SP077, April 2010


ACOG publications are protected by copyright and all rights are reserved. ACOG publications may not be reproduced in any form or by any means without written permission from the copyright owner. This includes the posting of electronic files on the Internet, transferring electronic files to other persons, distributing printed output, and photocopying. Requests for authorization to make photocopies should be directed to: Copyright Clearing Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923 (978) 750-8400.



Enfermedad inflamatoria pelvica

La enfermedad inflamatoria pelvica es una infeccion que afecta a los organos reproductores de la mujer. Esta enfermedad es comun y se diagnostica en Estados Unidos a mas de 1 millon de mujeres cada ano. La enfermedad inflamatoria pelvica puede tratarse eficazmente si se detecta en sus primeras etapas. Si no se trata oportunamente, esta infeccion puede causar problemas permanentes y a largo plazo. Muchos casos de enfermedad inflamatoria pelvica los produce una enfermedad de transmision sexual. Si se protege de contraer una enfermedad de transmision sexual puede reducir su riesgo de padecer la enfermedad inflamatoria pelvica.

Este folleto explica

  • las causas de la enfermedad inflamatoria pélvica
  • los efectos a largo plazo de la enfermedad inflamatoria pélvica
  • los factores de riesgo
  • los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento
  • cómo prevenirla

Causas de la enfermedad inflamatoria pélvica

La enfermedad inflamatoria pélvica ocurre cuando bacterias de la vagina y el cuello uterino se trasladan hacia arriba donde se encuentra el útero, los ovarios o las trompas de Falopio. Las bacterias pueden producir un absceso en una trompa de Falopio o el ovario. Si no se trata esta enfermedad oportunamente, pueden ocurrir problemas a largo plazo.

Las dos enfermedades de transmisión sexual que son la causa principal de la enfermedad inflamatoria pélvica son la gonorrea y la clamidia. La gonorrea y la clamidia pueden producir síntomas inespecíficos o incluso no causar síntomas en la mujer. Una vez que una mujer se infecta con gonorrea o clamidia, si no recibe tratamiento, puede llevar entre sólo unos días a varias semanas antes de que presente una enfermedad inflamatoria pélvica. La enfermedad inflamatoria pélvica también se puede producir debido a infecciones que no se transmiten sexualmente, como en el caso de vaginosis bacteriana.

Efectos a largo plazo de la enfermedad inflamatoria pélvica

La enfermedad inflamatoria pélvica puede producir problemas graves y a largo plazo:

  • Infertilidad—Una de cada diez mujeres con enfermedad inflamatoria pélvica queda estéril. La enfermedad inflamatoria pélvica puede producir cicatrices en las trompas de Falopio. Estas cicatrices pueden bloquear las trompas e impedir la fertilización de un óvulo.
  • Embarazo ectópico—El tejido cicatrizante de la enfermedad inflamatoria pélvica puede impedir que un óvulo fertilizado se desplace al útero. En lugar de ello, el óvulo se comienza a desarrollar en la trompa de Falopio. Si ocurre una ruptura (rotura) en la trompa, puede ocurrir una hemorragia potencialmente mortal en el abdomen y la pelvis. Si el embarazo ectópico no se diagnostica en sus primeras etapas, puede ser necesario intervenir mediante una cirugía de emergencia.
  • Dolor pélvico crónico—La enfermedad inflamatoria pélvica puede causar dolor crónico en la pelvis.

Factores de riesgo

La enfermedad inflamatoria pélvica puede ocurrir a cualquier edad en las mujeres sexualmente activas, aunque es más común entre las mujeres jóvenes. Las mujeres menores de 25 años están más propensas a tener una enfermedad inflamatoria pélvica. Las mujeres con los siguientes factores de riesgo también tienen una mayor tendencia a padecer esta enfermedad:

  • Tener una infección con una enfermedad de transmisión sexual, con mayor frecuencia gonorrea o clamidia
  • Tener varios compañeros sexuales—cuantos más compañeros, mayor será el riesgo
  • Tener un compañero sexual que tiene relaciones sexuales con otras personas
  • Haber tenido una enfermedad inflamatoria pélvica anteriormente

Algunos estudios de investigación indican que las mujeres que usan lavados vaginales con frecuencia corren un riesgo mayor de presentar esta enfermedad. Los lavados vaginales pueden promover la proliferación de las bacterias que producen la enfermedad inflamatoria pélvica. También pueden empujar hacia arriba las bacterias en dirección del útero y las trompas de Falopio a partir de la vagina. Por éste y otros motivos, no se recomienda usar lavados vaginales.

Síntomas

Algunas mujeres con una enfermedad inflamatoria pélvica sólo presentan síntomas leves o a veces ningún síntoma. Debido a que los síntomas no son específicos, las mujeres o sus proveedores médicos no reconocen muchos casos de esta enfermedad. A continuación se señalan los indicios y síntomas más comunes de la enfermedad inflamatoria pélvica:

  • secreción vaginal anormal
  • dolor en la parte inferior del abdomen (a menudo un dolor leve)
  • dolor en la parte superior del abdomen
  • sangrado menstrual anormal
  • fiebre y escalofríos
  • dolor al orinar
  • náuseas y vómitos
  • dolor al tener relaciones sexuales

Tener uno de estos indicios o síntomas no quiere decir que tiene una enfermedad inflamatoria pélvica. Puede ser el indicio de otro problema grave, como apendicitis o un embarazo ectópico. Comuníquese con su proveedor de atención médica si presenta alguno de estos indicios o síntomas.

Diagnóstico

Para determinar si tiene una enfermedad inflamatoria pélvica, el proveedor de atención médica comenzará por preguntarle sobre su historial médico, por ejemplo, sus hábitos sexuales, método anticonceptivo y sus síntomas. Si tiene síntomas de una enfermedad inflamatoria pélvica, necesitará tener un examen pélvico. Este examen puede revelar si sus órganos reproductores están sensibles. Para hacerlo, se extrae una muestra de líquido del cuello uterino y se analiza para determinar la presencia de gonorrea y clamidia. Se podrían hacer análisis de sangre.

Su proveedor de atención médica podría pedir otras pruebas o procedimientos. Algunos de éstos son una ecografía, biopsia del endometrio y, en algunos casos, laparoscopia.

Puede ser difícil diagnosticar una enfermedad inflamatoria pélvica. Una de las razones es que no es fácil examinar los órganos afectados. Otra es que los síntomas pueden ser semejantes a los de otros problemas.

Sin embargo, el tratamiento más eficaz es el que se recibe en las primeras etapas de la enfermedad inflamatoria pélvica. En algunos casos, se administra tratamiento aun si se sospecha la presencia de esta enfermedad antes de haber confirmado el diagnóstico.

Tratamiento

Es posible tratar una enfermedad inflamatoria pélvica. Sin embargo, el tratamiento de esta enfermedad no puede revertir el tejido cicatrizante que produce la infección. Cuanto más tiempo se lleve en tratar la infección, mayor será el riesgo de tener problemas a largo plazo, como infertilidad.

El primer tratamiento de la enfermedad inflamatoria pélvica es el uso de antibióticos. En la mayoría de los casos, los antibióticos son suficientes para eliminar la infección. Se pueden recetar dos o más antibióticos. éstos se administran oralmente o por inyección. Su proveedor de atención médica puede programar una visita de seguimiento al cabo de 2 ó 3 días del tratamiento para evaluarla. A veces los síntomas desaparecen antes de que se cure la infección. Si esto ocurre, deberá seguir usando todos los medicamentos durante el tiempo que se le hayan recetado.

Algunas mujeres necesitan recibir tratamiento en un hospital. Se recomienda hospitalizar a las mujeres que:

  • no tienen un diagnóstico definitivo
  • están embarazadas
  • deben recibir antibióticos por vía intravenosa
  • están gravemente enfermas
  • tienen náuseas y vómitos
  • tienen fiebre alta
  • tienen un absceso en una trompa de Falopio o en el ovario

En ciertas situaciones, como si se detecta un absceso, es necesario intervenir con una cirugía.

Los compañeros sexuales de la mujer también deben recibir tratamiento. Las mujeres con una enfermedad inflamatoria pélvica pueden tener compañeros que tienen gonorrea o clamidia. Una persona puede tener estas enfermedades de transmisión sexual sin indicios de la enfermedad.

Prevención

Para ayudar a prevenir una enfermedad inflamatoria pélvica, tome las siguientes medidas para protegerse contra una enfermedad de transmisión sexual:

  • Use condones cada vez que tenga relaciones sexuales para no contraer una enfermedad de transmisión sexual. Use condones incluso si usa otros métodos anticonceptivos.
  • Tenga relaciones sexuales con un compañero que no haya contraído una enfermedad de transmisión sexual y que sólo tenga relaciones sexuales con usted.
  • Limite el número de compañeros sexuales. Si usted o su compañero ha tenido compañeros previos, aumenta su riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual.

Hay pruebas que se emplean para determinar si tiene gonorrea o clamidia. Su proveedor de atención médica puede realizar estas pruebas en una muestra de orina. Se recomienda que todas las mujeres sexualmente activas de 25 años y menores, y las mujeres mayores con ciertos factores de riesgo, se sometan a pruebas anuales de detección de clamidia y gonorrea. Todas las mujeres embarazadas deben tener una prueba de detección de clamidia durante las primeras visitas prenatales; también se hacen pruebas de gonorrea a las mujeres embarazadas con ciertos factores de riesgo. Las mujeres embarazadas de alto riesgo para contraer clamidia y gonorrea pueden recibir pruebas adicionales posteriormente en el embarazo.

Si tiene síntomas genitales, podría tener una enfermedad de transmisión sexual. Comuníquese con su proveedor de atención médica si presenta alguno de estos indicios o síntomas:

  • Una llaga extraña
  • Secreción con olor
  • Sangrado entre periodos menstruales
  • Ardor al orinar

El tratamiento de una enfermedad de transmisión sexual en sus primeras etapas puede evitar problemas en el futuro

Por último...

Tome medidas para no contraer una enfermedad de transmisión sexual, como usar un condón cada vez que tenga relaciones sexuales. Las enfermedades de transmisión sexual pueden producir una enfermedad inflamatoria pélvica, y esta enfermedad puede causar problemas a largo plazo. La enfermedad inflamatoria pélvica puede tratarse eficazmente si se detecta en sus primeras etapas. Si tiene síntomas genitales, acuda a su proveedor de atención médica. Si recibe tratamiento, termine todos los medicamentos aun si se siente mejor rápidamente. Asegúrese además de acudir a todas las citas de seguimiento. Siga al pie de la letra los consejos de su proveedor de atención médica para no contraer otra infección.

Glosario

Absceso: Acumulación de pus en un tejido u órgano.

Antibióticos: Medicamentos que se administran para tratar infecciones.

Biopsia del endometrio: Prueba en la que se extrae y examina bajo un microscopio una pequeña cantidad de tejido del revestimiento del útero.

Clamidia: Enfermedad de transmisión sexual que la produce una bacteria y puede causar una enfermedad inflamatoria pélvica e infertilidad.

Cuello uterino: La abertura del útero que se encuentra encima de la vagina.

Dolor pélvico crónico: Dolor persistente en la región pélvica que dura por lo menos 6 meses.

Ecografía: Examen que usa ondas sonoras para examinar estructuras internas. Durante el embarazo, puede usarse para examinar al feto.

Embarazo ectópico: Embarazo donde el óvulo fertilizado comienza a desarrollarse en un lugar fuera del útero, por lo general, en las trompas de Falopio.

Enfermedades de transmisión sexual: Enfermedades que se propagan mediante el contacto sexual.

Examen pélvico: Examen manual de los órganos reproductores de la mujer.

Gonorrea: Enfermedad de transmisión sexual que puede causar una enfermedad inflamatoria pélvica, infertilidad y artritis.

Infertilidad: Padecimiento en que la mujer no puede quedar embarazada tras 12 meses sin usar ningún tipo de anticonceptivo.

Laparoscopia: Procedimiento quirúrgico donde se usa un instrumento delgado que transmite una luz, el laparoscopio, para ver los órganos pélvicos o practicar una cirugía.

Ovarios: Dos glándulas ubicadas a ambos lados del útero que contienen los óvulos liberados en la ovulación y que producen hormonas.

Trompas de Falopio: Conductos a través de los cuales viaja un óvulo desde el ovario hasta el útero.

Útero: órgano muscular ubicado en la pelvis de la mujer que contiene el feto en desarrollo y lo nutre durante el embarazo.

Vagina: Estructura en forma de tubo rodeada por músculos y ubicada desde el útero hasta la parte externa del cuerpo.

Vaginosis bacteriana: Tipo de infección vaginal que se produce debido a la proliferación excesiva de ciertos organismos que normalmente se encuentran en la vagina.

Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica.

Derechos de autor © SP077 abril de 2010 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor.

ISSN 1074-8601

Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923.

Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en sales.acog.org.

The American College of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street, SW
PO Box 96920
Washington, DC 20090-6920