Share:

SP042 Tu sexualidad El acto sexual es una parte normal y saludable de todo ser humano. En los años de la adolescencia, el cuerpo empieza a cambiar. Quizás también empieces a pensar sobre las relaciones sexuales y tu sexualidad. Cambios físicos La pubertad comienza cuando el cerebro envía señales a ciertas partes del cuerpo para que comience a crecer y cambiar. Estas señales se llaman hormonas. Las hormonas hacen que el cuerpo cambie y comience a adquirir el aspecto de un adulto. Es normal que comiencen a surgir cambios a la temprana edad de 8 años, o que no comiencen hasta los 13 años. Estos cambios no ocurren todos a la vez. Con el tiempo, ocurrirán los siguientes cambios: • Crecen los senos. • Se ensanchan las caderas. • Aumentas de peso y de estatura. • Crece vello en las axilas y alrededor de la vulva. Tu y tu sexualidad The American College of Obstetricians and Gynecologists WOMEN’S HEALTH CARE PHYSICIANS PATIENT EDUCATI N Especialmente Para Los Adolescentes • SP042 • Tienes el primer período menstrual. • Podrías tener acné. El cuerpo de los varones también cambia durante la pubertad. Estos cambios ocurren cuando los testículos comienzan a estar activos. Generalmente estos cambios surgen en los varones entre los 12 años y 14 años: • Aumentan de peso y de estatura. • Se agrandan los testículos y el pene. • Comienzan a tener vello en la cara, las axilas y cerca de los genitales. • La voz adquiere un tono profundo. • Los testículos comienzan a producir espermatozoides. • Podrían tener acné. Cambios emocionales Durante los años de la adolescencia, las hormonas pueden causar sentimientos muy intensos, además de sentimientos sexuales. Quizás tengas esos sentimientos L os años de la adolescencia son emocionantes. También pueden ser confusos. El cuerpo cambia constantemente. Te enfrentas a nuevos sentimientos. Tal vez pienses sobre tu sexualidad y la explores también. Algunas formas de expresión sexual son tomarse las manos, abrazar, tocar, besar y tener relaciones sexuales además de otros actos sexuales. Este folleto explica • los cambios físicos y emocionales • cómo lidiar con los sentimientos sexuales • formas de expresión sexual • la decisión de tener relaciones sexuales te ayude saber cómo el tocarte puede ser una experiencia placentera. En la masturbación puedes disfrutar de la sexualidad sin tener relaciones sexuales con otra persona antes de que estés preparada/o para ese acto. Tocar los genitales u otras partes de una pareja puede brindar placer sexual. El acto de tocar no causa un embarazo y es menos probable que transmita una enfermedad de transmisión sexual que otras actividades sexuales. Las enfermedades de transmisión sexual son enfermedades que se transmiten mediante el contacto sexual (ve el cuadro “Enfermedades de transmisión sexual”). Sexo oral El sexo oral es cuando la boca de una persona entra en contacto con los genitales de otra persona. Algunos adolescentes creen que el sexo oral no es en realidad por alguien del sexo opuesto o del mismo sexo. Es normal pensar sobre el sexo o simplemente querer oír o leer sobre este tema. También es normal querer que otros te abracen y toquen. Sin embargo, debes decidir hasta qué punto estás dispuesta/o a dar rienda suelta a esos sentimientos sexuales. La expresión de los sentimientos sexuales Hay muchas maneras de expresar la sexualidad. Una forma son las relaciones sexuales. Otras son la masturbación, el sexo oral y el sexo anal. Masturbación Tocar o frotar tus propios genitales (el clítoris y la vagina en las jóvenes y el pene en los varones) puede ofrecerte placer. Esto se llama masturbación. Tal vez Útero Cuello uterino Vagina Ovarios Trompas de Falopio Sistema reproductor femenino Clítoris Entrada de la vagina Labios menores Labios mayores vaginales Ano Uretra Pene Testículo Escroto Conductos deferentes Glándula de la próstata Sistema reproductor masculino Enfermedades de transmisión sexual Las enfermedades de transmisión sexual son enfermedades que se transmiten mediante el contacto sexual, como al tener sexo vaginal, oral o anal con alguien infectado con dichas enfermedades. Muchas de las enfermedades de transmisión sexual no producen síntomas o solo síntomas leves. Es posible que no sepas que has contraído una de estas enfermedades hasta que te hacen una prueba. Algunos de los tipos de enfermedades de transmisión sexual son los siguientes: • Gonorrea y clamidia • Virus del papiloma humano (VPH) • Sífilis • Herpes genital • Virus de inmunodeficiencia humana (VIH) • Tricomoniasis • Virus de hepatitis B Algunas enfermedades de transmisión sexual pueden impedir que tengas un bebé en el futuro. Otras son dolorosas. Algunas de ellas pueden provocar enfermedades graves y crónicas. Muchas enfermedades de transmisión sexual, como el VIH, la hepatitis y el herpes, solo se pueden tratar, no curar. Cualquiera que tenga relaciones sexuales, incluso solo una vez, puede quedar embarazada o contraer una enfermedad de transmisión sexual. La única forma de no contagiarse con una enfermedad de transmisión sexual es no tener contacto sexual con una persona infectada. Si ya has estado sexualmente activa, asegúrate de usar un condón cada vez que tengas relaciones sexuales, ya sean vaginales, orales o anales. Para reducir el riesgo de contraer y transmitir enfermedades de transmisión sexual, sigue estas recomendaciones: • Vacúnate contra el VPH. • Limita el número de compañeros sexuales. • Usa condones. • Acude a tu proveedor de atención médica para recibir consejos y pruebas de detección. Usar correctamente un condón puede evitar que ocurra un embarazo y protegerte a ti y a tu pareja de contraer enfermedades de transmisión sexual. El condón debe colocarse antes de tener relaciones sexuales, no durante el acto. Aun si usas la píldora anticonceptiva u otro método anticonceptivo, debes siempre usar un condón para protegerte contra una enfermedad de transmisión sexual. Usa condones de látex o de poliuretano (no de piel de cordero ya que no protegen contra las enfermedades de transmisión sexual). Usa solo lubricantes a base de agua (nada con aceite). Comprueba la fecha de vencimiento antes de usar el condón. Usar un espermicida con un condón no reduce la probabilidad de contraer una enfermedad de transmisión sexual. Las dos medidas más importantes sobre usar un condón son 1) usarlos de la manera correcta y 2) usarlos cada vez que tengas relaciones sexuales. Para usar el condón masculino, coloca el condón enrollado sobre la punta del pene duro (erecto). Sujeta la punta del condón para que quede un pequeño espacio en la punta. Con la otra mano, desenrolla el condón sobre el pene. Inmediatamente después de la eyaculación, sujeta el condón en la base del pene todavía erecto mientras el pene sale de la vagina. Tira a la basura el condón. Para usar un condón femenino, aprieta el anillo interior entre los dedos e introdúcelo en la vagina (como un tampón). Empuja el anillo interior dentro de la vagina tanto como puedas. Deja que el anillo exterior sobresalga más o menos una pulgada del cuerpo. Guía el pene a través del anillo exterior. Inmediatamente después de la eyaculación, aprieta y tuerce el anillo exterior y extrae suavemente el saco. Al igual que el condón masculino, debe tirarse a la basura y nunca volverse a usar. No uses un condón masculino y femenino a la misma vez. Esto hace que ambos condones estén más propensos a romperse. un acto sexual porque no causa un embarazo. Sin embargo, se pueden transmitir enfermedades de transmisión sexual. Si tienes sexo oral con más de una persona, o si tu pareja ha tenido sexo oral con más de una persona, es posible contraer una de estas enfermedades. Usar condones durante el sexo oral ayudará a protegerte (ve el cuadro “Cómo usar un condón”). Relaciones sexuales Durante las relaciones sexuales, o el sexo vaginal, el pene duro (erecto) penetra en la vagina de la mujer y entra y sale varias veces. Esto puede causar un orgasmo. También puede ocurrir un orgasmo durante el sexo oral o la masturbación. Durante el sexo vaginal, cuando el varón tiene un orgasmo, sale semen con millones de espermatozoides del pene y estos entran en la vagina de la mujer. Los espermatozoides pueden nadar hacia arriba donde se encuentra el útero y después a una trompa de Falopio, donde uno de ellos puede fertilizar un óvulo. Al hacerlo, puede ocurrir un embarazo. Si tienes sexo vaginal y no quieres quedar embarazada, usa un método anticonceptivo (de control de la natalidad) cada vez que lo hagas. Los métodos anticonceptivos pueden reducir las probabilidades de que ocurra un embarazo. Averigua más sobre los diferentes tipos de anticonceptivos. Algunos son mejores que otros para evitar que ocurra un embarazo. Tu médico o una clínica te pueden ayudar a elegir el anticonceptivo que sea mejor para ti. También puedes visitar un sitio Web como el de Planned Parenthood (www.planned parenthood.org) o Bedsider (www.bedsider.org). Condón masculino Condón femenino Cómo usar un condón Ovario Vagina 2 1 4 3 Ovario Cómo ocurre un embarazo Todos los meses, durante la ovulación, se libera un óvulo (1) que se traslada a una de las trompas de Falopio. Si una mujer tiene relaciones sexuales alrededor de esa fecha, y el óvulo y los espermatozoides se encuentran a la misma vez en la trompa de Falopio (2), los dos podrían unirse. Si se unen (3), el óvulo fertilizado entonces se traslada por la trompa de Falopio hasta llegar al útero donde se adhiere para su desarrollo durante el embarazo (4). Trompas de Falopio Ovario Es posible también contraer una enfermedad de transmisión sexual al tener relaciones sexuales. Algunos métodos anticonceptivos, como los condones de látex o poliuretano, ayudan a prevenir un embarazo y evitan contraer una enfermedad de transmisión sexual. Aunque uses otro método anticonceptivo, necesitas usar un condón para protegerte contra una enfermedad de transmisión sexual. Sexo anal Otra forma de sexo es el sexo anal, donde el pene penetra el ano de la otra pareja. Este tipo de sexo puede aumentar considerablemente el riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual, incluido el VIH. El sexo anal puede causar pequeñas grietas en el recto y el ano. Los gérmenes que causan una enfermedad de transmisión sexual pueden entrar al cuerpo por esas grietas. Usar un condón durante el sexo anal puede ayudar a protegerte contra una enfermedad de transmisión sexual. Ser homosexual, lesbiana o bisexual Ser homosexual (o “gay”) es cuando un varón se siente atraído emocionalmente y sexualmente hacia otros varones. Ser lesbiana es cuando una mujer se siente atraída emocionalmente y sexualmente hacia otras mujeres. La bisexualidad es sentirse atraído hacia ambos sexos. Muchos jóvenes se sienten atraídos hacia miembros de su propio sexo durante la pubertad. Ciertos gestos—como tomarse de la mano con un amigo o una amiga del mismo sexo, mirar o tocarse mutuamente los genitales—pueden hacerles pensar que son homosexuales o lesbianas. Estas actividades son normales en los adolescentes. Algunos se dan cuenta que son homosexuales, lesbianas o bisexuales durante estos años. Sentirse atraída/o hacia personas del mismo sexo no es algo que una persona decide hacer ni se puede cambiar. A algunas personas les resulta difícil hablar sobre el ser homosexual o lesbiana. A otros las familias y las amistades no los aceptan y por ello se pueden sentir solos o deprimidos. Algunas personas incluso piensan en el suicidio. Si crees que eres homosexual, lesbiana o bisexual y te sientes confundida/o o infeliz, habla con un adulto de confianza. Si no puedes hablar con tus padres, pídele ayuda a un maestro, un médico o al consejero de la escuela. Asuntos relacionados con el sexo La identidad sexual es tu propia percepción con res- pecto a ti misma/o, ya sea como hombre o mujer. Algunos adolescentes sienten que su identidad sexual—la percepción que tienen sobre sí mismos—es diferente a la del cuerpo físico que poseen. Una joven podría sentirse como un varón y viceversa. Otros podrían sentirse como si no pertenecieran a ningún sexo o a ambos sexos. La gente que siente que su identidad sexual es diferente a la del sexo con el que nacieron se describe como transexual. Algunos transexuales deciden vivir, vestirse y actuar como una persona del sexo opuesto o de ninguno de los dos sexos. Otros no. A menudo es difícil para los padres o los compañeros escolares aceptar que una persona es transexual. Los adolescentes transexuales a veces enfrentan humillación o discriminación. Algunos sienten miedo o se sienten solos. Si te sientes confundido/a sobre tu sexo hasta el punto de sentir angustia, o si enfrentas actos de humillación o maltrato, habla con un adulto de confianza. La decisión sobre el acto sexual Con todo el sexo que aparece en televisión, las películas y los videos de música, es fácil pensar que “todo el mundo lo está haciendo”. Pero eso no es verdad. Menos de la mitad de los adolescentes en escuela secundaria han tenido relaciones sexuales. Eso quiere decir que más de la mitad no lo han hecho. Hoy en día son más los adolescentes que esperan más tiempo antes de tener relaciones sexuales por primera vez. No tener relaciones sexuales es una de las mejores maneras de evitar un embarazo y de no contraer enfermedades de transmisión sexual. Piensa sobre cómo te sientes acerca de las relaciones sexuales. ¿Estás preparada/o para tener relaciones sexuales? Si tienes un novio o una novia, ¿sabes cómo piensa esa persona sobre las relaciones sexuales? Decide por tu cuenta cuál es el mejor momento para ti. No tengas relaciones sexuales simplemente porque • creas que todo el mundo lo está haciendo • creas que serás más popular • alguien te convenza de hacerlo • temas que la otra persona no querrá estar contigo si te niegas a hacerlo • creas que te convertirás en una mujer “de verdad” Si no estás preparada/o para tener relaciones sexuales, dilo y mantente firme. Está bien decir “no”. Si la otra persona realmente te aprecia, respetará tu decisión. Si decides tener relaciones sexuales u otro tipo de contacto sexual, protégete usando un método anticonceptivo y un condón cada vez que lo hagas. Si decides esperar, piensa de antemano en lo que dirás si alguien te presiona a tener relaciones sexuales. Algunos de estos ejemplos pueden ser útiles para todos los jóvenes, sin importar el sexo: • “Si me quieres, tendrás relaciones sexuales conmigo”. Respuesta: “Si de verdad me quieres, no me presionarás”. • “Eres la única persona a quien amaré”. Respuesta: “Qué bueno, así tendremos mucho tiempo en el futuro”. • “Si no tienes relaciones sexuales conmigo, buscaré a alguien que lo haga”. Respuesta: “Esa es tu decisión. La mía es no tener relaciones sexuales”. No debes sentir presión para tener relaciones sexuales con nadie, especialmente si la otra persona es unos años mayor que tú o es un adulto. Cuando una persona de más edad tiene relaciones sexuales con alguien mucho menor eso se considera un acto de agresión sexual. Díselo a tus padres o a otro adulto de confianza si una persona de más edad o un adulto te presiona a tener relaciones sexuales. No temas en ser bien firme y decir que no cuando salgas en una cita. Ten en cuenta que el uso de alcohol o drogas puede interferir en tu juicio y en el tiempo de reacción (ve el cuadro “Seguridad” en la página anterior). Seguridad En Estados Unidos, entre las jóvenes de 12 años a 17 años, 1 de cada 15 informan haber sido violadas. Violación es cualquier penetración genital, oral o anal sin consentimiento. Casi todas las víctimas conocen a la persona que las violó. Podría ser el novio de la joven. Podría ser un amigo de su misma edad o un adulto. El agresor puede usar la fuerza física o amenazas. A menudo se usan alcohol o drogas antes de la violación. Independientemente de quién sea el agresor, la violación es un delito. Aunque la víctima nunca tiene la culpa de la violación, tiene sentido tomar precauciones para protegerse. Evita las situaciones que te puedan poner en peligro de tener relaciones sexuales sin que quieras tenerlas. No camines sola. Limita el uso de alcohol y drogas. Nunca dejes una bebida desatendida. Ve siempre a las fiestas con un amigo o una amiga de manera que cada uno se asegure de que el otro esté bien. Nunca te vayas sin tu amigo o amiga ni tampoco te vayas con un desconocido. Otra situación que enfrentan las adolescentes es la violencia por parte de su pareja. Este tipo de violencia ocurre entre parejas en una relación del mismo sexo o del sexo opuesto. Puede implicar violencia física, abuso sexual o maltrato emocional. Incluso las amenazas de violencia se consideran violencia de una pareja íntima. Si te encuentras en una relación abusiva, es importante obtener ayuda. Díselo a un adulto, ya sea un padre, maestro, médico o consejero. La Internet es un excelente lugar para aprender sobre el mundo y mantenerte al día con tus amistades, pero también puede ser arriesgado usarla. Podrías estar expuesta a material sexual indeseado o a actos de acoso. Podrías conocer a gente en línea que quiere hablar sobre el sexo o reunirse contigo. Nunca des información personal (como tu nombre, dirección, número de teléfono o escuela). Usa un nombre falso en Internet. Mantén privado tu perfil para que solo las personas que te conozcan puedan verlo. Nunca aceptes reunirte con alguien en persona que hayas conocido en Internet. Ten en cuenta que algunos adultos pueden hacerse pasar por adolescentes en las salas de chat. No respondas a mensajes telefónicos ni por correo electrónico que te hagan sentir incómoda. Notifica esos mensajes a tus padres, tutores legales u otras autoridades. Por último... Los años de la adolescencia pueden ser emocionantes y confusos. Es un período en el que enfrentarás muchas decisiones. Para asegurarte de tomar las mejores decisiones, habla con alguien de confianza—tus padres, tu médico, un maestro, el consejero de la escuela, o un entrenador—si tienes dudas. También puedes visitar una biblioteca local o escolar y leer libros acerca de la vida como adolescente. Mantenerte bien informada/o es útil para tomar buenas decisiones a medida que enfrentas los nuevos sentimientos que surgen sobre la sexualidad. Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica. Derechos de autor abril 2013 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor. ISSN 1074-8601 Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923. Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en sales.acog.org. The American College of Obstetricians and Gynecologists 409 12th Street, SW PO Box 96920 Washington, DC 20090-6920 Glosario Ano: Abertura del aparato digestivo a través de la cual salen las evacuaciones intestinales del cuerpo. Clamidia: Enfermedad de transmisión sexual que la produce una bacteria y puede causar una enfermedad inflamatoria pélvica e infertilidad. Clítoris: Órgano ubicado cerca de la entrada de la vagina que es la fuente de excitación sexual de la mujer. Enfermedad de transmisión sexual: Enfermedad que se propaga mediante el contacto sexual. Espermatozoide: Célula masculina que se produce en los testículos y puede fertilizar el óvulo femenino. Genitales: Órganos sexuales o reproductores. Gonorrea: Enfermedad de transmisión sexual que puede causar una enfermedad inflamatoria pélvica, infertilidad y artritis. Herpes genital: Enfermedad de transmisión sexual que la produce un virus y causa llagas dolorosas y sumamente contagiosas en o alrededor de los órganos sexuales. Hormonas: Sustancias que produce el cuerpo para regular las funciones de diversos órganos. Masturbación: Estimulación de los genitales por la propia persona que generalmente produce un orgasmo. Orgasmo: Clímax de la excitación sexual. Óvulo: Célula reproductiva femenina que se produce en los ovarios y se libera desde allí. Pene: Órgano sexual externo masculino. Período menstrual: Secreción mensual de sangre y tejido proveniente del útero que ocurre en la ausencia de un embarazo. Recto: La última parte del aparato digestivo. Relaciones sexuales: Acto de penetración del pene masculino en la vagina de la mujer (también se denomina “tener relaciones sexuales” o “hacer el amor”). Semen: Líquido que producen las glándulas sexuales del hombre que contienen los espermatozoides. Sífilis: Enfermedad de transmisión sexual que la produce un organismo denominado Treponema pallidum y puede causar problemas graves de la salud o la muerte en sus etapas más avanzadas. Testículos: Dos órganos masculinos que producen los espermatozoides y la hormona sexual masculina. Tricomoniasis: Tipo de infección vaginal que produce un organismo unicelular y que generalmente se transmite con las relaciones sexuales. Trompa de Falopio: Uno de dos conductos a través del cual viaja un óvulo desde el ovario hasta el útero. Útero: Órgano muscular ubicado en la pelvis de la mujer que contiene al feto en desarrollo y lo nutre durante el embarazo. Vagina: Estructura tubular rodeada por músculos y ubicada desde el útero hasta la parte externa del cuerpo. Virus de hepatitis B: Virus que ataca y lesiona el hígado. En algunas personas puede causar insuficiencia hepática y la muerte. Virus de inmunodeficiencia humana (VIH): Virus que ataca ciertas células del sistema inmunitario y causa el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Virus del papiloma humano (VPH): Nombre de un grupo de virus relacionados, algunos de los cuales causan verrugas genitales y otros están asociados con alteraciones cervicales y cáncer de cuello uterino, la vulva, la vagina y la garganta. Vulva: Área genital externa de la mujer.