vómitos. Aunque comúnmente se les conoce como “náuseas y vómitos matutinos”, éstos pueden ocurrir a cualquier hora del día o de la noche. Las primeras etapas del embarazo pueden ser un período emotivo para la mujer. Son comunes los cambios en el estado de ánimo. Usted puede también tener sentimientos encontrados. Puede sentirse abandonado mientras ella se concentra en los cambios que están ocurriendo en su cuerpo y sus emociones. Una manera de sentirse más involucrado es ir con su pareja a las consultas de atención prenatal y cuando se realicen exámenes. Lea libros sobre embarazo con ella y hable acerca de lo que leen. Escuche a su pareja y bríndele su apoyo. Etapas intermedias del embarazo: El segundo trimestre Para la mayoría de las mujeres, el segundo trimestre del embarazo (de la semana 14 a la 28), es el período en el que se sienten mejor. A medida que el cuerpo de la mujer se ajusta a estar embarazado, generalmente ella comienza a sentirse mejor físicamente. Su nivel de energía mejora, y usualmente desaparecen las náuseas del embarazo. A medida que crezca el abdomen de su pareja, se hará más obvio el embrazo. En poco tiempo ambos podrán sentir los movimientos del bebé y escuchar el latido del corazón durante las consultas de atención prenatal. Violencia en el hogar Muchas mujeres embarazadas son maltratadas por sus esposos o parejas. Los maltratos durante el embarazo pueden representar un riesgo tanto para la mujer como para su bebé. Los peligros de estos maltratos incluyen aborto natural, sangrado vaginal, bajo peso al nacer y lesiones. La Línea Nacional de Ayuda para la Violencia en el Hogar ofrece ayuda para tratar este difícil problema familiar. Llame al 1-800-799-SAFE (7233) o al TTY 1-800-787-3224. Como futuro padre, usted puede asegurarse de que su pareja asista con regularidad a ver al proveedor de atención médica, y siga sus instrucciones para que permanezca lo más sana posible. La atención médica prenatal Durante el embarazo su pareja tendrá citas de atención médica con regularidad. En cada visita, se revisará su salud, así como la del crecimiento del bebé. La mayoría de las mujeres asisten mensualmente a sus consultas de atención prenatal. En el último trimestre, las consultas generalmente se vuelven más frecuentes. Si su pareja está de acuerdo, podría ser útil que usted fuera a algunas de esas consultas prenatales. En una de esas consultas, se les preguntará a usted y a su pareja sobre el historial médico de ustedes y de su familia. Hay familias en las que hay enfermedades que se heredan de padre a hijo. Si tiene un marcado historial familiar de una cierta enfermedad, es posible que pudiera tener un gen de la enfermedad que podría transmitirse a su bebé. Asegúrese de que su pareja conozca su historial si usted no puede estar presente. En el caso de algunas de esas enfermedades, pueden realizarse pruebas prenatales para determinar si el bebé podría estar afectado. Puede ser que se le realicen estos exámenes y pruebas a su pareja en su primera consulta: • Examen físico completo con análisis de sangre y orina • Un examen pélvico • Presión arterial, medición de estatura y peso A todas las mujeres embarazadas se les ofrece la prueba del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y se les realiza una prueba de rutina de detección de sífilis. Muchas mujeres también reciben pruebas de rutina para otras enfermedades de transmisión sexual. Las últimas consultas de atención prenatal pueden incluir los siguientes exámenes y pruebas: • Revisión del ritmo cardíaco del bebé. Aproximada-mente en la 12a semana, es posible que el prove-edor de atención médica escuche los latidos del corazón del bebé • La medición de la presión arterial de su pareja • Pruebas de orina para detectar señales de diabetes • Mediciones del peso • Mediciones de la altura del útero para determinar el crecimiento del bebé • Verificación de la posición del feto (posteriormente en el embarazo) Algunas pruebas se realizan en ciertas fechas determinadas. Por ejemplo, en las semanas 18 a la 20, generalmente se realiza un examen ecográfico para revisar el desarrollo del bebé. En ocasiones también es posible determinar el sexo del bebé. Otras pruebas también incluyen las siguientes: • Exámenes de detección de defectos de nacimiento (entre las semanas 8 y 20) • Análisis de sangre para detectar la diabetes gestacional (entre las semanas 24 y 28) • Pruebas de detección de estreptococos del grupo B (entre las semanas 35 y 37). Esta infección puede transmitirse de la madre al bebé durante el nacimiento. Además de esas pruebas, pueden administrarse otras más dependiendo de los factores de riesgo de la mujer o del historial médico. Su proveedor de atención médica explicará qué pruebas se recomiendan para su pareja y les dirá cuándo necesitan llevarse a cabo. Cosas en qué pensar antes del nacimiento • ¿Desea cortar el cordón umbilical? Podrían preguntarle si desea cortar el cordón después de que nazca el bebé. Hable con su proveedor de atención médica y con su pareja si no está seguro. • ¿Sabe qué desea su pareja en relación con el alivio para el dolor durante el trabajo de parto? Usted y su pareja pueden hablar de las opciones con anticipación. Sin embargo, recuerde que las decisiones sobre el alivio para el dolor debe tomarlas su pareja, y que sus decisiones podrían cambiar cuando se encuentre en pleno trabajo de parto. Ofrezca apoyo en lo que ella decida. • ¿Está planeando permanecer con su pareja en el hospital después de que nazca el bebé? Si tiene otros hijos, confirme los arreglos para que los cuiden si usted planea quedarse. Empaque una bolsa de viaje con las cosas que necesitará. • ¿Sabe cómo se irá al hospital? Si conducirá su auto, planee la ruta al hospital, y haga un mapa de una ruta alternativa en caso de que haya demoras. Tome en cuenta con anticipación los siguientes factores para garantizar que el recorrido al hospital transcurra sin problemas: — Transporte. ¿Es confiable su automóvil? ¿Está lleno de gasolina el tanque? ¿Estará disponible usted en todo momento, o necesita pedirle a alguien más que lo reemplace de ser necesario? — Comunicación. ¿Puede comunicarse con usted su pareja en cualquier momento del día? ¿Sabe ella su número de teléfono celular? ¿El número de la oficina? ¿Puede comunicarse usted con ella en cualquier momento? — Hora del día. Averigüe cuánto tiempo tardará efectuar el recorrido a diferentes horas del día. — Época del año. No olvide darse tiempo adicional cuando las condiciones del clima son malas. Si su bebé nacerá durante la temporada de nevadas, tenga un plan alternativo. Trabajo de parto y el parto mismo A medida que su pareja se acerque a las semanas 38 a 40, su trabajo de parto puede comenzar cualquier día. Hay muchas cosas que usted puede hacer para ayudar a que el trabajo de parto y el parto transcurran lo más tranquilamente posible. La preparación Aprender sobre el trabajo de parto y el alumbramiento, estar familiarizados con el hospital y la instalación del asiento de seguridad en el automóvil, son unas buenas maneras de prepararse para el nacimiento: • Inscríbase en clases de preparación para el naci- miento. Las clases son una excelente manera de aprender lo que sucederá durante el trabajo de parto y el alumbramiento. También puede aprender cómo dar apoyo a su pareja durante el alumbramiento. El hospital en donde su pareja dará a luz podría ofrecer las clases. • Haga un recorrido programado del hospital. Durante el recorrido puede aprovechar la oportunidad para hacer preguntas sobre las políticas del hospital sobre quiénes pueden estar en la sala durante el trabajo de parto y el parto (incluso en las cesáreas), si puede quedarse a pasar la noche en la habitación con su pareja y el bebé, y si puede tomar fotografías o video del nacimiento. No olvide preguntar en dónde debe estacionar su automóvil en el hospital. • Instale el asiento de seguridad del bebé en el automóvil. Necesitará un asiento de seguridad para el bebé la primera vez que viaje a casa desde el hospital. Planee conseguir el asiento de seguridad con bastante tiempo de anticipación a la fecha prevista de alumbramiento y verifique que esté correctamente instalado. Necesitará dedicar tiempo a practicar el uso del asiento en el automóvil antes del primer viaje del bebé en él. Qué puede esperar Cuando su pareja comience con el trabajo de parto, comenzará su trabajo como asesor de trabajo de parto. Cada embarazo es diferente, y no hay manera de saber cuánto durará el trabajo de parto de su pareja. El alumbramiento ocurre en tres etapas. Puede durar entre 10 y 20 horas (vea el cuadro “Etapas del trabajo de parto”). En algunas mujeres, dura mucho más, mientras que en otras es mucho más breve. Su papel durante este tiempo es apoyar emocionalmente y reconfortar a su pareja. Si ocurre una emergencia durante el trabajo de parto o el alumbramiento, podrían pedirle que salga de la sala. Debe salir de inmediato. No es con la intención de excluirlo. Aunque podría no haber tiempo para explicarle el por qué en ese momento, más tarde alguien le explicará las razones. En ocasiones los bebes nacen por cesárea, por una incisión que se hace en el abdomen y útero de la madre. Esto puede pasar en todos los partos. Un nacimiento por cesárea se considera una cirugía mayor. Aunque algunas se planean con anticipación, muchas suceden inesperadamente. Si su pareja tiene un parto por cesárea, necesitará más tiempo para recuperarse. Cómo ayudar Aunque su pareja es la que está dando a luz, hay muchas cosas que usted puede hacer para ayudar durante el trabajo de parto y en la sala de parto: • Ayude a distraer a su pareja durante la primera etapa del trabajo de parto. Escuche música o vea una película con ella. • A menos que le hayan dicho que tiene que permanecer en la cama, tome pequeñas caminatas con su pareja. • Tome el tiempo que duran las contracciones. • Entre contracciones, ofrezca darle un masaje en la espalda o los hombros. • Ayúdela con las técnicas de relajamiento que aprendió en la clase de trabajo de parto. • Anímela durante la etapa de expulsión. Algunos padres deciden no asistir al trabajo de parto ni al nacimiento. Si toma esta decisión, hay otras maneras de apoyar a su pareja. Asuma un papel activo en el cuidado de ella y del bebé después del nacimiento, antes y después de que salgan del hospital. Etapas del trabajo parto Primera etapa • Comienzan las contracciones leves, de 5 a 15 minutos de separación, y cada una dura de 60 a 90 segundos. • Podría romperse la fuente de su pareja, lo cual puede ser un goteo o un chorro de líquido. • Se dilata (abre) el cuello uterino de su pareja. • A medida que la primera etapa sigue avanzando, las contracciones se vuelven más intensas. Se repiten hasta con 3 minutos de separación y cada una dura aproximadamente 45 segundos. Si su pareja desea medicamentos para aliviar el dolor, se le darán en estos momentos. • Si la cabeza del bebé está oprimiendo la columna vertebral de su pareja, podría tener dolor en la espalda. Ella podría sentir la urgencia de pujar pero no debe hacerlo hasta que el proveedor de atención médica se lo indique. Segunda etapa • Podrían hacerse más lentas las contracciones. Dan cada 2 a 5 minutos y duran de 60 a 90 segundos. • Se le pide que puje o se aguante en cada contracción. • La cabeza del bebé comienza a aparecer y el médico guía al bebé para que salga. Tercera etapa • Se corta el cordón umbilical. • Se expulsa la placenta. El período del postparto El período del postparto son las primeras 6 semanas después del nacimiento. El cuerpo de su pareja pasará por cambios drásticos a medida que se recupera del estrés físico del nacimiento y se ajusta al cuidado de un recién nacido. En el hospital Después de que nace el bebé, es muy probable que pueda llevarse a su nueva familia a casa después de uno o dos días. Sin embargo, si su pareja tiene un parto por cesárea, ella y el bebé podrían necesitar permanecer más tiempo en el hospital. Mientras su pareja esté descansando, usted puede ayudar a difundir las noticias a la familia y los amigos. Tenga la lista a la mano de los números telefónicos de las personas importantes para llamarlas desde el hospital. Cuando sea hora de dar de alta a su pareja y al bebé del hospital, necesitará tener el asiento infantil de seguridad instalado antes de que le permitan conducir el automóvil. En el hogar La mayoría de las mujeres se sentirán cansadas y adoloridas por unos días o unas semanas después de dar a luz. Las mujeres que tuvieron un parto por cesárea podrían tardar más en recuperarse. Además, tener un nuevo bebé en la casa puede ser estresante. Usted, su pareja y cualquier otro niño que tenga, necesitan ajustarse al nuevo estilo de vida. Hablar sobre sus inquietudes con su pareja y con otros puede ayudarle a sobrellevarlas. También puede hablar con otros padres sobre cómo se ajustaron ellos a tener un nuevo bebé. Depresión postparto. Los primeros días y semanas después de tener un bebé son un período de ajuste. Puede ser un reto para ustedes dos. Con frecuencia los nuevos padres se sienten abrumados por las exigencias que se les imponen. Es muy común que las madres de recién nacidos se sientan tristes, angustiadas o ansiosas después de dar a luz. Muchas madres nuevas tienen un leve sentimiento de tristeza llamado tristeza postparto o “melancolía postparto”. Cuando estos sentimientos son más intensos o duran más de una semana o dos, podría ser un síntoma de un padecimiento más grave que se conoce como depresión postparto. La depresión postparto también puede ocurrir varias semanas después del nacimiento. Las mujeres con un historial de depresión tienen un mayor riesgo de presentar este padecimiento. La madre de un recién nacido puede estar desarrollando—o ya padecer—depresión postparto si presenta alguna de las siguientes señales y síntomas: • Síntomas de melancolía postparto que no se alivian al cabo de una semana o que empeoran. • Ella tiene sentimientos de tristeza, duda, culpa o impotencia que parecen intensificarse cada semana y se interponen en las funciones normales. • Incapacidad para cuidarse o cuidar a su bebé. • Dificultad para realizar las labores del hogar o los deberes en el trabajo. • Cambios en el apetito. • Lo que antes solía brindarle placer ya no lo hace. • Inquietud y preocupación excesivamente intensas sobre el bebé o no se interesa en el bebé. • Ocurren ataques de ansiedad o pánico. Teme quedarse sola con el bebé. • Teme hacerle daño al bebé. Aunque las mujeres con depresión postparto casi nunca llevan a cabo esos sentimientos, éstos pueden ser atemorizantes. Cuando los sentimientos causan que la persona se sienta culpable, eso empeora la depresión. • Piensa en hacerse daño o suicidarse. Las mujeres que sufren de depresión posparto necesitan obtener tratamiento. Con frecuencia, las mujeres con depresión postparto no se dan cuenta de que están deprimidas. Son sus parejas las que notan las señales y los síntomas. Si su pareja muestra alguna de esas señales, ayúdela a obtener la ayuda que necesita. Su proveedor de atención médica puede darle información adicional y sugerir recursos. Lactancia. Con unas cuantas excepciones, amamantar a su bebé es la mejor manera de alimentarlo. La leche materna tiene la cantidad adecuada de todos los nutrientes que el bebé necesita, tales como azúcar, proteínas, vitaminas y grasa. También fortalece los lazos afectivos entre la madre y el bebé. Algunos padres se sienten excluidos cuando observan el lazo que se forma al amamantar al bebé. Pero si su pareja eligió amamantar al bebé, hay maneras en las que usted puede compartir esos momentos: • Llévele el bebé cuando sea hora de amamantarlo. • Ponga al bebé a que eructe y cámbielo una vez que termine. • Abrace y meza al bebé para dormirlo. • Ayude a alimentar al bebé si su pareja se extrae la leche materna y la vierte en biberones. Relaciones sexuales. No hay un “período de espera” determinado para que la mujer pueda tener relaciones sexuales después de dar a luz. Algunos proveedores de atención médica recomiendan esperar de 4 a 6 semanas. Las probabilidades de que ocurra un problema, como sangrado o infecciones, son pocas después de aproximadamente dos semanas de haber dado a luz. Si su pareja tuvo una episiotomía o un desgarre durante el parto, el área podría estar adolorida durante más de una semana y es posible que se le pida que no tenga relaciones sexuales por un tiempo. Ustedes dos deben hablar acerca de cuándo reanudar las relaciones sexuales con el proveedor de atención médica de su pareja. Cuando su pareja sienta que está lista para volver a tener relaciones sexuales, es buena idea usar un lubricante a base de agua. Puede tener la vagina menos lubricada que de costumbre, especialmente si está amamantando. Una mujer puede quedar embarazada incluso si no está teniendo su período o si está amamantando al bebé. Las investigaciones indican que quedar embarazada menos de seis meses después de dar a luz puede aumentar el riesgo de ciertos problemas de embarazo, tales como un parto prematuro. Debe usar algún tipo de anticonceptivo cuando comiencen a tener relaciones sexuales de nuevo. Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica. Derechos de autor julio de 2009 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor. ISSN 1074-8601 Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923. Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en sales.acog.org. The American College of Obstetricians and Gynecologists 409 12th Street, SW PO Box 96920 Washington, DC 20090-6920 Por último El embarazo es una etapa especial para una pareja, pero también puede ser estresante. Sus antiguos papeles están cambiando y necesitan adaptarse a los nuevos. Pasar tiempo con su pareja hará que la transición sea más fácil. Recuerde que los padres tienen un papel muy importante en el embarazo y el nacimiento que puede contribuir a un embarazo sano y a ayudar a hacer que el trabajo de parto y el parto mismo sean más fáciles. Colaborar con su pareja en equipo, hará que la experiencia sea mejor para usted, su pareja y el nuevo bebé. Glosario Diabetes: enfermedad en la que los niveles de azúcar en la sangre son demasiado altos. Diabetes gestacional: la diabetes que se presenta durante el embarazo. Ecografía (ultrasonido): examen que usa ondas sonoras para examinar estructuras internas. Durante el embarazo, puede usarse para examinar al feto. Enfermedad de transmisión sexual: enfermedad que se propaga mediante el contacto sexual, por ejemplo: clamidia, gonorrea, virus del papiloma humano, herpes, sífilis e infección del virus de inmunodeficiencia humana (VIH, la causa del síndrome de inmunodeficiencia adquirida [SIDA]). Episiotomía: incisión quirúrgica hecha en el perineo (la región localizada entre la vagina y el ano) para agrandar la abertura vaginal para el alumbramiento. Examen pélvico: examen manual de los órganos reproductores de la mujer. Gen: componente principal del ADN que codifica rasgos específicos, como el color del cabello y los ojos. Placenta: tejido que brinda alimento al feto y elimina sus desechos. Sífilis: enfermedad de transmisión sexual que la produce un organismo denominado Treponema pallidum y puede causar problemas graves de salud o la muerte en sus etapas más avanzadas. Trimestres: los tres períodos de 3 meses en que se divide el embarazo. Útero: órgano muscular ubicado en la pelvis de la mujer que contiene el feto en desarrollo y lo nutre durante el embarazo. Virus de inmunodeficiencia humana (VIH): virus que ataca ciertas células del sistema inmunitario del organismo y produce el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).