SP105, April 2011


ACOG publications are protected by copyright and all rights are reserved. ACOG publications may not be reproduced in any form or by any means without written permission from the copyright owner. This includes the posting of electronic files on the Internet, transferring electronic files to other persons, distributing printed output, and photocopying. Requests for authorization to make photocopies should be directed to: Copyright Clearing Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923 (978) 750-8400.

Estreptococo del Grupo B en el embarazo

coverEl estreptococo del Grupo B (EGB) es un tipo de bacteria que se detecta en un 10–30% de las mujeres embarazadas. Una mujer con EGB puede transmitir la bacteria a su bebé durante el trabajo de parto y el parto. La mayoría de los bebés que contraen EGB de sus madres no presentan problemas. Algunos, sin embargo, pueden enfermarse. Esta enfermedad puede producir problemas graves de salud e incluso la muerte en bebés recién nacidos. Por lo general se puede prevenir con pruebas de detección rutinarias que se realizan durante la atención prenatal.

Este folleto explica

  • cómo el EGB puede afectar al recién nacido
  • las pruebas y el tratamiento para el EGB
  • el tratamiento en situaciones especiales

¿Qué es EGB?

El EGB es una de muchas bacterias que viven en el cuerpo y que generalmente no causan enfermedades graves. Se encuentra en el aparato digestivo, urinario y reproductor de hombres y mujeres. En las mujeres, esta bacteria puede estar alojada en la vagina y el recto. El estreptococo del grupo B no es una enfermedad de transmisión sexual. Además, aunque los nombres sean semejantes, el EGB es distinto al estreptococo del grupo A, la bacteria que causa dolor de garganta por estreptococo.

Una persona que tiene la bacteria pero no presenta síntomas se dice que está colonizada. La cantidad de bacterias que tiene una persona puede cambiar con el transcurso del tiempo. Una persona colonizada con una cantidad grande de bacterias puede tener niveles reducidos de la bacteria al cabo de unos meses o años. También es posible que los niveles de la bacteria disminuyan a un grado no detectable.

La mayoría de las mujeres embarazadas que están colonizadas con EGB no presentan síntomas ni se ve afectada su salud. Una pequeña cantidad puede presentar una infección de las vías urinarias o infección del útero a causa del EGB. El efecto más grave a la salud es que una mujer colonizada con EGB en la etapa final del embarazo puede transmitir la infección a su bebé. Por este motivo, se realizan pruebas de detección del EGB en las etapas finales del embarazo. Si se detecta EGB, se administrará tratamiento a la mujer durante el trabajo de parto.

Efectos en el recién nacido

Hay dos tipos de infecciones por EGB que ocurren en los recién nacidos. Aunque ambos tipos pueden ser peligrosos, la mayoría de los bebés recuperan sin efectos de largo plazo. No obstante, aproximadamente un 5% de los bebés infectados con EGB morirán.

  1. Infecciones de inicio temprano—Las infecciones de inicio temprano ocurren durante las primeras semanas de vida, generalmente entre las 24 a 48 horas de haber nacido. Estas infecciones pueden ocurrir a medida que el bebé se desplaza por el canal de parto de una mujer colonizada con EGB. Solo pocos bebés expuestos al EGB desarrollan una infección. Ciertos factores, como tener un parto prematuro, puede aumentar el riesgo de que el bebé contraiga la infección. Los problemas más comunes que surgen a causa de una infección de EGB de inicio temprano son infecciones pulmonares, infección en la sangre y meningitis.
  2. Infecciones de inicio tardío—Estas infecciones ocurren después de los 6 primeros días de vida. Las madres pueden transmitir estas infecciones a sus bebés durante el parto o pueden ocurrir a causa del contacto con otras personas colonizadas con EGB. Las infecciones de inicio tardío pueden causar meningitis y otras enfermedades, como pulmonía (consulte el cuadro “Señales y síntomas de una infección de inicio tardío”).

Las pruebas de detección de EGB en las últimas etapas del embarazo y el tratamiento durante el trabajo de parto pueden ayudar a prevenir las infecciones de inicio temprano. Sin embargo, no previenen las infecciones de inicio tardío.

Señales y síntomas de una infección de inicio tardío

Aunque el tratamiento con antibióticos durante el trabajo de parto ayuda a prevenir una infección por EGB de inicio temprano, no previene una infección de inicio tardío a causa de esta bacteria. Los bebés pueden contraer EGB de personas que entran en contacto con ellos o a través de otros medios. El antibiótico que se administra durante el parto no protege al bebé contra estos tipos de infecciones por EGB. La infección por EGB de inicio tardío comúnmente causa meningitis. En los bebés, puede ser difícil detectar las señales y los síntomas de meningitis. Si su bebé presenta alguna de estas señales o síntomas, comuníquese de inmediato con su pediatra:

  • Letargia o inactividad
  • Irritabilidad
  • Alimentación deficiente
  • Vómitos
  • Fiebre alta

Pruebas y tratamiento

Para evitar una infección por EGB de inicio temprano, se realizan pruebas de detección de la bacteria en las etapas finales del embarazo de la mujer, es decir, entre las semanas 35 y 37. Esta prueba se denomina cultivo. En esta prueba, se usa un hisopo para tomar una muestra de la vagina y el recto de la mujer. El procedimiento se hace rápidamente y no produce dolor. La muestra entonces se envía a un laboratorio donde se coloca en una sustancia especial para hacer proliferar las bacterias. Pueden transcurrir dos días antes de obtener los resultados.

Si los resultados de la prueba del cultivo son positivos y revelan que hay EGB presente, recibirá tratamiento con antibióticos durante el trabajo de parto para evitar transmitir EGB al bebé. Los antibióticos ayudan a eliminar algunas de las bacterias que pueden ser perjudiciales durante el parto. Además solo funcionan si se administran durante el trabajo de parto. Si el tratamiento se administra antes de ese momento, la bacteria podría volver a proliferarse y estar presente durante el trabajo de parto.

Aun si ha tenido un resultado negativo en una prueba de EGB durante un embarazo previo, necesitará hacerse dicha prueba otra vez durante cada embarazo. Si ha tenido un resultado positivo en una prueba de EGB durante un embarazo previo, necesitará hacerse la prueba otra vez con cada embarazo. Es posible que ya no tenga la bacteria.

La penicilina es un antibiótico que se usa a menudo para prevenir la infección por EGB de inicio temprano en recién nacidos. Si es alérgica a la penicilina, dígaselo a su proveedor de atención médica antes de hacerse la prueba de EGB. Las mujeres con reacciones alérgicas leves pueden recibir un antibiótico que se llama cafazolina. Si ha tenido una reacción grave a la penicilina, como ronchas o anafilaxia, es necesario evaluar la bacteria en la muestra para determinar el antibiótico que se debe seleccionar.

¿Necesita recibir tratamiento para el EGB durante el trabajo de parto y parto?

Deberá recibir tratamiento para el EGB durante el trabajo de parto y parto si presenta alguna de las siguientes condiciones:

  • Tuvo un bebé previo con una infección por EGB
  • Se detecta EGB en la orina durante este embarazo
  • Tiene un resultado positivo en un cultivo durante este embarazo
  • Se desconoce su situación con respecto al EGB (no se realizó un cultivo de EGB durante este embarazo, el examen no fue definitivo o se desconocen los resultados) y ocurre alguna de las siguientes situaciones:
    • Comienza el trabajo de parto antes de las 37 semanas de embarazo
    • Rompe fuente 18 horas o más antes del parto
    • Tiene fiebre durante el trabajo de parto

No necesitará recibir tratamiento para el EGB durante el trabajo de parto y parto si presenta alguna de las siguientes condiciones:

  • Tiene programado un parto por cesárea y este se realiza antes de que comience el trabajo de parto o antes de romper fuente aun si el resultado de su prueba de EGB es positivo
  • Tiene un resultado negativo en la prueba de EGB entre las semanas 35 y 37 de embarazo

Si tuvo un bebé anteriormente con una infección por EGB o si ha tenido una infección de las vías urinarias por EGB durante este embarazo, el riesgo de transmitir esta infección a su bebé durante el trabajo de parto y parto es mayor. Por lo tanto, recibirá tratamiento durante el trabajo de parto para proteger a su bebé contra esta infección. No necesitará hacerse la prueba entre las semanas 35 y 37 de embarazo.

Situaciones especiales

Las mujeres que tienen un parto por cesárea programado no necesitan recibir antibióticos para el EGB durante el parto si el trabajo de parto no ha comenzado o el saco amniótico no se ha roto (no ha ocurrido el rompimiento de fuente). Sin embargo, aun así se deben someter a una prueba de EGB ya que el trabajo de parto puede ocurrir antes del parto por cesárea programado. Si el resultado de la prueba es positivo, se deberá dar seguimiento al bebé para determinar si ha contraído una infección por EGB después de nacer.

Si comienza el trabajo de parto en la mujer antes de haberse hecho la prueba de detección de EGB, se le administrarán antibióticos en ciertas situaciones. El cuadro “¿Necesita recibir tratamiento para el EGB durante el trabajo de parto y parto?” enumera algunas de las distintas situaciones en las que el tratamiento por EGB es o no es necesario.

Por último...

El EGB puede causar problemas graves en los recién nacidos. Es importante saber lo que es EGB para proteger a su bebé. Las mujeres embarazadas reciben la prueba de detección del EGB en las etapas finales del embarazo. Si el resultado de su prueba de EGB es positivo, el uso de tratamiento durante el trabajo de parto y el parto puede ayudar a prevenir una infección por EGB de inicio temprano en su bebé. Infórmele a su proveedor de atención médica sobre su estado de EGB en embarazos anteriores, si tuvo un bebé infectado con EGB y si es alérgica a la penicilina.

Glosario

Anafilaxia: Reacción alérgica con síntomas que varían de urticaria y picazón (comezón) a problemas respiratorios y choque. Puede ser potencialmente mortal en algunas personas.

Antibióticos: Medicamentos que se administran para tratar infecciones.

Colonizado: Tener bacterias en el cuerpo que pueden causar infecciones pero sin presentar síntomas de una enfermedad.

Enfermedad de transmisión sexual: Enfermedad que se propaga mediante el contacto sexual, por ejemplo: clamidia, gonorrea, verrugas genitales, herpes, sífilis e infección del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), la causa del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).

Meningitis: Inflamación de las membranas del cerebro o la médula espinal.

Parto por cesárea: Parto de un bebé a través de incisiones en el abdomen y útero de la madre.

Prematuro: Que nace antes de las 37 semanas de embarazo.

Saco amniótico: Saco lleno de líquido en el útero de la madre en donde se desarrolla el feto.

Útero: Órgano muscular ubicado en la pelvis de la mujer que contiene al feto en desarrollo y lo nutre durante el embarazo.

Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica.

SP105. Derechos de autor abril de 2011 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor.

ISSN 1074-8601

Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923.

Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en http://sales.acog.org.

The American College of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street, SW
PO Box 96920
Washington, DC 20090-6920