SP043, September 2011


ACOG publications are protected by copyright and all rights are reserved. ACOG publications may not be reproduced in any form or by any means without written permission from the copyright owner. This includes the posting of electronic files on the Internet, transferring electronic files to other persons, distributing printed output, and photocopying. Requests for authorization to make photocopies should be directed to: Copyright Clearing Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923 (978) 750-8400.

Aborto provocado

Cada ano, aproximadamente 1.2 millones de mujeres en Estados Unidos tienen un aborto para dar fin a un embarazo. El procedimiento conlleva poco riesgo cuando se hace oportunamente y en el ambiente adecuado. Tener un aborto es una decision muy importante que se debe considerar cuidadosamente. Puede ser de ayuda hablar con su pareja, un familiar o un amigo cercano. Su medico o consejero puede responder a preguntas y explicar el procedimiento.

Este folleto explica

  • los datos médicos acerca del aborto provocado
  • los tipos de abortos
  • cómo se realizan los abortos

¿Qué es el aborto provocado?

El aborto sucede cuando se expulsa al feto del útero de una mujer. Cuando se realiza un procedimiento para poner fin a un embarazo, se le llama “aborto provocado”. La mayoría de los abortos se practican en las primeras 12 semanas de embarazo.

Antes del procedimiento se realiza una prueba para confirmar el embarazo. El médico le hará preguntas acerca de su salud y realizará un examen físico. Se harán análisis de sangre. Se podría realizar un examen de ecografía (ultrasonido) para confirmar la fecha del embarazo. En la mayoría de los casos, hay un consejero disponible para responder a preguntas.

Tipos de aborto

El aborto provocado se puede practicar de varias maneras. Algunas son mediante cirugía y otras son con medicamentos. El tipo de aborto depende de la elección y la salud de la mujer, del lugar donde se practique el aborto y la duración del embarazo, que se mide en semanas desde el primer día del último periodo normal de la mujer. Cuanto más avanzado esté el embarazo al realizar el aborto, más complejo es el procedimiento y mayor será el riesgo.

Aspiración menstrual

La aspiración menstrual se puede realizar en un plazo de 1 a 3 semanas después de que no se ocurre un periodo menstrual. Mediante este método se usa una jeringa para extraer el embarazo del revestimiento del útero.

Aspiración con raspado

La aspiración con raspado es el tipo más común de aborto. El contenido del útero se extrae con un aparato de succión que se introduce en el útero. También se le conoce como raspado por vacío. Se puede hacer hasta las 12 semanas del embarazo. Después de ese momento, a este procedimiento se le llama dilatación y evacuación (D y E).

Justo antes del procedimiento, se aplica anestesia local alrededor del cuello uterino para adormecerlo. Se pueden usar sedantes o no. En algunos casos se usa anestesia general para que la mujer no esté despierta durante el procedimiento.

En el procedimiento se introduce un espéculo en la vagina para mantenerla abierta. Esto es similar a un examen pélvico. Después de ello, se introduce en el cuello uterino un aparato llamado dilatador para expandir su abertura de tal manera que pueda introducirse un tubo de succión.

Con frecuencia la dilatación se realiza al momento del procedimiento. En algunos casos, se pueden usar otros métodos para dilatar el cuello uterino antes del procedimiento. Por ejemplo, las laminarias son varillas delgadas que se introducen en el cuello uterino. Absorben la humedad y la inflamación. Estos instrumentos expanden lentamente el cuello uterino, lo cual puede tardar varias horas o incluso 24 horas. Otra manera de dilatar el cuello uterino es usar un medicamento llamado misoprostol. Puede darse unas horas antes del procedimiento y tomarse oralmente o colocarse en la vagina.

Después de que se ha dilatado el cuello uterino, se introduce en el útero un tubo de plástico pequeño y flexible. Este tubo está conectado a una bomba de succión o de vacío, la cual extrae el producto del embarazo. Esta parte del procedimiento tarda aproximadamente 10 minutos. Cuanto más avanzado esté el embarazo, más tardará el procedimiento. La mujer puede irse a casa tan pronto como una hora después.

Su médico le dará antibióticos antes del aborto para ayudar a prevenir una infección. Durante uno o dos días después del procedimiento puede sentirse adolorida o tener cólicos, y el sangrado puede durar hasta por 2 semanas.

Aborto médico

Mediante el aborto médico, se toman ciertos medicamentos para que provoquen el aborto. Solo se puede hacer en la primera etapa del embarazo. En esta opción, la mujer no debe tener más de 9 semanas de embarazo.

Un aborto médico no implica cirugía ni anestesia, sino múltiples consultas al médico. En algunos tipos, los medicamentos se pueden administrar en casa. En este caso, es importante que la mujer entienda el proceso ya que necesita saber lo que es normal y lo que no lo es.

Hay cuatro tipos de aborto médico:

  1. Píldoras de mifepristona y de misoprostol
  2. Píldoras de mifepristona y misoprostol por vía vaginal
  3. Metotrexato y misoprostol por vía vaginal
  4. Misoprostol vaginal solamente

Los medicamentos que se utilizan en un aborto médico causan hemorragias y cólicos. También pueden ocasionar efectos secundarios como náuseas, vómitos, fiebre y escalofrío. El médico explicará lo que se puede esperar en términos de dolor, sangrado y expulsión de tejido. Los signos que pueden requerir atención son sangrado abundante, dolor abdominal intenso o fiebre. Si la mujer sigue embarazada después de que ha intentado un aborto médico, se le tendrá que practicar un aborto quirúrgico.

Píldoras de mifepristona y de misoprostol. Este es el tipo más común de aborto médico. Debe realizarse antes de 49 días (7 semanas) del primer día del último periodo. La mujer debe acudir a su médico tres veces para tomar los medicamentos:

  • La mifepristona (que también se llama RU-486) bloquea la acción de la hormona progesterona. Sin progesterona, el revestimiento del útero se adelgaza e impide que el embrión permanezca implantado y se desarrolle.
  • El misoprostol, una prostaglandina, hace que el útero se contraiga y expulse el embrión por la vagina.

Riesgos del aborto médico

Algunas mujeres no deben practicarse un aborto médico. Esto incluye a mujeres que:

  • Tuvieron el primer día de su último periodo hace más de 49 a 63 días (depende del método)
  • Tienen o podrían tener un embarazo ectópico
  • Tienen insuficiencia suprarrenal crónica
  • Tienen un trastorno convulsivo que no está controlado
  • Toman medicamentos para reducir la densidad de la sangre
  • Tienen un problema de sangrado
  • Toman ciertos medicamentos con esteroides
  • No pueden asistir a todas las consultas del médico o no entienden los efectos del tratamiento
  • Tienen una alergia a los medicamentos utilizados
  • No tienen acceso a la atención de emergencia
  • Tienen colocado un dispositivo intrauterino (IUD)

El aborto médico podría no ser una opción para las mujeres con una enfermedad grave en el hígado, riñón o pulmón, presión arterial alta que no está bien controlada, enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos o anemia grave. Las mujeres que consideren que el proceso del aborto médico es difícil pueden optar por la cirugía.

Durante la primera consulta, la mujer toma mifepristona. En la segunda consulta, toma misoprostol. Esto provoca contracciones. Ambos medicamentos ocasionan sangrado vaginal.

Durante la tercera consulta (antes de que transcurran 14 días de la primera) se realiza un examen de seguimiento para asegurarse de que haya ocurrido el aborto completamente. Este método es muy eficaz.

Píldoras de mifepristona y misoprostol por vía vaginal. Este tipo de aborto médico debe realizarse antes de 63 días (9 semanas) del primer día del último periodo. Utiliza los mismos medicamentos que el primer método, pero con dosis diferentes. En lugar de tomar una píldora de misoprostol, el misoprostol se coloca en la vagina después de tomar mifepristona. La mujer puede hacer esto en casa. Este método es más rápido, cuesta menos, produce menos efectos secundarios y funciona mejor que otros métodos de aborto médico.

Metotrexato y misoprostol por vía vaginal Este tipo de aborto médico debe realizarse antes de 49 días (7 semanas) del primer día del último periodo. Es muy eficaz, pero puede tardar hasta 4 semanas antes de que ocurra el aborto. El metotrexato se aplica como inyección en el consultorio del médico. La mujer usa después misoprostol por vía vaginal en casa, unos días después y debe acudir al médico aproximadamente una semana después de que se le da el metotrexato. Para confirmar que ocurrió el aborto, se realiza un examen de ecografía vaginal. Si no ha ocurrido el aborto, se aplica otra dosis de misoprostol.

Misoprostol vaginal solamente. Este tipo de aborto médico debe realizarse antes de 56 días (8 semanas) del primer día del último periodo. Este método utiliza solamente misoprostol, aplicado por vía vaginal. Los efectos secundarios pueden ser peores con este método que con otros, y es menos eficaz.

Aborto que provoca el trabajo de parto

En abortos cuando el embarazo es más avanzado, se puede provocar el trabajo de parto con medicamentos que se colocan en la vagina, se inyectan en el útero o se aplican mediante un catéter intravenoso (IV). Las prostaglandinas, los medicamentos utilizados más ampliamente para realizar abortos que provocan el trabajo de parto, hacen que se contraiga el útero. Otros agentes, como la solución salina, urea u oxitocina, se usan con menos frecuencia. Algunas veces se usan varios medicamentos para provocar el trabajo de parto.

Por lo general, estos medicamentos provocan el trabajo de parto en menos de 12 horas, y el aborto ocurre habitualmente en un plazo de 12 a 24 horas. Los medicamentos que provocan el trabajo de parto también pueden ocasionar efectos secundarios como náuseas, vómitos, fiebre y diarrea.

¿Necesito el permiso o el consentimiento de alguien?

El aborto es legal en Estados Unidos desde 1973. Sin embargo, a ningún médico se le requiere que practique un aborto.

Algunos estados disponen de requisitos legales especiales y tiempos de espera. Por ejemplo, la mayoría de los estados requieren que las menores de edad obtengan el consentimiento de sus padres, se lo cuenten a sus padres o que obtengan aprobación del tribunal antes de poder tener un aborto.

¿Dónde se realizan los abortos?

El lugar donde se realiza un aborto depende de varios factores:

  • Cómo se realizará
  • La duración del embarazo
  • La salud de la mujer

Los abortos quirúrgicos y médicos que se hacen en las etapas iniciales se pueden practicar de manera segura en el consultorio o la clínica del médico. Los abortos en etapas más avanzadas del embarazo se practican a menudo en hospitales o en clínicas especiales.

Después del aborto, debe disponer de asesoría (que incluye información sobre anticonceptivos) y cuidados de recuperación. La mujer debe estar segura de que las instalaciones que seleccione ofrezcan una gama completa de servicios disponibles y que se indiquen todas las opciones y los detalles.

Riesgos

El aborto es un procedimiento de bajo riesgo. Un aborto en las primeras etapas conlleva menos riesgo que uno en etapa avanzada. Menos de 1 en 100 mujeres presentan complicaciones por practicarse un aborto en las primeras etapas del embarazo. En abortos que se realizan en etapa más avanzada, hasta 2 de cada 100 mujeres tienen complicaciones. Aunque un aborto es un procedimiento de bajo riesgo, como en cualquier cirugía o medicina, pueden surgir problemas.

Aborto incompleto

Aunque es poco usual, en algunos casos el producto del embarazo no se extrae totalmente. Puede ocurrir sangrado e infección. Si el aborto está incompleto, es posible que el médico necesite realizar un procedimiento de raspado como seguimiento.

¿Quién practica el aborto?

Los abortos los practica un médico u otro profesional médico que ha sido capacitado para realizar el procedimiento. Puede ser que el médico habitual de la mujer pueda realizar abortos. Si no, podría recomendar a alguien que lo hace. La sociedad médica del estado, el departamento de salud local o una clínica de planificación familiar también pueden brindar información acerca de los servicios de abortos.

La Federación Nacional del Aborto (National Abortion Federation) puede proporcionar información y ayudar a encontrar proveedores en ciertas áreas. El número de la línea directa es (800) 772-9100, o bien, puede encontrar información http://www.prochoice.org.

Infección

Puede surgir una infección si las bacterias de la vagina o del cuello uterino entran al útero después de un aborto. Para evitar que esto ocurra, el médico recetará medicamentos y tratará la infección si acaso ocurriera.

Hemorragia

Es normal que ocurra un poco de sangrado después de un aborto. El sangrado rara vez es tan intenso como para requerir una transfusión sanguínea.

Daños al útero

Durante un aborto quirúrgico, la punta del aparato que se usa podría atravesar (perforar) la pared del útero o desgarrar el cuello del útero. Si esto sucede, podría ser necesario practicar otra cirugía. También se podrían lesionar otros órganos, como el intestino y la vejiga, si esto ocurre. En estos casos, se practicará una cirugía para reparar el órgano. El riesgo de perforación o de desgarre del cuello uterino es menos de 1 en cada 1,000 abortos. El riesgo aumenta con la duración del embarazo.

Muerte

El riesgo de morir por un aborto es menos de 1 en 100,000 mujeres que tienen aspiración con raspado. En las mujeres que tienen un aborto médico, el riesgo de morir es aproximadamente 1 en 100,000. El riesgo de que una mujer muera al dar a luz es por lo menos 10 veces mayor que el riesgo por un aborto en etapa inicial.

Posteriormente

Los efectos después de un aborto varían. Muchas mujeres experimentan diferentes sentimientos en lo que respecta a tener un aborto. Puede ser una época estresante. Algunas mujeres podrían sentirse aliviadas, tristes o las dos cosas al mismo tiempo. Si los sentimientos de tristeza no desaparecen, puede ser necesario recibir asesoría psicológica.

Algunos efectos secundarios que pueden ocurrir con el aborto son:

  • Dolor abdominal y cólicos
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Sangrado

En la mayoría de los casos, es posible reanudar las actividades normales sin riesgo después de un aborto. El médico explicará si se deben limitar las actividades.

Si se presenta alguno de estos problemas, es necesario llamar al médico:

  • Dolor intenso de abdomen o de espalda
  • Sangrado más intenso que un periodo normal
  • Secreción con mal olor
  • Fiebre (mayor de 100.4 ºF)

La menstruación vuelve a ser normal por lo general al cabo de 4 a 6 semanas de un aborto. Ya que es posible embarazarse al poco tiempo de haber tenido un aborto, es necesario adoptar un método anticonceptivo de inmediato. Elegir un método depende de muchos factores, como la edad, la salud y la probabilidad de que se use de manera constante y correcta. Entre los métodos más eficaces se encuentran las píldoras anticonceptivas y el dispositivo intrauterino. También se deben usar condones para prevenir enfermedades de transmisión sexual. La mayoría de los médicos están de acuerdo que un aborto no afecta futuros embarazos.

Algunos informes han revelado que las mujeres que han tenido abortos corren un riesgo mayor de desarrollar cáncer del seno. Sin embargo, los estudios recientes no han hallado un enlace entre el aborto y el cáncer del seno. La razón por la que una mujer desarrolla cáncer del seno se basa en muchos otros factores además del aborto. Tal parece que el historial familiar, los hábitos de salud, la edad y la cantidad de embarazos tienen que ver.

Por último...

Tener un aborto es una decisión muy importante que se debe considerar cuidadosamente. Mientras más pronto busque asesoría, mejor. Obtenga atención médica tan pronto como sea posible. Asegúrese de que respondan a todas sus preguntas antes, durante y después del procedimiento. Dé seguimiento con atención médica y use métodos anticonceptivos si no quiere quedar embarazada.

Glosario

Anemia: niveles anormalmente bajos de sangre o glóbulos rojos en la sangre. En la mayoría de los casos se debe a una deficiencia o falta de hierro.

Anestesia: alivio del dolor mediante la pérdida de la sensación.

Cuello uterino: abertura del útero que se encuentra encima de la vagina.

Ecografía (ultrasonido): examen en el que se usan ondas sonoras para examinar estructuras internas. Durante el embarazo, puede usarse para examinar al feto.

Embarazo ectópico: embarazo en el que el óvulo fertilizado comienza a desarrollarse en un lugar fuera del útero, por lo general en las trompas de Falopio.

Embrión: óvulo fertilizado en desarrollo desde el momento que se implanta en el útero hasta que transcurren 8 semanas completas de embarazo.

Espéculo: instrumento que se usa para separar las paredes de la vagina.

Feto: cría que se desarrolla en el útero desde la novena semana de embarazo hasta el final del embarazo.

Prostaglandina: sustancia química que elabora el cuerpo y que produce muchos efectos, como contraer el músculo del útero, por lo que habitualmente ocasiona cólicos.

Sedantes: agentes o medicamentos que alivian el nerviosismo o la tensión.

Útero: órgano muscular ubicado en la pelvis de la mujer que contiene al feto en desarrollo y lo nutre durante el embarazo.

Vagina: estructura tubular rodeada por músculos y ubicada desde el útero hasta la parte externa del cuerpo.

Este Folleto Educativo para Pacientes fue elaborado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Diseñado para ayudar a los pacientes, presenta información actualizada y opiniones sobre temas relacionados con la salud de las mujeres. El nivel de dificultad de lectura de la serie, basado en la fórmula Fry, corresponde al grado escolar 6to a 8vo. El instrumento de Evaluación de Idoneidad de Materiales (Suitability Assessment of Materials [SAM]) asigna a los folletos la calificación “superior”. Para asegurar que la información es actualizada y correcta, los folletos se revisan cada 18 meses. La información descrita en este folleto no indica un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que deba seguirse, y no debe interpretarse como excluyente de otros métodos o prácticas aceptables. Puede ser apropiado considerar variaciones según las necesidades específicas del paciente, los recursos y las limitaciones particulares de la institución o tipo de práctica.

SP043. Derechos de autor septiembre de 2011 por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de extracción, publicarse en Internet, ni transmitirse de ninguna forma ni por ningún método, sea electrónico, mecánico, de fotocopiado, grabación o de cualquier otro modo, sin obtener previamente un permiso por escrito del editor.

ISSN 1074-8601

Las solicitudes de autorización para hacer fotocopias deben dirigirse a: Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive, Danvers, MA 01923.

Para pedir Folletos de Educación de Pacientes en paquetes de 50, sírvase llamar al 800-762-2264 o hacer el pedido en línea en http://sales.acog.org.

The American College of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street, SW
PO Box 96920
Washington, DC 20090-6920